PUBLICIDAD

Dime cómo escoges y te diré quién eres

|

(Il Timone)- La economía está hecha de elecciones, grandes y pequeñas, y las actitudes nos hablan de nuestra moral. La acción debe estar guiada por una conciencia recta.

Considero que un católico responsable se tiene que plantear continuamente el problema de la propia relación personal con los bienes y, en consecuencia, con sus elecciones materiales, sea por la preocupación de ser ejemplar, sea para establecer con el prójimo una discusión educativa de carácter moral. Un católico tendría que aprender a vivir en el mundo sin mundanizarse, pero tendría que ser consciente también de que los bienes materiales no solo son indispensables para vivir y obrar en el mundo según el propio estado, sino que también son lícitos. Y saberlos producir es un don de la Providencia divina, ademas de fruto del empeño y empleo de los propios talentos; para conseguirlo hace falta aprender a no separar fe y obras. Sin embargo, no siempre es fácil aprender a producir lícitamente la riqueza y no siempre es fácil usarla bien.

El sentido que se da al trabajo que crea riqueza, y a su uso necesario, está vinculado al sentido que se le da a la propia vida. Y si un católico con criterio vive responsablemente este sentido de la vida, sabe que una fe sin obras es ilusoria, y las obras sin fe son estériles. Porque la primera riqueza que hay que intentar producir es la moral, la material será la consecuencia coherente. No hay que olvidar nunca que la economía solo es un medio, un instrumento en manos del hombre. Para que este instrumento se utilice bien, hace falta una conciencia recta, y en materia económica las “tentaciones o pasiones” son precisamente la codicia, el egoísmo, la indiferencia hacia el prójimo.

Una conciencia recta y bien formada es, por lo tanto, el ingrediente esencial para tener una sobriedad, una separación y un espíritu de servicio que, de lo contrario, son expresiones declaradas pero no vividas.

¿Cómo obrar para poder elegir bien?

Si no se obra coherentemente con aquello que se cree, uno termina por creer según el comportamiento. Básicamente, es la separación entre la fe y las obras el origen del problema que estamos afrontando para responder a la pregunta: “Dime cómo escoges y te diré quién eres”. No se puede separar aquello que uno es de aquello que se elige.

Pero hay obstáculos muy grandes para quien vive en el mundo, porque el mundo nos pide obrar enfrentándonos a los demás, comparando competitivamente los resultados obtenidos. Algo aún más difícil en un mundo globalizado, donde coexisten comportamientos fruto de culturas que se fundan sobre morales distintas y cada vez más relativizadas. ¿Cuánto se distingue un católico hoy en día de un protestante o de un “laicista”, en las elecciones de naturaleza socioeconómica? Querría proponer algunos ejemplos concretos de esos principios morales referidos a creencias religiosas distintas, que tendrían que distinguir el comportamiento (“Cómo escoges”) para manifestar la propia fe (“Te diré quién eres”).

Fundamentos morales y fe

Las religiones monoteístas tienen un Dios Creador que, habiendo dado sentido a la creación, pide a las criaturas dar un sentido a las propias acciones, pero esto no ocurre de manera homogénea.

  • El catolicismo enseña que el comportamiento tiene que estar inspirado por la búsqueda de la salvación; la referencia es mantener, de hecho, juntos fe y obras, orientándose con la Doctrina social de la Iglesia;
  • el protestantismo, convencido de la naturaleza corrompida, separa fe y obras, se siente justificado y considera el éxito un don de Dios;
  • para el judaísmo, el Reino de Dios se realiza sobre la tierra practicando la justicia y la fraternidad;
  • para el islam, el hombre está totalmente separado de Dios, que es justo; por lo tanto, la naturaleza humana está corrompida, pero para la ley coránica no se debe pecar: el pecado se convierte en delito y el delito se convierte en pecado.

Después hay religiones sin Dios, casi filosofías, con la cuales, gracias al proceso de globalización, tenemos  que empezar a enfrentarnos no solo académicamente (pensemos en China, en la India). Estas son a menudo fatalistas (las indias), o pragmáticas (la china, fusión de Taoísmo, Confucianismo, Budismo, Maoísmo…). Veamos ahora, en cambio, las éticas más “laicas”.

Los fundamentos morales del laicismo

La éticas comportamentales laicistas son aquellas producidas por la razón humana según modas culturales. Normalmente son éticas relativistas, subjetivistas (conciencia), eficientes (maximización del resultado), egoístas o jurídico-positivistas (la lex es el standard moral), científicas (la ciencia explica la moral), socialistas (el Estado tiene la primacía), filantrópicas (la responsabilidad social de la empresa).

Casi siempre son maquiavélicas, un buen fin justifica cada medio. Estas éticas pretenden una moral universal (por ejemplo, la ambiental), promueven la libertad de conciencia e imponen que la verdad tiene que venir después de la libertad de escogerla. Está claro que el enfrentamiento comportamental, fundado sobre morales (religiosas o laicas) tan distintas, está convirtiéndose en el problema del mundo, globalizado tan deprisa en el intento de resolver problemas económicos que han sido generados por problemas morales.

Papel de la autoridad moral

A lo largo de los siglos, a la máxima autoridad moral, o sea la Iglesia católica, se la ha ido restringiendo la posibilidad de interferir en materia comportamental. Se le ha sustraído el derecho-deber de decir qué está bien y qué está mal, de cómo actuarlo y cómo enseñarlo. Y cuando intentaba hacerlo, se la ha considerado enemiga del libre pensamiento, obsesionado por la religión que impone deberes hacia Dios. La exclusión del papel de la iglesia ha sido progresivo: primero, desde fuera; después, desde dentro y, al final, con una estrategia destinada a hacerle perder credibilidad y prestigio.

Enseñar al rebaño a elegir se ha vuelto difícil, precisamente hoy, en un contexto complejo, donde sería más necesario.

Cada elección económica produce efectos morales, así como cada visión moral provoca consecuencias económicas diferentes. Pero puesto que la economía no es una ciencia (la manzana de la cual se ocupa la economía no es la de Newton), a menudo, con el fin de hacer creer que una decisión pueda generar el efecto deseado, genera utopías. La historia económica está llena de utopías: desde las fisiocráticas, a las marxistas, keynesianas… El riesgo es que estas utopías de algún manera se incorporen al Magisterio, transformándolas en normas morales que alguien podría reconocer como católicas. Esto puede ocurrir, por ejemplo, en materia de pobreza, desigualdad, migraciones, ambiente. A pesar de haber sido el humanismo cristiano el descubridor y desarrollador de los principios de la economía capitalista (distintos autores han desmentido la tesis de Weber sobre el nexo entre calvinismo y economía de mercado), el pecado y las herejías han corrompido estos principios. Puesto que en el mundo globalizado estos principios se enfrentan a éticas muy distintas, corriendo el riesgo de sucumbir, y puesto que la autoridad moral ha sido apartada y le cuesta seguir siendo maestra, corriendo el riesgo de ser exclusivamente consoladora, la capacidad de elegir como católicos que viven una unidad de vida es, hoy en día, un desafío muy complejo.

 

Publicado por Ettore Gotti Tedeschi en Il Timone.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

21 comentarios en “Dime cómo escoges y te diré quién eres
  1. Ettore Gotti Tedeschi, otro de los perseguidos en el Vaticano, con anterioridad al cardenal Pell, por querer hacer demasiada limpieza. A Benedicto XVI le faltó fortaleza frente a la trama que acabó con Gotti. Por el contrario, a Bergoglio le sobró para acabar con Pell. ¿ Qué pasará con el expediente canónico contra Pell ? Se reavivará o se archivará. Me temo que Pell, con su osadía, se ha creado demasiados enemigos como para que se archive. Buscarán la ocasión propicia, hasta falsos testimonios, para reavivarlo. Son capaces de ello y de mucho más. Gotti temió por su vida y así lo dijo abiertamente. Carlo María Viganó tuvo que huir después de decir la verdad sobre la complicidad de Bergoglio en el caso McCarrick, A Pell, me temo que aún le queda mucho sufrimiento por parte de los enemigos de la Iglesia, que, como ya advertía san Josemaría Escrivá, están muy dentro y muy arriba; ahora mismo en la cátedra de Pedro, para quien quiera enterarse.

    1. El cardenal Pell envía un mensaje de video al canal 24 horas con la felicitación pascual a los ‘queridos amigos italianos’. Ni en este mensaje, ni en el anterior mucho más largo, encontramos una sola palabra, ni buena ni mala, de la existencia de Francisco ni del Vaticano. Hay silencios que son demasiado elocuentes y el viejo cardenal nos está dando a entender que ha entendido, ahora sí, con quien se juega los cuartos.

    2. JOSE María Escriba sabía de los que están dentro y muy arriba en la Iglesia con el Papa Francisco? Hoy?

      Menuda precisión con la cita! O menuda profecía, con 45 años de antelación!!

      Belzunegui di

  2. La mejor economía es ayudarse los unos a los otros. Si hay uno que tiene mucho y el otro no tiene nada, el que tiene, tiene que hacer todo lo posible por ayudar al que no tiene.

  3. Hay en la Biblia constancia de cómo el que nada tiene,, su confianza en Dios lo provee de lo necesario,,, lo mismo en la vida de los Santos,,, cuántas historias de cómo sin haber nada de comer, de pronto surge la ayuda,, el alimento,, Dom Bosco, el cura de Ars,,, Será la fe la que se pondrá a prueba. Y de confianza en Dios se deberá llenar el corazón,,, cinco panes y dos peces,,, era todo,, Bastó el deseo de Dios.

      1. 😂😂, José,,,, pues,,
        ! Agarràte! Porque tus propias palabras se volverán contra ti.
        Dices: muchas personas han confiado en Dios y se han muerto de hambre. 😂😂,,¿A cuál conoces mentiroso? Y peor,, si fuera cierto,,Si los que creen se mueren de hambre,!!!
        !! Cómo les irá a los que no creen!!???
        Se morirán a causa de los coscorrones que se darán por brutos. 😂😂,, eres chistoso José rojo,,
        (a pesar de todo)

        1. Y otra cosa,,, la pobreza es hermosa, no en bslde Dios quiso nacer en ella.. La miseria no lo es,, pero la miseria casi
          siempre la provocan los vicios,
          Dios no manda la miseria,,, ni la quiere.

  4. Decir que solo Dios basta como guía y compañero de la vida es una realidad pero solo para quien está convencido de que el resto de la vida en este mundo es una ilusión pasajera.
    El dilema se presenta cuando Dios ordena ir y predicar contra todo aquello que no es, ni quiere ser la voluntad Dios

  5. El artículo es fantástico.

    La aplicación de la doctrina social De la Iglesia, un reto.

    La Iglesia precisa promover modelos de santidad en el ejercicio de la empresa e los tiempos modernos.

  6. Por cierto, Ettore Gotti Tedeschi, del Opus Dei, le plantó cara al vicario general Fazio, cuando, usurpando las funciones del prelado Ocáriz y abusando de una supuesta amistad con Bergoglio, recriminó, sin justificación alguna, a los fieles de la prelatura, que también son de las diócesis, que firmaron, en ejercicio de una legítima libertad que el Opus Dei no puede limitar, sino fomentar en su caso, la corrección filial a quien no para de desbarrar.

    1. Ignoro si continúa en la prelatura. No me extrañaría que se haya apartado, como tantos, a la vista de la deriva bergo liante de los últimos años y de no querer exhumar las tres campanadas de san Josemaría Escrivá, como el teólogo Antonio Livi, recientemente fallecido, y tantos otros que ya no podían más.

  7. ¿“para el judaísmo, el Reino de Dios se realiza sobre la tierra practicando la justicia y la fraternidad;”?
    Esto es un horroroso blanqueamiento de los crímenes de ese judaísmo que desde hace 2000 años rechaza a Cristo, quien lo denunció como Sinagoga de Satán.
    Para el judaísmo, el “Reino de Dios” se realiza sobre la tierra esclavizando al gentil. La justicia y la fraternidad se reducen a los límites de la sinagoga, cuya doble moral exige no cobrar intereses al judío pero no perdonárselos al gentil.

      1. Perdón,,, pero según sé,, no es exactamente el judio el que rechaza de manera brusca,, el que lo hace es el sionismo,, y Cristo era de nacionalidad Judia,,, y es una hermosa raza,, con muchas cualidades,,, tienen lo suyo,,,, muy ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles