PUBLICIDAD

Francisco: Jesús no nombró a la Virgen primer ministro ni le dio títulos de “funcionalidad”. Sólo “Madre”

Vatican Media
|

Este 3 de abril, en la Misa en Santa Marta, el Santo Padre dirigió sus oraciones a la pobreza, el desempleo y el hambre que son causados por la pandemia del coronavirus y reza por aquellos que ya están tratando de remediarlo. En la homilía, recordó a Nuestra Señora de los Dolores, invitándonos a darle las gracias porque aceptó ser Madre.

(Vatican News)- La Misa matutina celebrada en la Capilla de la Casa Santa Marta, este viernes de la V Semana de Cuaresma, el Papa Francisco la dedicó a Nuestra Señora de los Dolores. Al inicio de la Misa recitó la antífona de entrada que es una invocación de ayuda en la angustia: “Ten piedad de mí, Señor, porque estoy angustiado; líbrame del poder de mis enemigos y de aquellos que me persiguen. Señor, que no me avergüence de haberte invocado” (Sal 30, 10. 16. 18). Al introducir la celebración, el Santo Padre dirigió su intención a todas las personas afectadas a causa de la pandemia:

“Hay gente que desde ahora empieza a pensar en el después: el después de la pandemia. A todos los problemas que vendrán: problemas de pobreza, de trabajo, de hambre… Oremos por todos los que ayudan hoy, pero también pensemos en el mañana, para ayudar a todos nosotros”.

En este Viernes de pasión que precede al Domingo de Ramos, en la cual conmemoramos los dolores de María, el Papa Francisco dedicó su homilía a Nuestra Señora de los Dolores. Hoy – dijo – nos hará bien pensar en los dolores de la Virgen y agradecerle porque aceptó ser Madre de Jesús.

A continuación el texto de la homilía según nuestra transcripción y al mismo tiempo te invitamos a seguir la Santa Misa desde nuestro canal de Youtube:

Este Viernes de Pasión, la Iglesia recuerda los dolores de María, Nuestra Señora de los Dolores. Desde hace siglos se cultiva esta veneración del pueblo de Dios. Se han escrito himnos en honor a Nuestra Señora de los Dolores: estaba al pie de la cruz y la contemplan allí, sufriendo. La piedad cristiana ha recogido los dolores de la Virgen y habla de los “siete dolores”. El primero, sólo 40 días después del nacimiento de Jesús, la profecía de Simeón que habla de una espada que atravesará su corazón. El segundo dolor, se refiere a  la huida a Egipto para salvar la vida de su hijo. El tercer dolor, esos tres días de angustia cuando el niño se quedó en el templo. El cuarto dolor, cuando Nuestra Señora se encuentra con Jesús en el camino al Calvario. El quinto dolor de Nuestra Señora es la muerte de Jesús, ver al Hijo allí, crucificado, desnudo, muriendo. El sexto dolor, el descenso de Jesús de la cruz, muerto, y lo toma en sus manos como lo había tomado en sus manos más de 30 años [antes] en Belén. El séptimo dolor es el entierro de Jesús. Y así, la piedad cristiana sigue este camino de Nuestra Señora que acompaña a Jesús. Es bueno para mí, por la tarde, cuando rezo del Ángelus, rezar estos siete dolores como recuerdo de la Madre de la Iglesia, cómo la Madre de la Iglesia con tanto dolor ha podido darnos a luz a todos.

La Virgen nunca pidió nada para sí misma, nunca. Sí, para los demás: pensemos en Caná, cuando va a hablar con Jesús. Nunca ha dicho: “Soy la Madre, mírenme: soy la Reina Madre”. Ella nunca dijo eso. No pidió algo importante para ella, en el colegio apostólico. Sólo acepta ser madre. Acompañó a Jesús como discípula, porque el Evangelio muestra que siguió a Jesús: con sus amigas, mujeres piadosas, seguía a Jesús, escuchaba a Jesús. Una vez que alguien la reconoció: “Ah, aquí está la madre”, “Tu madre está aquí”… Ella estaba siguiendo a Jesús. Hasta el Calvario. Y allí, de pie… la gente seguramente le decía: “Pero, pobre mujer, cómo va a sufrir”, y los malos seguramente dijeron: “Pero, ella también tiene la culpa, porque si lo hubiera educado bien esto no habría terminado así”. Allí estaba, con el Hijo, con la humillación del Hijo.

Honrar a la Virgen y decir: “Esta es mi Madre”, porque ella es la Madre. Y este es el título que recibió de Jesús, justo ahí, en el momento de la Cruz. Tus hijos, tú eres Madre. No la nombró primer ministro ni le dio títulos de “funcionalidad”. Sólo “Madre”. Y luego, los Hechos de los Apóstoles la muestran en oración con los Apóstoles como una madre. Nuestra Señora no quiso quitarle ningún título a Jesús; recibió el don de ser su Madre y el deber de acompañarnos como Madre, de ser nuestra Madre. No pidió para sí misma ser cuasi-redentora o una co-redentora: no. El Redentor es uno solo y este título no se duplica. Sólo discípula y madre. Y así, como madre debemos pensar en ella, debemos buscarla, debemos rezarle. Ella es la Madre. En la Iglesia Madre. En la maternidad de la Virgen vemos la maternidad de la Iglesia que recibe a todos, buenos y malos: a todos.

Hoy nos hará bien detenernos un poco y pensar en el dolor y las penas de Nuestra Señora. Ella es nuestra madre. Y cómo los ha llevado, cómo los ha llevado bien, con fuerza, con llanto: no era un llanto falso, era precisamente su corazón destruido por el dolor. Nos hará bien detenernos un poco y decirle a Nuestra Señora: “Gracias por haber aceptado ser Madre cuando el Ángel te lo dijo, y gracias por haber aceptado ser Madre cuando Jesús te lo dijo”.

Finalmente, el Papa terminó la celebración con la adoración y la bendición Eucarística, invitando a realizar la comunión espiritual. Aquí sigue la oración recitada por el Papa:

“Creo, Jesús mío, que estás real y verdaderamente en el cielo y en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma, pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Y como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno del todo a Ti. Señor, no permitas que jamás me aparte de Ti. Amén”.

Antes de salir de la Capilla dedicada al Espíritu Santo, se cantó la antigua antífona mariana Ave Regina Caelorum (“Ave Reina del Cielo”).

Publicado en Vatican News.

60 comentarios en “Francisco: Jesús no nombró a la Virgen primer ministro ni le dio títulos de “funcionalidad”. Sólo “Madre”
  1. Sólo madre. Pues no. Madre de Dios, otro título que niegas, porque no crees en la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, al que recortas a tu antojo. Inmaculada Concepción, dogma confirmado por la Virgen a Bernadette y que negaste hace poco al afirmar que no nació santa. Mediadora, otro título que te negaste a proclamar, lo que puede ser muy respetable, pero que ridiculizaste y despreciaste.

    Ah, por cierto, la Virgen no fue madre soltera, como has afirmado en varias ocasiones, pues, en el momento de la Anunciación, ya estaba casada con SanJosé, aunque no vivieran juntos:
    Mateo 1, 18-24
    La generación de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apena había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:

    1. “José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”.

      Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por medio del profeta: “Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Enmanuel, que significa ‘Dios-con-nosotros´”. Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y acogió a su mujer.

    2. Solo madre? No sé que tiene este hombre contrato la Santísima Virgen María. Entonces donde queda aquellos de: …y a ti, el demonio) una mujer te quebrantará la cabeza. Claro, ya sabemos cómo y para qué llegó al vértice de la iglesia. O, como dijo en Villavicencio, Colombia: …por las venas de Jesús corre sangre pagana. Además, si entre tantas heregias, asociamos lo anterior, con aquello de:…no existe un Dios católico, simplemente existe Dios; podemos concluir que Jesús y María, pareciera, que para este hombre (im pos tor) no cuentan en el plan salvífico del hombre.
      Gracias Belzunegui por compartir lo de ese valiente sacerdote.

      Dios bendiga al Papa BENEDICTO XVI. ” El de Jesús”

  2. Sacerdote milanés: NO QUIERO SER CÓM PLICE DE BERGOGLIO.

    A Su Santidad el Papa Benedicto XVI, a todos los obispos y fieles laicos de la Iglesia Católica, a todos los hombres de buena voluntad,

    Yo, Francesco d’Erasmo, nacido en Milán el 29 de enero de 1974, bautizado el 10 de febrero de 1974, ordenado presbítero de la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana en La Storta el 26 de junio de 1999, residente en Tarquinia, VT, en la conocida dirección, en plena posesión de mis facultades, después de haber reflexionado durante muchos años ante Dios sobre este paso, plenamente consciente de las consecuencias que puede conllevar,

    1. en la renovación de mi fe, profesada por mis padres y padrinos en mi Bautismo, renovada por mí mismo en mi Ordenación Diaconal y Presbiteral, en la recepción del oficio de Párroco en 2017, como en todo el ejercicio de mi ministerio al servicio de la Santa Iglesia Católica, anterior y posterior, también por carta y públicamente …

      Religión La voz Libre

    2. Especifico explícitamente que renuevo mi Profesión Obligatoria de Fe según la fórmula requerida para aquellos que asumen un Oficio en la Iglesia, de acuerdo con los Cánones,
      en particular, renuevo explícitamente lo que propuse para jurar el llamado Juramento Antimodernista prescrito por San Pío X el 1 de septiembre de 1910,
      y especificar explícitamente lo siguiente, como parte integral e inseparable de mi profesión de fe.

    3. Reconozco ante Dios que no puedo permanecer más tiempo en silencio o incluso en la alusión implícita a lo que vengo a declarar. Pido perdón a Dios y a la humanidad si mi vacilación hasta ahora hubiera sido culpable, aunque animado por la buena fe, por temor a que las consecuencias de este acto para el bien de la Iglesia no fueran buenas.

      Ya no puedo callar la certeza de lo que Dios muestra a los ojos de mi inteligencia y mi corazón, mi conciencia, de lo contrario sería cómplice del mal que se produce:

  3. RECONOZCO Y DECLARO PÚBLICAMENTE ANTE DIOS Y TODOS LOS HOMBRES…

    Que el que actualmente se sienta en la Silla de Pedro con el nombre que se dio a sí mismo, Francisco, Jorge Mario BERGOGLIO, NO PERTENECE A LA COMUNIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA SANTA, ES ANA TEMA, ESTÁ EXCO MULGADO, ESTE NO ES EL VERDADERO PAPA DE LA IGLESIA CATÓLICA.

    Soy consciente de que sólo Dios tiene la autoridad para dest ituir a un pontífice.

    Recuerdo, sin embargo, que cualquiera en la Santa Iglesia que caiga en la her ejía pierde el oficio mismo.

    1. Es que está fuera de la comunión plena de la Iglesia Católica desde el mismo día en que se publicó Amoris laetitia el 2016,y sólo pude gobernar si tiene justa causa según el canon 1335, pues su expulsión de la plena comunión fue non declarata, automática… Eso se sabe desde el 2016…


  4. También mi Hijo Jesús ha querido ofrecer al Padre todo su sufrimiento por medio de Mi y junto Conmigo. De esta manera HE LLEGADO A SER VERDADERA CORREDENTORA, por habar ofrecido libremente mi Hiho al Padre…”
    Nuestra Señora al Padre Esteban Gobbi el 1 de abril de 1974 (A los sacerdotes hijos predilectos… 13ª edición, página 130)

    Para que se entere el de siempre. Sin comentarios.

  5. No soy una persona especialmente mariana. Mi devoción està concentrada integramente en Jesús. Pero es su madre y es la mia y me duele que se la rebaje.
    Es Reina también, Reina madre, pq es la Madre del Rey. Y la madre del Rey tiene cierto poder. Es mediadora pq así lo expresa St. Juan en las bodas de Canà. Es mediadora también pq es el Arca de la nueva alianza y el Arca era el instrumento q Dios utilizaba para hablarle a su pueblo. Q es corredentora me lo hizo ver el Esp. Santo pq sufrió el dolor de su hijo cómo si fuera el suyo propio. Hay q ser madre para entender eso. Incluso St. Pablo dice q sufrimos en nuestra carne los dolores q faltan a la cruz de Cristo. Y los santos, ¿no ofrecen su sufrimiento a Cristo para q los una a su dolor de cruz para la salvación de las almas?… es decir q nuestro sufrimiento unido al suyo salva almas. Redime. ¿Y el de nuestra Madre no? ¿Existe algún dolor màs unido al de Jesús en
    la cruz q el de su propia Madre?

    En fin…

    1. No es necesario q nuestra Madre ni Jesús digan explícitamente q ella es Reina , es evidente q la Madre del Rey es Reina Madre. Si ella no lo dice es por humildad. Es q es tan absurdo negarlo… hasta un ni/o sabe q la Madre del Rey es Reina. No hay q darle ese título, no es algo q se tenga q otorgar, es su identidad. Es Reina.

      1. ¡Muy bien dicho! Iba a escribir lo que comentaste pero te has adelantado (y en buena hora). Claro que es Reina, porque en Israel, la Reina no era la esposa del Rey (porque tenían muchas esposas) sino la Madre. Es sorprendente también que el obispo de Roma ignore las Escrituras, donde claramente Ellas afirman que la Virgen María es Reina. Es muy conocido el pasaje de Apocalipsis 12 pero no solo está en el Nuevo Testamento sino también en el Antiguo.

        1. Así, podemos leer el Salmo 44, versículos 10 al 18:

          …a tu diestra está en pie la reina,
          vestida de oro de Ofir.

          Oye, hija, y considera; aplica tu oído;
          olvida a tu pueblo
          y la casa de tu padre.
          El rey se prendará de tu hermosura;
          Él es tu Señor: inclínate ante Él.

          Ante ti se inclinará
          la hija de Tiro con dádivas,
          y los más ricos de la tierra
          solicitarán tu favor.

          Toda hermosa entra la hija del rey,
          vestida de tela de oro.
          Envuelta en manto multicolor
          es llevada al rey;
          detrás de ella son introducidas a ti,
          LAS VÍRGENES, SUS AMIGAS;
          son conducidas alegremente y, dichosas,
          entran en el palacio del rey.

          Tus hijos ocuparán
          el lugar de tus padres;
          los establecerás príncipes
          sobre toda la tierra.
          Haré tu nombre memorable
          de edad en edad;
          sí, los pueblos te ensalzarán
          por los siglos de los siglos.

  6. Todo ser vivo que comulga con el verbo y obra de Jesús libre y responsablemente, en el modo y manera de la medida que comulga, es corredentor de la obra de Jesús.

    Nadie como la Virgen María, fuera por activo; por voluntad propia en razón y mérito de su divina maternidad; o fuera por pasivo en razón de su obediencia a la voluntad de su Dios; pudo haber asumido la calidad corredentora con Jesús, su hijo, tal cual Ella la asumió.

    Quien diga lo contrario, para su desgracia, no sabe de lo que es, o en qué consiste la redención del Hombre por su Dios Jesús el Cristo; ni menos tiene voluntad de saberlo.

  7. Me da la impresion que todo responde a un plan para el nom restarle importacia rebajarla menospreciarla …
    Hay de los que se burlan de DIOS !
    Bendita sea tu puresa y eternamente lo sea pues todo un Dios se recrea en tal celestial belleza !!!!!!
    Te amo Mama Maria
    !!!!!
    VIVA LA VIRGEN !!!!!!

    1. De acuerdo Adriana. Yo agregaría: Quien es el ser qué más odia a la Santísima Virgen María? Todos sabemos que es el demonio. Por eso gordo favor le hacen aquellos, al demonio, cuando la quieren rebajar a una condición de mujer normal. Sí, eso va con el NOM-masónico, el cual tiene como objetivo principal DESCRISTIFICAR el mundo; ya sabemos que han logrado llevar a uno de los suyos a la silla petrima. Lo dijo La Santa Virgen María en La Salette: Roma perderá la fé y en su lugar se sentará el anticristo. San Juan Pablo II la llamó la reina de las profesias.
      Dios bendiga al PAPA BENEDICTO XVI. “El de Jesús”

    2. A mi también me da la impresión. Estuve en Fátima el 12 y 13 de octubre de 2017 cuando estuvo el papa, muy cerca de el, en la capillina. Quedé impresionado porque en el tiempo que estuvo, al llegar, delante de la Virgen, en silencio, no se arrodilló ni un segundo. En todas las fotografías que se exponen en Fátima aparecen los papas arrodillados, como es lógico, excepto el actual. la verdad, no quiero equivocarme, no se que idea tiene en la cabeza, pero por mucho que intento comprenderlo no puedo.

  8. Es el tiempo en que nosotros los católicos debemos seguir el ejemplo de San Juan, aunque Pedro haya aposta tado , debemos mantenernos juntos al pie de la Cruz, juntos a la Excelsa Santa Madre de Dios, del lado de la verdadera Iglesia.

  9. Que Dios mismo, el Uno y Trino, ha enaltecido a la Virgen María en el cielo lo proclaman 20 siglos de santos, maestros y papas de la Iglesia católica.
    Este señor al que solo le preocupa lo que ven sus ojos y oyen sus oídos dirige su plática a los que viven solo en lo material.
    Deja de lado todo lo sobrenatural que Jesucristo mismo nos manifiesta, desde el principio de su vida pública.
    Nos quiere confirmar en una visión parcial, terrena, plana de lo que es la auto-revelación de Dios en Jesucristo.
    En realidad no cree en Él. Distorsiona su mensaje divino, convirtiéndolo en un mensaje meramente filantrópico,no trascendente.
    Por eso cae bien al mundo, a los que son de abajo, a los que viven en pecado.
    Y por eso, a los que creemos en Jesucristo como Dios y Señor de todo, nos rechinan sus interpretaciones mundanas.
    Es una estrategia inteligente para ganar adeptos no creyentes y convertirlos en masa moldeable para un sincretismo sobrenaturalmente estéril.

  10. Un hombre, un pecador, no importa su cargo y aunque quiera, no es quien para quitarle a Nuestra Santa Madre lo que el propio Dios le dió, todas las gracias, ¡Maria Gracia Plena!.
    Nuestro Señor Jesucristo antes de redimirnos nos da a su Madre como Madre Nuestra, Ella es Nuestra Excelsa Madre, es y será siempre La Madre de Dios, Siempre Virgen, Inmaculada, Asunta al cielo, Corredentora y Mediadora de Todas Las Gracias

  11. Un hombre que meditando en los dolores de Nuestra Inmaculada Madre no comprenda el papel de Maria en la redención humana desde su Fiat hasta la Pasión, tiene su fe ciega por el orgullo, incapaz de admitir que un ser humano, por voluntad divina, sea partícipe de la obra de la redención del género humano hecha por Jesucristo. Ese mismo orgullo se vio al principio de los tiempos con un gritó non serviam qué hoy resuena en nuestra Iglesia.

  12. Saludos.

    Hermanos, sinceramente, entiendo que lo mejor que podemos hacer es orar por Francisco. Quiero pensar que está confundido. Es necesario orar para que el Espíritu Santo le ilumine. Es lo mejor para toda la Iglesia.

    Cuando dice: ”No pidió para sí misma ser cuasi-redentora o una co-redentora: no. El Redentor es uno solo y este título no se duplica. Sólo discípula y madre. ” No puedo evitar pensar que está negando que la Santísima Virgen sea corredentora y esto ya es grave.

    Bendiciones.

  13. Yo personalmente no tengo ningún problema con la corredención de María. ¿Que la Iglesia lo declara dogma de fe? Yo encantado. ¿Qué continúa sin declararlo? Mi amor a la Madre va a seguir siendo el mismo. Y no me voy a sentir dolido ni frustrado.

    Pero, lo que no me parece, es una tontería. Lo que equivale, en una comprensión normal del idioma, a llamar tontos a quienes defienden la Virgen corredentora.

    Es incapaz de no estar insultando permanentemente. Con lo que ha conseguido que muchos pasen ya totalmente de sus exabruptos. Otra franciscada más.

    A mí me parece muy grave el insulto continuo a los católicos que lógicamente le devuelven el desamor con otro parecido. Aunque mucho más comprensible el de los católicos que no es gratuito sino respuesta a agresiones constantes y anteriores. El gratuito es el del Papa. Que parece sentirse mal si algún día no insulta a los que debería amar como padre. Pues ya estamos hartos de no recibir pan sino piedras.

  14. El título de Rey Universal se lo damos nosotros los creyentes Jesús jamás se llamó Rey… se llamó esclavo y servidor de todos.
    Con esto el Papa Francisco le recuerda a todos y todas las que piden en la Iglesia títulos de poder y sacerdocio ordenado como poder, que María la Virgen sólo fue llamada Madre y eso ya es muchísimo y así muestra su función principalisima en el plan de salvación. hay de aquellos que viven pidiendo la ordenación para las mujeres para que sean iguales en poder a los hombres en la Iglesia. María es Madre de Dios y Madre nuestra, no requiere de más para ser importante el poder es un lio que en la misma Iglesia debemos convertir al evangelio… pues todos en la Iglesia estamos para servir no para mandar.

  15. Por fin tengo oportunidad de manifestar mi total apoyo a Su Santidad. Suscribo el comentario anterior de Luis. La Santísima Virgen María no es corredentora. Sólo hay un Redentor, nuestro Señor Jesucristo. Ese es el dogma de la Santa Iglesia. Con su “fiat”, María aceptó ser madre de Dios, madre del Redentor. Bendita sea. Nada más y nada menos. Nuestra intercesora, madre de la Iglesia. La más perfecta de las criaturas. Como si eso fuera poco.
    Todos los papas han rechazado proclamar como dogma esa “corredención”. No forma parte de la fe de la Iglesia. Ningún cristiano está obligado a creer tal cosa y, aún más, nos pondría a muchos en grave dilema de fe, pues sólo hay un Redentor, Cristo Jesús, a quien todo viviente, la Santísima Virgen la primera, debe dar gloria por los siglos de los siglos.

  16. DE MARÍA NUNQUAM SATIS

    De María nunca sabremos demasiado, nunca hablaremos demasiado, nunca la adoraremos demasiado, nunca la celebraremos demasiado, nunca la rogaremos demasiado, nunca, nunca, nunca.

    Para Bergoglio, todo lo que se diga de la Madre de Dios es demasiado, demasiado, demasiado, porque su amor es corto, corto, cortísimo, si es que hay.

    1. Belzunegui,

      a María no se la adora, se la ama. La adoración es sólo para Dios. No estoy de acuerdo con el Papa pero yo creo q te has equivocado involuntariamente de palabra, no?

    2. Usted no ha leído la homilía del Santo Padre, evidentemente, porque entoces hubiera comprobado las bellísimas cosas que dijo de la Santísima Virgen.
      Su comentario y todos los que preceden solo se basa en un prejuicio y en el malestar de que SS haya dejado claro que la corredención NO es un dogma católico. Los encomiendo a todos, con todo cariño, a la intercesión de María.

    3. Gracias. Quería decir veneración.
      La adoración, también conocida como «latría», debe ser rendida únicamente a Dios por ser Señor de todo lo creado, fuente de Bien, Sabiduría y Misericordia infinitas y Salvador nuestro. «Adorar a Dios es reconocer, en el respeto y la sumisión absoluta, la “nada de la criatura”, que sólo existe por Dios (…) es alabarlo, exaltarle y humillarse a sí mismo, como hace María en el Magnificat, confesando con gratitud que él ha hecho grandes cosas y que su nombre es santo (cf Lc 1,46-49). La adoración del Dios único libera al hombre del repliegue sobre sí mismo, de la esclavitud del pecado y de la idolatría del mundo» (Catecismo de la Iglesia Católica, número 2097). En contraposición, la idolatría consiste en divinizar todo aquello que no es Dios.

      1. Por otro lado, la veneración destinada a la Virgen María, a los santos o a los bienes materiales que a ellos les pertenecieron, no tiene como fin a ellos mismos sino a Dios. Como católicos veneramos a la Virgen María, conocido como «hiperdulía», en razón de la excelencia de sus virtudes por sobre los demás santos. Y veneramos a los santos, conocido como «dulía», reconociendo que todo lo que han recibido es un regalo de Dios y ellos son solamente un reflejo de las perfecciones divinas obtenidas por los méritos de Cristo en la Cruz.

      2. Aunque por etimología, pues viene del latín «adorāre» compuesto del prefijo «ad» cercanía y de «orāre» que significa orar, bien que podría aplicarse a la Virgen. Lo que pasa es que hemos convenido y distinguido entre adoración, reservada a Dios, y veneración, aplicable a los santos, en especial la Virgen María, Madre de Dios. Más que ella, sólo Dios.

  17. En las letanías contamos con más de 50 títulos para la Virgen. Y aunque son preciosos, nos quedaremos siempre cortos a la hora de definir la perfección y la belleza de la Mujer de la que quiso Dios nacer. La más grande del linaje humano. Madre de Dios y Madre nuestra. Nuestra amiga y defensora. Nunca falló a Su Hijo y nunca nos fallará a nosotros.
    Jesús nos rescata a precio de su Sangre y además de la salvación eterna nos dice: “Ahí tienes a tu madre”. Dios en su generosidad, nunca se queda corto.
    Bendito seas, Jesús.
    Bendita seas, María.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles