PUBLICIDAD

«No favorezcamos a los soberanistas». El círculo mágico del Papa impone el freno en relación a las misas.

|

(La Verità)- No hay que molestar a quien dirige las maniobras. No podría ser otro que el Papa Francisco, con la autoridad moral de la túnica blanca, quien pudiera silenciar a los obispos italianos, en ebullición contra la negligencia del primer ministro Giuseppe Conte, que está a favor de la pizza para recoger y llevar a casa y no de la Eucaristía en el altar. El desgarro era evidente, la frase «no podemos aceptar ver comprometido el ejercicio de la libertad de culto» escrita en el comunicado de prensa de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) ha recorrido el mundo católico como una descarga eléctrica. Y al descontento de quienes desean ver reabiertos los portales de la iglesia, se ha añadido el de quienes, en las salas del poder del Vaticano, es más sensible a las razones de la política que a las de la doctrina.

Ayer, en el oficio en Santa Marta, el pontífice trató de poner nuevamente las cosas en su sitio y enviar un mensaje, básicamente de paz, a Palazzo Chigi. «En este momento, cuando se comienza a tener disposiciones para salir de la cuarentena, rogamos al Señor que le dé a su pueblo, a todos nosotros, la gracia de la prudencia y de la obediencia a las disposiciones, para que la pandemia no regrese». Una cascada de espuma contra incendios relanzada de inmediato en Twitter, con gran alegría por parte del padre Antonio Spadaro, el asesor del Papa más preocupado por un posible deterioro de las relaciones con el Partido Demócrata y el Movimiento 5 estrellas.

Después de las palabras de Francisco, los obispos guiados por el cardenal Gualtiero Bassetti permanecen con la cerilla encendida, protagonistas de lo que parece ser una huida hacia adelante, incluso si se ha logrado un resultado concreto: obligar a Conte a buscar soluciones alternativas, entre otras la propuesta de realizar servicios religiosos al aire libre ya desde la próxima semana, para evitar reuniones en ambientes cerrados. Los emisarios de la CEI habían hablado durante mucho tiempo con el gobierno, y habían redactado un protocolo muy rígido para permitir que los fieles regresaran a la casa del Señor. Todo esto para ver rechazados sus esfuerzos por parte de los científicos que dominan la escena, por el Comité técnico-científico, con la fórmula burocrática: «Criticidad que no puede eliminarse».

Parecía un tira y afloja de otros tiempos, aunque sin los destellos de las hogueras de la Ilustración. Sin embargo, los obispos simplemente se habían atenido a las órdenes del Papa. Ha sido precisamente el pontífice, hace dos semanas, quien enfatizó fuertemente que «la familiaridad de los cristianos con el Señor es siempre comunitaria, personal, pero en comunidad. Una familiaridad sin comunidad, sin la Iglesia, sin el pueblo, sin los sacramentos, es peligrosa y puede volverse gnóstica. En esta pandemia se comunica a través de los medios, pero no se está juntos. Tenemos que salir del túnel para volver a estar juntos, porque esta no es la Iglesia». El concepto es aún más profundo y frontal que el enunciado por la Conferencia Episcopal, pero Francisco puede permitirse amnesias no concedidas al común de los mortales, especialmente cuando son útiles para la diplomacia.

En esta fase, las relaciones con el primer ministro Conte, con el verdadero receptor de cualquier alta interlocución, que es el jefe de estado Sergio Mattarella, con el círculo interno intelectual “cattodem”, son demasiado importantes para ser cuestionadas por el tema de la reapertura de las iglesias. Esta es la filosofía política de los colaboradores más cercanos de Bergoglio, dispuestos a sacrificar los sacramentos en el altar de la ideología. Y que están comprometidos en dos frentes estratégicos: construir el pedestal de un partido del Papa, propiamente con el actual Presidente del Consejo como referencia parlamentaria, y contar con alianzas italianas para unir los hilos con China con el objetivo de concretar el histórico viaje de Francisco a Beijing, a través de Wuhan.

Para comprender el alcance de la fibrilación causada por el levantamiento legítimo de los obispos, es suficiente extender la mirada hacia los fanáticos de la corriente progresista, que domina en el Vaticano y que está bien representada en los medios. Quien dio el pistoletazo de salida a través del comunicado de prensa de la CEI, aún caliente, fue Chiara Geloni, ex líder de la Acción Católica, anteriormente portavoz de Pierluigi Bersani y directora de Youdem, la TV del Partido Demócrata. Una pregunta retórica a los obispos sobre su blog, alojado por el Huffington Post, lo dice todo: “¿Vale la pena prestarse a la instrumentalización de algún pequeño partido o gran partido, acostumbrado a volar muy bajo, a la de los ateos devotos, a la de los enemigos del Papa Francisco?». No mostrar debilidad, a los pequeños partidos, a los enemigos. Por lo tanto, la política.

Don Dino Pirri, estrella de Twitter e invitado habitual en televisión, símbolo de los párrocos del espectáculo: «Es una reacción emotiva, me hubiera esperado más prudencia. Les explicamos a los fieles que esta privación debía ser vivida con serenidad, ahora se convierte en un abuso». La belleza de la privación en ayuda del gobierno, por lo tanto, política. Un ejemplo evidente del contraste proviene de Milán. Don Mario Longo, conocido párroco de la Santísima Trinidad (área de Sarpi, barrio chino): «El estado no puede decirle a la Iglesia que no ejerza su misión pastoral». En el Corriere della Sera, Don Luigi Caldera, guía de la comunidad Virgen del Rosario de Cesano Boscone y compañero de estudios del arzobispo Mario Delpini, responde. La motivación es estremecedora: «En Corea, la Iglesia ha desaparecido durante 200 años y la fe se ha mantenido. No nos dejemos instrumentalizar por la política». Siempre la misma obsesión.

En la confrontación entre poderes, se olvida la libertad de los católicos (y de los laicos).

El golpeteo de las espadas cruzadas entre el gobierno y la Conferencia Episcopal acalla un murmullo más sumiso: el de los fieles católicos a quienes les gustaría poder regresar a sus parroquias para participar en la Eucaristía. En la agitación producida por el intercambio de cortesías en la prensa y en los medios, se corre el riesgo de perder de vista el tema principal: reabrir las misas al pueblo no es simplemente una forma de reafirmar, por parte de la Iglesia, un peso político. Es una exigencia verdadera y profunda, que va más allá de las tensiones con los soberanos y los pactos establecidos en voz baja con Giuseppe Conte.

Nos convertimos en Iglesia, recordaba Joseph Ratzinger, «no a través de pertenencias sociológicas, sino a través de la inserción en el mismísimo cuerpo del Señor, a través del bautismo y la Eucaristía». Nos convertimos en Iglesia participando en la misa. Porque esa comida compartida por los fieles es el momento exacto en el que -como escribía Carl Gustav Jung-, «por un instante la vida de Cristo, eternamente presente más allá del tiempo, se hace visible y fluye en la sucesión temporal». Cristo está allí, en presencia de los fieles: ¿realmente tiene sentido evitar un encuentro así de inmenso?

Para algunos, obviamente, todo esto no tiene importancia. Para los laicistas de Micromega, por ejemplo, la comunidad de los fieles «es parte integrante de una comunidad más extensa, la civil, de la cual todo sujeto institucional, incluyendo a la Iglesia Católica, es responsable». Es por eso que las indicaciones del gobierno sobre el cierre «no son posibles de derogar en nombre de ninguna autonomía o garantismo». En el debate sobre las misas, sin embargo, no solo se debate la autonomía de la Iglesia Católica y el poder del ejecutivo. Aquí hay mucho más en juego que la antipatía de ciertos círculos eclesiásticos por Salvini y Meloni, o que las ambiciones de la Comunidad de San Egidio. Hablamos de la plenitud de los seres humanos, que afecta tanto a los católicos como a los no creyentes. En los hechos, estamos permitiendo que un «comité técnico-científico» y algunos grupos de interés político tomen decisiones muy importantes que ciertamente tienen que ver con la salud del cuerpo, pero también con el cuidado del alma.

Aceptando la separación de los afectos más queridos (a los que ahora se nos permite volver a acercarnos, no antes de que hayan pasado el grotesco tamiz de la “estabilidad”) y al renunciar a los ritos más sagrados, hemos permitido que el gobierno nos divida en dos. Como ha escrito Giorgio Agamben, «hemos escindido la unidad de nuestra experiencia vital, que siempre es inseparablemente corporal y espiritual al mismo tiempo, en una entidad puramente biológica, por un lado, y en una vida afectiva y cultural, por el otro».

Esta escisión nos impide vivir una vida «auténticamente humana». Nos condena –Ivan Illich ya lo intuía- a una «supervivencia anestesiada, impotente y solitaria en un mundo transformado en un pasillo de hospital». Se aplica a todos, no solo a un puñado de católicos y a algunos sacerdotes. Al permitir que sean los técnicos o los administradores inspirados por ellos quienes determinen nuestra relación con la fe y lo sagrado, nos privamos de una parte fundamental de humanidad. Nos comportamos como si la existencia se redujera a la mera supervivencia del cuerpo.

Hace ya mucho tiempo que esta concesión distorsionada de la vida domina el horizonte, especialmente desde que imperan la ansiedad por la salud y la obsesión por obtener «mejores prestaciones». De esta manera, el hombre queda reducido a una máquina, y la técnica puede continuar su marcha triunfal. El problema es que, si hemos llegado a este punto -es decir, una pandemia global-, también ha sido por vía de la arrogancia de un progreso que se basa solo en la eficiencia y los beneficios. En nombre de la eficiencia y de los beneficios, los pequeños agricultores chinos han sido confinados a los mercados mojados, desde donde se originó la enfermedad. En nombre de la eficiencia y los beneficios, hemos recortado la cantidad de camas disponibles en la sanidad pública, hemos cesado la producción en el país de mascarillas, incluso hemos cimentado todo el edificio europeo sobre la ley de «las pérdidas y las ganancias».

Si pensamos en construir un futuro radiante sobre estos mismos cimientos -es decir, descuidando la vida «auténticamente humana», dejando de lado lo sagrado y limitando la verdadera libertad-, no hacemos otra cosa que engañarnos a nosotros mismos. Al confiar la gestión del alma a los «comités» y los autócratas improvisados, seguramente podremos volver a «la vida de antes». Pero es la «la vida de antes» la que nos ha conducido a la situación en la que estamos ahora.

 

Publicado por Giorgio Gandola y Francesco Borgonovo en La Verità.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

53 comentarios en “«No favorezcamos a los soberanistas». El círculo mágico del Papa impone el freno en relación a las misas.
  1. Jaja, “la misa, esa comida compartida por los fieles”. No escarmientan, siguen erre que erre con el cuento de que Cristo vino a poner una comida judeo protestante asamblearia porque es la literalidad de la sola escritura que no explica las partes de ningún rito. Lo que hizo fue abolir la cena, por eso fue la última además del sacrificio de la antigua alianza para sustituirlos por el sacrificio de la cruz, que es lo único que hay en la misa católica.¿ qué tendrá que ver una comida con un ajusticiamiento de pena de muerte en la cruz? En dónde se conecta una idea con la otra? Terminada la cena, tomó pan, dice el misal.

    1. Si la misa es una comida, las cenas y asambleas pueden posponerse y los comensales quedarse en sus casitas.
      Es el sacrificio perpetuo redentor de la cruz muy difícilmente mostrado en el novus ordo el que ningún obispísimo está autorizado a suprimir, pues no es suyo.

        1. “El altar, en torno al cual la Iglesia se reúne en la celebración de la Eucaristía, representa los dos aspectos de un mismo misterio: el altar del sacrificio y la mesa del Señor, y esto, tanto más cuanto que el altar cristiano es el símbolo de Cristo mismo, presente en medio de la asamblea de sus fieles, a la vez como la víctima ofrecida por nuestra reconciliación y como alimento celestial que se nos da.” (N. 1383).

          1. 1382 “La misa es, a la vez e inseparablemente, el memorial sacrificial en que se perpetúa el sacrificio de la cruz, y el banquete sagrado de la comunión en el Cuerpo y la Sangre del Señor.” CATECISMO IGLISIA CATOLICA

          2. ” Lo que el alimento material produce en nuestra vida corporal, la comunión lo realiza de manera admirable en nuestra vida espiritual. La comunión con la Carne de Cristo resucitado, “vivificada por el Espíritu Santo y vivificante” (PO 5), conserva, acrecienta y renueva la vida de gracia recibida en el Bautismo. Este crecimiento de la vida cristiana necesita ser alimentado por la comunión eucarística, pan de nuestra peregrinación, hasta el momento de la muerte, cuando nos sea dada como viático.” (1392)

          3. Bula Auctorem Fidei punto 33: se condena la proposición del Sínodo de Pistoya por la que manifiesta desear que se quiten las causas por las que en parte se ha introducido el olvido de los principios que tocan al orden de la liturgia, volviéndola a mayor sencillez de los ritos, exponiéndola en lengua vulgar y pronunciándola en voz alta , como si el orden vigente de la liturgia, recibido y aprobado por la Iglesia, procediera en parte del olvido de los principios por que debe aquélla regirse. Proposición temeraria, ofensiva de los piadosos oídos, injuriosa contra la Iglesia y favorecedora de las injurias de los herejes contra ella.

        2. Otra lecturilla pero del punto 121 del catecismo de juan pablo II: “…porque la Antigua Alianza no ha sido revocada.”
          Por eso Benedicto concluye que los judios no necesitan covertirse para salvarse.
          Como nunca fue revocada, sigamos con la cena judía y el menorá sobre el altar
          Leete tú mejor el catecismo de la Iglesia católica que es el de Trento y el de san Pio X cuando hablan de la misa y déjate de cuentos.

          1. Respecto del N 121 del CIC no diga tonterías. Habla de la vigencia de los libros del Nuevo Testamento como parte de la revelación. Como parte de la Biblia. No somos una Iglesia exclusivamente neotestamentaria. En Cristo la revelación llega a su plenitud, pero llega a su plenitud a través de la historia sagrada y los libros veterotestamentarios.

            Menudo martillazo le ha dado al Catecismo!!!

          2. Por favor, léete los tú. No creo que el Catecismo de San pio V lo halla leído menos de 10 veces!!! Con toda humildad te lo digo … para que no digas tonterías.

        3. Bula Auctorem Fidei, Pio VI, punto 33: se condena la proposición del Sínodo de Pistoya por la que manifiesta desear que se quiten las causas por las que en parte se ha introducido el olvido de los principios que tocan al orden de la liturgia, volviéndola a mayor sencillez de los ritos, exponiéndola en lengua vulgar y pronunciándola en voz alta , como si el orden vigente de la liturgia, recibido y aprobado por la Iglesia, procediera en parte del olvido de los principios por que debe aquélla regirse. Proposición temeraria, ofensiva de los piadosos oídos, injuriosa contra la Iglesia y favorecedora de las injurias de los her e je s contra ella.

    2. Tu Uno. no quieres enterarte de las cosas, el Sacrificio y la Cena son partes INSEPARABLES de la Sta. Misa: El Sacrificio s lo más importante pero no puede separarse de la Cena. En la Cena se actualiza el Sacrificio y se hace presente Jesucristo en cuerpo, sangre, alma y divinidad para unirse en comunión a los fieles. Por eso es más consecuente con lo dispuesto por Cristo la Misa Novus Ordo que la antigua, porque el Señor se hace presente en la Eucaristía, EN MEDIO entre el celebrante y los participantes. Todo esto no tiene nada que ver con los protestantes y está perfectamente explicado por Benedicto XVI en la encíclica Sacramentum Caritatis,
      Pero vosotros tenéis que seguir dando la mandanga para tratar de justificar una desobediencia soberbia y lamentable.

      1. Hay que reconocer que Uno es siempre mucho más convincente. La palabrería del Concilio me recuerda a las monsergas de las teles y los medios de comunicación, amaestrando a un tropel de borregos que se empujan disputándose rítmicamente cada metro de terreno…

      2. «Nuestro Salvador, en la Ultima Cena, la noche en que él era traicionado, instituyó el sacrificio eucarístico de su cuerpo y sangre, con el cual iba a perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el sacrifico de la cruz y a confiar así a su Esposa, la Iglesia, el memorial de su muerte y resurrección: sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de caridad, banquete pascual, en el cual se come a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria venidera» ( Const. De sacra liturgia c. 2. n. 47: AAS 56 (1964) 113.) Citada en la Encíclica MISTERIUM FIFEI de SAN PABLO VI.

      3. El pa pa Pio XII explica perfectamente lo que es y lo que no es la misa en la Mediatro Dei. Trento ya se convocó para condenar la cena protestante de Lutero. Si los pa pas posteriores no entienden lo que es la misa, es su problema.

        1. Debería leer la Mediator Dei con más atención. N53 trata que la Iglesia es una sociedad que se basa en el respeto a la autoridad y a la jerarquia. Y lea el punto 59. La liturgia está sometida a la autoridad eclesiástica. No cité sin leer. Es peligroso.

        2. La Mediator Dei con todo respeto lo que trata es el sacerdocio. Lo que trata sobre la liturgia está únicamente referido al sacerdocio. Como dice la encíclica, trata sobre la continuidad del sacerdocio De Cristo en su cuerpo místico, que es la Iglesia.

      4. El cacao mental que tienen los modernistas, el sacrificio de la cena, je je je je, y es que no saben que inventar con tal de quitar de en medio el hecho de la Redención por medio de la muerte de Cristo en la Cruz. I ya de paso, convertir la Eucaristía en el postre de una comilona pagana como cualquier otra. Tomád y bebed todos de el, por que esta es mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados, haced esto en conmemoración mía. Hay que ser muy canallas para comparar y anteponer a estas palabras, que son el misterio de la Redención, con una cena, la última, por cierto.

        1. Tan “canallas” como el Papa Benedicto XVI que hace de estas palabras del Señor el centro de la Cena e incluso del BANQUETE eucarístico. (Sacramentum caritatis, 31).
          Tu si que lo eres, EP miserable.

          1. Que si hombre, la cena como sacramento, el sacramento de la cena, el sacrificio de la cena, la misa de la cena. No hay mayor herejía que considerar sacramento los restos desabridos de un banquete, por que santa solo lo fue la santa cena, nada más. No está ahí nuestro sitio, Lo nuestro es el sacrificio de la misa, la conmemoración de la Pasión y muerte de Cristo en la Cruz para el perdón de los pecados, y la institución de la Eucarístía, nada más y nada menos. Lo vuestro no es ni santa cena, lo es de los que viven en una atmósfera turbia, como de taberna al final de una noche crapulosa. El denigrar todo lo santo. Allá vosotros…..

        2. “por los muchos” como muy bien recuerda S.S. Benedicto XVI. Señor EP, no haga el ridículo intentando hablar de lo que no sabe.

          1. De pequeño se decía; “por todos los hombres”. Entonces yo era una oveja cándida, cuando era monaguillo, pero nunca fui un borrego, fue pasando el tiempo y los modernistas fueron cambiando tantas cosas, en este caso de la liturgia, pero yo seguí rezando como antaño. Ya le digo, era oveja no borrego. Ahora rezo, perdónanos nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y es que pensé, en tiempos de tribulación no hagas cambios. Después a la oveja empezaron a salirle colmillos, sería un lobezno, no sé, pero prefiero ser lobo ahora, que cabrón modernista. Qué le vamos a hacer.

    3. No hay alegría y gozo por la resurrección? Solo muerte, sacrificio y dolor.
      Yo prefiero a Cristo resucitado y que está sentado a la derecha del padre y la alegría de que así es.

  2. La misericorditis de cielo para todos y sacramentos para todos cuando a mí me dé la gana, no es que haya quedado con el culo al aire; es que ya lo estaba. El coronavirus lo ha puesto en evidencia, todavía más. Su encefalograma plano ya lo era; ahora aún es más patente. Bergoglio está desnudo. Ya lo estaba, pero ahora todavía más, sin paños menores. Su imagen es patética. Se la ha ganado a pulso. Los pocos que le quedan en derredor ya no se atreven a decirle que viste de gala. Ya piensan en el siguiente, para seguir ocupando sus puestos de pelotas oficiales. Señor, apiádate de tu Iglesia. Ven a socorrernos.

    1. Bienvenidoa a una nueva edicion delPrograma SABER ENGAÑAR. Un espacio presentado y dirigido por Bergy, con la intervención de su “amiga invisible” ESTHER, y la colaboración de UNO, que es él mismo.

      Nuestro presentador ya ha hecho las abluciones matinales, y las oraciones para que seamos llevados todos los que no pensamos como él.

      1. Recuerden el lema del programa, soloexiste un Dios, y Belzy es su único profeta.

        Hoy toca la version Kidds. El Papa se ha quedado con el culo al aire, desnuda. Anteayer, a los del Opus se les hizo el culo sifón. Y los aficionados a utilizar el … para otras cuestiones, Belzy siempre los tiene presentes.

        Quedamos a la espera de que la paranoia del dia concrete el tema de los debates, y devolvemos la conexión a Belzy y su corte celestial.

        Un saludo desde la puerta de la Campana.

  3. Jesucristo, hijo de Dios vivo, se inmoló una sola vez y cargó en la cruz por nuestros pecados para si. La celebración de la eucaristía recuerda ese hecho trascendente y único que no tiene sentido se vaya repitiendo en cada misa en manos de humanos pecadores, pues rebajaría y haría inútil el sacrificio por el celebrado, si constantemente tendría que repetirse en cada celebración,y ¡vaya celebraciones hacen algunos!. Es la cena del señor el recuerdo de ese día único acaecido para nuestra salvacion, y el pan y vino símbolos de recuerdo vivo de aquello. Por cierto, lo de tomar el vino por los cristianos católicos…como que se lo hurtan olvidan. Sólo el oficiante lo toma, cuando el mandato de Dios es neto, y sin zarandajas interpretadas a posteriori por los hombres. Pa y vino juntos y siempre no una especie. Pero a esto tampoco atienden.

    1. No sea ignorante. El cristiano razonable sólo es y puede ser católico. La Eucaristía no recuerda nada, sino que hace presente a Cristo.

        1. Es mucho más que memorial: El sacrifico de Jesucristo y el sacrificio de la Eucaristia son una misma cosa. Catecismo 1367. La Misa es la renovación del sacrificio de la Cruz. Decir que es memorial, es confuso, porque mucha gente lo ha interpretado como un “recuerdo” y esto no es católico.

          1. El memorial es una de sus facetas. Es renovación incruenta del sacrificio De la Cruz, es la cena pascual…. para tratar todos los aspectos acuda al Catecismo De la Iglesia Catolica. Es magistral.

  4. Francisco continúa, desde su obligado encierro y ausencia de actividad pública, enviando proclamas de salarios universales y defensa de los trabajadores. Al comienzo de la epidemia alertó sobre los malvados empresarios que se dedican a despedir a los trabajadores y hasta los privan de todos sus derechos. El Vaticano, con firma y orden directa de Bergoglio, despide a cinco de sus empleados que se encuentran envueltos en un proceso en el tribunal único del Vaticano por la compra de un inmueble en Londres.

    1. Para cualquiera que conozca mínimamente los mecanismos internos del Vaticano es clarísima la falsedad de estas acusaciones. Es imposible que las cinco personas acusadas, suspendidas y ahora despedidas, tomarán semejante decisión y la pudieran ejecutar sin la firma de sus ‘superiores’. Aquí hay gato encerrado y antes o después se hará público. La decisión del Papa Francisco es injusta y pisotea los mas elementales derechos de presunción de inocencia, presupone la culpabilidad y aplica un castigo en hechos más que dudosos, ni juzgados, ni probados. Son las formas y los estilos del Vaticano que en este pontificado se han elevado de tono y han alcanzado una desfachatez ilimitada.
      Gracias Specola por una apreciación tan certera, tan convincente.

      1. Como Vd es un Monseñor Vaticano, quien mejor que Vd para explicarnos los mecanismos internos del Vaticano !! Y Specola I el conspiranoico debería ser Maestro de ceremonias, o director del coro, para dirigirle a Vd.

  5. EL VATICANO INVITA A LOS CRISTIANOS A UNIRSE AL RAMADÁN

    El mundialmente conocido erudito islámico Robert Spencer dijo “En el Islam, la acción más justa de todas es la yihad, que implica principalmente la guerra contra y la subyugación de los no musulmanes. Un hadiz hace que un musulmán le pregunte a Mahoma: “Instrúyeme en cuanto a un acto que iguale a la Jihad (en recompensa)”. Mahoma respondió: ‘No encuentro tal acto’ (Bujari 4.52.44)”, explicó Spencer.

    Unir Verdad y mentira, como desea Bergoglio, es un imposible. Sólo es posible unir su mentira con otra mentira.

      1. Son los mismos musulmanes que llevan XV siglos praticando la guerra santa o “Yihad”. Hay historiadores que cifran en 500 millones de personas, las victimas de la Yihad en estos XV siglos. No es Belzunegui. Algunos no os quereis enterar.

        1. Sobre todo si son del Opus Dei, en el que todavía quedan residuos de papolatría, pero en estos residuos la papolatría es al cubo y la ceguera todavía más elevada.

          1. Que fijaciones tienes!!!! Sabes lo que es Papolatra para ti? Reconocer a todos los Romanos Pontífices. Sabes lo que no es Papolatra para ti: elegir a los que te convienen. Frente a nuestra Papolatria, tu Egolatría, tu designas quien es el Romano Pontifice.

            Cuando se pide por el Romano Pontífice en el canon de la misa, por Francisco, que haces? Es pura curiosidad.

            Por cierto, a ver si encuentras algún Papolatra y del opus. Lo primero por que lo llamas tú, será. Lo segundo ni aunque lo diga su divina autoridad. Y algún pontificida del opus, hay por aquí?

  6. Vaya elemento este EP, y yo que le creía ortodoxo. Menudo plantel de cismáticos. Para estos hasta Juan Pablo II es modernista. Hay que rezar por estos obtusos, porque lo llevan claro.

      1. Reportaje sobre supuestas misas clandestinas en Granada, por el diario el Mundo. La foto que aparece de una ceremonia religiosa, corresponde, aunque no se diga, a la iglesia de San Ildefonso, gestionado por el Opus Dei desde hace muchos años. Esto le debe interesar a Belzunegui y a Joaquín.

  7. Había una radionovela allá por los 70 que se llamaba Simplemente María, ahora se llamaría Simplemente Cobarde (y ya saben Ustedes a quien me refiero). Belzunegui sigue en tu línea, los papanatas y modernistas no prevalecerán porque sus estúpidos buenismos relativistas no están fundados sobre harri (tú ya me entiendes) sino sobre arena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles