PUBLICIDAD

La gran pandemia mundial es el aborto legal, denuncia un obispo italiano

|

¿Qué pasaría si la atención que prestan los medios a informar puntualmente cada día sobre los muertos y afectados por la pandemia de coronavirus se aplicase al aborto legal, que mata cada día a decenas de miles y ha acabado ya con la vida de millones?, se pregunta en la página diocesana online el obispo emérito de Ventimiglia-Sanremo, Alberto María Careggio. Esa es, dice, la gran pandemia mundial.

Una enorme pandemia, un ‘virus’ terriblemente letal que causa cada año seis millones de muertos: el aborto legal. Así se expresa el obispo emérito de Ventimiglia-Sanremo, monseñor Careggio. Y es una pandemia que, además, “mata la conciencia de quienes la practican y la de los gobernantes que, al legislar, pretenden eliminar el horror del asesinato”.

Escribe Careggio: “Legalizar no significa para nada moralizar una acción que es contra la vida: se dice popularmente que [el aborto] clama venganza delante de Dios; ¡y bien, es así! El heroísmo de todos aquellos que hacen lo posible para salvar la vida de otras personas con el riesgo propio es más edificante. Eso enuncia que el mal no tiene la última palabra. De la catástrofe y los escombros de esta pandemia, debemos esperar el despertar de esos valores humanos y cristianos, de amor y solidaridad, de altruismo y generosidad, de compasión y ternura, adormecidos, pero no desaparecidos: son y continúan siendo la marca de la mano de Dios que él quería crear al hombre a su imagen, semejanza y sueños de nuevos hombres para una nueva sociedad”.

27 comentarios en “La gran pandemia mundial es el aborto legal, denuncia un obispo italiano
  1. Y mientras discutimos tonteras y nos enfrentamos entre católicos, esas cifras crecen a gusto de las ONGs abortistas, pues más importa criticar y culpar de todo al papa antes que defender la vida de los inocentes, unidos en una sola voz.

    1. Señor Poe, son precisamente los que según Vd. siempre critican al “papa” los que más en serio se toman la lucha contra la aceptación social del aborto

    2. Eso es lo que tenía que estar haciendo toda la curia, defender la vida, la fe en su integridad, y no perder el tiempo defendiendo el ecologismo panteísta. Mal camino llevamos cuando la Iglesia pierde el norte que es la salvación del alma. Repasad lo que acaba de hacer la UNFPA, colar el aborto en la letra pequeña de los Objetivos del Desarrollo Sostenible. Este organismo depende de la ONU a la que dice Bergoglio que tenemos que obedecer. No se puede obedecer a Dios y al diablo.

  2. ¿ Porqué siempre son eméritos o a punto los que dicen verdades como puños ? ¿ Tanto miedo tienen los titulares a decir la verdad, a ser perseguidos por la misericorditis francisquita miserable, que dice estar contra el aborto, al tiempo que aplaude a las Bonino, Ploumen, los Jeffrey Sachs y demás anti natalistas y firma acuerdos abortistas y legeteberos ? Si no fuera por Jesucristo y su santa Iglesia me daba de baja de esta pseudo iglesia que se ha pegado como un parásito y que está matando a la Iglesia Católica.

  3. Que Dios nos ayude a ser más fuertes y defender la vida!!!
    Estar unidos y no ser causa de división (con injurias y mentiras) mis oraciones por el Santo Padre y que siga defendiendo la vida como sigue haciendo desde que asumió como verdadero papa de la Iglesia Catolica.
    Pobre de aquel que escandalice a uno de estos pequeños (con mentiras he injurias y falsedades) mis oraciones.

    1. Pues que Dios le conserve la vista, cegato. Están reponiendo por la TV! Fortunata y Jacinto, y en un momento dado un hermano de este afirma;
      Yo he sido carlista pero ya no lo soy.Los curas tuvieron la culpa de la derrota de Don Carlos V y Don Carlos VII, lo dejaron abandonados por la dinastía liberal isabelina, que era más pragmática, más tibia, más masónica,. Han pasado casi 200 años años y seguimos igual, los Sin Dios de la jerarquía intentando imponer su modernismo y encima haciéndonos creer que hacen algo. Una reacción clerical burguesa, en maridaje con el liberalismo como hasta ahora, que prefirió a los tibios antes que a los héroes. Se vive más tranquilo así en los palacios arzobispales. Son tan culpables los matarifes de las clínicas que los monseñores de la CEE y el Vaticano, Lo dicho, 200 años de estafa sangrienta de los traidores modernistas aunque no sabemos hasta cuando.

      1. Se dice que por muy fria e indiferente que sea la mujer que se decide a abortar,, llegado el momento se le acelera el corazón,, y su pequeño hijito,,, también trae su corazón acelerado,, presiente que se avecina algo,, algo que será desagradable,, y cómo no,, si van a arrancarle las piernas, los brazos: a tirones no, porque es muy tiernito,,, tan solo un fuerte movimiento y ya está.
        Está la solución salina,, la succión de su cuerpo,,,,
        Éste virus de maldad que mata seres totalmente indefensos es el peor que baraja el demonio.

  4. Al demonio siempre le han encantado los infanticidios, y así los ha sugerido a lo largo de la historia. En nuestra época, además, ha conseguido que se erija el peor crimen que se puede cometer, el matar y además brutalmente a lo más inocente que tenemos, nuestros propios hijos, durante los 9 meses de su desarrollo corporal, como institución de derecho. ¿Qué derecho? El de matar. Sin más adornos ni florituras.
    Y matar al que no se puede defender. Solo por esto, ya merecemos ser borrados del mapa, para siempre.
    Y Dios sigue teniendo paciencia, hasta que Él diga: ¡Basta!

  5. Acertadas y pertinentes palabras las del obispo emérito Alberto María Careggio. (Su foto sugiere mucha bondad e inteligencia).

    Los obispos, los líderes de los partidos políticos presuntamente contrarios al aborto, los médicos … y todos los que tenemos conocimiento de lo que significa un aborto y de la agresividad con que se llevan a cabo (a menudo contra nasciturus en avanzado estado de gestación) deberíamos denunciar con mayor insistencia y contundencia ese terrible atentado contra la vida de inocentes indefensos, vergüenza de la humanidad.
    Queda mucho por hacer en retirada de fondos a los departamentos “médicos” que practican abortos, en ayudas a las mujeres para que no se vean empujadas a abortar, en facilitar las adopciones de bebés cuyas madres no quieran o no puedan hacerse cargo de ellos…

    1. Una de los signos de los tiempos de la Iglesia Católica que me parece más desolador en la actulidad es el silencio que mantienen muchos de sus obispos, presbiteros y teológos, asi como buena parte de los que nos incluimos en ella, sobre el crimen del aborto. Sobre estos inocentes ha caido la oscuridad por partida doble: primero, la de la noche en que les ha sumido una muerte injusta y cruel, provocada muchas veces con ensañamiento; segundo, la del olvido del crimen y la omision de auxilio a que nos obliga el mandamiemto evangelico del amor hacia los más pequeños y pobres (y, quien más pobre, y desnudo, y sin casa, y necesitado que el concebido aun por nacer?)
      Que Dios nos perdone tanta omision y conceda unidad a todos los cristianos para que favorecezcamos la vida, toda vida!!!

  6. Como católica también se echa en falta que se enseñe a los católicos en la única formación moral que tienen la mayoría,que son los 15 minutos de sermón dominical ,que no se puede comulgar tomando la píldora anticonceptiva y menos aún con un DIU puesto, que es abortivo xq no impide la fecundación,sino la implantación del nuevo ser y cuántas mujeres católicas de “Misa y Comunión ” lo hacen.Cuántas y cuántos viven la paternidad responsable , los métodos naturales y están sus matrimonios abiertos a la vida??

  7. Ya habló el Cardenal Ratzinger del marxismo como la verguenza de nuestro tiempo.Ahora nos muestra en su ultima biografia que el matrimonio homoxexual y el aborto es la manera palpable de la presencia del Maligno en nuestra civilización que ha abandonado sus raíces judeocristianas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles