PUBLICIDAD

El conservador Andrzej Duda gana la primera vuelta de las presidenciales polacas

|

Andrzej Duda, presidente de Polonia, del partido conservador y desacomplejadamente católico Ley y Justicia, tiene todas las papeletas para renovar en el cargo, después de vencer en la primera vuelta de las presidenciales a su rival, el liberal alcalde de Varsovia, Rafal Trzaskowski, con el 42,9% del voto.

Al no superar el 50% de los apoyos, Duda tendrá que enfrentarse a Trzaskowski en una segunda vuelta que previsiblemente se celebrará el próximo 12 de julio. Pero teniendo en cuenta que en los pasados comicios solo obtuvo el 34,7% del voto, no hay razón para pensar que no vaya a revalidar el título con facilidad.

La Polonia de Duda es, junto a la Hungría de Viktor Orbán, la bestia negra de los burócratas e ideólogos de Bruselas. Y es que la agenda del PiS (siglas de Ley y Justicia) incluye el compromiso de proteger la familia tradicional, combatir la ideología LGTB y mantener sus fronteras cerradas a los supuestos ‘refugiados’ que no dejan de llegar a las costas de Europa desde las orillas sur y este del Mediterráneo.

Polonia es una ‘rara avis’ en Europa. Entusiasta de su pertenencia a la Unión Europea y a la OTAN, es, sin embargo, completamente refractaria a las ideas globalistas y al progresismo ‘obligatorio’ que les intenta llegar de Bruselas, especialmente en temas de sexualidad y familia, con presiones de todo tipo. Con Duda al frente ha hecho cosas tan contraculturales como entronizar oficialmente a Cristo como Rey de Polonia, y en el Sejm, su parlamento, no hay un solo escaño, ni uno solo, de un partido de izquierdas. La izquierda allí es el liberalismo representado por el alcalde de la capital, Rafal Trzaskowski.

Trzaskowski, no hay que decirlo, es el favorito de la UE, decidido a pasar por las horcas caudinas que le imponga Bruselas en forma de ampliación del aborto, promoción de los LGTB, leyes de género, apertura de fronteras y, en fin, toda la ristra de lo que compone la religión oficial de la postmodernidad.

Pero parece que esta resistencia no es pan para hoy y hambre para mañana; no es cosa de señores de mediana edad y ancianos que hay que esperar que mueran para que llegue el esplendoroso futuro de la Europa estéril y progresista. Un ejemplo lo hemos tenido en estas elecciones. Viendo cómo han votado en la franja de edad entre 18 y 29 años. La izquierda solo se ha llevado el 7,2% de sus votos. Es cierto que ha ganado entre ellos Trzaskowski, definido como centro-derecha, con un 23,8% del voto, casi los mismos votos (23%) que Krzysztof Bosak, de Konfederacja, un partido con la misma agenda social que Duda, pero más a la derecha en su carácter nacionalista y antiglobalista, un 22,3% al independiente, estrella de la televisión, Szymon Hołownia, centro-derecha y centrado en la seguridad nacional y, finalmente, un 19,3% a Duda. No parece que la resistencia polaca vaya a terminar pasado mañana.

17 comentarios en “El conservador Andrzej Duda gana la primera vuelta de las presidenciales polacas
    1. Un par de matizaciones. La izquierda ha vuelto al parlamento polaco después de las elecciones de 2019, ya que aunque no subio en porcentaje de votos, los dos principales partidos de izquierdas se unieron en uno solo. Aun así su vuelta es casi testimonial. Y Duda finalmente ha conseguido casi un 44%. Esperemos que gane!

  1. Estos son los políticos que necesitamos, buenos hijos de la Iglesia. Adalides de la civilización cristiana y protectores de sus fundamentos: religión, familia, vida, patria.

  2. A ver si algún dichoso día tenemos en esta desnortada España un partido confesional católico, y hacemos una santa alianza contra todas las leyes impías con los países centroeuropeos como Polonia y Hungría. Debemos unirnos los pocos que quedamos, pues unidos seremos más fuertes.

    1. Polonia es mucho más católica que España. Aquí la jerarquía, en general, ya se encargó de que no lo fuera, aunque luego pide el o7.

  3. Pues sí, tanto Polonia como Ungría, incluso Chequia y Eslovaquia, son más católicas que España, y eso que estuvieron sometidas al comunismo durante mucho tiempo. Al menos en estas naciones el comunismo parece haber hecho menos daño al fondo religioso popular que el hedonismo capitalista en España, Italia, Francia, etc.

  4. Brindo por un nuevo Sacro Imperio Católico Hispano-Ungaro-Polaco-Chequo-Eslovaco, en que Cristo y sus Mandamientos sean la piedra angular de una nueva política democrática teista y católica. No a la barbarie de la democracia atea y laicista actual que está laminado las esencial católicas hispanas.

      1. Cierto EP, hoy por hoy los LGTB están muy empoderados y la sociedad española mayoritariamente vota a su favor porque está entregada al Maligno. Una democracia sin Dios lleva desgraciadamente a la dictadura del Diablo.

        Pero Dios al final derrotará al Maligno y a todos sus secuaces demócratas ateos y laicistas. Tal vez nosotros no veamos con nuestros ojos mortales su derrota, pero es segura. No prevalecerán. Deseo que convenzas a tus queridos sobrinos de la necesidad de ser piadosos católicos además de simplemente “buenas personas”. A mi me pasa igual con mis nietos, han prescindido de todo sentido sobrenatural y les importa un comino el in ferno. Pobretes.

        1. Muchas gracias Don Nadie; Estos supuestos homosexuales que tenemos aquí, me dan lástima y no saben que solo los cristianos pueden aceptarlos tal y como son, los demás solo los utilizan para sus intereses espurios. Además tienen una visión de nosotros totalmente distorsionada, estos se creen que nosotros odiamos a ellos como una práctica aprendida, y no se dan cuenta que en nuestras familias, en nuestro círculo de amigos hay homosexuales a los que como no, se les respecta como igual sin marginación alguna, con todo el amor del mundo. Lo lamentable es tener que hacer estas aclaraciones que para nosotros son innecesarias por conocidas.

          1. Exactamente EP, los homosexuales creen que les odiamos porque les advertimos de su pésimo fin si no se arrepienten. No comprenden que no es odio sino amor avisar a alguien que se va a condenar si sigue haciendo lo que hace. Realmente ni les odiamos ni les insultamos, todo lo contrario, sólo les amamos y les advertimos de lo que les puede pasar si continúan sin arrepentirse y cambiar de vida y amoríos. Enfin, somos unos incomprendidos, nuestro amor por ellos nos lo pagan con incomprensión. Algún día nos dirán, !benditos católicos que se preocupaban por nosotros y nos advertían lo que nos iba a pasar¡ Dios quiera que no sea tarde. Un cordial saludo.

  5. Sí señor. !Viva Polonia Cristiana y viva Juan Sobiecki vencedor de los Turcos en Viena¡ Y viva el Sacro Imperio Hispánico-Polaco-Ungaro-Checo-Eslovaco!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles