PUBLICIDAD

Unas monjas rezan por quienes saquearon su librería durante las protestas en Estados Unidos

|

(Aciprensa)- Mientras limpian e intentan reparar los daños que dejaron en su librería católica los violentos manifestantes que protestaban por la muerte de George Floyd el 30 de mayo en Chicago, las religiosas a cargo aseguraron que lo que ellas pueden hacer ante el miedo y confusión es “llevarles a Jesús y el Evangelio”.

En diálogo con CNA, agencia en inglés del Grupo ACI, la hermana Tracey Matthia Dugas, de las Hijas de San Pablo, señaló que actualmente, en medio del dolor y la indignación por la muerte de Floyd, “hay mucho miedo, mucha confusión” y “muchos mensajes en conflicto”.

Las protestas por la muerte de George Floyd comenzaron el 26 de mayo en Minneapolis y rápidamente se extendieron por todo el país, dejando decenas de heridos y muertos, entre ellos un agente policial y dos manifestantes.

Tal como quedó registrado en distintos vídeos, el 25 de mayo un grupo de policías de Minneapolis detuvieron y agredieron a Floyd, afroamericano de 46 años, acusándolo de haber usado un billete falso de 20 dólares en una tienda local y de resistirse a la autoridad.

Uno de los agentes, hoy arrestado y acusado de asesinato y homicidio involuntario en tercer grado, mantuvo su rodilla por varios minutos sobre el cuello de Floyd. El hombre perdió la conciencia y fue llevado por paramédicos a un hospital, donde se le declaró muerto.

El 26 de mayo los cuatro policías involucrados fueron despedidos y el FBI los investiga.

La librería de las Hijas de San Pablo, así como muchos otros negocios en la zona, sufrió el saqueo del 30 de mayo desde cerca de las 11:00 p.m. (hora local), pero ninguna religiosa resultó herida. Tampoco hubo daños en la capilla ubicada en la parte posterior de la tienda.

La hermana Tracey Matthia Dugas dijo a CNA que “ahora estamos lidiando” con la pregunta de “¿cómo encontrar tu paz en medio de todo eso?”.

“Todo lo que podemos hacer es llevarles a Jesús y el Evangelio, y Su Palabra, y permitirle que les hable. Así que lo que estamos tratando de hacer es fomentar que cada persona, cada hijo de Dios, conozca a Dios como un padre bueno que proveerá”, dijo.

La religiosa, que permaneció junto a algunas de sus hermanas en un piso superior de la librería, dijo que “fue muy aterrador”, porque cada vez que sonaba la alarma antirrobos en la tienda “no sabíamos si estaban dentro y cuán dentro de la tienda querrían llegar”.

La última alarma en la tienda sonó alrededor de las 4:30 a.m. del domingo 31 de mayo.

Por la mañana del domingo, las religiosas vieron los daños en el piso inferior. Las puertas frontales de vidrio de la librería estaban rotas, así como el panel frontal de la tienda. Los cajones de efectivo estaban abiertos y el contenido había sido robado.

Aunque una de las Hijas de San Pablo publicó la mañana del domingo en Twitter que ella apostaba “que las personas estarían realmente decepcionadas cuando llegaran a casa y encontraran que todo lo que tenían era un puñado de libros religiosos”, Dugas dijo que no estaba segura de que en verdad se hubieran llevado algún libro.

La mayor preocupación que tenían era la capilla con el Santísimo Sacramento en la planta baja, detrás de la librería, que sobrevivió sin daño alguno. “Estamos realmente agradecidas por eso”, dijo Dugas.

Además, luego de que la noticia del saqueo se hiciera viral, el apoyo llegó tanto en línea como con ayuda voluntaria.

“La gente nos dice lo que nuestro ministerio ha significado para ellos, y lo que nuestra presencia significa para ellos, y que ellos sienten que el que esto haya sucedido fue un abuso y no debería sucederle nunca a nadie”, añadió.

Entre quienes les expresaron su apoyo está el Obispo Auxiliar de Los Ángeles, Mons. Robert Barron, que fuera antes rector del seminario arquidiocesano de Chicago. El Prelado les dijo a las religiosas que “realmente siempre ha valorado nuestra misión, y siente que si puede hacer algo para ayudarnos que le avisemos”, dijo Dugas.

Una familia ayudó a las religiosas a limpiar el vidrio roto afuera de la tienda, y otro grupo ayudó a limpiar el interior. La parte frontal de la tienda ahora está tapiada.

La religiosa explicó que “nuestra principal preocupación es el fuego. Esa es nuestra principal preocupación, si ellos llegaran a lanzar algo inflamable dentro de la tienda”.

A pesar de la inquietante naturaleza del incidente, la hermana Dugas dijo que eso enfatiza la naturaleza de la misión de las hermanas de evangelizar en el espíritu de San Pablo.

“De eso se trataba San Pablo, encontrarlos donde ellos realmente están”, dijo la religiosa, señalando que la pandemia de COVID-19 ya las había forzado a “adaptarse” a nuevas formas de llegar a mentes y corazones.

“Realmente estamos destinadas a ser una familia que se ayuda la una a la otra, que sirve la una a la otra, y que perdona”, dijo.

Traducido y adaptado por David Ramos para Aciprensa. Publicado originalmente en CNA.

14 comentarios en “Unas monjas rezan por quienes saquearon su librería durante las protestas en Estados Unidos
  1. HESPERO QELAS MONGAS TAN VIEN REZEN POR HEL HALMA
    DE VERGO-LIO SEGURO QE SOROS HESTA HENCANTADO DEQE SIGUA LOS POSTULADOS DEL NUEBO HORDEN MUNDIAL. HA HESTO HES HA DÓNDE NOS YEBA LA MISERICORDITIS Y HEL VERJOGLIANISMO CON HEL HISLAN RELIJION DE PAZ I LA MAFIA DE SAN GAYEN I HEL GLOVALISMO NEGROMANIACO.

    FIRMADO VERSUNEJI

  2. Bueno, estas monjas parecen formales y ortodoxas, pero si entre los libros que les robaron figuran los del Cardenal Kasper y los del padre James Martín, mejor que los hayan robado y quemado en alguna hoguera. Mejor malos libros en el fuego que mucha almas en el in fierno.

  3. “Dugas dijo que no estaba segura de que en verdad se hubieran llevado algún libro”.

    No se preocupen, hermanas, por la por la posibilidad remotísima de que les puedan robar libros. Son una panda de borregos que hace que sea más probable el incendio de una librería que el robo de libros en la misma.

  4. Creo que hay algo aún menos probable que el robo de libros religiosos por parte de los autodenominados “antifascistas” y es que los lean.

  5. Gracias a Dios que no pasó a mayores.. Ahora tendrán que ver cómo frenar un poco más a los maleantes,, reforzando las entradas, o algo. Pues ésto parece el principio de lo que pueda venir.
    La izquierda anda como león rugiente buscando devorar a su presa. Se les acaba el tiempo y traen coraje. Tienen sus satélites puestos en todos los lugares,,,,

  6. El nivel es el siguiente: todo el mundo está de acuerdo en que hay un problema de racismo estructural en Estados Unidos y en otros muchos lugares. Y aquí el personal de lo que se escandaliza es de lo malos que son los antifas. O de que también hay racismo hacia los blancos, o de que (inserte aquí su infovatisubnornalidad).

    Claro, que serán los mismos que nieguen el machismo, que nieguen o justifiquen la igualdad, y que todo lo que suene a rojo sea anatema.

    Y sí, me parece fatal que roben a las monjas. Y que algunos curas católicos violen niños. Y supongo que no todos los católicos somos unos violaniños. Pues eso.

    Si está claro. El problema es mío, por tratar de argumentar con los terraplanistas de la religión.

    1. Ya se supo que en las calles donde hubo disturbios, “alguien” muy prevenido, les proporcionó pilas de ladrillos, de palos amontonados,, y en lugares estratégicos.
      Cómo tendrán de plano el cerebro los que se están creyendo éste show,, bueno,,, perdón,,
      ¿Tendrán cerebro?
      Los de izquierda utilizan descerebrados,
      Son sus mejores ro~bots.

    2. En Chile se incendiaron 5 estaciones de metro a la vez, al comienzo de los disturbios “espontáneos”, en los que no había implicados ningún bolivariano ni castrista.
      En Los Ángeles a raíz del caso Rodney King hubo disturbios raciales en los que la peor parte se la llevaron los asiáticos y los latinos, más de 60 muertos.
      El vil asesinato del presidente hutu de Ruanda desencadenó una matanza ya preparada contra tutsis y hutus moderados (que también le convenía a los tutsis radicales asesinos _dirigidos por Paul Kagame_ del presidente hutu moderado).
      Y en 1938 en Alemania el progromo de la noche de los cristales rotos tras el asesinato de Von Rath ¿también fue “espontáneo”?

  7. Se comenta que algún antifa preguntó qué eran esas cosas que colgaban de las estanterías, siendo su primer encuentro con la lengua escrita. Lo mismo a partir de ahora les da por leer. No creo, pero nada es imposible.
    Por cierto. ¿Ha llamado Francisco a esas monjitas o no? Hubiera sido un detalle. Pero no creo porque van vestidas de monjas y para colmo no hay ninguna negra. Qué racistas!
    ¡¡¡Se merecen lo que les ha pasado!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles