PUBLICIDAD

¿Por qué algunos católicos italianos se oponen a la distribución de la comunión con guantes y máscaras?

|

El cardenal Raymond Burke y el padre Nicola Bux describen los problemas asociados con las disposiciones que se ordenaron el mes pasado para reanudar las misas públicas en Italia.

(NCR)- Casi un mes después de la entrada en vigencia de las nuevas reglas contra el coronavirus firmadas conjuntamente por los obispos y el gobierno de Italia, que permiten la reanudación de las misas públicas, muchos católicos del lugar continúan expresando su preocupación con respecto a los aspectos del protocolo conjunto.

En particular, según dos líderes conocedores de la Iglesia que hablaron con el Register, el requisito de que los sacerdotes distribuyan la Sagrada Comunión con guantes y máscaras desechables es una práctica litúrgica inaceptable.

El artículo 3.4 del protocolo, firmado por el líder de los obispos de Italia, el cardenal Gualtiero Bassetti, y el primer ministro del país, Giuseppe Conte, el 7 de mayo después de largas conversaciones, ordena que la distribución de la Comunión debe tener lugar después de que el celebrante o el ministro extraordinario de la Comunión “se hayan lavado las manos y utilizado guantes desechables”.

“Hay muchas dificultades con la práctica de los sacerdotes de distribuir la Sagrada Comunión con mascarilla y guantes”, le dijo el cardenal Raymond Burke al Register el 26 de mayo.

“Nuestra fe nos dice que el sacerdote actúa, en virtud de la gracia sacramental, en la persona de Cristo Cabeza y Pastor del rebaño. El sacerdote cumple la misión divina que le ha sido otorgada de la manera más completa y perfecta en la ofrenda del Sacrificio Eucarístico y en la distribución de la Sagrada Comunión, el fruto sublime del Sacrificio Eucarístico. Utilizar mascarilla y guantes mientras cumple con su servicio más importante a los fieles es una forma de validar su uso. Da la impresión de que el sacerdote es un mero funcionario que lleva a cabo la acción de la Santa Misa y distribuye las Sagradas Hostias, en lugar de Cristo mismo que viene a entregarse a sí mismo -Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad- a sus fieles”.

Refiriéndose a la preocupación sobre lo que sucede con las partículas de la Hostia consagrada cuando se usan guantes desechables, el cardenal Burke dijo: “Desde el momento en que el sacerdote consagra el pan y el vino, transformando su sustancia en el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Cristo, toma las mayores precauciones posible para que no se pierda ninguna partícula de la Sagrada Hostia, el Cuerpo de Cristo, y que ninguna pequeña gota de la Preciosa Sangre se pierda, es decir, que no sea recibida en la Sagrada Comunión y, por lo tanto, esté sujeta a la falta del debido respeto y cuidado”.

El cardenal Burke enfatizó que “desde el momento de la consagración, el sacerdote no toca ningún objeto profano, que no sea sagrado, hasta que haya purificado sus manos después de la Sagrada Comunión”. Por esta razón, explicó, que un sacerdote use guantes para tocar el Cuerpo de Cristo y dar el Cuerpo de Cristo a los fieles “es tratar la Sagrada Comunión como algún tipo de agente transmisor de enfermedad”.

El cardenal Burke añadió que “los guantes mismos tendrán, en su parte  interna, partículas de quien consagra, de las manos del sacerdote y, en la externa, del contacto con la Sagrada Hostia. Esto es completamente inaceptable”.

¿Falta de formación?

El padre Nicola Bux, antiguo consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe y de la Congregación para los Santos, le dijo al Register que los sacerdotes “tal vez no tengan la intención de profanar el sacramento, pero no saben lo que significa tratar la Eucaristía dignamente, es decir, en relación con el valor intrínseco de la realidad en cuestión”.

El padre Bux dijo que “no es de extrañar” que algunos de los fieles estén “indignados por este tratamiento de la Eucaristía”, lo que atribuyó a “una falta de formación humana y cristiana en este sentido”.

Además, dijo, las precauciones para distribuir el Santísimo Sacramento en tales circunstancias “ya existen” y podrían implementarse, porque están “confirmadas o no negadas” por la Instrucción General del Misal Romano (2004). Dijo que estas rúbricas, que se remontan a la antigüedad, detallan cómo tratar “los vasos sagrados con dignidad sagrada, lo que también implica la purificación higiénica de las manos”.

El padre Bux dijo, por ejemplo, que en la forma extraordinaria del rito romano, después de haber consagrado las especies, “el sacerdote mantiene los pulgares e índices juntos, para no tocar nada más hasta que la Comunión de los fieles haya terminado”.

También señaló que “en los ritos Romano y Ambrosiano”, la cobertura de los vasos sagrados y la purificación de las manos con agua (el padre Bux dijo que se podría agregar desinfectante) aseguran aún más que la Comunión se distribuye de manera higiénica. También dijo que el misal instruye al sacerdote para que purifique sus dedos en el cáliz “a fin de disolver cualquier fragmento consagrado” y que se seque las manos “con el purificador”.

“Si estas normas se pusieran en práctica, el Santísimo Sacramento sería tratado como debería y los fieles se sentirían tranquilos en espíritu y en cuerpo”, dijo el padre Bux.

Perspectiva de la Conferencia Episcopal

El Register le preguntó a Vincenzo Corrado, portavoz de la conferencia episcopal de Italia, cómo surgieron los protocolos y si se buscó algún consejo tanto de los liturgistas como de los profesionales médicos católicos antes de su firma.

En un correo electrónico del 21 de mayo, Corrado dijo que no “tenía la intención de entrar en una controversia estéril que alimenta la oposición y la división al mismo tiempo” en el momento en que se están reanudando las misas públicas.

Al señalar que las diócesis particulares tienen un margen de maniobra considerable sobre cómo implementar los protocolos, dijo que depende de ellas el cómo lo hacen.

Con respecto a las acusaciones de sacrilegio, citó a San Juan Crisóstomo: “¿Qué ventaja puede tener Cristo si su mesa [el altar] está cubierta con vasos de oro, mientras él mismo muere de hambre en la persona de los pobres? Comenzad a saciar al que tiene hambre, y luego, si aún os queda dinero, decorad también su altar. ¿Le ofrecéis un cáliz dorado y no le dais un vaso de agua fresca? ¿Qué bien hace eso? Proporcionáis velos tejidos de oro para el altar y no le ofrecéis la ropa necesaria. … Dios nunca ha condenado a nadie porque no haber dado al templo ricos ornamentos; sin embargo, amenaza con el infierno si no ayudáis a los pobres”.

Corrado dijo que el cuidado de la Eucaristía “no pone en segundo lugar el cuidado de los hombres y mujeres que se acercan a ella”.

“Los sacerdotes ciertamente sabrán combinar el respeto por las normas litúrgicas y de atención sanitaria con un compromiso sereno y responsable”, agregó.

Publicado por Edward Pentin en el National Catholic Register.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

57 comentarios en “¿Por qué algunos católicos italianos se oponen a la distribución de la comunión con guantes y máscaras?
  1. ¿Por qué algunos católicos italianos se oponen a la distribución de la comunión con guantes y máscaras?
    Porque saben que el que ha venido a robar y destruir no es Jesús.

    1. A lo mejor aunque no creyeran en el poder de Dios y sí en Su presencia en la Hostia Consagrada enfundarían la Hostia Consagrada para que el Señor no enferme. Pero lo que dice este obrar es que ni creen en Su Poder ni en Su real presencia. Ya no se cree lo que se ora. ¡Qué pena me da de el Señor! Le ruego a Dios que el culto dedicado a Dios y la liturgia sea como Él quiere! ¡Qué poco trato personal tienen con el Señor y qué poco conocen sus gustos!

  2. Ayer, 5 de junio de 2020, a las 7 de la tarde, en la parroquia de Cristo Rey, en Pamplona, en el funeral por el alma de Eulogio Cilveti, agregado viudo del Opus Dei, se nos impuso a todos los asistentes la comunión en la mano, modalidad que ya goza de la plena aceptación en la prelatura Opus Dei. Lo que no parece aceptable es que, si se han reconvertido, con ocasión del coronavirus, a la comunión en la mano, pretendan también imponerla a todo el mundo, sin permitir que comulgáramos en la boca después de los de la mano. Otra manifestación de la deriva, de la cuesta abajo, del Opus Dei. ¡ Quien te ha visto y quien te ve !

      1. La Iglesia de Cristo Rey no esta encomendada a los sacerdotes de la prelatura. Desconozco quien fue el celebrante, pero con toda seguridad se ajusto a las normas de la DIOCESIS de PAMPLONA a cuya jurisdicción pertenece esa Iglesia. Pero si tiene alguna queja, seguro que Don Francisco le atenderá, si no es que ya lo tiene hasta la coronilla con sus paranoias.

        1. No fue ese prelado el que permitió al alcalde de Bildu, la profanación de los caídos de la guerra civil que yacían en el Monumento de los mártires de Navarra. Sí, seis combatientes requetés por cada una de las merindades de Navarra, fueron profanados por el señor obispo de Pamplona. ¿ A alguien le extraña ?. ¿ A alguien le extraña la desacralización del monumento ?, ¿A alguien le extraña la entrega del monumento con la capilla y el Panteón incluidos a los herederos de ETA ?.

    1. Finalmente, publicar datos personales de terceros, no solo es de mal gusto, creo que es atentatorio contra su intimidad, por lo que INFOVATICANA debería borrar el comentario hecho por Belzunegui, no por el Opus Dei, sino por el fallecido y su familia.

    2. Eulogio Cilveti, a quien tuve el gusto de conocer y tratar, muy apostólico, muy proselitista, para disgusto de Bergo Lío, se merecía otro funeral. Unos impusieron lo que impusieron y otros consintieron lo que consintieron. Descanse en paz. Amén.

    3. Las instrucciones de Don Francisco Perez, arzobispo de Pamplona, que descuella por su ortodoxia, no sólo no impiden, con la pandemia, la comunión en la mano, sino que la posibilita. Es el párroco de Cristo Rey quien impide ejercer un derecho de los fieles, desobedeciendo al arzobispo. Los 4 sacerdotes prelaticios celebrantes podían y debían amarrar ese extremo, máxime con una presencia de fieles opusdei en su inmensa mayoría. Si no lo hicieron, eso se llama dejadez. San Josemaría Escrivá lo habría amarrado. En mi parroquia, a la que acuden muchos fieles del Opus Dei, que pueden comulgar en la boca al final, comulgan en la mano en un 90%, a pesar de que. como decía un médico italiano, el virus está ya clínicamente muerto. Lo que no está muerto es la comunión manoseada, que, además, se presta a múltiples abusos, de todo conocidos.

      1. Su cerebro esta clinicamente muerto Belzunegui. En esa Parroquia el Parroco hizo lo que le vino en gana, puesto que es el Vicario parroquial. Y no es del Opus Dei. Y los sacerdotes que estaban invitados actuaron en relación a la cortesía del invitado, el cumplimiento de las normas y el respeto eucarístico con las medidas de precaución establecidas.

        Efectivamente Eulogio se merecía otro funeral: que no acudiera Vd.

          1. Mariela: El mundo pasa de Belzunegui olimpicamente!! te equivocas. Y me permito dejarlo ahi.

            Hay que saber administrar las frustraciones. Es lo que se les enseña a los niños pequeños.

            Pero algunos, aun no lo han aprendido.

  3. Belzunegui, preocupese que el día que Vd fallezca exista algun sacerdote misericordioso que quiera celebrar su funeral, y que su sepelio no se celebre arrojándolo al ARGA. Dejelo, por favor todo bien atadito.

    1. JOAQUIN, tu comentario es inmisericorde y falto de caridad.
      Puedes estar en desacuerdo con alguien, pero no puedes decir lo que haz dicho…si te dices católico.

  4. Al margen de que sea admisible o no desde el punto de vista litúrgico, ¿no dicen ahora los científicos que lo más importante es desinfectarse las manos y que los guantes pueden ser hasta contraproducentes? Creo que bastaría con que el sacerdote se desinfecte las manos antes y después de la comunión. De hecho, es lo que mi párroco está haciendo y me parece bien. En cuanto a dar la comunión en la boca, insta a los que quieran comulgar así a hacerlo los últimos y se desinfecta las manos después de dar la comunión a cada uno de ellos. Me parece muy razonable y responde a todo lo exigible. No es tan difícil. No sé por qué no se promueve hacerlo así. Supone alargar un poco la Misa, pero eso no supone ningún problema. Además, así se da un poco de tiempo a la acción de gracias tras comulgar, cosa que tampoco viene nada mal.

  5. ¿Cómo hay gente que puede pensar que la Sagrada Forma (Dios vivo), puede estar contaminada o transmitir una enfermedad?
    ¿Qué poder tendría Dios si un virus es mas fuerte que su Divinidad?
    Pero si no se cree, en la presencia real de Nuestro Señor en la Hostia consagrada, mejor eliminar las misas y que las formas las pongan en la barra de un bar

    1. ¿Quién puede pensar que la Sagrada Forma puede estar contaminada? Por ejemplo, Santo Tomás de Aquino. ¿Le parece bastante?. “Si se da cuenta (el oficiante) de que el vino consagrado tiene veneno, no debe asumirlo ni dárselo a nadie para que el cáliz de vida no se convierta en instrumento de muerte” (Suma Teológica, Qu.83 a.6, solución 3ª). Es verdaderamente diabólico: creyendo que se está dando honor a Dios, se puede convertir al que es Vida en instrumento de muerte.

  6. “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. ” (Hch. 5,29). Mis superiores nos han prohibido dar la comunión en la boca, pero yo sigo dándola en la boca a quien así me lo pide. E igualmente me obligan a usar guantes para dar la comunión, pero yo no me los pongo.

      1. El obedece a Roma. Lis que están desobedeciendo son los otros. Si un fiel católico lo pide en la boca está obligado. Aunque realmente es que es en la boca y a quien lo pida en la mano.

      2. Y el que nop obedece, nunca.

        Lo de ponerse los gyuantes para dar la comunión, con el debido respeto no le ha dicho nadie que se los ponga. Nadie. Y le ruego que retire esa afirmación que es contraria a la verdad. En España, no se ha hecho.

        Si no quioere obedecer, de portazo y vayase!!

    1. Un fuerte aplauso y mi más reconocido agradecimiento. Irán a por usted, pero Dios está con nosotros. Se van decantando las dos iglesias: La Católica, la de verdad, y la misericordítica, más falsa que Judas, a la que sólo le preocupa la salud y el bienestar temporal, pues no cree en el infi erno y ridiculiza a los que sí creemos porque lo palpamos incluso aquí, en esta vida.

    2. Es que usted es de los que no da la comunión en la mano? Porque si la da en la mano por obligación, todo esto no debería de darle mucha importancia.

  7. Entonces en los guantes pueden quedar partículas y es inaceptable, pero las manos del que comulga en la mano no pueden tener partículas y es muy aceptable. Menuda contradicción.

  8. Cambiaron totalmente el ritual y les importo un rábano, pero ahora hacen cuestión de los guantes y mascarillas. Tampoco es esencial, les repito lo mismo que dijeron sus súper líderes: esencial es decir las palabras de la consagración con intención de consagrar. Con su pan se lo coman.

  9. Sesenta años viendo aceptable la comunion en la mano para el que quiera porque supuestamente tiene derecho y no les importa las partículas que caen en las manos profanas de los fieles, y ahora se escandalizan por la comunión con guantes de latex. Esta incongruencia no es la Iglesia de Cristo, tampoco se puede decir que sea la del anticristo. Yo diría que es la tercera iglesia, la iglesia de los tibios. Ni frios ni calientes, ni tradicionales ni modernistas del todo. El circo de los que se ponen por medio sólo para estorbar. Una vela a Dios, y otra al demonio por si acaso. Los semiarrianos de toda la vida y de todos los tiempos. Allá ellos. Sólo se quejan porque el papado ya no es de ellos y no pueden seguir con el show.

  10. En vez de globos, payasos y canciones robadas a Dylan, guantes y mascarillas. Disfrútenlo. Ah, me olvidaba , y a Paul Mac Cartney.
    Somos tu pueblo reunido cuya sangre derramada como aquella de tu hijo gritara libertad…
    Árbol bueno no da frutos malos.
    Y por supuesto, mucho mejor los originales y no las letras plagiadas de monja “guerrillera”.

    1. Es como con la pachamama. Invocarla en Asís como hacen los que juegan a la ouija no pasa nada, pero pasearla por los jardines del Vaticano sin invocarla, es apostasía.

      1. A mí me parece peor lo de jpii en Asis que lo de Francisco con la pachamama. En Asis se invocaron todos los demonios posibles de todas las religiones y repartieron capillas para ello.

  11. Se me hace mucha necedad volver al mismo tema con ultracatólicos,les falla la obediencia a sus pastores ,ese es el meollo del asunto pues los ves alegar como si fueran protestantes que enjuician y denostan contra sus pastores

    1. No confundas a los pastores con los lobos disfrazados de pastores. La diferencia se nota a la legua. Y basta de calificativos idiotas cuando faltan los argumentos.

      1. Obediencia a los pastores siempre que los pastores obedezcan a la sagrada tradición. No tienen derecho a confundir a las ovejas ni a darle derechos al lobo, pues entonces se convierten en mercenarios a sueldo.

  12. La distribución de la comunión con guantes y mascarillas se está haciendo en muchos países porque ha sido sugerida por los gobiernos de turno, y los obispos obedecen sin rechistar. Se olvidan estos últimos de que la Iglesia siempre condenó que las autoridades civiles se entrometan en las cosas que tocan a la Religión, como la distribución de los Sacramentos. Es uno de los errores denunciados en El Syllabus del Papa Pío IX. Error XLIV: “La autoridad civil puede inmiscuirse en las cosas que tocan a la Religión, costumbres y régimen espiritual. Y , por consiguiente, puede juzgar de las instrucciones que los Prelados de la Iglesia suelen dar para dirigir las conciencias, según lo pide su mismo cargo, y puede asimismo hacer reglamentos para la administración de los Sacramentos y. sobre las disposiciones necesarias para recibirlos.” Estas disosiciones son actualmente los guantes y las mascarillas entre otras cosas…

  13. En definitiva, está claro que el sacrilegio cometido con las partículas de la Sagrada Eucaristia desperdigadas por doquier o pisoteadas no les importaba antes, y ahora, menos.

    1. Stork.
      Ayer el cura dijo que él veía partículas caer al suelo (no creo que estuviera mintiendo en plena misa)
      Y aún así, sigue.
      Eso sí. Nos recalca muy bien lo de “preferiblemente en la mano”
      Es increíble.

  14. La Santa Misa es la actualización incruenta del Sacrificio del Calvario. Isaías nos retrata a Jesucristo clavado en la cruz: “No hay en El parecer, no hay hermosura que atraiga las miradas, no hay en él belleza que agrade. Despreciado, desecho de los hombres, varón de dolores, conocedor de todos los quebrantos. Ante quien se vuelve el rostro. Menospreciado, estimado en nada. Pero fue El, el que cargó con los pecados.”

    No me imagino a la Virgen María, al apostol San Juan, a María Magdalena con guantes y mascarillas, alejados de la cruz por miedo a contaminarse con este Varón de dolores, cubierto de heridas y llagas, de salivazos, chorreando sangre…

    No convirtamos la Santa Misa en una mascarada, en un carnaval, en un pasatiempo, donde lo más importante es mi bienestar, mi salud corporal.

  15. Esta foto me supera, le tiene asco al señor el Apostata ese? Que bajo se puede caer sino hay una guía fuerte. Por algo el señor lo pone en evidencia, hay algunos que no quieren ver.

  16. Desde el punto de vista científico todo esto es un despropósito. Basta que el sacerdote y los ministros hayan lavado las manos antes de la misa, cosa que normalmente se hace. EL virus perdura solo una hora por lo cual sobran los guantes. En cuanto a la mascarilla, ya varios estudios hechos en EEUU demuestran su casi total inutilidad, 97%, es más que son peligrosos si se utilizan durante varias horas. Por otro lado, los orificios de la mascarilla son mucho más grandes que los virus de manera que sería como querer evitar la vientrada de mosquitos con unas rejas. Existe el peligro de hipoxia, que es la falta de oxígeno. En China, 3 niños han muerto en colegios al estar haciendo gimnasia con mascarillas. Se desmayaron y pegaron la cabeza contra el pavimento.
    Yo he consultado las opiniones de expertos virólogos, inmunólogos y médicos sobre este tema. ¿Por qué los obispos no hacen lo mismo? Coronavirus no es más peligroso que la gripe estacional y hay ingeniería social para un control dic

  17. El imponer recibir la Comunión en la mano va en contra de los protocolos del vaticano y es anti-canónico, y más al recordar en qué condiciones de aprobó recibir la Comunión en la mano. Todo empezó como un indulto por ahi de los años 70′ en aquellos paises con tendencia y costumbre protestante. Pienso que nunca debió permitirse esa práctica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles