PUBLICIDAD

Antony Esolen: “Nadie defiende una visión cristiana”

|

“Los católicos están llamados a elegir entre el mal intencionado del Partido Demócrata y la negligencia del Republicano”.

(Il Timone)- Antony Esolen es profesor de literatura inglesa en el Magdalen College of the Liberal Arts, escuela católica de New Hampshire. Escritor y periodista, colabora con muchos portales católicos de Estados Unidos.

Profesor, en su opinión ¿la defensa de los valores de la fe puede aún encontrar respuesta en los políticos?

No, no podemos esperar ninguna ayuda de los políticos. Los motivos por los que afirmo esto son distintos. En primer lugar, nosotros, en Estados Unidos, en materia cultural ya no estamos gobernados por nuestros representantes en el Congreso, sino por el Tribunal Supremo, que se atribuye la autoridad de decidir sobre cada una de las cuestiones relevantes sobre sexualidad, matrimonio, educación de los hijos y, también, sobre lo que se puede considerar libertad religiosa y lo que no. En segundo lugar, los políticos de ambas partes se han rendido a lo que yo llamo “la gran apostasía moral”. Ninguno de ellos defenderá una visión cristiana del mundo porque ninguno de ellos puede ya imaginarse lo que esto implicaría. La imaginación de los jóvenes está formada por la escuela de masa y la instrucción de masa. Por eso de los políticos no recibiremos ninguna ayuda.

Puede comprar aquí el libro ’10 maneras de destruir la imaginación de tu hijo’

 

¿Entonces qué queda de la relación entre la “ciudad de Dios” y la “ciudad de los hombres”

Nada, porque en Estados Unidos ya no queda casi vida de verdadera comunidad. Ya no existe una “ciudad de los hombres” como habría reconocido san Agustín, sino una enorme no ciudad en la que las relaciones entre las personas, cuando existen, son tenues y superficiales. Creo que hay personas en Italia a las que les sea difícil imaginar el vacío literal de la vida secular actual en Estados Unidos. Nadie sale de su casa. No hay niños que llenen con sus juegos los campos deportivos o las calles. No hay grandes celebraciones de las que hablar. No tenemos nada en común.

¿Se puede aplicar el mismo discurso a la “ciudad de Dios”?

Creo que sí, sufre la misma enfermedad de la que sufre la ciudad secular. Queda solo una pequeña parte de las escuelas católicas que solíamos tener. La vida parroquial se ha debilitado. Hay católicos que han respondido reformando las antiguas escuelas según directrices católicas, haciendo mayor énfasis en las antiguas artes liberales; otros han instituido nuevas escuelas; y unos cientos de miles de católicos (y más de un millón de personas de otras denominaciones, sobre todo protestantes) educan a sus hijos en casa. Muchas de estas personas son conscientes de que viven en una ciudad bombardeada que hay que reconstruir desde los cimientos.

Sin embargo, al final, el católico también tendrá que ir a votar. ¿Qué criterios deberían guiar su decisión de voto?

En Estados Unidos debemos elegir entre un partido, el Demócrata, que detesta todo lo que representa la Iglesia cuando se trata de cuestiones culturales fundamentales y de libertad religiosa y que, además, ha expresado su apreciación de cualquier forma reciente de locura sexual; y otro partido, el Republicano, que no nos detesta, pero que es un aliado del que no nos podemos fiar, o que en el peor de los casos se revuelve contra nosotros. Por consiguiente, debemos elegir entre el mal intencionado y la negligencia. Debemos votar contra el mal intencionado para comprarnos un poco más de tiempo a fin de reunir fuerzas para la próxima guerra.

Publicado en Il Timone.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

24 comentarios en “Antony Esolen: “Nadie defiende una visión cristiana”
  1. Y tan cierto… Lamentablemente, en ocasiones no queda más remedio que elegir entre dos males, y elegir el menor. Pasado esto, está en los estadounidenses fomentar otra alternativa más cristiana.

      1. Entiendo tu forma de pensar, pero la abstención favorece la permanencia de esos males, salvo que sea la mayoría la que se abstenga, lo cual no se da actualmente. En España, ir permitiendo la progresiva laxitud política (y moral) ha degenerado en lo que tenemos ahora. Lo que he comentado no es algo que sea plato de buen gusto para mí, pero ¿qué otra opción factible hay? Si te refieres a la política actual, ciertamente el demonio ha hecho su labor para que así sea. La política en general no se podría calificar como satánica, pues Dios permitió la elección de reyes como Saúl, David y Salomón (otra cosa es el camino que tomasen más adelante, especialmente en el caso de Saúl).

        1. Me repugna ls política pq divide a las personas y las enfrenta.

          Veo al maligno detrás pq no hay partido q no mienta, manipule, se corrompa etc.

          Satanás, mediante la política provoca todas estas cosas en las personas.La corrupción en los políticos,la división en nosotros.

          Es su arma de destrucción masiva.

          1. Desde que el único hombre engendró a dos hombres, hubo división y enfrentamiento, y basta con que uno de los dos lo quiera para que se produzca y acabe trágicamente, como ocurrió. Satanás se vale de muchas cosas, hasta de la comida (gula), para corrompernos. Cada uno debe cuidarse de él, no de censurar algo que Dios no censuró.

  2. La frase no carece de mala intención. “Dado que ninguno de los aspirantes no defienden una visión cristiana, da igual votar a uno que a otro”. Es, repito, una aseveración maligna y tendenciosa, para conseguir limpiar la conciencia del católico que va a votar a un partido infanticida. Porque la cuestión queda lejos de la religión. Lo que importa es si el matadero industrial de personas no nacidas va a continuar o se va a detener, no si una opción es cristiana.

    1. La politica es un cancer que ha arruinado a los paises, es el fin de una forma de gobernar como fueron las monarquias. Pidamos insistentemente a Dios que libere a su pueblo de esta tirania y abra nuevos caminos

  3. Uno defiende 0%, es más, ataca; otro un 50% y protege. La conclusión a que llega el sentido común cristiano es obvia. Votar al que ataca es pecado. Abstenerse es votar al que ataca, otro pecado.

  4. Este señor es un pesimista deprimido, hay que votar a Trump, porque hoy por hoy es el gobernante que defiende la vida. votar en blanco, o no votar, es participar en que no se siga defendiendo la vida, y en otras atrocidades que se se sigue queriendo hacer por parte de los demócratas.

      1. Que un estadista se quede solo en la defensa de los fetos humanos abortados institucionalmente, habla muy bien de él. No me importa qué le mueve. Me importan sus obras, porque por ellas podemos conocerles y votarles ó no. Si yo fuera norteamericana votaría a Trump sin pestañear. La defensa de los niños en peligro de ser abortados salvajemente (ó no) es una rara virtud, hoy en día.
        Es un argumento más que válido para votar a un político.
        Otra cosa sería si miente, y luego hace otra cosa, que en España ya nos ha pasado de sobras.

        1. En lo de votar a un candidato aparentemente provida, vale. Estaría de acuerdo. ¿Pero seguro que ese mismo partido no favorece otras cosas, incluso muertes, en otros temas? Si ambos favorecieran muertes, que no sé, ¿cómo podríamos elegir?

      2. Votar, o no votar por X, o, Y?
        Que menos bebés sean matados en los vientres de las mamás?
        Bueno aquí hay mucho de Pilatos en aquellos que no toman una decisión conforme lo manda Dios: No Matarás. Los Bebés indefensos, abortados, se lo reclamarán a aquellos indiferentes, por supuesto Dios también les tomará cuentas.

  5. Debemos votar contra el mal intencionado para comprarnos un poco más de tiempo a fin de reunir fuerzas para la próxima guerra.

    Para la próxima guerra; la intestina, la individual; la de la desesperación porque el tiempo sin solución meritoria se acaba.

  6. Yo no voto últimamente porque mi conciencia no me lo permite. Antes votaba igual que ustedes, al que creía más cercano a mis valores cristianos en temas de vida, familia, sexualidad, etc. Pero resultaron ser iguales, como bien saben. Uno se dedicó a legislar (aborto, gaimonio…), y el otro a afianzar en vez de a derogar. Lo próximo, la eutanasia. En temas económicos también pasó parecido. Uno legisla en cierto sentido. Y el otro mantiene. Lo siento, pero con eso no puedo. Parece que es lo mismo votar a uno que a otro. Ahora hay más partidos, cierto. Pero creo que juegan en la misma ruleta. Creo que el verdadero gobierno está en la sombra. Que el gobierno mundial es casi una realidad. Y cada partido les interesa por alguna cosa. Van avanzando apoyándose en todos los partidos. De seguir la neopaganización, los cristianos tendremos que suplicar que nos permitan vivir según nuestra fe.

    No aconsejo no votar. Pero yo, hoy por hoy, no puedo.

  7. trump es cristiano yd esde la politica esta acabando con el satanismo i nternacional. EStan temerosos, saben que no tienen escapatoria.

    o este tipo no tiene ni idea o esta comprado por el estado profundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles