PUBLICIDAD

Un Salve Regina multitudinario en plena cuarentena

|

(Aciprensa)- La fundación Canto Católico lanzó el canto de la Salve Regina elaborado con la ayuda de más de 450 personas, cantantes y músicos del mundo.

La invitación de Canto Católico fue hecha a mediados de abril de este año con el objetivo de que distintos cantantes en el mundo interpretaran la Salve Regina en latín; y los fotógrafos, camarógrafos o cineastas grabaran distintos videos para la producción.

Es así como, en plena cuarentena, cientos de cantantes de 33 países diferentes enviaron sus grabaciones.

Además, se sumaron distintas personas, matrimonios y familias con más de 150 videos en los cuales, “en un acto de profunda fe, elevaron sus oraciones pidiéndole a la Santísima Virgen su maternal protección e intercesión”, describió un comunicado de Canto Católico.

“El desarrollo de esta producción se hizo posible gracias al tiempo, el talento artístico y la generosidad de todos los que participaron en ella, y gracias a la contribución de cientos de donantes por medio de su silencioso pero fecundo aporte”, agregó.

A su turno, Juan Pablo Rojas, a cargo de los arreglos musicales de esta versión, expresó que la “Salve Regina nos ha parecido especialmente apropiada para la hora que está atravesando la humanidad debido al coronavirus”.

“Estamos en un verdadero valle de lágrimas, que nos hace exclamar desde lo hondo: ‘Abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos’”.

“Si acaso este canto, interpretada por creyentes de todo el mundo, logra conmover a nuestra Madre, la Virgen María, sabremos que podremos obtener lo que pedimos”, agregó Rojas.

Fundación Canto Católico nació en 2015 con el fin de rescatar, renovar y fomentar la música católica a través de una plataforma digital que permita intercambiar y enriquecer la experiencia del canto que realizan los coros parroquiales y motivar la participación de la asamblea en Misa.

Para apoyar esta fundación ingresa AQUÍ 

Publicado en Aciprensa.

6 comentarios en “Un Salve Regina multitudinario en plena cuarentena
  1. Salve, Regina, Mater misericordiae,
    vita dulcedo, et spes nostra, salve.
    Ad te clamamus, exsules filii Hevae,
    ad te suspiramus, gementes et flentes,
    in hac lacrimarum valle.
    Eia, ergo, advocata nostra,
    illos tuos misericordes oculos ad nos converte;
    et Iesum, benedictum fructum ventris tui,
    nobis post hoc exilium ostende.
    O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria.

    Ora pro nobis sancta Dei Genetrix
    Ut digni efficiamur promissionibus Christi
    Amen.

    Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia,
    vida, dulzura y esperanza nuestra.
    Dios te salve.
    A ti clamamos, los desterrados hijos de Eva;
    a ti suspiramos, gimiendo y llorando
    en este valle de lágrimas.
    Ea, pues, Señora, abogada nuestra,
    vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos,
    y después de este destierro muéstranos a Jesús,
    fruto bendito de tu vientre,
    Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María,

    Ruega por nosotros santa Madre de Dios
    para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Seño

  2. Salve, Regina, Mater misericordiae,
    vita dulcedo, et spes nostra, salve.
    Ad te clamamus, exsules filii Hevae,
    ad te suspiramus, gementes et flentes,
    in hac lacrimarum valle.
    Eia, ergo, advocata nostra,
    illos tuos misericordes oculos ad nos converte;
    et Iesum, benedictum fructum ventris tui,
    nobis post hoc exilium ostende.
    O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria.

    Ora pro nobis sancta Dei Genetrix
    Ut digni efficiamur promissionibus Christi
    Amen.

    1. Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia,
      vida, dulzura y esperanza nuestra.
      Dios te salve.
      A ti clamamos, los desterrados hijos de Eva;
      a ti suspiramos, gimiendo y llorando
      en este valle de lágrimas.
      Ea, pues, Señora, abogada nuestra,
      vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos,
      y después de este destierro muéstranos a Jesús,
      fruto bendito de tu vientre,
      Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María,

      Ruega por nosotros santa Madre de Dios
      para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo
      Amén.

  3. Sí señor, Cristo Rey y Maria Reina y Señora de todo lo creado y además Corredentora del género humano. De María nunca se dirá bastante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles