PUBLICIDAD

Destrozan una estatua de Jesucristo en una catedral estadounidense

|

La Catedral de San Patricio, de la diócesis estadounidense de El Paso, ha sido atacada. La estatua del Sagrado Corazón de Jesús ha sido destrozada por un desconocido, informa la propia diócesis.

El suceso tuvo lugar el lunes por la mañana, cuando el templo se encontraba abierto al público. La estatua, de casi 90 años de antiguedad, se encontraba detrás del altar principal de la catedral.

Un sospechoso del ataque ha sido detenido por la policía de El Paso, que en estos momentos continúa con la investigación de los hechos.

El rector de la Catedral de San Patricio, el padre Trini Fuentes, ha dicho que está “en estado de shock” y que en la Catedral se encuentran “desconsolados por esta situación tan inesperada”.

El obispo Mark Seitz, que conocerán por ser aquel prelado cuya imagen dio la vuelta al mundo sosteniendo un cartel de Black Lives Matters –y al que el Papa llamó para felicitarle-, ha expresado su tristeza por el daño causado a la histórica estatua del Sagrado Corazón de Jesús.

“Esta estatua es una de mis representaciones favoritas de Jesús: sus brazos se abren de par en par en señal de bienvenida, su corazón arde de amor por nosotros. A menudo me inspiraba en esta imagen mientras me preparaba para la misa”, confesó el prelado.

“Por muy triste que esté al ver una estatua atacada y destruida, estoy agradecido de que no sea una persona real”, señaló el obispo. “Pero una estatua, particularmente esta estatua, nos concretiza y conecta con personas e ideales que no son visibles a nuestros ojos. Nos revelan realidades cercanas a nosotros, pero invisibles”, dijo.

“En este momento no sabemos nada de la persona que llevó a cabo este asalto, pero ciertamente debe ser una persona que está muy perturbada al haber atacado este pacífico lugar de nuestra ciudad y esta imagen del Rey de la Paz. Espero que este sea el impulso para que reciba la ayuda que necesita. Él estará en mis oraciones”, agregó Seitz.

“Estoy devastado por esta pérdida irreemplazable así como sé que lo estarán los miembros de esta comunidad parroquial y toda la Iglesia de El Paso. En este momento nos acercaremos con confianza a Aquel que representa esta estatua y sé que nos consolará”, concluyó el prelado.

11 comentarios en “Destrozan una estatua de Jesucristo en una catedral estadounidense
  1. Las revoluciones se suelen volver contra quienes las alientan y luego piden moderación. ¿ Llamará Francisco al obispo de la diócesis, como llamó antes al obispo Mark Seitz y su rodillita, para apoyar al movimiento marxistoide BLM y, de paso, al Democratic Party contra Trump ? ¿ O quizás Jesus Christ lives no matter ?

  2. La deriva anticristiana de los BLM estaba cantada desde el principio. Al ser un movimiento izquierdista, pronto comenzaron los asaltos a templos, el derribo de estatuas religiosas y una inesperada hispanofobia en todos los Estados Unidos. Todos los que se arrodillaron ante estos diablos están recibiendo su pago, cierto, pero también van a conseguir que el presidente actual reciba un montón de votos, y tal vez la reelección, por sus viles actos y su violencia.

  3. no se habla ni una palabra de desagravio a Nuestro Señor Jesucristo? El nos tiene que consolar? Destruir a Nuestro Rey es un impulso para que esta persona reciba ayuda que necesita?…Rezaré por todos los de esa parroquia, y el destructor del Sagrado Corazón de Jesús.

  4. Doblemos rodillas para desagraviar al Señor Jesús que está ya muy ofendido, y oremos por la conversión de quienes se atreven a destruir sus imágenes, profanar, quemar y destruir sus templos, porque de no convertirse sufrirán las consecuencias de sus actos.

  5. “El obispo Mark Seitz, que conocerán por ser aquel prelado cuya imagen dio la vuelta al mundo sosteniendo un cartel de Black Lives Matters –y al que el Papa llamó para felicitarle-, ha expresado su tristeza por el daño causado a la histórica estatua del Sagrado Corazón de Jesús”.

    Así te agradece el enemigo tu “solidaridad”
    ¡¡¡JÓDETE!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles