Obispo italiano: “Impedir el culto es dictadura”

|

Mientras la Conferencia Episcopal Italiana se indigna con el gobierno, que sigue sin permitir el culto público en la Fase 2 de la lucha contra la pandemia, y el Papa, en cambio, pide a los italianos que obedezcan a las autoridades, el obispo de Ascoli lanza un durísimo ataque contra el gabinete Conte.

Rezar es un derecho de la gente”, asegura Giovanni D’Ercole, obispo de Ascoli, en un vídeo publicado en la web Affaritaliani.it. “Es propio de una dictadura arbitraria impedir el culto, que es uno de los derechos fundamentales, y en esto no se puede transigir”.

D’Ercole no hace más que poner en palabras duras la frustración del episcopado italiano, que estaba convencido de que su plan para volver al culto público manteniendo la seguridad sanitaria sería aceptado por el gobierno de Giuseppe Conte e incorporado a la apertura parcial de la Fase 2. “Ha sido una ducha de agua fría”, señala el obispo en el vídeo. “Parecía que habíamos llegado a un acuerdo. Pero las palabras de Giuseppe Conte han sido un palo en las ruedas que ha bloqueado un diálogo que era sincero”.

Debemos mirar las cosas con objetividad: la iglesia no es el lugar de los contagios, no hay que tolerar que se propague esta idea”, insiste D’Ercole. Y luego, dirigiéndose al comité científico que asesora al gobierno y tras el que se escuda el primer ministro: “Pero, ¿quién os ha dicho que la iglesia sea un lugar de contagio? Nuestra experiencia nos dice que la iglesia no es el lugar de contagio. Y, además, somos personas serias, nos importa la salud de la gente”.

El episcopado italiano, y monseñor D’Ercole especialmente, se suma así al creciente clamor de los pastores que piden o exigen la vuelta al culto público como derecho fundamental vulnerado, que se puede ejercer sin aumentar los riesgos de la pandemia.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
12 comentarios en “Obispo italiano: “Impedir el culto es dictadura”
    1. Completa.

      Es un testeo de lo que se podrá o no hacer con la Iglesia. Si se permite, solo será el comienzo de una persecución sin medida.

  1. Tenían que haberse opuesto desde el principio. Transigieron y ahora el poder civil se crece. Si las iglesias no son lugar de contagio, ¿ por qué se dieron tanta prisa en cerrarlas, el papa el primero? ¡Dejadlas abiertas de par en par y que acudan los fieles que quieran! Si voy al supermercado como un astronauta ya me cuidaré de protegerme para ir a la iglesia. Fueron cobardes y ahora ya va a ser más difícil cambiar de actitud.

  2. Bergoglio, para apoyar a Conde y a su gobierno anticatólico, ataca a los obispos y su Secretaría de Estado y, de infiel cual es, se decanta por privar al pueblo fiel de los sarcramentos. Hoy invita a la prudencia, pero el 23 de febrero, en plena emergencia, cuando tenía que hacer su discurso cargado de odio político en Bari, ante 40 mil personas, se jodía de la prudencia. El mismo hipócrita, enemigo de los cristianos.

    Antonio Socci Facebook

  3. A ver si se van rebe lando los obispos contra las dicta duras, en especial la francis quita, la más terr ible, tem ible y demo ledora para la Iglesia.

  4. copiado de un blog:»Si la misa por youtube es misa y la comunión espiritual, comunión, entonces los billetes que echaré en el cepillo serán del Monopoly y mis donativos…, espirituales. Como ahora algunos han descubierto que la Iglesia es doméstica, pues eso, así cumpliré con el mandamiento de la Santa Madre Iglesia.

  5. Bergoglio no es ninguna roca, ni siquiera arenas movedizas. Es todo vaporoso, etéreo, volátil. Un fraude. El mayor de la historia.

  6. Es que ésto llegó «mientras dormíamos»
    Por primer vez en la historia, abarcó el mundo entero, estábamos en desventaja y todo pasó como cuando surge una guerra, que dicen que su primer arma es la desinformación, las mentiras y verdades revueltas. La que más golpes lleva es la Iglesia.
    Es como si le hubieran dado un knockout,,, claro que se tambaleó,,, tal vez por éso se tardaron sus sacerdotes en reaccionar,, no fue un golpecito cualquiera.
    Ahora, ya es hora.

  7. ¡Hasta ahora se van dando cuenta de la temeridad que cometieron al cerrar el culto público!, ni somos los católicos como colectivo los que causamos o propagamos el coronavirus, ni quitar la misa iba a parar la enfermedad. Ahora quieren que vuelva la misa y ya los gobiernos están felices que no haya Iglesia… entre otras, se van a morir de hambre, porque seguro que mucho de su sustento provenía de la parroquia. Por mi parte, en adelante; mis recursos; solo a los pastores que se mantuvieron firmes en la Fe católica y no actuaron cobardemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles