PUBLICIDAD

Un vagabundo asesina a un sacerdote en Italia

|

Según los medios locales el asesino es de origen tunecino. Salvini: “Un pensamiento para todos los italianos e inmigrantes respetables, que aman nuestro país y respetan la vida”.

Roberto Malgesini, un conocido sacerdote italiano, de 51 años, ha sido asesinado esta mañana en el centro de Como. Un vagabundo de origen extranjero con problemas psíquicos, que luego se entregó a la policía, habría sido el responsable de la muerte, informa ANSA.

El sacerdote Malgesini, que era conocido por su labor a favor de los inmigrantes y los pobres, habría sido asesinado por un tunecino de 53 años con varios decretos de expulsión que se remontarían a 2015.

Según una primera reconstrucción de los hechos, Malgesini estaba iniciando su labor de repartir desayunos cuando ocurrió la tragedia. Según ANSA, el sacerdote y el asaltante se conocían, ya que el primero le había ayudado y se llevaban bien. No hubo testigos. Malgesini recibió varias puñaladas, siendo una en el cuello la que causó su muerte. Tras acabar con su vida, el asaltante se entregó en la comisaría.

El alcalde de Como ha anunciado que proclamará el luto en la ciudad. El obispo, por su parte, ha expresado “un gran dolor y orgullo de la iglesia de Como por un sacerdote que entregó su vida a Jesús por los últimos” y esta tarde en la catedral rezará un rosario por el sacerdote.

El líder Liga, Matteo Salvini, fuerte crítico de la inmigración ilegal ha querido recordar al sacerdote. “Una oración por Don Roberto, asesinado esta mañana en Como por un inmigrante ilegal. Un pensamiento para todos los italianos e inmigrantes respetables, que aman nuestro país y respetan la vida”, ha dicho en las redes sociales.

8 comentarios en “Un vagabundo asesina a un sacerdote en Italia
  1. Y van…. Cuántos inocentes han sido ya victimas de inmigrantes ilegales y de sus cómplices que les abren las puertas pero que nunca aceptan la responsabilidad de los hechos.

  2. ¿ Clandestino con decretos de expulsión desde 2015 ? Si esto es así, como dice la información, el Estado italiano es corresponsable de esta muerte por no ejecutar el primer decreto de expulsión. Tolerancia cero y tolerancia cien por cien, según en qué, son un contra sentido. La ley no es igual para todos. Eso es una gran mentira.

  3. Muchos se equivocaron sobre el asesino de Don Malgesini. Lo señalo para que conste en acta, consciente de que el problema principal no está aquí. El Papa también se equivocó cuando dijo “Quiero recordar en este momento a Don Roberto Malgesini, sacerdote de la diócesis de Como, que ayer por la mañana fue asesinado por un necesitado al que él mismo ayudó, un enfermo … Doy gracias a Dios por el testimonio del martirio de un testimonio de caridad para los más pobres. Oremos en silencio por todos los sacerdotes, religiosas, religiosos, laicos que trabajan con personas necesitadas y rechazadas por la sociedad ”.

    1. Se equivocó porque el asesino no estaba enfermo y no había sido descartado. Debería haber sido repatriado a su país hace varios años, pero no lo hizo, y lo recibió en Italia como inmigrante ilegal. También se equivocó el director de Caritas de Como, según el cual “tenía problemas mentales”, posteriormente desmentidos por la policía. Estos aspectos ciertamente no son centrales, porque Don Malgesini ayudó a muchos y entre estos muchos sin duda había muchos necesitados. Pero sugieren que quizás muchos no estaban realmente necesitados, que ser un inmigrante ilegal no es garantía de estar necesitado, o de estar enfermo, o de ser descartado.

    2. Sugiere, por tanto, que incluso la caridad tal vez necesite un cierto discernimiento, como dicen hoy, para no celebrar a los nuevos mártires con demasiada precipitación. La caridad también necesita luz. Por eso el caso nos lleva a reflexionar sobre la relación entre caridad y verdad y sobre las nuevas modas católicas de alabar una caridad genérica, vivida solo como presencia junto al otro, pero sin la claridad conceptual y el corazón de lo que realmente es la necesidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles