Comunicado de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina

|

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
32 comentarios en “Comunicado de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina
  1. ¿A qué magisterio se refiere usted?
    Si es tan amable de indicarnos algún documento verdaderamente magisterial que ordene lo que ha ordenado ese obispo a sus seminaristas, le estaremos muy agradecidos

    Pero le recuerdo que para tratar una cuestión disciplinaria que compete a la Iglesia Universal, el magisterio ha de ser universal, no lo que diga un obispo, por muy buena voluntad que pueda tener (bondad que, en el caso presente, me permito dudar en mi fuero interno)

    1. Iglesia Universal = Iglesia Católica
      Es solo cuestión de etimología… no se refiere uno al Nuevo Orden Mundial cuando habla de Iglesia Universal…
      Esto se aprende en cualquier curso básico de religión católica…
      No compliquemos lo que es sencillo…

  2. Bravo por una Conferencia Episcopal que defiende a su Obispo, fiel al Magisterio!!!

    El problema San Rafael es caudado por problemas internos de desobediencia, reina la soberbia, bien Taussig

    1. todavía no se ha enterado usted que ni un obispo ni una conferencia episcopal puede prohibir un derecho de los fieles otorgado por la legislación universal? Todavía no se ha enterado usted que no puede haber desobediencia si la orden es injusta? la cuestión no es eucarística la cuestión es de abuso de poder por parte de un obispo que se ha arrogado competencias que no le corresponden. El seguidismo corporativista de la conferencia es lo que se espera en estos casos.

  3. Cuando esos obispos acaten el Magisterio, y lo pongan a funcionar, me refiero a la Encíclica Humanae Vítae, la Veritatis Splendor, la Familiaris Consortio, que me hablen entonces de «obediencia»

    1. Yo añadiría en particular el Syllabus (1864) de Pío IX contra los errores del liberalismo, incluida la libertad religiosa, y la Mortalium animos (1928) de Pío XI contra el indiferentismo religioso y las reuniones interreligiosas como las de Asís.

      1. Y la Vehementer nos (1906) de San Pío X cintra la separación entre la Iglesia y el Estado. No hay razón para identificar el Magisterio con las enseñanzas posconciliares.

        1. Al parecer el Magisterio comienza con el CV-II, cosa lógica para aquellos que quieren una «nueva iglesia» y no la Iglesia de Jesucristo

  4. Gracias Viganó, por tu corrección fraterna a quienes quieren cargarse un seminario católico, por católico y exclusivamente por católico. Invito a Infovaticana a que recoja esta corrección, tan necesaria, tan oportuna.

    1. Belzunegui, ud y la mayoría que escriben dan una interpretación sesgada de una pelea por el poder en una diócesis donde un grupo de sacerdotes nunca quiso someterse a su jerarquía, ya varios obispos han pasado por ahí renunciando y pidiendo traslado. Si ud no tiene la más pálida idea de lo que realmente pasa le recomiendo que no se llame a silencio.

      1. Fernando… es inútil…
        de lo que está lleno el interior habla la boca…
        Pues ya ve…aquí la ignorancia se recoge por toneladas…
        Usted parece del selecto grupo de católicos.

  5. En este caso, al Obispo Taussig, lamentablemente, se le puede aplicar aquello de «Si el Sabio reprueba, malo, si el necio aplaude, peor»
    Y son varios los necios!!!
    Ahora resulta que cerrar un Seminario es un éxito!

  6. Me hace mucha gracia el artículo oportunista y extemporáneo » Una reflexión sobre lo que está ocurriendo en la diócesis de San Rafael «, pues el problema de hoy no es precisamente la imposición de la comunión en la boca sino de la comunión en la mano. A mí se me ha querido imponer la comunión en la mano en la concatedral de San Nicolás de Alicante, a lo que me negué, con el resultado de negarme la comunión, en contra de las disposiciones vigentes para toda la Iglesia universal. Los negacionista ya sabemos de sobra quienes son. En cualquier caso, la comunión en la mano, por muy tolerada o aceptada que esté, no es inocua, es la que mejor plasma la mentalidad protestante de eucaristía como pan, como símbolo, sin presencia real de Jesucristo, y desdibuja la diferencia esencial, y no sólo de grado, entre el sacerdocio común y el ministerial, al posibilitar que unas manos no consagradas toquen el cuerpo de Jesucristo, verdadero Dios y no solo hombre.

  7. A ver si le he entendido bien al profesor Julio Tomás Celis, articulista invitado. El modo de recibir la comunión es tan accidental que lo mismo da recibirla en la boca, en la mano, en la rodilla, en la oreja, en el pie o en el talón de Aquiles. Ese accidente justifica otro accidente, el cierre del seminario, pues ningún seminario es esencial, por lo que deberían cerrar todos y así tendríamos los viri probati. ¿ De accidente a accidente y tiro porque me toca ?

    Tengo una pregunta para usted, señor Celis: Su exclautración injustificada del profesorado ¿ sería otro accidente irrelevante o una injusticia manifiesta ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles