Ex portavoz del Vaticano: «Greta indudablemente es un icono»

|

Alessandro Gisotti , el que fuera portavoz del Vaticano y que actualmente es subdirector editorial del Dicasterio para la Comunicación, Alessandro Gisotti, ha estado de visita en España para presentar un volumen de la Editorial Vaticana llamado ‘Una gran esperanza’, con los pensamientos del Papa sobre la ecología.

En entrevista con Religión Digital, Jesús Bastante le hace una pregunta de lo más normal a Gisotti: “¿Es el gran líder, junto a Greta, en este momento en lo referente al cuidado del planeta?”, preguntó Bastante refiriéndose a Francisco.

La respuesta de Gisotti fue “Sí”. “Greta indudablemente es un icono, pero hay muchas ‘gretas’ en todo el mundo”, aseguró el italiano, quien recordó que es “necesario abordar este problema con coraje, con profecía, como hace Francisco, y pienso que el Papa es escuchado con atención porque lidera con el ejemplo”.

“La ecología integral es el cuidado del ambiente, pero también el del ser humano. No hay que expulsar al ser humano de las teorías ambientalistas”, afirmó Gisotti en otro momento de la entrevista. “No se puede entender el Sínodo de la Amazonía sin haber leído Laudato Si”, sentenció.

Preguntado por la exhortación apostólica del Sínodo, Gisotti recuerda que el Papa dijo “que intentaría tenerla a final de año, pero no lo sé”. “El sínodo ha sido un mensaje en sí mismo”, asegura el ex portavoz vaticano, “un mensaje increíble para la Iglesia, y no sólo para la Iglesia”. “Es un signo de lo que significa ecología integral: el clamor de los pobres, del medio ambiente, se unen en un modo dramático en la Amazonía. Los pueblos y la naturaleza de la Amazonía sufren y gritan, y hay que escucharlos. El Sínodo de la Amazonía ha sido el sínodo de la escuchaterapia, como dijo el Papa Francisco” termina Gisotti.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
23 comentarios en “Ex portavoz del Vaticano: «Greta indudablemente es un icono»
  1. Las últimas noticias provenientes del Vaticano son de lo más preocupantes. Parece que tienen que introducir los postulados del nuevo orden mundial con calzador y hacemos ver bueno lo que es malo.

    1. La nueva iconografía sagrada incluye a Greta y las ‘gretas’ del mundo, a las Pachamamas y al hombre superdotado de madera. Y entre las nuevas reliquias, los zapatos gastados de Francisco, la cruz-patera de diseño de Czerny o las plumas de los cardenales arios del Brasil…

  2. En las librerías, la carita de Greta se asoma en las portadas de libros con títulos como “Cambiemos el mundo”, “Todos somos Greta”, “Nuestra casa está ardiendo”, “La historia de Greta”… Se comprende que el protagonismo mediático de la niña enfadada y sus viajes en catamarán empiezan a hartar a muchos, a juzgar por los chistes y críticas que surgen en redes sociales y conversaciones privadas. En cambio, la mayor parte de la prensa la trata con una reverencia que ya no se estila para los personajes públicos. Y, como cabía esperar, el éxito de Greta ha despertado el afán de imitación de otros niños, que también aspiran a convertirse en conciencia crítica y espectáculo mediático ante los mayores.

    1. Pero no es solo el clima el caldo de cultivo de niños activistas. Hace pocos días, Elsa, una niña transexual de 8 años, “emocionaba” a la Asamblea de Extremadura con un discurso de minuto y medio en el que, según la prensa, dejaba un “profundo mensaje” a los políticos: “Tengo el derecho a ser llamada como yo me siento. Sigan, pese a las amenazas, haciendo leyes que reconozcan que las personas somos diversas. Por encima de todo, las personas transexuales tenemos el derecho a ser quienes somos”.

  3. Después de que muchos mayores han renunciado a ejercer la autoridad sobre los niños, ahora son los niños los que amonestan y aleccionan a sus mayores. Estos niños propagandistas de buenas causas son escuchados como si la sabiduría hablara por su boca. Son las voces infantiles que gritan “el rey está desnudo”. Son los representantes de una generación que se sienta abandonada por adultos irresponsables. Son niños concienciados cuyo activismo solo puede despertar admiración y alabanza sin reservas. Hasta el punto de que políticos, profesores y padres han de felicitar al niño si decide hacer huelga escolar.

    1. Este imperativo de “lo quiero ya” es algo muy típico de la generación de Greta, y más en un país desarrollado como Suecia; pero cualquier político ha experimentado que la realidad es tozuda y los ciudadanos volubles. Quizá muchos de esos jóvenes que acompañan a Greta en las manifestaciones empezarán a molestarse si la lucha contra el cambio climático exige cerrar la fábrica en que trabaja su padre o encarecer la factura de la electricidad de su piso.

  4. Atender a los sentimientos de algunos niños activistas tampoco justifica una legislación sentimental, donde la emoción se impone sobre el razonamiento. Así, ante la proliferación de niños “trans” de cada vez menos años, lo que se impone es seguir su evolución sin tomar medidas prematuras e irreversibles, que a menudo se han demostrado innecesarias. Si algo se echa en falta en la educación paterna de hoy, no es la falta de cariño, sino el temor a decir que “no” a un deseo infantil. Esta falta de autoridad no debería transmitirse a la vida política. Como ha escrito el director del Foro de la Familia, Javier Rodríguez, a propósito de estos niños activistas: “Llevar la contraria a un niño que muestra sus sentimientos en público es complicado, puesto que inmediatamente coloca al discrepante en una posición de rechazo social.

    1. No llevarle la contraria en estos supuestos, por el contrario, coloca a nuestro ordenamiento jurídico en una posición arbitraria a merced de las ideologías, y a la sociedad entera en la infantil posición de sustituir los argumentos racionales por los sentimientos, convertirlos en derechos y esparcir el miedo a expresarnos libremente”.

      Más aún cuando los sentimientos expresados por los niños son muchas veces un mero reflejo de las ideas de adultos. No había muchas niñas que se sintieran atrapadas en un cuerpo de niño antes de que la ideología de género pusiera el pie en internet y en la escuela. Ni niños aterrados por el cambio climático cuando los medios no pronosticaban una extinción masiva tras otra. Y muchas veces da la impresión de que los activistas de ciertas causas están muy contentos de poder utilizar voces ingenuas que desarman las críticas.

  5. “No se puede entender el Sínodo de la Amazonía sin haber leído Laudato Si”, sentenció Gisotti.
    Pues, yo no lo entenderé nunca, porque no pienso leer Laudato Si.

  6. El Vaticano ha prohibido el uso de cigarros electrónicos equiparándolos a los tradicionales en todo sus departamentos. Por ahora permanece la venta de los preciados habanos libres de impuestos en los negocios vaticanos. La gasolina, la santa gasolina, sigue en su esplendor y a nadie parece importar el calentamiento del planeta. El cardenal electricista sigue sin pagar ninguno de los recibos de luz del inmueble ok upado como había prometido.

    1. Lo he comentado varias veces en este medio: nunca creí que me tocaría ver la apostasía de los cardenales (a viva voz o mediante periodistas) de los cardenales de la Iglesia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles