PUBLICIDAD

El IOR crece por primera vez desde 2012

|

(Aciprensa)- El Consejo de Supervisión del Instituto de Obras de Religión (IOR), conocido como Banco Vaticano, aprobó por unanimidad el balance del ejercicio de 2019.

Según se desprende de los datos del balance, en el ejercicio de 2019 se han gestionado 5.100 millones de euros en depósitos de clientes, de los que 3.400 millones de euros corresponden a la gestión y custodia de valores.

Se ha obtenido un beneficio neto de 38 millones de euros como resultado del proceso de inversión basado en el riesgo y coherente con la ética católica aplicada a la gestión de sus activos.

El patrimonio al 31 de diciembre de 2019 era de 630,3 millones de euros al neto de la distribución de beneficios. Además, el IOR mantuvo un alto nivel de liquidez con un índice de cobertura de liquidez (LCR) del 443% y un índice de financiación (NSFR) estable del 1008%.

Teniendo en cuenta que el valor de los depósitos gestionados en el ejercicio de 2018 fue de 5.000 millones de euros, y el beneficio obtenido de las inversiones en ese ejercicio fue de 17,5 millones, el IOR ha experimentado un crecimiento, el primero desde el año 2012.

Según se indica en un comunicado de prensa difundido por el IOR, estos datos “evidencia la solidez y elevada calidad de los datos financieros del IOR (nivel de patrimonio y de liquidez) y su conformidad con los más elevados estándares internacionales”.

En el comunicado se señala que, “en línea con las indicaciones de Su Santidad el Papa Francisco, también este año la Comisión Cardenalicia deliberó la distribución integral de los recursos”.

En el ejercicio de 2019, sigue el comunicado, “el Instituto continuó con rigor y prudencia a proporcionar servicios financieros al Estado de la Ciudad del Vaticano y a la Iglesia Católica presente en todo el mundo”.

Además, “el Instituto garantizó su máximo compromiso en la plena y continua adhesión a los principios de la doctrina social de la Iglesia Católica en todas las actividades operativas y, en particular, como prioridad, en los procesos de gestión y en las políticas de inversión del patrimonio propio y del patrimonio de sus clientes”.

Finalmente, se subraya en el comunicado que, durante el ejercicio de 2019, “el IOR continuó reforzando el equipo de dirigentes del Instituto y ha incrementado las inversiones IT, incluidas las relativas al ingreso en el sistema europeo de pagos SEPA”.

Publicado por Aciprensa.

11 comentarios en “El IOR crece por primera vez desde 2012
  1. El IOR, el banco del Vaticano, saca pecho y nos vende que en 2019 ¡ qué tiempos tan lejanos ! ha conseguido un ‘útil’ de 38 millones. No hace muchos años era habitual contribuir con 50 millones a los gastos de la curia y quedaba un útil sustancioso. Hemos tenido años de perdidas y no acabamos de entender muy bien si estos útiles son verdaderamente útiles o son remanentes aflorados para causar buena impresión. El torreón y la claridad no van muy unidos. Nos dan a entender que no hay más porque ahora son éticos en las inversiones que por lo visto antes no lo eran, uniendo corrupción y rentabilidad, ruina y honestidad. Los amigos del torreón no han cambiado mucho por lo que vemos. Specola.

  2. Todo gracias a la excelente gestión de nuestro amadísimo papa Francisco.
    ¿Qué ha pasado con los que decían que Francisco estaba llevando la Iglesia a la quiebra?
    Ahora estáis calladitos…

  3. Sabemos que para muchos de nuestros lectores el tema del escándalo financiero del Vaticano les queda lejos y se pierden en muchos de sus entresijos. Entendemos que es muy complicado, que puede parecer sin importancia al no afectar a ‘cosas de religión’ y tener como protagonistas a perfectos desconocidos fuera del ambiente Vaticano. No es así, es un tema que tiene trascendencia por ser el modo habitual de proceder de un sistema corrompido que afecta a la reputación de toda la Iglesia y, como en el caso de los abusos, hace parecer al Vaticano, entendido como gobierno de la iglesia católica como un estado delincuente en el ámbito internacional.

  4. Utilizar la soberanía de un estado para ocultar delitos y realizar turbios negocios no es de recibo. Es mucho más grave de lo que parece y de hecho los grandes diarios de información económica italianos dedican muchas páginas al hecho y a los personajes. Specola. Me remito a Specola para más información, que no suele fallar.

  5. Un maledicto disfrazado, que aparece por aquí, acusa a quien se retrata con su apellido de no dar la cara. Seguiremos con la sana carcajada.

    1. Belzunegui no diga esas cosas!!

      piense lo que dice. Que ese no es su apellido. Su primer apellido. QUE VD. TIENE PADRE!! Y el que tiene que estar orgulloso, como he tenido ocasión de comentar.

  6. Seguimos con noticias sobre el caso Trozi. El Papa Francisco quiere una solución rápida que cierre el terremoto en curso que empieza a afectar a demasiadas personas. Estamos seguros de que hay muchos aspectos que el Papa Francisco desconocía de este caso y de muchos otros. Querer pasarse de listo es lo que tiene. Su plan de control de las finanzas vuelve a hacer agua por enésima vez. El consejo de economía está caducado e inoperante. La prueba de lo poco que cuenta es que no se ha reunido desde antes de la epidemia con la que está cayendo dentro de los muros vaticanos. La oficina del auditor empezó mal y está descabezada. Pretender que creamos que el caso Torzi se debe a sus destapes olvidando la intervención de los controles de los países implicados es pecar de ingenuos.

    1. La Autoridad Financiera, si alguna vez tuvo algún prestigio lo ha perdido del todo con la cadena de destituciones y dimisiones. Los órganos de control están descontrolados y no son capaces de controlarse a sí mismos. El denostado IOR, el banco del Vaticano, saca pecho en esta situación y pretende que le caigan los tesoros custodiados en la Secretaria de Estado. Quieren aparecer como los mejores y mas fiables en este momento. La Secretaría para la economia, tan disminuida en sus funciones originarias, está con un prefecto S.J. al frente y sigue sin secretario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles