PUBLICIDAD

De cuando el Papa y el rey de España premiaron a los obreros de Gaudí

|

Hoy les traemos una historia de grandeza ocurrida a las afueras de Barcelona hace más de un siglo en una colonia industrial y protagonizada por sus propios trabajadores. ¿Qué hizo que el Papa y el rey de España se fijaran en ellos?

En 1890, por iniciativa del empresario Eusebi Güell -conocido principalmente por haber sido el mecenas del genio catalán Antonio Gaudí- comenzó a formarse en su finca Can Soler de la Torre, situada al oeste de Barcelona, una colonia industrial.

El empresario trasladó allí la industria textil que tenía ubicada en Sants, conocido barrio de la Ciudad Condal, con el fin de alejarse de los conflictos sociales presentes en la capital catalana. El proyecto, en el que participó el propio Gaudí y sus colaboradores, disponía de hospital, hostal, escuelas, comercios, teatros, cooperativa y capilla, además de las fábricas y las viviendas de los obreros.

En la Colonia Güell terminó habiendo incluso un convento de carmelitas y varias cofradías, siendo un lugar visto con buenos ojos por las autoridades eclesiásticas, como atestiguan las visitas que recibió por parte de varios prelados. En un tiempo en el que la Doctrina Social de la Iglesia estaba sufriendo un fuerte desarrollo -recordemos que por esas fechas, en 1891, el Papa León XIII publicaba su encíclica ‘Rerum Novarum’-, esta colonia se podría ver como un gran ejemplo de cómo hacer las cosas.

Prueba de este ambiente cristiano que se respiraba en la colonia que compartían más de 1.000 obreros, queda reflejada en la biografía de Antonio Gaudí de Gijs van Hensbergen (Plaza y Janés,2002). Hensbergen, cuenta una anécdota acontecida en la colonia, a principios del siglo XX, provocada por un accidente.

El 23 de febrero de 1905, José Campderrós, cayó en una caldera de líquido corrosivo quemándose toda la piel de las piernas. Según parece, la única solución era apuntar ambos miembros. Sin embargo, en una impresionante muestra de generosidad y espíritu comunitario, el párroco, los hermanos Claudio y Santiago Güell -familiares de Eusebi- y cuarenta y ocho colegas trabajadores ofrecieron su piel para un injerto.

Seis semanas después del percance, cuando Campderrós estuvo lo bastante recuperado como para someterse a la operación, les fueron extraídos los trozos de piel a los voluntarios. Sin anestesia.

Este gran acto de caridad colectiva tuvo una gran trascendencia pública, tanta que llegó al mismísimo Vaticano. El Pontífice reinante por aquel entonces era san Pío X. El Papa decidió honrar a cada donante de piel con la medalla de oro Benemerenti.

Pronto se les empezó a denominar ‘los bartolomés’, en honor al apóstol con ese nombre, que fue martirizado desollándole vivo.

El rey de España, Alfonso XIII, también premió a estos trabajadores con la Cruz de la Beneficencia de primera clase. Y a Santiago y Claudio Güell les hizo nobles.

15 comentarios en “De cuando el Papa y el rey de España premiaron a los obreros de Gaudí
  1. Alfonso XIII, consagración de España al Sagrado Corazón:

    “Corazón de Jesús Sacramentado,

    Corazón del Dios – Hombre, Redentor del Mundo,

    Rey de Reyes y Señor de los que dominan:

    España, pueblo de tu herencia y de tus predilecciones,

    se postra hoy reverente ante ese trono de tus bondades

    que para Ti se alza en el centro de la Península.

    Todas las razas que la habitan, todas las regiones que la integran,

    han constituido en la sucesión de los siglos,

    y a través de comunes azares y mutuas lealtades, esta gran Patria Española,

    fuerte y constante en el amor a la Religión y en su adhesión a la Monarquía.

    Sintiendo la tradición católica de la realeza española

    y continuando gozosos la historia de su fe y de su devoción a Vuestra Divina Persona,

    1. confesamos que Vos vinisteis a la tierra a establecer

      el Reino de Dios en la paz de las almas redimidas por vuestra sangre

      y en la dicha de los pueblos que se rijan por vuestra santa Ley.

      Reconocemos que tenéis por blasón de vuestra divinidad

      conceder participación de vuestro poder a los príncipes de la tierra,

      y que de Vos reciben eficacia y sanción todas las leyes justas,

      en cuyo cumplimiento estriba el imperio del orden y de la paz.

      Vos sois el camino seguro que conduce a la posesión de la vida eterna;

      luz inextinguible que alumbra los entendimientos para que conozcan la verdad

      y el principio propulsor de toda vida y de todo legítimo progreso social,

      afianzándose en Vos y en el poderío y suavidad de vuestra gracia

      todas las virtudes y heroísmos que elevan y hermosean el alma.

      1. Venga, pues, a nosotros Vuestro Santísimo Reino,

        que es Reino de justicia y de amor.

        Reinad en los corazones de los hombres, en el seno de los hogares,

        en la inteligencia de los sabios, en las aulas de las ciencias y de las letras

        y en nuestras leyes e instituciones patrias.

        Gracias, Señor, por habernos librado misericordiosamente

        de la común desgracia de la guerra, que a tantos pueblos ha desangrado.

        Continuad con nosotros la obra de vuestra amorosa providencia.

        Desde estas alturas que para Vos hemos escogido

        como símbolo del deseo que nos anima de que presidáis todas nuestras empresas,

        bendecid a los pobres, a los obreros, a los proletarios,

        para que en la pacífica armonía de todas las clases sociales encuentren justicia y caridad

        1. que haga más suave su vida, más llevadero su trabajo.

          Bendecid al Ejército y a la Marina, brazos armados de la Patria,

          para que en la lealtad de su disciplina y en el valor de sus armas

          sean siempre salvaguardia de la nación y defensa del derecho.

          Bendecidnos a todos los que aquí reunidos en la cordialidad

          de unos mismos santos amores de la Religión y de la Patria,

          queremos consagraros nuestra vida pidiéndoos como premio de ella

          el morir en la seguridad de vuestro amor

          y en el regalado seno de vuestro Corazón adorable.

          Así sea”.

          1. Jesús llamó zorro a Herodes y yo llamo zorro a todos los reyes, porque todos son unos corruptos autoritarios. ¿Que decía Alfonso XIII del dictador Primo de Rivera? Eres mi Mussolini. Legitimando una dictadura.

          2. Con Primo de Rivera España pudo ganar la Guerra de Marruecos que anteriormente a él iba perdiendo. Por no hablar de su reajuste en las finanzas que trajo mayor inversión pública en infraestructura y su creación de las primeras compañías telefónicas y de diésel; cosas que trajeron crecimiento económico al país.

  2. que haga más suave su vida, más llevadero su trabajo.

    Bendecid al Ejército y a la Marina, brazos armados de la Patria,

    para que en la lealtad de su disciplina y en el valor de sus armas

    sean siempre salvaguardia de la nación y defensa del derecho.

    Bendecidnos a todos los que aquí reunidos en la cordialidad

    de unos mismos santos amores de la Religión y de la Patria,

    queremos consagraros nuestra vida pidiéndoos como premio de ella

    el morir en la seguridad de vuestro amor

    y en el regalado seno de vuestro Corazón adorable.

    Así sea”.

    1. Muy loable la consagración del Cerro de los Ángeles. Claro que solo se quedó en eso, Y es que un rey que carecía de falta de legitimación de origen, y que después perdió la de ejercicio por sus comportamientos inmorales, que no hace falta ahora recordar, no era el más indicado para oponerse a la revolución que su dinastía había aupado. Al final, como era lo previsible, la revolución triunfó y el Rey sin pegar un tiro, huyó vía Cartagena y el monumento al sagrado corazón fue fusilado por los milicianos, y demolido con dinamita. Solo hubo unos cuantos mártires que se opusieron al escarnio, de Acción Católica y del Requeté que nunca muere, cuyos restos descansan en la basílica.
      Tomado por la República, fue rebautizado como el Cerro Rojo.

      1. La bella historia continua, cuando Felipe VI biznieto del rey que consagró a España el Sagrado Corazón de Jesús, se negó a asistir a la renovación del voto el pasado año, el 100 aniversario organizado por la diócesis de Getafe. Quien retira del acto de su promesa como rey, la biblia y el crucifijo, y hace desaparecer del escudo real la cruz de San Andrés de la monarquía hispánica, no es previsible que vaya a este acto al cual fue invitado por la diócesis de Getafe y rehusado por la Casa del Rey. Ya dijo Jesucristo que los que se avergüencen de El en la tierra, se avergonzará Él de ellos cuando venga en la segunda venida. Continuará……..

  3. ¡¡¡Qué barbaridad y qué generosidad la de estos hombres!!! ¡Un acto heróico de caridad al prójimo! Gracias, Don Fernando por contarnoslo.
    Dios les tenga a todos en su santa Gloria.

  4. Benedicto XVI, en su homilía en la consagración del templo, en noviembre de 2010, decía que Gaudí, actúa con los tres grandes libros para hacer la Sagrada Familia: la Sagrada Escritura, la naturaleza y la liturgia. La Sagrada Escritura como cristiano, la liturgia como arquitecto y la naturaleza como hombre.

  5. Qué historia tan bella;
    La generosidad del empresario, la armonia que reinaba en su ciudad, la grandeza de almas que en ella existían. Mientras se lee, se estremece el espíritu, pues es increíble tanta bondad,,, ésos hombres eran verdaderos Cristianos,, y qué bonita la Consagración al Sagrado Corazón que puso Alex,,,, la consagración particular a Cristo, para dejar de lado tanta maldad.

  6. pues me parece que el Sr. Conde de Güell debía llamarse EusebiO, no pienso que parlase catalá para identificarse. Pero Ferran Bertrán se ve que sabe más…

  7. Siempre me gustó Gaudí una de las cosas más maravillosas era que lejos de entender el modernismo como algo que pone en el centro al hombre, en lugar de Dios en el centro de la creación, toda la obra de Gaudí, conduce todo a Dios; la naturaleza alaba a Dios en su obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles