PUBLICIDAD

El cardenal Omella, Argentina, Alemania y la muerte

|

Hoy empezamos en Argentina, donde ha sucedido algo cuánto menos extraño para los tiempos que corren. Uno de los seminarios con más candidatos de todo el país, el de la pequeña diócesis de San Rafael, ha sido cerrado por su obispo sin alegar motivo alguno, simplemente explicando que ha seguido instrucciones de la Santa Sede. Los 39 seminaristas serán reubicados por el resto del país.

Es desconcertante que, en esta época en la que las vocaciones brillan por su ausencia, cuando en todo Occidente y en las tierras otrora cristianas los sacerdotes son cada vez menos, un obispo se permita el lujo de cerrar un seminario aparentemente exitoso y sano.

Un periódico digital de la zona ha señalado que el motivo detrás de la drástica decisión sería la desobediencia. Parte del clero, entre los que estarían formadores y profesores del seminario se habría negado a cumplir las órdenes de la diócesis sobre cómo dar de comulgar en tiempos de coronavirus: es decir, en la mano. Esto habría provocado el cierre del seminario. Si se confirma que éste es el motivo, me parecería completamente excesiva la medida.

El subsecretario de la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano considera que la regularización masiva de inmigrantes “puede ser una solución que beneficie a todos”, en estos tiempos de pandemia. Declaraciones un tanto arriesgadas para un tema tan complejo como es el de la inmigración ilegal y para alguien que representa a quién representa.

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Juan José Omella, se mantuvo firme frente a las directrices gubernamentales y celebró el funeral por las víctimas del coronavirus. Esas directrices limitaban a 10 personas los asistentes a eventos religiosos, por el riesgo de contagio, cuando ese fin de semana circularon cientos de turistas por el templo en el que tuvo lugar la misa, la Sagrada Familia. El presidente de Cataluña, Quim Torra, ha anunciado que expedientará al Arzobispado de Barcelona. Muy bien hecho por parte del cardenal.

A algunos prelados alemanes no les ha gustado la nueva instrucción del Vaticano para las parroquias. Uno de los que se ha quejado ha sido el cardenal Marx, uno de los pesos pesados del Colegio cardenalicio, siendo uno de los seis purpurados que asesora al Papa en la reforma de la Curia.

“Es un poco extraño cuando llega de Roma un documento sin que nadie haya hablado con nosotros”, ha declarado el prelado tedesco. “Nadie puede anunciar algo y esperar que el resto se limite a obedecer”, ha dicho. Exactamente, ¿en qué Iglesia cree estar el cardenal Marx?, nos preguntamos.

Sin embargo, otro importante cardenal alemán, Walter Kasper, ha defendido el nuevo documento vaticano. Kasper argumentó que los críticos del texto habían pasado por alto la sección de apertura y el resumen de la instrucción, que enfatizaban la responsabilidad común de todo el pueblo de Dios por las parroquias.

El cardenal Joseph Zen, arzobispo de Hong Kong, ha salido al paso del debate que se ha generado en las últimas semanas en torno al Concilio Vaticano II. El purpurado chino ha hecho una encendida defensa del mismo, achacando toda la confusión posterior a la labor de algunos teólogos.

Ya tenemos al autor del incendio que sufrió la catedral de Nantes el 18 de julio. Se trata de un colaborador del templo, solicitante de asilo, que ha sido detenido y ha reconocido el crimen. En el país galo han recordado el cuarto aniversario del asesinato del sacerdote Jacques Hamel, que perdió la vida a manos de dos simpatizantes del Estado Islámico el 26 de julio de 2016. El camino hacía el reconocimiento del martirio ya se está desarrollando en el Vaticano.

La Basílica de Guadalupe, uno de los santuarios marianos que acoge a más peregrinos en todo el mundo, ha emitido un vídeo en el que se explican las normas a seguir para evitar contagios del coronavirus. Una de ellas es el comulgar con la boca. Independientemente de lo que uno piense al respecto, según el derecho de la Iglesia no se puede negar a un fiel la comunión en la boca. Roma debería aclarar esta cuestión para evitar los malentendidos y las escenas que estamos viendo los últimos meses.

En Brasil, el diario Folha de S. Paulo ha filtrado una carta ―no hecha pública oficialmente― en la que 152 obispos brasileños atacan al presidente del país, Jair Bolsonaro, acusándole de promover “una economía que mata”.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha realizado unas polémicas declaraciones echando más leña al fuego en relación a Santa Sofía, que tuvo el viernes pasado su primer acto religioso como mezquita desde 1935.

Precisamente se dice que los turcos, cuando tomaron Constantinopla en 1453, se encontraron a los sabios y teólogos bizantinos discutiendo sobre el sexo de los ángeles, mientras los otomanos tomaban la ciudad. A veces me da esa sensación cuando veo artículos como éste, en medio de la situación en la que nos encontramos.

Por último, y no por ello menos importante, te dejo un magnífico artículo de Carlos Esteban que versa sobre nuestro inevitable final: la muerte. Estos meses de pandemia, de enfermedad y sufrimiento, eran una buena ocasión para que los católicos recordáramos cual es el sentido cristiano de la muerte y diéramos testimonio de ello. ¿Crees que ha sido así?

3 comentarios en “El cardenal Omella, Argentina, Alemania y la muerte
  1. Hay que acabar con los seminarios “demasiado católicos”, para dar paso a los viri probati, un invento anti católico que, por ahora, ha parado Benedicto XVI, al que se la tienen jurada.

    1. Lo que fue un invento fue poner el celibato obligatorio, puesto que en los primeros tiempos del cristianismo los curas se casaban. Así que… ¿Quien cambio la tradición?

  2. Desgraciadamente el caso del seminario de San Rafael, en Mendoza es mas complejo de lo que se plantea, en este problema tiene mucha responsabilidad el conocido (y controvertido) instituto IVE, por la soberbia y la total falta de humildad de varios de sus consagrados en esa ciudad han provocado la revuelta por celos al obispo instando a la feligresía a la desobediencia y a tratar de derrocarlo, obviamente ellos no han sido tocados, pero a la justicia Divina llega…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles