PUBLICIDAD

El conservadurismo del bien común en acción

|

(First Things)- En este último año, el conservadurismo ha cambiado. Al menos, ha cambiado la forma de hablar de los intelectuales conservadores y de algunos políticos. Muchos hablan ahora de orientar a nuestra sociedad hacia el bien común, y de usar el poder del gobierno para perseguir ese bien. Pero, ¿ha cambiado realmente algo en el interior del partido republicano? Los políticos y la política a menudo siguen un camino alejado del debate filosófico. ¿Están preparados los políticos para una nueva estrategia y para comprometerse a combatir la ideología transgénero y la agenda gay? Parece que la respuesta es sí.

            El mes pasado, NBC News anunció: “Docenas de proyectos estatales de ley anti-LGBTQ ya han sido presentados en este 2020”, advierten. La historia ha puesto de relieve un desarrollo interesante. Según ha empezado el nuevo año, los legisladores conservadores en numerosos estados han intentado rechazar la agenda LGBT. A diferencia de la mayoría de las prioridades legislativas del pasado más reciente —Religious Freedom Restoration Acts (RFRAs), protección de conciencias y proyectos de ley sobre los derechos de los padres—, las propuestas presentadas en 2020 van más allá de la simple creación de un espacio para que los cristianos practiquen libremente su fe.

            Ante un movimiento nacido no solo para eliminar el sexo biológico del derecho y la cultura, sino también para someter a los niños a esta ideología de género en edades cada vez más tempranas, los legisladores conservadores reaccionan ahora de manera diferente. En lugar de afirmar un derecho liberal clásico y ser dejados de lado por el gobierno, defienden la realidad biológica como algo importante para el bien común. Y, aprendida la lección de los recientes esfuerzos para aprobar los “baños públicos” en algunos estados, se han centrado en el ámbito que tiene más probabilidades de conseguir el apoyo popular: proteger a los niños. Como me dijo un dirigente político estatal: “Debemos ser audaces e intentar proteger al mayor número de niños posible”.

            Consideremos alguna propuesta de legislación reciente. En Dakota del Sur, la Cámara aprobó un proyecto de ley que prohibiría a los médicos realizar ciertos procedimientos de “transición” transgénero en niños menores de 16 años. La historia de NBC News señala que proyectos de ley similares, destinados a desalentar tales prácticas, ya se han presentado en algunos otros estados como Illinois, Oklahoma, Missouri y New Hampshire. Algunos legisladores estatales también han presentado proyectos de ley para concretar la política deportiva de la escuela, garantizando que la participación se base en el sexo biológico y no en la identidad subjetiva de género. Actualmente se está tomando en consideración la legislación que aborda este tema en Alabama, Georgia, Indiana, Missouri, New Hampshire, Tennessee y Washington. Arizona y Kentucky también se han unido recientemente a la lista.

            El hecho de que estos proyectos de ley hayan obtenido la aprobación de los conservadores —y las denuncias aterrorizadas de la izquierda—, quizás haya ocultado el cambio de estrategia que está teniendo lugar. Al menos desde Obergefell, la principal respuesta social conservadora al movimiento LGBT ha sido pedir un lugar perenne en la mesa pluralista. Al elegir luchar por motivos de libertad religiosa, el derecho cultural intrínseco (si no intencional) ha adoptado el marco del liberalismo clásico. Estábamos dispuestos a respetar los puntos de vista de la izquierda sobre sexualidad y género, si tan solo hubiéramos visto respetados nuestros propios puntos de vista también.

            Sin embargo, como muchos predijeron después de Obergefell, la mayoría de los progresistas han mostrado poca disposición a aceptar esta distensión de tensiones. En cambio, adoptando la idea de que el movimiento LGBT es el heredero del movimiento de derechos civiles, han tratado de considerar a todos los que se oponen a sus reivindicaciones como a racistas que no merecen un lugar en la plaza pública. Entonces los progresistas han demandado a hospitales y agencias de adopción religiosos, han cuestionado la protección de la conciencia individual e incluso la exención  de impuestos de las iglesias tradicionales.

            Lógicamente estos movimientos son coherentes. Si los progresistas tienen razón en que LGBT y discriminación racial son lo mismo, entonces los conservadores sociales no son mejores que los racistas, y la libertad religiosa únicamente lleva al fanatismo. Los activistas LGBT mantienen una visión positiva del bien y del mal, que ha demostrado ser mucho más cautivadora para la imaginación estadounidense que la respuesta liberal clásica de los conservadores.

            Ahora que la izquierda ha comenzado a atacar la realidad biológica de la masculinidad y la feminidad, parece que los conservadores sociales se han dado cuenta de que es necesaria una respuesta más sólida. En un tema tan fundamental como este, no puede haber relajación. Esta es la esencia del “conservadurismo del bien común”. Si los conservadores no presentan un argumento que defienda nuestra visión del bien común, la visión de la izquierda triunfará por defecto. La gente entiende que la ausencia de un contra-argumento generalmente indica que el argumento ya ha ganado.

            Por eso es tan importante lo que está ocurriendo en los Estados. En lugar de abogar por excepciones religiosas del nuevo statu quo, los legisladores conservadores de todo el país, así como los grupos profamilia que los apoyan, están pasando a la ofensiva. Esta nueva legislación argumenta de forma implícita que la visión tradicional del ser humano como hombre y mujer no es una visión meramente lícita, sino que debe ser la norma, especialmente por el bien de los más vulnerables de nuestra sociedad: los niños.

            Y, como de costumbre, los más populares llevan la delantera. Sería sensato que el sector conservador en Washington hiciera lo mismo, porque si el conservadurismo ha de sobrevivir como movimiento, abrazar el “bien común” es el único camino a seguir.

Publicado por Terry Schilling en First Things.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

26 comentarios en “El conservadurismo del bien común en acción
  1. Pan para hoy hambre para mañana. Mientras no renunciemos al liberalismo de forma total, seguiremos formando parte de esta impostura que proporciona a la sociedad una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la Verdad.

  2. La dictadura del pensamiento único legetebero es peligrosísima. No acepta debate alguno sobre sus dogmas ambientalistas, homosexualistas, legeteberos, abortistas, globalistas, migracionistas. Nos quiere vender unos dogmas científicos., cuando carecen de toda base científica, unos dogmas que se nos impone so pena de multas, cárcel y hasta privación de la patria potestad. La iglesia francisquita es incapaz de afrontar todas estas cuestiones; es más, se somete gustosamente en los hechos a todas ellas, aunque, con la boca pequeña, diga oponerse al aborto y al gender.

    1. Bien visto, Belzunegui.
      Tras la revolución francesa y la bolchevique, se ha desatado la revolución antropológica, la peor de las tres (aunque se apoya en las dos primeras) porque se revela contra aquello que es obvio para quien no esté cegado por los vapores etílicos de la ideología, esto es, la propia naturaleza.

      En eso, un grupo de arqueólgos, sesudos ellos, va y dicen que tras décadas excavando y sacando huesos antiguos… sólo han encontrado huesos de dos géneros, masculino y femenino.

      En fin, a ver si se ponen las pilas porque los monigotes de satanás, a base de no tener a nadie enfrente, al final nos harán pasar elefante por colibrí.

    2. Pero qué tiene que ver el LGBTismo con estos 3 fenómenos sociales:
      -El ambientalismo (un imperativo de nuestros tiempos)
      -El migracionismo (un síntoma de tremendas injusticias sociales)
      -El globalismo (un fenómeno imparable en el que estamos inmersos y que continuará más y más porque los medios de transporte y comunicación ha hecho del mundo “un pañuelo”)
      -y ni siquiera con el aborto…….
      El LGBTismo es un aspecto de la (a mi entender) distorsionada ideología de género que el progresismo occidental ha comprado con entusiasmo (!?), y que se nos quiere meter con embudo a toda costa (subvenciones a la organizaciones LGBT, matrimonio gay, adopción gay, prohibición de terapias de reorientación, adoctrinamiento LGBT en las escuelas , etc). Nada que ver con el ambientalismo, con el migracionismo ni con el globalismo.

      1. Todos los caminos conducen a…
        Todo es para controlar todo.
        Todas son caras de misma moneda del control y destrucción del Cristianismo (el que sobrevive sólo en las Trincheras) y la destrucción de la Humanidad que la soportan algunos buenos (ó santos) espíritus.

        Son pobres instrumentos. Esto es más atroz que el propio nazismo y todos sus contrarios, no hay sangre a la vista, polvo.

      2. El ambientalismo que se nos quiere vender es pro impuestos y anti natalidad. El migracionismo en desarraigador, anti familia y abaratador de la mano de obra. El globalismo es pro gobierno mundial que le de sustento a la dictadura del pensamiento único. Todo ello es anti católico, como el gender, en el que el hombre se erige, sustituyendo a Dios, en creador a su gusto de sí mismo, sin límites sexuales o de otra índole.

        1. Lo del gobierno único no es contrario al catolicismo, lleva dos mil años persiguiendolo, lo que es contrario es a que el gobierno único no sea el suyo

  3. Algunos pueden estar pensando que un elefante es un colibrí…

    Realmente no es tan difícil darse cuenta de que no es así.

    Solo hace falta un acto de honestidad; descubrirá que se reconcilia consigo mismo reconciliándose con la realidad.

    Puede ser que se necesite una dosis de valentía.

    1. Lo mismo pasa con la homosexualidad, algunos no tienen la valentía de reconocer que un homosexual no es un heterosexual, como un zurdo no es un derecho, hay una minoría de zurdos perfectamente normales y una minoría de homosexuales perfectamente normales, ¿tanto cuesta reconocer la realidad?

  4. La Ley Natural, esa es la cuestión. SE. ES HOMBRE O Mujer, no hay otra. Lo demás es imponer un desorden en el propio individuo, familia, sociedad y Nación. Esa dictadura del relativismo, de las opiniones, de unos cuantos multimillonarios que desean imponer una forma de pensar, vivir actuar, organizar nuestra vida y entorno, arrancar la inocencia de niños, jóvenes y adultos… CON LA BIOLOGÍA Y SUS LEYES NO SE JUEGA… Y SANSEACABÓ

    1. Que yo sepa un homosexual es hombre y una lesbiana mujer. Pero como junto con Belzenugui sois los más fachas pues seguro que pensáis que son animales. En fin…

      1. Sabes poco, Markus, la verdad.
        Primero. Homosexual es aquella persona (hombre o mujer) que se siente atraído por otra del mismo sexo.
        Segundo. Son los mismos homosexuales los que dicen que el género y el sexo no definen ni su cuerpo ni su mente, ni nada. Yo, ni quito ni pongo. Y si no me crees, haces bien. Porque no tienes por qué creerme.
        Lo que sí es imprescindible es que leas un poquito, aunque yo no te veo mucho de leer, a las diseñadoras del “género” como Simone de Beauvoir, Valerie Solanas y demás tropa.

        1. Tu no me conoces sr facha. Y a poco leo más que tú. Al menos yo no acusó a alguien marxista o cristianofobo sólo por ser de Cáritas o tener unos idelaes diferentes a los algunos o la mayoría en la iglesia

          1. Se te nota bastante que lees mucho, pero deben ser libros de 0 a 6 años.
            Tú tampoco me conoces de nada y dices que si soy facha, que si del cucus.
            Así que.. anda y vete a hacer morcillas veganas, cristianófobo.

        2. Tus comentarios te delatan como facha, sin embargo, yo todavía no he hecho ningún comentario cristianofobo, si no te gusta la autocrítica dentro de la iglesia te conmino a que te alistes en kkk, encaja con tus ideales. Matar negros, perseguir homosexuales y refugiados, y matar musuanes. Eso os encanta a los fanáticos anticristianos. Sin embargo seguís sin amar al prójimo como dijo Jesús

        3. Lo que digo facha, como hacían los franquistas en la guerra civil si piensas diferente eres comunista. Mientras tanto sigues acusando a un cristiano de cristianofobia sin ninguna evidencia. El kkk te espera con las manos abiertas. Seguro que el subfusil ya lo tienes en casa

        4. Seguimos sin dar ningún argumento de por qué según tu soy cristianofobo en fin de donde no hay no se puede sacar. Pero mira has reconocido que eres del kkk

          1. ¿Sabes qué? Eres tan suma y profundamente idiota que no sabes leer entre líneas.
            Tranquilo. No te voy a pedir que leas entre líneas cuando se que te cuesta unir las sílabas.
            Aprende a leer primero, después a escribir y luego, te ilustras un poquito. A mil leguas se nota que no has leído ni mucho, ni poco. Sobre todo, date una vuelta por los libros de historia para que no se te note tanto la imbecilidad y el desconocimiento inmenso que tienes de la misma.
            Tú sí eres comunista y por tanto, cristianófobo.

    2. El problema es que no es cierto, nacen personas hermafroditas con ambos sexos. no hay un orden perfecto preplanificado por un Dios, hay una naturaleza que experimenta mutaciones en los individuos, algunos sobreviven y logran reproducirse y otros no, eso es lo que hay, lo que vosotros llamáis ley natural u orden divino es en realidad azar y supervivencia,

      1. El azar no existe, es filosóficamente imposible. Viola el principio de causalidad. La palabra azar es utilizada en la evolución de manera no literal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles