PUBLICIDAD

La Casa Blanca consulta a los obispos que han retomado las misas públicas

|

(Aciprensa)- En los Estados Unidos, la Casa Blanca consultó con cuatro obispos católicos que han reincorporado a las Misas públicas, debido a que el Gobierno considera emitir pautas para la reapertura segura de iglesias y servicios religiosos durante la pandemia de coronavirus.

Múltiples fuentes confirmaron a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que funcionarios del Consejo de Política Nacional de la Casa Blanca y los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) realizaron una serie de conferencias telefónicas con obispos de tres estados el martes y miércoles.

Los obispos de Las Cruces (Nuevo México), Lubbock (Texas), y Billings-Great Falls y Helena (Montana), hablaron con funcionarios gubernamentales que solicitaron comentarios sobre la reanudación del ministerio público por parte de las diócesis, pero alineadas con las órdenes estatales de salud pública.

La iniciativa provino de la Casa Blanca, indicaron fuentes familiarizadas con los diálogos a CNA.

Durante las llamadas del martes y miércoles se describieron varias políticas implementadas en las diferentes diócesis, incluidas medidas adicionales para mantener el distanciamiento social dentro y fuera, y para la distribución de la Comunión. Los funcionarios también subrayaron ante los obispos la ambición del Gobierno de reabrir los templos cuando se pueda hacer de forma segura.

El 15 de abril, la Diócesis de Las Cruces emitió pautas que estipulaban que las Misas podían reanudarse tanto al aire libre como dentro de los edificios de la iglesia y cumplir con los requisitos estatales sobre distanciamiento social. La Diócesis de Lubbock distribuyó sus propias directrices el 22 de abril, incluidas las disposiciones para restablecer el acceso a la Comunión.

En sus propias declaraciones públicas, la semana pasada, los dos obispos de Montana, el de Helena, Mons. Austin Vetter; y de Billings-Great-Falls, Mons. Michael Warfel, también emitieron su propia guía para la reapertura gradual de iglesias alineada con los planes anunciados por el gobernador.

El miércoles 29 de abril Mons. Michael Warfel, de Billings-Great Falls, le dijo a CNA que participó en una llamada con varios otros obispos y funcionarios de la Casa Blanca ese día durante la mañana.

“Estaba en una llamada telefónica esta mañana temprano con el director y el subdirector de política interna de la Casa Blanca, y estábamos compartiendo nuestras experiencias [reinstituyendo Misas públicas]. Estaban muy interesados ​​en nuestra experiencia y lo que estábamos haciendo”, comentó.

Las llamadas fueron coordinadas a través de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) a pedido de la Casa Blanca, dijeron las fuentes de CNA, pero la conferencia de los obispos no desempeñó un papel activo en las discusiones.

Cuando CNA se contactó para saber de las llamadas, los portavoces de la Casa Blanca se negaron a comentar. Tampoco se recibieron llamadas de vuelta de la USCCB al momento de esta publicación.

Mons. Peter Baldacchino, de Las Cruces, quien fue el primer obispo de Estados Unidos en anunciar la reanudación de las Misas públicas durante la pandemia de coronavirus, dirigió un comunicado a CNA confirmando que había participado en una llamada, pero se negó a dar más detalles sobre la discusión.

“Fui contactado por algunos funcionarios de la Casa Blanca y estoy agradecido por su preocupación por la libertad religiosa y la reanudación responsable del culto religioso. Siempre estoy abierto y agradecido por el diálogo con los líderes cívicos, independientemente de la fiesta”, indicó.

“Espero que aún más funcionarios gubernamentales, especialmente a nivel estatal, lleguen a reconocer la naturaleza esencial de la fe y la adoración. Sigo rezando para que Dios conceda sabiduría y discernimiento a todos nuestros líderes gubernamentales”, agregó.

Durante las llamadas, según varias personas familiarizadas con las conversaciones, los funcionarios del Gobierno expresaron su esperanza de poder apoyar a las comunidades religiosas con “orientación sensible y respetuosa” para ayudar a restaurar la adoración pública “tan pronto como sea posible”, y pidieron detalles de las directrices locales emitidas por los obispos.

Los obispos destacaron su deseo de cumplir con las reglamentaciones de salud pública a nivel estatal y enfatizaron la necesidad de proteger a las poblaciones en riesgo, incluidas las personas mayores. Al mismo tiempo, los obispos dijeron que estaban comprometidos a responder a las necesidades espirituales de los católicos locales.

“Estamos siendo cautelosos”, dijo Mons. Warfel sobre sus propios esfuerzos para restaurar el ministerio sacramental.

“Tenemos protocolos y restricciones, esta no es una operación llave en mano en la que una parroquia solo puede abrir las puertas y decir ‘todos pueden entrar’, porque hay restricciones definitivas”, dijo.

En las llamadas, los funcionarios de la Casa Blanca conversaron de la importancia de las designaciones de iglesias del gobierno estatal como “esenciales” o “no esenciales”, y preguntaron sobre la respuesta de los sacerdotes y las personas en las diócesis a los anuncios de que las Misas públicas se reanudarían.

Los funcionarios de políticas también discutieron ideas sobre otras formas posibles de aumentar el número de personas que podrían asistir a Misa a la vez, incluida la aplicación de espacios más amplios para las reglas de distanciamiento social entre familias, que podrían estar sentadas en un grupo.

“He continuado la dispensa de las obligaciones de los domingos y días festivos, y eso continuará hasta que lleguemos a la fase tres [del plan de reapertura del gobernador], y he alentado a aquellos que son un poco más vulnerables a que continúen en su hogar o tal vez consideren asistir a eventos más pequeños, tal vez una Misa entre semana”, dijo Mons. Warfel.

Al mismo tiempo, dijo que la ausencia de una vida parroquial regular se ha sentido intensamente por los católicos locales.

“Las iglesias deben tener el espacio necesario y tener asientos acordonados [para imponer el distanciamiento social]. Esa es a menudo la parte más difícil para las personas: no poder sentarse al lado de sus amigos y vecinos, es una verdadera dificultad. Las personas necesitan personas, eso es parte de la comunión, la reunión del cuerpo de Cristo para recibir el cuerpo de Cristo”.

Mons. Warfel dijo a CNA que, si bien gran parte de la conversación se centró en la reanudación de las Misas públicas, también se habló de los funerales, otro ministerio que es vital para la vida de los católicos.

“En algunas áreas no hemos podido tener nada más allá que un solo servicio de entierro; estamos hablando de un momento muy emocional y sensible en la vida de una familia. Si no puedes asistir a una Misa fúnebre, es muy, muy difícil”, expresó.

De acuerdo con los involucrados en las llamadas, se les preguntó a los obispos si considerarían útil que los CDC proporcionaran pautas y sugerencias para que los líderes religiosos las consideren al reabrir iglesias de acuerdo con las leyes estatales.

La agencia AP informó esta semana que las directrices preliminares de los CDC para grupos religiosos se encuentran esta semana en la Casa Blanca para su revisión.

“Creo que solo buscaban orientación. No sé con quién hablaron, pero mi orientación es principalmente a nivel estatal, no federal”, dijo Mons. Warfel a CNA.

También dijo que, si bien los obispos debían tomar las decisiones finales para sus diócesis, la consulta era importante. Además de tomar el consejo de sus propios sacerdotes y autoridades civiles locales, Mons. Warfel dijo que los obispos de su región (USCCB Región XII) habían establecido una conferencia por llamada el martes para compartir ideas.

“Todas estas áreas son muy diferentes”, dijo, y señaló que las circunstancias locales eran importantes a considerar frente a las opciones para restaurar la vida sacramental.

Al contrastar su propia experiencia en Montana con las áreas urbanas más afectadas por el coronavirus, como la ciudad de Nueva York, el obispo señaló que “en gran parte de mi diócesis no tenemos casos confirmados”.

“Lamentablemente, hemos tenido algunos casos aquí [en la ciudad de] Great Falls, pero la mayoría de los condados son rurales, en algunos de ellos la población de vacas es mayor que la población de personas”, acotó.

Durante las llamadas, los funcionarios de la Casa Blanca explicaron que cualquier orientación futura sería de amplio alcance y no buscaría dictar conducta religiosa litúrgica o ritual específica, como la recepción de la Comunión.

Se les dijo a los obispos que los Centros para el Control de Enfermedades esperaban que la emisión de orientación podría ayudar a informar a los líderes estatales y locales sobre la naturaleza “esencial” de la práctica religiosa, al tiempo que permitía respuestas localizadas al coronavirus y proporcionar “parámetros útiles” para el estado y gobiernos locales que intentan salvaguardar la salud pública.

También se les dijo a los obispos que el Gobierno esperaba ver una conversación entre los obispos y los líderes civiles para alentarlos a ser más “atrevidos” en los esfuerzos para promover la “importancia crucial” de la fe religiosa y su práctica en la vida cotidiana.

Funcionarios de la Casa Blanca también dijeron a los obispos que el fiscal general había emitido recientemente un memorando en el que se informaba que el Departamento de Justicia estaría prestando mucha atención a cualquier posible violación de las libertades civiles por parte de los gobiernos estatales y locales.

Le dijeron a los obispos que el fiscal general actuaría si hubiera evidencia de aplicación “innecesariamente agresiva” de medidas de salud pública contra comunidades religiosas.

Publicado en Aciprensa. Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

3 comentarios en “La Casa Blanca consulta a los obispos que han retomado las misas públicas
  1. Un presidente tan criticado y visto como un salvaje, y tiene más entrañas que el educadito de francia.
    Un país donde el catolicismo no es mayoría, y sin embargo
    muestran respeto por otras creencias contrarias a las dominantes , y el otro católico de corazón y masónico de mente, y demente también, pues quieren que la fe se vaya enfriando

  2. Trump consulta a los obispos; Bergoglio hace como que consulta, con sinodalidades a su medida, para imponer lo que le da la gana, cuanto más anti católico mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles