PUBLICIDAD

22 países son consagrados a la Virgen de Fátima junto a España y Portugal

consagración
|

Por la epidemia de coronavirus.

(Aciprensa)- En un momento histórico para la Iglesia, el Cardenal Antonio Marto, Obispo de Leiria-Fátima, renovó la consagración de Portugal y España, y de otros 22 países al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, para pedir por los enfermos y el fin de la pandemia del coronavirus COVID-19.

La ceremonia se realizó en el Santuario de la Virgen de Fátima, este 25 de marzo.

Los otros 22 países que fueron consagrados, a pedido de sus respectivas conferencias episcopales, son: Albania, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Cuba, Eslovaquia, Guatemala, Hungría, India, México, Moldavia, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Kenia, República Dominicana, Rumania, Tanzania, Timor Oriental y Zimbabue.

“La ceremonia se realizó en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, junto a la imagen de la Virgen María habitualmente venerada en la Capilla de las Apariciones, y fue presidida por Don Antonio Marto, vicepresidente de la Conferencia Episcopal Portuguesa (CEP) con una antífona que se repitió en español y portugués: ‘Líbranos de la pandemia que nos aflige’”, informa la agencia Ecclesia del Episcopado portugués.

También se pidió a la Virgen por los “niños, los ancianos y los más vulnerables. Conforta a los médicos, los enfermeros, los profesionales de la salud y los voluntarios cuidadores. Fortalece a las familias y refuérzanos en la ciudadanía y la solidaridad”.

El Cardenal Marto recordó que en la Basílica están sepultados los santos Francisco y Jacinta Marto, pastorcitos videntes de la Virgen de Fátima, que también padecieron la epidemia de la gripe española en 1918.

El Purpurado también pidió su intercesión a los santos pastorcitos por “tantos enfermos que, en estos días y de forma dramática, experimentan la soledad del aislamiento a la que están sujetos”.

La nota recuerda además que hoy hace exactamente 36 años y ante la misma imagen de Fátima, el Papa San Juan Pablo II consagró solemnemente el mundo entero al Inmaculado Corazón de María.

En España el número de fallecidos por el coronavirus llegó a 3.434, mientras que en Portugal los casos son 2.995 y hay 43 fallecidos.

A continuación la oración de consagración pronunciada por el Cardenal Marto:

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en ACI Digital

22 comentarios en “22 países son consagrados a la Virgen de Fátima junto a España y Portugal
  1. Ahora por nuestra falta la CONVERSIÓN, no pecar, cumplir los Mandamientos. Volver Dios.
    Es lo que la Virgen Santísima nos pidió en Fátima. Si no nos convertimos no seremos escuchados.

  2. La retransmisión por 13TV, lamentable. Los dos que hacían de traductores, patéticos. Uno, en uno de los misterios, quiero pensar que estaba nervioso, hasta rezó mal el Ave María. El cura, traducía susurrando, con lo cual quien realmente se oía era el portugués, italiano o inglés. El esperpento llega cuando el orante, que leía lo mismo en portugués y luego en español, pues nada, nuestro susurrante cura nos traducía lo que después se leía en español. Eso y que a veces llegaban tarde a la traducción.
    Lamentable.

    1. Totalmente de acuerdo. Se supone que deben ayudar a entrar en la oración e hicieron todo lo contrario: enervar los nervios. Ese es el nivel de los medios de la Iglesia en España.

      1. Pues yo lo vi en la 13 y me gustó. Es verdad que al cura se le escuchaba un poco más bajo de lo normal, y lo otro… se nos escapa si quizás ellos no lo escuchaban como nosotros en nuestras casas o si en ese momento les pilló bebiendo agua o si tenían retardo ellos en lo que escuchaban, o… Conozco a gente que lo vio y rezó sin ninguna problema. Creo Que se hizo un muy buen servicio a todos, y eso es de agradecer.

    2. Muy lamentable, lo de 13 TV, con sus comentaristas traduciendo el latín y el portugués mal y a destiempo, pasa en todas las celebraciones litúrgicas, por que no se callan?

  3. Muy emotivo. Lo vi en internet desde Radio Maria. Esperemos que esta pandemia dé muchos frutos de conversión. Oremos pq aquellos q mueren en la soledad puedan escuchar, en ese silencio, la voz de Dios y vuelvan sus ojos hacia Él. También sus familias. Y que esta situación dolorosa una a las personas en el amor por medio de la compasión y la empatía y que aprendan a reposar en Cristo, nuestro salvador. 🙏🙏🙏

  4. FÁTIMA NO VA SÓLA. VA ASOCIADA, INDISOLUBLEMENTE, A OTRO VOCABLO, QUE ROMA NO QUIERE PRONUNCIAR: CONVERSIÓN, CONVERSIÓN, CONVERSIÓN.

    No podemos pedir a Dios, a través de una Virgen Inmaculada, intercesora y mediadora, cuya cualidad de tal negó recientemente Bergoglio, si no estamos dispuestos a convertirnos o reducimos la conversión a conversión ecológica a la diosa madre tierra. Que Dios se apiade de nosotros y nos mande un Papa de verdad, que restaure el Catolicismo, la Iglesia Católica, tan perseguida desde dentro y desde arriba, como ya advirtió Fátima y no se cansó de decir san Josemaría Escrivá, el santo de las tres campanadas, de la buena doctrina, de la santidad en la vida ordinaria, la de cada día.

    1. 1. El encuentro con Cristo cambia radicalmente la vida de una persona, la impulsa a la metánoia o conversión profunda de la mente y del corazón, y establece una comunión de vida que se transforma en seguimiento. En los evangelios el seguimiento se expresa con dos actitudes: la primera consiste en “acompañar” a Cristo (akoloutheîn); la segunda, en “caminar detrás” de él, que guía, siguiendo sus huellas y su dirección (érchesthai opíso). Así, nace la figura del discípulo, que se realiza de modos diferentes.

      San Juan Pablo II, audiencia del miércoles 6 de septiembre del 2000.

      1. BELZUNEGUI,

        Humilemente le voy a decir lo q pienso Belzunegui: ¿cree usted en la comunión de los santos? supongo que sí, ¿verdad? ¿Y no se da cuenta usted q la crítica, sobre todo pública, hiere profundamente esa comunión? Se lo digo pq yo caigo también en ese pecado pero es importante reconocerlo para poder evitarlo, con la ayuda de, Dios. Seguramente estoy a años luz de la santidad y, tal vez usted esté màs cerca, pero llevo tiempo leyéndo sus comentarios y no me transmiten paz sino inquietud. No parece q la paz de Cristo le acompañe, perdóneme si me equivoco. No somos cuerpo de Cristo? No vamos a tener q beber de su misma copa? No està escrito q Él ya ha vencido?… Me recuerda usted a St. Pedro sacando la espada. Ya hace tiempo decidí escribir menos y rezar màs y créame q la presencia de Dios se hizo màs presente en mí. No cambio eso por nada!.
        Mírese, dia tras dia. Mire q sale de su boca. No caiga en la crítica, todos los santos pidieron sujetar su lengua. Un abrazo

        1. La comunión de los santos es de los santos y en la verdad. El pecado rompe la comunión y el error y la mentira también. Si te gustan las falsas comuniones te marcharás al infi erno con todos los que viven contigo esa falsa comunión, la de los judas.

          1. BELZUNEGUI,

            “el pecado rompe la comunión y el error y la mentira también”

            estoy de acuerdo con eso. Por eso me he atrevido a recordarle que todos los santos han rezado para que Dios les ayude a sujetar su lengua.

            No se lo tome mal, es que yo noto la lejanía de Dios cada vez que caigo en la crítica, de la misma forma que cada vez que peco; y del mismo modo que recupero su cercanía cuando me confieso. Dios me ha dado ese don porque sabe lo ingenua que soy, para que así sepa cuando estoy en pecado.

            Humildemente se lo digo

          2. Santa Catalina de Siena era una santa muy deslenguada. Le encantaba a San Josemaría Escrivá, el de las tres campanadas, otro deslenguado, que nos advertía, ya entones, de que el mal estaba muy dentro y muy arriba en la Iglesia. Durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI estuvieron los enemigos de dentro algo agazapados, tampoco tanto. Ahora ya se han quitado todas las caretas y van a por todas, encabezados por quien nos debería confirmar en la Fe. Si esto no lo queréis ver, acabaréis engañando a tantos y acabando mal, guiados por el maligno. Rezo por vosotros, para que abráis los ojos. Me temo que el problema es que os podríais llevar un susto de muerte, un susto que no queréis padecer y preferís engañaros con primaveras eclesiales a cual más gélida. Lo más cómodo es la papolatría, pero, como toda idolatría, lleva al infi erno.

          3. El mejor ejemplo de deslenguado es San Pablo, quien le corrigió severa y públicamente a San Pedro ante un error y pecado público de éste. Necesitamos un San Pablo. No lo tenemos. Nos toca a los laicos la actitud sanpablista. De otro modo, gritarían las piedras, que ya lo están haciendo.

  5. Me gustaría conocer los motivos por los que han sido incluidos esos países y no otros.
    En cualquier caso, un bello gesto, que debería haberse completado con la presencia de fieles, aunque fueran pocos y a la distancia de seguridad de un metro entre ellos.

  6. ACS es hora de proclamar la verdad y distinguirla del error. Si los que entienden la verdad no lo advierten, se convierten en cómplices.

    Que frutos se obtienen de hablar con la verdad? Pues te lo digo: CONVERSIÓN.

    Si alguien ha decidido rezar y callar, está en su derecho. Por lo que dices, a tí Dios te pide eso. Pero hay quien tiene el don de la elocuencia para advertir, así como Belzunegui.
    Belzunegui sabe lo que dice y nos advierte y nos ilustra. Ese es su don: RESPÉTALO.

  7. BELZUNEGUI,

    no,no,no!.No se equivoque conmigo, yo no soy papólatra ni modernista ,ni de nueva teología ni de nueva Iglesia…Soy de la doctrina tradicional, la de siempre, la de la Biblia, la de los santos, la del catecismo ,y lo que duele a la Iglesia a mí me duele, lo que hiere al cuerpo de Cristo a mí me hiere. Lo que ocurre es que las críticas a un miembro de la Iglesia también me duelen. Aunque sean justificadas. Somos cuerpo herido de Cristo y ,para mí, las críticas son como golpearle en sus heridas. Ya le digo que yo también caigo en eso. No sé…tal vez tenga usted razón, o Mariana, que cada uno tiene su misión. Al final, lo que indica si cumplimos la voluntad de Dios o no, es que la paz de Cristo reine en nuestro corazón o que reine la inquietud. Y eso, cada uno lo sabe.

    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles