PUBLICIDAD

Dios o el ateísmo: ¿cuál es más racional?

|

La conclusión de que Dios existe no requiere tener fe. El ateísmo sí requiere tenerla.

(Catholic Education)- ¿Es racional creer en Dios? Muchos creen que fe y razón se oponen entre ellos, que la fe en Dios y un razonamiento lógico y firme son como el aceite y el agua. Se equivocan. Creer en Dios es mucho más racional que el ateísmo. La lógica puede demostrar que hay un Dios. Si se observa el universo con sentido común y mente abierta, se reconocen las huellas de Dios por doquier.

Un buen lugar para empezar es una argumentación planteada por santo Tomás de Aquino, el gran filósofo y teólogo del siglo XII. La argumentación empieza con la observación obvia de que las cosas se mueven. Pero nada se mueve sin razón. Algo debe causar ese movimiento, y lo que lo causó debe, a su vez, estar causado por algo más, etc. Pero esta cadena casual no puede remontarse hacia atrás infinitamente. Debe tener un principio. Debe haber alguien inamovible que mueve los hilos y da inicio a todos los movimientos del universo, una primera ficha de dominó que empieza el movimiento de toda la cadena, dado que la mera materia no se mueve por sí sola.

Una objeción moderna a esta argumentación es que algunos movimientos de la mecánica cuántica -la desintegración radioactiva, por ejemplo- no tienen una causa discernible. Pero, alto ahí: el hecho de que los científicos no vean una causa no significa que no la haya. Significa solamente que la ciencia aún no la ha encontrado. Tal vez un día la encuentre. Pero entonces tendrá que haber una nueva causa que explique esa. Y así continuamente. Pero la ciencia nunca encontrará la primera causa. Eso no es un golpe a la ciencia: significa solo que la primera causa está fuera del ámbito de la ciencia.

Otro modo de explicar esta argumentación es que todo lo que tiene un inicio debe tener una causa. Nada procede de la nada. Por lo tanto, si no hay una primera causa, no puede haber una segunda, o una tercera; no puede haber nada de nada. En otras palabras, si no hay un creador, no puede haber un universo.

No obstante, nos podríamos preguntar qué pasa si el universo fuera infinitamente antiguo. Pues bien, hoy en día todos los científicos están de acuerdo en que el universo no es infinitamente antiguo, sino que tuvo un inicio en el big bang. Si el universo tuvo un inicio, entonces no tenía que existir. Y las cosas que no tenían que existir deben tener una causa [para existir].

Este argumento lo confirma la cosmología del big-bang. Ahora sabemos que toda la materia, es decir, todo el universo, empezó a existir hace unos 13,7 mil millones de años, y desde entonces se expande y se enfría. Ningún científico tiene ya dudas al respecto, aunque antes de que se demostrara científicamente los ateos lo llamaban “creacionismo disfrazado”. Ahora bien, a esta premisa añadámosle una segunda, muy lógica, que es el principio de causalidad, según el cual nada empieza sin una causa adecuada, por lo que se llega a la conclusión de que como hubo un big bang, debe haber un “big banger» [alguien que causa el big bang].

¿Es Dios este “big banger“? ¿Por qué no hay otro universo? Porque la teoría de la relatividad de Einstein dice que el tiempo está relacionado con la materia y dado que la materia empezó hace 13,7 mil millones de años, lo mismo hizo el tiempo. Por tanto, el tiempo antes del big bang no existía. E incluso si el tiempo hubiera existido antes del big bang, incluso si hubiera habido un multiverse, es decir, muchos universos con muchos big bangs -algo que según la Teoría de las Cuerdas es matemáticamente posible-, también en este caso tuvo que haber un inicio.

Un principio absoluto es lo que la mayoría de las personas dan a entender con “Dios”. Sin embargo, algunos ateos creen que la existencia de un número infinito de universos es más racional que la existencia de un creador. No importa si no hay pruebas empíricas de la existencia de estos universos desconocidos, ¡y mucho menos si las hay de miles, o incluso millones, de ellos!

¿Hasta dónde son capaces de llegar los científicos para evitar concluir que Dios creó el universo? Esto es lo que el físico de Stanford, Leonard Susskind, dijo: “Los científicos verdaderos se resisten a la tentación de explicar la creación por intervención divina. Nos negamos rotundamente a aceptar cualquier explicación del mundo que no esté basada en las leyes de la física”. Sin embargo, el padre de la física moderna, Sir Isaac Newton, creía fervientemente en Dios. ¿Entonces no era una científico verdadero? ¿Puedes creer en Dios y ser científico y no ser un fraude? Según Susskind, no. ¿Quiénes son entonces los cerrados de mente en este debate?

La conclusión de que Dios existe no requiere tener fe. El ateísmo sí requiere tenerla. Se necesita tener fe para creer que todo viene de la nada. Se necesita solo la razón para creer que todo viene de Dios.

Publicado por Peter Kreeft en Catholic Education.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

*Peter Kreeft tiene varios libros, entre ellos ‘¿Símbolo o Sustancia?’, un interesante diálogo -ficticio- entre Tolkien, Lewis, Graham sobre la Eucaristía. Puede comprarlo aquí.

 

 

74 comentarios en “Dios o el ateísmo: ¿cuál es más racional?
  1. Resulta cuanto menos lamentable y deficiente la explicación que se hace sobre la vía del motor inmóvil de Santo Tomás.
    En Santo Tomás y Aristóteles el término “movimiento” se refiere más bien a cambio, entendido éste como el paso de la potencia al acto. El artículo en cambio confunde la definición metafísica del movimiento con su definición física, lo cual es un grave error.

  2. Con respecto a la relación entre la primera vía y la mecánica cuántica la explicación es muy simple: El electrón no medido está en múltiples estados potenciales (es posible encontrarlo en un estado o en otro = superposición cuántica) pero cuando decidimos medir su estado actual, toda la potencia se transforma en pleno acto teniendo como resultado un solo estado; siendo que el electrón no existe en acto antes de ser medido, implicando la medición una interacción física que lo actualiza a partir de la potencialidad de la materia.

    No hay ninguna incoherencia con las categorías aristotélicas.

  3. “La lógica puede demostrar que hay un Dios”

    ¿? Eso es, simplemente FALSO, y la persona que lo ha escrito LO SABE. NO, no es posible “demostrar” que hay un Dios. Si lo fuera, entonces “nadie creería”, porque todos sabríamos que Dios existe.

    Si nada procede de la nada, entonces, ¿De dónde salió Dios? Pretender justificar la existencia de Dios y decir que NADA procede de la NADA, para luego decir que Dios procede de la NADA, o existió SIEMPRE, o cualquier otra afirmación semejante… en fin.

    Es FALSO que “nada proceda de la nada”. Lo sabemos. Es Física Cuántica. Es CIENCIA. La CIENCIA nos dice que puede aparecer algo donde no hay nada. ¿Por qué motivo habría de ser lo contrario? ¿Por qué motivo no puede parecer algo de la nada? Sólo porque en nuestra vida cotidiana no lo veamos no significa que no sea posible. Y si ALGO puede salir de la NADA, se acabó. Punto, set y partido.

    1. Te equivocas al afirmar que los teístas sostenemos que Dios salió de la nada. Lo que sostenemos más bien es que Dios es eterno, atemporal y subsistente, y por tanto no tiene ningún comienzo temporal.
      De la nada no puede salir algo ya que la afirmación contraria presupone que la misma nada tiene una capacidad para generar algo; pero la nada en sí misma es un término de negación universal, es decir, un término usado para expresar la no-existencia o la ausencia de existencia de un ser. Y dado que la nada es en sí misma la no-existencia, no puede existir ninguna capacidad en ella, ya que entonces habría que afirmar que la nada es algo que existe y eso es lógicamente contradictorio.

      1. No Frank. NO. Es al revés. Hace falta fe para afirmar que algo existe sin verlo. No hace falta fe para afirmar que no existe cuando no lo vemos.

        ¿Es posible (posible) que haya, pongamos, una tetera orbitando Marte? Sí… claro… es posible. Es posible que una civilización muy avanzada llegase antes que nosotros y pusiese una tetera en órbita alrededor de Marte. ¿Por qué no?

        ¿Cree usted que hay una tetera orbitando Marte? Seguro que no. Y hace falta mucha fe para creer que hay una tetera orbitando Marte. No hay evidencia ninguna y sería algo muy extraño, realmente.

        ¿Es la probabilidad de una tetera orbitando Marte igual a la probabilidad de ninguna tetera orbitando Marte? NO, claro que no… ¿Verdad? No hace falta la misma fe para creer que para no creer en la tetera.

  4. Si la “fluctuación cuántica” produce “algo” que identificamos como “parte del universo”, entonces, ese algo no ha devenido de la nada, sino del resto de lo ya existente. La experiencia de la ausencia total del universo se nos escapa, no somos observadores de la nada; y, por contra, siempre observamos partes de un todo mayor, aun cuando postulemos la homogeneidad de la totalidad de las partes, nunca podemos, en acto, observarla.

  5. comentarios en “Dios o el ateísmo: ¿cuál es más racional?”

    Demostrar que existe algo como fuera “lo de la nada” eso sí que sería el colmo de la irracionalidad

    No obstante visto y considerado a Dios como una infinita dimensión plana podremos decir que Dios es la Cuadratura del Círculo. O dicho sea allí qué y cómo el radio del círculo, obligatoriamente, es siempre igual al lado del cuadrado partido por dos.

    Y de aquí qué y cómo vista esta misma infinita dimensión, en morada de Dios espacial, cúbico esférica podremos decir que el radio de ésta, es siempre igual al lado del cubo partido por dos.

  6. La conclusión de que Dios existe no requiere tener fe. El ateísmo sí requiere tenerla.

    La conclusión de que Dios existe, queda dicho, que no requiere tener fe, baste simplemente demostrar que la Cuadratura del Círculo como así la Cubicatura de la Esfera son una realidad en el infinito Espacio; más no así en el limitado Tiempo. Huelga pues el ateísmo.

  7. Los que no creen en Dios, no es que no crean en nada, es que creen en cualquier cosa, como el dogma de la doctrina de género, el migracionismo, el globalismo, el pensamiento único, etc etc.

  8. Antes de entrar en la cuestión de la existencia de Dios, creo que deberíamos preguntarnos ¿qué es la existencia? Generalmente, cuando nos planteamos la cuestión acerca de la existencia de Dios, damos por supuesto que conocemos lo que es la existencia. Pero la verdad es que sabemos poco de la existencia. ¿Que es eso de la existencia? ¿Acaso la existencia es algo? No tiene sentido debatir sobre la existencia de algo, sea de Dios o de cualquier otra cosa, si ignoramos lo que es la existencia. Así pues opino que es necesario, antes que nada y como cuestión previa, aclarar lo que entendemos por existencia.

  9. Lo que no existe es la nada, pues es la ausencia de todo.
    Multiplicar por cero siempre dará cero.
    El hecho de que exista algo prueba la no existencia de la nada.
    Si algo existe es que tiene ser, si existe es.
    Como lo que vemos que existe en el universo podría igualmente no existir (los llamamos seres contingentes), debe haber algo que exista que necesariamente deba existir (se llama ser necesario), que explique la no existencia de la nada, ese ser es Dios.
    La fe en la nada de los ateos es admirable e irracional.

    1. Eso de que la materia podría no existir es un acto de fe, en tu mente podría no existir, ¿pero es cierto que podría no existir?, no todo lo que puedes imaginar tiene que ser real

      1. Lo primero es que Antonio se está refiriendo al Principio de Razón Suficiente de Leibniz según el cual todo lo que existe tiene una razón suficiente o explicación de su existencia y atributos o bien en su propia naturaleza o bien en una causa externa.
        Lo segundo es que en la naturaleza encontramos algunas cosas que pueden existir o no, pues pueden ser producidas o destruidas; lo que es evidente a lo sentidos: hay cosas (al menos algunas) que existen y luego dejan de existir (no confundir con el principio de conservación materia-energía). De modo que el Universo está compuesto de seres contingentes.
        Si está compuesto por seres contingentes, no puede tener su explicación en su propia naturaleza, luego debe se tenerla en una causa externa: un Ser necesario.

    2. Si tenemos a Antonio y su lógica irrefutable, me pregunto para qué tenemos las carreras de Matemáticas y Fisica. Sólo hay preguntarle a Antonio, que tiene respuestas para todo. ¿Por qué no deduce usted algo y se presenta a la medalla Fields o al premio Nóbel? Seguro que lo gana con la gorra. ¿Verdad?

      ¿Cómo se hace para hacerle ver a Antonio que no tiene ni puñetera idea, sino que jamás la tendrá?

      Su comentario se califica solo. Lo de que “debe haber algo que exista que necesariamente deba existir” mola mogollón. Y ya está. Eso “debe” existir, y le llamamos Dios, y todo lo demás que venga detrás lo ha creado él y ya está.

      En fin… y habla de “fe en la nada”… en fin.

      Aprenda usted un poco de Física…un mínimo. Le hace falta.

  10. Ahora bien, la cuestión que inevitablemente nos impone esta implicación de la Segunda Ley es la siguiente: si, con el tiempo suficiente, el universo acabará alcanzando la muerte por calor, entonces, ¿por qué no está ahora en un estado de muerte por calor, si ha existido para siempre? desde la eternidad? Si el universo no comenzó a existir, ahora debería estar en un estado de equilibrio. Como un reloj que hace tictac, ya debería haberse agotado. Dado que aún no se ha agotado, esto implica necesariamente que el Universo debió tener un comienzo temporal.

  11. No puedo hacer comentarios como los anteriores con explicaciones físicas. No sé qué es más racional…ni me importa. Aunque luego en otros temas más a mi alcance me gusta saber. Lo interesante sería qué es lo real. Y lo real es que Dios existe. A mí me sirve con la Biblia y la vida de los santos. Además de eso, Dios me ha permitido pasar de una fe teórica edificada con naipes, a una fe más sólida tras la gran prueba por la que todos pasamos. Que además de eso todo vaya cuadrando, no hace más que afianzar mi Fe.

    Un sacerdote ya fallecido (Pablo Domínguez) recordaba que la razón llegaba hasta donde llegaba. Que no cayéramos en el racionalismo. Y que la Fe llegaba hasta donde llegaba. Que tampoco cayéramos en el fideísmo.

    Bendiciones.

  12. Cierto Betsaida, lo importante es lo real, lo que tiene existencia. Sin existencia no puede darse ningún ser, ninguna entidad físico-cuántica, ni los cuark, ni los leptones, ni el espacio, ni el tiempo, ni las energías físicas pueden ser algo si no existen. La existencia es el elemento fundamental del Universo, pues sin ella nada podría darse en realidad.

    Lo importante es la existencia, que es la que determina lo que es real. Pero como ni la Física-cuántica ni ninguna otra ciencia positiva son capaces de decirnos qué es la existencia, no pueden arrogarse competencia para decirnos en que consiste lo real, ni si Dios es real o no. El problema de lo real está más allá de las meras ciencias positivas y compete a la Metafísica.

    ¿Cómo la física puede decirnos que Dios no exista, si ni siquiera sabe la física qué es la existencia?

  13. Si Dios nos ha dado la Fe, será por algo y para algo. Y si nos ha dado la razón, será por algo y para algo. Fe y razón, que provienen ambas de Dios, se armonizan. Gracias, Señor, por una y por otra.

    1. “La fe es esto: Dios habla al corazón (…) La fe dice lo que no dicen los sentidos, pero no lo contrario de lo que ven. Está por encima de ellos, no en su contra”. Blaise Pascal.

  14. “La fe es esto: Dios habla al corazón (…) La fe dice lo que no dicen los sentidos, pero no lo contrario de lo que ven. Está por encima de ellos, no en su contra”. Blaise Pascal.

  15. “Dios existe” o “Dios no existe”. Yo le doy a Ud la oportunidad de tener un 50 % de posibilidades de tener razón y Ud me concede a mí que tengo la razón, o sea que estoy en lo cierto, en otro porcentaje igual. ¿Cuál nos ofrece mayores garantías de acertar? Veamos, le dijo al amigo; “Después de una vida más o menos prolongada ambos morimos y somos enterrados en el mismo cementerio. Supongamos que el día de la resurrección se descubre que Dios es real. Yo he ganado y Ud. ha perdido nada menos que la eternidad feliz. Ahora: Supongamos que no hay resurrección y Dios no existe. Ud. ha ganado, pero no le sirve de nada, porque nos espera la nada: en esta opción Ud. también lo ha perdido todo y yo no he perdido nada. Por este sencillo cálculo de probabilidades, si apuestas por Dios lo ganas todo y si apuestas por la no existencia de Dios o nada ganas o lo pierdes todo. Y concluye Pascal: ‘¡Dios existe! Es no sólo una probabilidad matemática, sino una vivencia que hace feliz a quien la tiene.

  16. “Dios existe” o “Dios no existe”. Yo le doy a Ud la oportunidad de tener un 50 % de posibilidades de tener razón y Ud me concede a mí que tengo la razón, o sea que estoy en lo cierto, en otro porcentaje igual. ¿Cuál nos ofrece mayores garantías de acertar? Veamos, le dijo al amigo; “Después de una vida más o menos prolongada ambos morimos y somos enterrados en el mismo cementerio. Supongamos que el día de la resurrección se descubre que Dios es real. Yo he ganado y Ud. ha perdido nada menos que la eternidad feliz.

    1. Ahora: Supongamos que no hay resurrección y Dios no existe. Ud. ha ganado, pero no le sirve de nada, porque nos espera la nada: en esta opción Ud. también lo ha perdido todo y yo no he perdido nada. Por este sencillo cálculo de probabilidades, si apuestas por Dios lo ganas todo y si apuestas por la no existencia de Dios o nada ganas o lo pierdes todo. Y concluye Pascal: ‘¡Dios existe! Es no sólo una probabilidad matemática, sino una vivencia que hace feliz a quien la tiene.

  17. ¿Surgió el Universo DE LA NADA, como la Mecánica Cuántica nos dice que es posible que surjan partículas DE LA NADA?

    Respuesta: No lo sabemos. Pero hay evidencias de que así pudo ser. Por ejemplo, la energía total del Universo es CERO.

    www . livescience . com/33129-total-energy-universe-zero.html

    Si alguien no sabe inglés, que no llore: Aprenda usted, que va siendo hora.

    1. Vamos a aceptar las premisas de la energía total cero y la inexistencia de impedimentos externos (que no internos) a causa de la misma.
      El movimiento clave viene con la afirmación de que, en tal caso, “no hay nada que impida que un universo así se cree espontáneamente de la nada”. Ahora bien, esta afirmación es una trivialidad. Necesariamente, si no hay nada, entonces no hay nada que impida que el universo llegue a existir. De la misma manera, si no hay nada, entonces no hay nada que permita que el universo llegue a existir. Si hubiera algo que impidiera o permitiera la aparición del universo, entonces habría algo, no nada. Si no hay nada, entonces no hay nada, punto.

      1. Ya. Efectivamente.

        Lo que es evidente es que se escapa a nuestra compresión humana cuestiones de este tipo. Y para eso tenemos la ciencia, para arrojar algo de luz. Algo.

        Cuando uno se enfrenta al infinito, la intuición desaparece. Por ejemplo, hay un infinito mayor que el de los números naturales, 1, 2, 3… Está demostrado, y quienes lo entienden son catedráticos de matemáticas, etc… hay que saber qué lugar ocupamos en el mundo, qué entendemos y qué no. A mí no se me ocurriría, por ejemplo, operar a alguien de apendicitis, porque lo mataría, ya que no soy cirujano. Pero aquí hablando de Física todos son expertos en cuántica y cosmología. Pues no.

        Hablamos del infinito. Tiempo infinito (quizá). Espacio infinito (quizá). Y, como digo, la ciencia arroja algo de luz. Que la energía total sea cero es un indicio de un Universo de la nada.

      2. Por otra parte, la hipótesis de Dios no resuelve nada. No aporta nada. Por mucho que sí le parezca que aporta algo a quienes creen en él.

        Si decimos que todo lo que existe debió salir “de algún sitio”, Dios no resuelve la cuestión de “de dónde salió” todo lo que existe. Porque si Dios existe, también debió salir de algún sitio. Y para decir que Dios “existió siempre”, pues mejor decimos que TODO lo que existe existió siempre, y ya está. No hace falta Dios. Nos ahorramos un paso, una hipótesis. La navaja de Ockam, un principio CIENTÍFICO, es clarísima aquí: La hipótesis de Dios debe ser rechazada, pues es arbitraria (ningún indicio) y superflua (sobra).

    2. La ausencia de cualquier cosa externa que impida que el universo nazca no implica la posibilidad metafísica de que el universo nazca de la nada, ya que aún habría que rebasar el impedimento interno de que la nada en sí misma es la no-existencia, y por tanto de ella nada puede salir. Aquí te lo explican muy bien:
      https://www.youtube.com/watch?v=2uh6LHoptzo

      Para ilustrar, si no hubiera nada, entonces no habría nada que impidiera que Dios naciera sin una causa, pero eso no implica que tal cosa sea metafísicamente posible. Es metafísicamente imposible que Dios nazca sin una causa, incluso si no hubiera nada que lo impidiera porque no existía nada

    3. La ausencia de cualquier cosa externa que impida que el universo nazca no implica la posibilidad metafísica de que el universo nazca de la nada, ya que aún habría que rebasar el impedimento interno de que la nada en sí misma es la no-existencia, y por tanto de ella nada puede salir. Aquí se te expone la explicación de Parménides muy bien:

      https://www.youtube.com/watch?v=2uh6LHoptzo

      Siga buscando que no encontrará nada.

  18. Desidereo dice que es posible que surjan partículas elementales (cuark y leptones) de la nada y que hay indicios de que es posible, como que la energía total de universo es 0.

    Si por surgir de la nada se entiende que la nada puede ser causa de tales partículas, es decir que la nada las causa, ello es imposible, pues si la nada fuese causa de algo ya no sería nada sino que sería, evidentemente, una causa, lo cual ya es ser algo.

    Ahora bien, si se entiende que las partículas elementales (cuark y leptones) surjen de la nada porque nadie las causa sino que existen por sí mismas, entonces tales partículas elementales serían seres que existen por sí mismos y por tanto seres incausados y necesarios, similares a Dios.

    Por tanto, incluso los ateos para explicar la existencia del universo físico tienen necesidad de recurrir a seres incausados o que existen por sí mismos, como las partículas elementales que, según Desidereo, es posible que existan por sí mismas a partir de la nada.

  19. Si las partículas elementales (cuark y leptones) existiesen por sí mismas apartir de la nada, es decir, fuesen seres incausados, lo cual Desidereo lo cree posible, entonces serían también seres necesarios y no contingentes, es decir tendrían forzosamente que existir.

    Pero el ser necesario no puede ser mas que un solo ejemplar o individuo. Ya que si hubiese varios seres necesarios, todos ellos tendrían necesaria o forzosamente que existir y por tanto no podría existir ninguno de ellos él solo, sino que necesitaria de la existencia de los demas, por lo cual ninguno de ellos sería ser incausado. sino causado y contingente.

    Por lo cual si las partículas elementales exististiesen por sí mismas a partir de la nada, sería seres necesarios, y por lo tanto no podría haber de ellas más que un sólo ejemplar o individuo, es decir un sólo cuark o un solo leptón.

    Pero es evidente que en el Universo hay multidud de cuark y leptones. Luego las partículas elementales no pueden seres necesarios.

  20. Si las partículas elementales no pueden ser seres necesarios ni existentes por sí mismos, ya que en caso que lo fuesen sólo podría darse una sola partícula elemental y no muchas, entonces tienen que ser causadas por otra cosa, es decir, tienen que ser seres causados y contingentes, por lo cual es imposible que surjan por sí solas o por sí mismas a partir de la nada.

  21. Incluso los que niegan la existencia de Dios necesitan recurrir a un ser existente por sí mismo o incausado para explicar racionalmente la existencia del Universo físico.

    Un Universo físico formado por sólo seres causados sería irracional, ya que en todo ser causado la existencia es algo distinto del propio ser causado; por lo cual si todos lo seres fuesen causados la existencia no sería ningún ser, y por lo tanto nada existiría, ya que es imposible tener existencia si la existencia no existe.

    Solo si existe un ser por sí mismo o incausado, en el cual la existencia se identifique con su ser, puede la existencia ser algo, y por tanto tener las cosas existencia.

    Por mucho que los ateos nieguen a Dios, necesitan de un ser incausado para explicar racionalmente la existencia del Universo físico.

  22. Así como si no hubiese agua, nada podría haber que tuviese agua, ni por tanto podrían existir mares ni ríos. De similar manera si no hubiese existencia, nada podría haber que tuviese existencia, ya que es imposible tener lo que no existe, y por tanto el universo no podría tampoco existir.

    Por consiguiente, si existe algo, es que tiene que haber algo que sea existencia, pues de lo contrario ninguna cosa podría tener existencia, pues es imposible tener lo que no es o no existe.

    Así pues, es evidente que tiene que haber algún ser que sea existencia para que el mismo universo físico pueda tenerla.

    Ahora bien, en ese ser que sea existencia es evidente que su existencia y su ser serán lo mismo, y por tanto ese ser existirá por si mismo o por su propio ser, es decir, será un ser incausado y necesario. Justamente por Dios entendemos un ser incausado, existente por sí mismo y necesario, luego Dios existe ya que forzosamente tiene que haber algún se que sea existencia.

  23. Por eso si no existe Dios no habría existencia, y por tanto nada existiría, ni tampoco el Universo físico. En resumen, Dios es necesario para explicar racionalmente la existencia del Universo, pues sin Dios no habría existencia y por consiguiente nada podría tener existencia, ya que es imposible tener lo que no es o no existe.

  24. Y ciertamente se necesita mucha fe para pensar que algo pueda existir sin tener existencia. ¿Habrá mayor absurdo que se pueda existir o ser sin tener existencia? Pero como dijo nuestro admirado Chesterton: El no cree en Dios es capaz de creer en cualquier cosa, en cualquier absurdo.

  25. Y ciertamente se necesita mucha fe para pensar que algo pueda existir sin tener existencia. ¿Habrá mayor absurdo que se pueda existir o ser sin tener existencia? Pero como dijo nuestro admirado Chesterton: El que no cree en Dios es capaz de creer en cualquier cosa, en cualquier absurdo.

  26. Uff… Don Nadie. Cada frase de las que ha soltado usted yo diría que genera un nuevo ateo, sólo de leerla.

    Tremendo.

    A ver, Don Nadie… sea lo que sea que usted diga, cambie Dios por Universo, y dígame por qué uno SI puede haber existido SIEMPRE y el otro no.

    Dígame porque uno SI puede existir, así, sin más, y el otro no.

    Lo de “si no existe Dios no habría existencia”… eso es un invento. No hay ninguna inferencia lógica de ningún tipo que le pueda llevar a hacer esa afirmación. Usted simplemente “cree” que Dios existe, e intenta argumentar que así debe ser. Nada más.

    No, Dios no tiene por qué existir. La hipótesis de Dios NO es necesaria. El Universo puede existir tranquilamente sin él.

  27. Todo indica que Dios es un invento nuestro, del hombre, para explicar lo inexplicable, lo que no se sabía explicar, en cada momento. Newton dijo que era Dios quien mantenía los planetas en sus órbitas… llegó Laplace, y lo explicó sin necesidad de Dios, fácil de entender, clarito clarito… y una cosa menos que le atribuímos hoy a Dios.

    Llegó Darwin y explicó cómo puede salir la vida de lo que no está vivo…

    Llegó la Cuántica y explicó cómo puede salir algo de la nada.

    Llegó la Astronomía y descubrió que la energía total del Universo es cero. ¿Casualidad?

  28. Y finalmente llegaron los científicos ateos y nos explicaron como puede existir el universo sin que haya existencia…..Uff¡

    Lo de que “si no existe Dios no habría existencia” no es un invento mío, no, sino una inferencia lógica que se sigue como consecuencia necesaria de la distinción filosófica entre ser incausado o existente por sí mismo y ser causado o que recibe la existencia de otro.

    Ser incausado o existente por sí mismo es aquel cuya existencia se identifica con su propio ser, y por eso tal ser se basta a sí mismo para existir pues su ser y su existencia son lo mismo.

    En cambio el ser causado es aquel en el que no se da la identidad entre su existencia y su ser, y por eso no se basta a sí mismo para existir sino que necesita que otro le dé existencia.

    Esta distinción entre ser incausado y ser causado es básica en sana filosofía y no hace falta ser un Aristóteles para entenderla.

  29. Pues bien, una vez establecida tal distinción, es evidente que si todos los seres que existen fuesen causados, ninguno de ellos se identificaria con su existencia, y por tanto ninguno de ellos sería existencia. Y si ninguno de ellos es existencia, es claro que no habría existencia y por tanto nada podría existir o tener existencia, pues es imposible tener lo que no existe.

    Por lo cual tiene que haber, además de los seres causados, algún ser no causado que exista por sí mismo, en el cual su ser y su existencia se identifiquen, en cuyo caso ya habrá algún ser que sea existencia y podrá dársela a los demás.

    Es como si no hubiese algún ser que en sí mismo fuese luz sino que todos fuesen oscuros, no podría entonces haber luz, ni tampoco nada que la tuviese.
    O como si no hubiese un ser que en sí mismo fuese agua, tampoco entonces podría haber agua ni nada tener agua. Pues si no hay algún ser que en si mismo sea existencia, no podrá haber existencia ni tampoco nada tener existentia.

  30. En resumen, Desidereo, tiene que haber algún ser que en sí mismo sea existencia, pues de lo contrario ningún ser sería existencia, es decir, no habría existencia, y por tanto ningún ser podría tenerla, ni siquiera el mismo Universo físico.

  31. Y a ese ser que es en sí mismo existencia y que por tanto existe por su mismo ser, que es incausado, necesario, y del cual todos los seres causados reciben la existencia, algunos le llamamos Dios, al cual sean dados todo el honor y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

  32. Por otra parte Desidereo me interpela: A ver, Don Nadie, dígame porque Dios puede existir siempre y el Universo no.

    Porque en el Universo, tal y como lo entienden los ateos, no hay ningún ser que en sí mismo sea existencia. Para un ateo todos los seres del Universo tienen existencia pero ninguno es existencia. Al no haber en el Universo ateo ningún ser que sea existencia, es que en tal Universo no hay existencia y por tanto malamente el Universo ateo podrá tener existencia siempre ni nunca, pues es imposble tener lo que no existe.

    ¿Puede Vd., Desidereo, decirme concretamente con que ser de su Universo ateo se identifica la existencia? ¿Acaso la existencia es un cuark, un leptón, la fuerza fuerte, la débil, la gravitatoria, etc.? ¿Con que entidad físico cuántica concreta identifica Vd.la existencia? Sería interesante saberlo.

  33. Don nadie: Le felicito por la excelente lección de metafísica. Un buen ejemplo de por qué no hay que desterrar la filosofia de las aulas. La ciencia no lo es todo como sostiene esa ideología llamada “cientifismo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles