El Papa: «La primera tarea de un obispo es rezar»

|

El Papa reza de nuevo por Europa, para que crezca en una unidad de fraternidad, «que hace crecer a todos los pueblos en la unidad en la diversidad”.

(Vatican News)- En la Misa matutina celebrada en Santa Marta, este V Domingo de Pascua, el Papa Francisco ha pedido de nuevo por Europa:

“En los dos últimos días se han celebrado dos conmemoraciones: el 70º Aniversario de la Declaración de Robert Schuman, que dio origen a la Unión Europea, y también la conmemoración del final de la guerra. Pidamos al Señor que Europa hoy crezca unida, en esta unidad de fraternidad que hace crecer a todos los pueblos en la unidad en la diversidad”.

En su homilía, el Papa comentando el Evangelio de hoy (Jn 14,1-12) en el que Jesús dice a sus discípulos que quien crea en Él hará también las obras que Él hace y hará obras más grandes que éstas, porque va al Padre: «Todo lo que pidan en mi nombre, lo haré yo, para que el Padre sea glorificado en el Hijo».

«Podemos decir – afirmó el Papa – que este pasaje del Evangelio de Juan es la declaración de acceso al Padre. El Padre siempre ha estado presente en la vida de Jesús”, y Jesús, dijo que el Padre se preocupa por nosotros y sus criaturas. Y cuando los discípulos le pidieron que les enseñará a rezar, Jesús les enseñó el Padre Nuestro. Jesús «va siempre al Padre» y «en este paso es muy fuerte» porque «es como si abriera las puertas de la omnipotencia de la oración», porque dice: «Yo estoy con el Padre: ustedes pidan y yo lo haré todo. Pero porque el Padre lo hará conmigo».

«Esta confianza en el Padre, confianza en el Padre que es capaz de hacer todo. Este coraje para rezar, porque rezar requiere coraje, requiere el mismo coraje, la misma franqueza que predicar: la misma». El Papa recordó el coraje de Abraham cuando «regateó»: tuvo «el coraje de luchar en la oración, porque rezar es luchar: luchar con Dios». Y también el coraje de la oración de Moisés que se atrevió a decir «no» al Padre. Rezar con poco valor «es una falta de respeto”. Rezar es ir con Jesús al Padre que te dará todo. Coraje en la oración, franqueza en la oración. Lo mismo que se necesita para la predicación».

El Papa luego comentó la Primera Lectura, tomada de los Hechos de los Apóstoles, donde se refiere «a ese conflicto en los primeros tiempos de la Iglesia, porque los cristianos de origen griego murmuraban –murmuraban, ya en aquel entonces esto se hacía: se ve que es un hábito de la Iglesia – murmuraban porque sus viudas, sus huérfanos no eran bien atendidos; los apóstoles no tenían tiempo». Y «Pedro, iluminado por el Espíritu Santo, ‘inventó’ los diáconos: siete personas de fe que se encargaban del servicio, para que aquellas personas que tuvieran motivos para quejarse, fueran asistidas en sus necesidades. Pedro tomó esta decisión para que los apóstoles pudieran dedicarse a la oración y a la proclamación de la Palabra.

«Esto – dijo el Papa – es la tarea del Obispo: rezar y predicar. Con esta fuerza que hemos escuchado en el Evangelio: el Obispo es el primero que va al Padre, con la confianza que Jesús le dio, con el coraje, con la parresía, para luchar por su pueblo. La primera tarea de un Obispo es rezar».

El Papa recordó a un sacerdote, «un santo y buen párroco», que cuando se encontraba con un Obispo siempre hacía la misma pregunta: «Pero Excelencia, ¿cuántas horas al día reza?», y siempre decía: «Porque la primera tarea es rezar». «Porque es la oración del jefe de la comunidad por la comunidad, la intercesión ante el Padre para que proteja al pueblo».

«La oración del Obispo, la primera tarea: rezar. Y la gente, al ver al Obispo rezar, aprende a rezar. Porque el Espíritu Santo nos enseña que es Dios quien «hace las cosas». Hacemos un poco, pero es Él quien ‘hace las cosas’ de la Iglesia, y la oración es la que lleva a la Iglesia hacia adelante». Y por esta razón «los Obispos deben seguir adelante con la oración».

Esa palabra de Pedro es profética: «Dejen que los diáconos hagan todo esto, para que el pueblo esté bien cuidado y haya resuelto sus problemas y también sus necesidades». Pero a nosotros, los Obispos, la oración y la proclamación de la Palabra».

«Es triste – observó el Pontífice – ver buenos Obispos, buenas personas, pero ocupados con muchas cosas, la economía, y esto y aquello y aquello … La oración en primer lugar. Luego, las otras cosas. Pero cuando las otras cosas le quitan espacio a la oración, algo no funciona. Y la oración es fuerte. Jesús lo dijo: «Voy al Padre, y todo lo que pidan en mi nombre al Padre, lo hará, para que el Padre sea glorificado». «Así – concluyó el Papa – la Iglesia sigue adelante, con la oración, el coraje de la oración, porque la Iglesia sabe que sin este acceso al Padre no puede sobrevivir».

Publicado en Vatican News.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
44 comentarios en “El Papa: «La primera tarea de un obispo es rezar»
  1. FCO DISTORSIONÓ LA ENSEÑANZA CRISTIANA BÁSICA EN SU HOMILÍA

    Parece que Francis ha confundido la redención con la justificación.

    En su homilía en la misa del 4 de mayo de 2020, partiendo de la consoladora verdad de que Cristo murió por todos los hombres, Fco parece haber expuesto una conclusión doblemente falsa: que no debemos convertir a los incrédulos y que su muerte “justifica” a todos:

    1. Titular que encabezaba ayer la portada de RD, de Vidal y Bastante, heraldos oficiosos de Francisco en España: «Depositar en el rezo la eficacia mágica contra la pandemia me parece una pasada (Evaristo Villar)».

      1. Santa Mónica no desistió jamás en la oración por su familia. Tampoco en la acción. Nos dio al gran San Agustín y su marido se convirtió. Ambas cosas las vivió después de muchas lágrimas. Que se lo digan a ella. Pero claro, hay que hacerlo con Fe y entendiendo que los tiempos de Dios no son los nuestros. Pidamos más Fe. Respetemos la Voluntad de Dios.

        1. Pues desengáñense, porque ya están viendo cómo la camarilla de Francisco en España se cisca en la oración, tildándola de superstición y magia.

  2. “Grandes, pequeños, ricos, pobres, buenos y malos. Todos. Este “todo” es la visión del Señor que murió por todos. “Pero, ¿murió por ese desgraciado que me hizo la vida imposible?” También murió por él. “¿Y por ese bandido?”: Murió por él. Por todos” El Señor murió por todos. Y también por la gente que no cree en Él o es de otras religiones: murió por todos. Eso no significa que haya que hacer proselitismo: no. Pero Él murió por todos, Él justificó a todos.”

    Hay algunos problemas bastante básicos con estas declaraciones improvisadas, que no aparecen en la transcripción oficial del Vaticano, pero que pueden ser escuchadas en el video.

  3. Primero, parece que Fco ha confundido la redención con la justificación. La redención es el pago por parte de Cristo de la deuda de la humanidad con el Padre. Esto lo logra con su sangriento sacrificio en la cruz, que es el único sacrificio aceptable de expiación. Esta redención objetiva debe aplicarse al alma de cada ser humano: es lo que llamamos la redención subjetiva, es decir, la participación de los individuos en la redención de Cristo a través de la fe y los sacramentos. En otras palabras, el hecho de que Cristo haya dado al Padre todo lo que la humanidad le debe no anula automáticamente la deuda que cada individuo contrae con respecto a Adán y a sus propios pecados personales. El individuo debe entrar libremente en la muerte y resurrección de Cristo para ser completamente redimido.

  4. La justificación, también conocida como regeneración, describe la aplicación de los frutos de la Pasión de Cristo a cada hombre por el poder del Espíritu Santo. Por eso podemos decir verdaderamente que Cristo murió por todos, pero no todos se salvarán, no todos se justificarán, sólo los que estén unidos a Cristo en la fe, la esperanza y la caridad. Además, es precisamente por eso que los esfuerzos misioneros y evangelizadores son necesarios. Como enseña San Pablo:

    “Todo aquel que invoque el nombre del Señor se salvará”. Pero, ¿cómo van a invocar los hombres a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo van a creer en aquel de quien nunca han oído hablar? ¿Y cómo van a escuchar sin un predicador? ¿Y cómo pueden los hombres predicar si no son enviados?

  5. Como está escrito: “¡Qué hermosos son los pies de los que predican buenas noticias!” Pero no todos han escuchado el evangelio, porque Isaías dice: “Señor, ¿quién ha creído lo que ha oído de nosotros?” Así que la fe viene de lo que se escucha, y lo que se escucha viene por la predicación de Cristo. (Rom 10:13-17)

    En otras palabras, debemos invocar el nombre del Señor para ser salvados, debemos creer en el Evangelio. Para San Pablo, que fue el más grande misionero en la historia de la Iglesia y que buscó incansablemente la conversión de todos los judíos y gentiles con los que entró en contacto, el único camino a la salvación es escuchar el Evangelio y aceptarlo, lo que significa no sólo decir que se acepta, sino tratar de vivir de acuerdo con la enseñanza de Cristo.

  6. La exposición más autorizada de la doctrina católica sobre la justificación es la que se hizo en la sexta sesión del Concilio de Trento, con mucho la más amplia y detallada enseñanza del Magisterio sobre la cuestión, impulsada por las distorsiones heré icas que prevalecían en el siglo XVI. El capítulo 1 reafirma que en Adán todos han pecado; todos son inmundos y están bajo la ira de Dios; todos están en el poder del pecado, el diablo y la muerte. El capítulo 2 afirma que Cristo vino precisamente a rescatarnos de esta abyecta esclavitud. Los capítulos 3 y 4 hablan directamente en contra de la predicación de Francisco:

  7. Pero aunque “murió por todos” (2 Cor 5:15), no todos reciben el beneficio de su muerte, sino sólo aquellos a los que se les comunica el mérito de su pasión, porque… si no nacieran de nuevo en Cristo, nunca serían justificados, ya que en ese nuevo nacimiento se les concede, por el mérito de su pasión, la gracia por la que son hechos justos… Esta traducción [de la ira a la filiación adoptiva] no puede, desde la promulgación del Evangelio, efectuarse sino por el lavamanos de la regeneración [el bautismo] o el deseo de ella, como está escrito: “El que no naciere de nuevo del agua y del Espíritu Santo, no puede entrar en el reino de Dios” (Jn 3, 5).

    Pero el Concilio de Trento continúa diciendo en el capítulo 6 que los adultos se preparan para la justificación escuchando la predicación del Evangelio y respondiendo con el arrepentimiento y el deseo del bautismo. El capítulo 7 proporciona una clara definición:

  8. La justificación… no es sólo una remisión de los pecados, sino también la santificación y renovación del hombre interior mediante la recepción voluntaria de la gracia y los dones por los que el hombre injusto se convierte en justo y de ser enemigo pasa a ser amigo, para que sea “heredero según la esperanza de la vida eterna” (Tit 3:7).

    Este mismo capítulo enseña cuáles son las causas de la justificación:

    la causa final (propósito) es “la gloria de Dios y de Cristo y la vida eterna”;
    la causa eficiente (origen de la acción) es “el Dios misericordioso que lava y santifica”;
    la causa meritoria es “Su amadísimo Unigénito, Nuestro Señor Jesucristo, quien, “siendo nosotros enemigos, por la gran caridad con que nos amó” (Ef 2,4), nos mereció la justificación por su santísima Pasión en el madero de la cruz y nos satisfizo a Dios Padre”;

  9. La causa instrumental es “el sacramento del bautismo, que es el sacramento de la fe, sin el cual ningún hombre fue jamás justificado”. la causa formal (la que hace que el alma sea justa) es “la justicia de Dios”.

    A la luz de lo anterior, las palabras de Fco tal como están -en particular junto a la afirmación de no salir a convertir a los incrédulos, que implícitamente pone en duda la causa instrumental del bautismo- parecen sugerir un punto de vista más parecido al universalismo, es decir, que todos los hombres se salvarán independientemente de su fe o falta de ella, porque Cristo simplemente justifica a todos.

  10. Trento nos recuerda también en el capítulo 14 que los que caen en pecado mortal pierden la gracia santificante – “pierden la gracia recibida de la justificación”- y son restaurados a la justificación por el sacramento de la penitencia, que Cristo instituyó precisamente para darnos una “segunda tabla después del naufragio de la gracia perdida”. En otras palabras, a diferencia del punto de vista protestante “una vez salvado, siempre salvado”, la Iglesia Católica enseña que debemos permanecer libremente en la gracia de Dios y perseverar en ella hasta la muerte; que podemos, en efecto, caer y que podemos ser restaurados a la vida espiritual. Como dice Agustín: “El que te creó sin ti, no te salvará sin ti”. No es una especie de proceso automatizado mecanizado.

  11. Todo esto me recuerda al intento cutre de imponer en el cielo la democracia liberal, por que ellos, lo modernistas lo valen. Imponer a Dios el acceso al cielo por criterios mundanos, por que ellos lo valen., por la cara, es la hora de las rebajas, es el triunfo del pecado, es pisotear la sangre de Cristo. Es el pelotón de los torpes universal, que ascienden al cielo por medio de una reedición de la revolución liberal. Ellos, los que suben son los nuevos dioses, los de la razón y van a imponer la democracia en el cielo. De paso se marginarán a los santos y a los mártires, siempre fueron innecesarios, como lo fueron también las virtudes, como innecesaria fue la Cruz de Cristo.

    1. Ostras, EP. Leí un libro que tuvo cierta polémica en su momento, en la línea de su comentario. Primero hablaba de cópula entre la Virgen María y San José y de hermanos de Jesús. Después del posible lío de Jesús con la Magdalena. Todo muy previsible en esta sociedad de mayo del 68, obsesionada con el sexo. Mes, por cierto, que parece no terminar nunca. Cuando leí que, según él, Cristo no sería nuestro Redentor, dejé de leer. Ahí es donde veo similitud con su comentario. Escrito por un «»teólogo»». Un religioso. Teóricamente, un «»católico»». Sin Fe, obviamente. Se ve que últimamente escasea. Pidamos más Fe porque nos la están robando. La cee no permitió usarlo no sé si en clases se religión y catequesis, pero publicar se publicó.

      1. Es decir, se empieza creyendo que Jesús salvó a todos. La famosa barra libre de cielo para todos de las monjitas de mi cole y de toda una época posCVII, y se acaba creyendo que Jesús no salvó a nadie ‘porque no hacía falta’ (a Dios no le hacía falta eso), según algún teólogo de turno en la línea actual (y antigua) de negar divinidad a Cristo.

        1. Y de ahí, del cielo para todos y de la innecesaria redención de Cristo, viene el cielo para nadie. Ya no se cree. Mundanidad total. Como si este mundo lo fuera todo. En mi familia y personas cercanas lo veo claramente.

  12. Para que haya verdadera fraternidad, la primera condición es que haya verdadera fe en Jesucristo. Conciéndole, conocer también al Padre y al Espíritu Santo. Una vez convertidos, podremos construir esa verdadera fraternidad.

  13. Pues por el primero que debemos rezar es por el propio papa,,, porque no es perfecto,, porque sus errores causan fatales consecuencias, porque es el único papa que existe en el mundo, como ésos padres que solo tienen un hijo,, todo su amor y atención tendrá que encaminarse a rezar por ése único hijo. Recemos por él,, la unión de muchas oraciones puede lograr lo imposible.
    Si gusta o no, será Dios, el que actúe como es debido, nuestros juicios pueden estar errados, y si no lo están,,,, con mayor razón la oración

      1. Estimado Chimo+Vice
        Nuestro muy querido
        Papa Benedicto está bastante mayor,,al fallecer, ¿qué va a pasar? ¿Acaso Dios iba a dejar sin cabeza a la Iglesia? ¿Aceptarías al actual?
        El hombre propone, pero Dios dispone. Ya Él dirá si es si no es, qué pasará,, el papa Benedicto necesita también mucho de oración,,, tan mayor y no tener una vejez tranquila,, pobrecito.
        Yo lo quiero mucho.

  14. Esto es lo que dice exactamente la Biblia de Jerusalen, Jn 14,13:
    «Y todo lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 14.Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.»

    Esto es lo que dice el Papa que dice:
    porque dice: “Yo estoy con el Padre: ustedes pidan y yo lo haré todo. Pero porque el Padre lo hará conmigo”.

    Esto es lo que dice Colosenses sobre la divinidad de Jesús col 2,9:
    «…porque en Él reside corporalmente toda la plenitud de la Divinidad».

    ¿por qué la coletilla «pero porque el Padre lo hará conmigo»? Jesús no dice eso. Dice: yo lo haré!

    Por qué el Papa añade la coletilla?????

      1. Esa sensación me da. Como si quisiera dejar claro q Jesús no tiene el poder, de darnos lo q pedimos, sin el Padre.

        Pero eso no es lo q dice Jesús. Él dice:yo se lo daré.

        Que triste…

        1. ACS tu reflexión es interesante, Jesucristo es Uno con el Padre, por tanto en la carta a los Filipenses dice que Jesucristo tiene poder para someter a su dominio todas las cosas, en la carta a los hebreos dice sostiene todas las cosas con su poderosa palabra, en San Mateo dice que recibido (obvio del Padre) todo poder en el cielo y en la tierra, y hay más pasajes, Jesucristo todo lo puede, obvio para gloria del Padre Todopoderoso.

  15. UN SEGUIDOR DEL MASÓN BUGNINI, ¿REEMPLAZARÁ A SARAH?

    Francisco pretende reemplazar al Cardenal Sarah tan pronto como cumpla 75 años el 15 de junio, aunque Sarah es de las “periferias”, que supuestamente le gustan tanto a Francisco.

    Homme Nouveau de 9 de mayo escribe que Francisco informó a Sarah sobre esto hace varios meses.

    El sucesor de Sarah podría ser el obispo de Tortona, Vittorio Viola, de 55 años, un franciscano que tiene un doctorado en liturgia y fue profesor en Sant’Anselmo en Roma.Fue ordenado en 1993 por su mentor el Obispo Luca Brandolini, 87, discípulo, colaborador y co-hermano del Arzobispo masón Bugnini, el inventor del Novus Ordo.

    1. Brandolini ha estado usando el anillo episcopal de Bugnini que luego pasó a Viola. Después de que Benedicto XVI publicara el Summorum Pontificum, Brandolini le dijo a la web anti-clerical Repubblica.it, (que gusta tanto a Fco pues dijo que la lee a menudo, a la vez que da entrevistas diciendo cosas como el Infi erno no existe y Cristo no fue Dios): “No puedo luchar contra mis lágrimas; este es el momento más triste de mi vida como hombre, sacerdote y obispo”.

      1. Belzunegui,
        El papa ha dicho q Jesús no fue Dios? Podría decirme cuando? Es por lo q he hecho la pregunta en el comentario anterior, pq me ha parecido q ese añadido del Papa negaba, implicitamente, la divinidad de Jesús. Si usted sabe q es así pq lo ha dicho, podría facilitarme, por favor, alguna referencia de donde puedo leerlo o escucharlo.

        Gracias

        1. Entrevistas sin grabadora para que Scálfari, reiteradamente, pueda decir la verdad, como la dice, aunque luego vendrá un desmentido que no desmiente nada, al limitarse a decir que Scálfari no recoge exactamente lo que dijo Bergoglio, pero sin decirnos lo que dijo, porque dijo lo que dice Scálfari.

          1. Sí, el hecho de q no lo desmientan y de q continue concediéndole entrevistas invita a la sospecha

    1. A cualquiera menos al Dios Trinidad de los católicos, esos seres tan rígidos, a los que hay que expulsar de la Iglesia y hasta del planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles