PUBLICIDAD

¿Cómo es la vida de un monje benedictino?

|

Mañana celebramos la memoria de san Beda el Venerable, Doctor de la Iglesia y una de las figuras más destacadas que nos ha dejado la Orden de San Benito en particular y el monacato occidental en general.

A pesar de la importancia que los benedictinos han tenido en la historia, muchos desconocen los entresijos de una comunidad benedictina y , desgraciadamente, muchas veces, no comprenden el sentido de la vocación que representan.

Nos gustaría ofrecerles un documental en el que se relata el día a día de los monjes y el funcionamiento de una de esas comunidades. Se trata de una abadía que ha estado en los últimos meses en el foco mediático español, la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, que debido a la exhumación de Francisco Franco el pasado octubre, fue el blanco de numerosas críticas en la prensa.

Les ofrecemos aquí el documental, publicado en 2008:

19 comentarios en “¿Cómo es la vida de un monje benedictino?
  1. ¿Cómo es la vida de un monje benedictino? Pues depende. Si reza, como los de Leyre, entre los que tengo más de un amigo, y Los Caídos, dará gloria a Dios y transmitirá sangre buena por todo el cuerpo místico de Cristo; si no reza y se dedica al procés, no sólo no dará gloria a Dios, sino que hará el más espantoso ridículo, una vida frustrada, nada envidiable.

    1. como decía el poeta (tomado de un comentario de días anteriores):
      Letanías de Tontunegui

      Tontunegui es tonto.
      Tonto de solemnidad.
      Tonto profesional.
      Tonto interactivo
      Tonto esférico.
      Tonto sin remedio.
      Tonto licenciado.
      Tonto recurrente.
      Más tonto que pichote.
      Tonto por el rito tridentino y postconciliar.
      Tonto del todo.
      Rematadamente tonto.
      Absolutamente tonto.
      Infinitamente tonto.
      Estúpidamente tonto.
      Tonto desde que sus bisabuelos eran novios.
      Tonto antes, durante y después del parto.
      Tonto con cintas y confeti.
      Tonto con denominación de origen.
      Tonto de los cojones.
      Eres taaaaaan tonto que Pedro Sanchez a tu lado parece D. Alberto Einstein.

      1. Tonto no sé si será Belzunegui, pero que tú eres un majadero está fuera de toda duda. Lo admite públicamente hasta el coletas. (Por cierto administrador: bien está la libertad de opinión pero no admitir comentarios que lo único que lanzan son insultos. más que nada para que el diario no pierda nivel).

        1. eso, gato con botas, que es una falta de respeto reírse del Berzotas de Tontonegui, pero que él a diario excrete sus insultos, memeces, injurias y manipulaciones contra Su Santidad y los pastores légítimos de la Iglesia, eso es “parresía”, ¡¡vamos, hombre, que los fanáticos es que además de cretinos sois creídos!!

    2. En Leyre se rezaba, se reza y se rezará. Y además con la solemne sencillez que todos los que nos hemos acogido a su fraternal acogida muchas veces hemos percibido. Y ni siquiera los malvados que pretenden politizar el viejo monasterio edificado sobre un viejo templo romano al pie de la via romana que pasaba por El Portillo de la sierra, podrán desvirtuarlo. Son pocos, pero c…

  2. El vídeo no se ve: no está disponible
    En cuanto a la foto, no me parece muy afortunada dado el título del artículo
    ¿como es la vida de un monje benedictino? Parece que de cada cinco uno trabaja y cuatro empinan el codo. Y casi me atrevería a afirmar que los monjes cerveceros son cinco, pues se adivina el borde de un quinto vaso de cerveza en el margen derecho de la foto.
    ¡¡¡Esto es vida!!!

    NOTA ACLARATORIA:
    Evidentemente estoy en modo ironía. Lo digo para evitar malentendidos, que siempre hay alguno cortito de entendederas que lo toma todo “ad pedem litteram”

    1. El video puede verse en YouTube escribiendo por ejemplo en su ventana de búsquedas: La vida de un monje del siglo XXI
      (Es un video antiguo de poca calidad visual).

  3. La foto es claramente anti halal o como se escriba y ofensiva para los hijos de alá.
    Podían haber tenido la deferencia de haber pixelado la bebida.
    Qué poco solidarios hacia la sensibilidad de las creencias de los hermanos musulmanes de Francisco.

    1. “Muchos desconocen los entresijos de una comunidad benedictina y , desgraciadamente, muchas veces, no comprenden el sentido de la vocación que representan.”
      Por supuesto; mucho se guardará la jerarquía católica en enseñar a los cientos de miles de alumnos de sus colegios qué cosa es el monacato y en qué consiste (y menos aún llevarles un monje y que les cuente su vida en el convento). Hay que seguir al Psoe en todo.

    2. Muy atinada, querida Mariela. Que no falte el humor, como no le faltó a Tomás Moro, incluso en el momento de su decapitación: ” No te preocupes que me mandas al Cielo “, le dijo al verdugo.

    3. comentario de una pobre ignorante que se piensa que la gloria de Dios radica en hacer lo contrario de lo que digan los musulmanes: con ese “razonamiento”, ¿también te parece bueno el aborto, porque ellos lo detestan?

      1. casali. A qué negarlo.
        Considero que ignoro muchísimas cosas. Te felicito porque no es tu caso, que hasta crees conocer lo que sé y lo que no.
        En primer lugar, a pesar de mi ignorancia, conozco que sólo hay que cumplir la voluntad de Dios, independientemente de lo que digan tus hermanos musulmanes.
        Cuando digo Dios, me refiero al trinitario. Quiero aclarar porque, en estos tiempos que hay más dioses que en el olimpo y todos son verdaderos y respetables (otros dicen), señalar al Único, se me hace necesario.
        En segundo lugar, tú que eres tan sabio, sabrás que los musulmanes aceptan el aborto en determinadas situaciones. Así que al revés de lo que decías. Aborrezco el aborto porque Dios lo aborrece.

  4. Yo creo que para tomar esa vida, tendrán que amar a Dios en serio, tendrán que ser gente con mucho carácter,, pues también hay monjas. Y después vivir con naturalidad la vida entregada a Dios,, con trabajo y oración y nada más, creo que éso dijo su fundador. Y si les copiaramos, la vida sería muy bonita. Ellos en su convento, nosotros en el mundo,, pero sin ser del mundo, como dijo Dios Nuestro Señor.

  5. Pobres monjes benedictinos, que han tenido que padecer la sacrílega exhumación del Caudillo. Se toman unas santas cañitas mientras contemplan la barbarie de este mundo que no respeta ni las tumbas de los difuntos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles