Muere el sacerdote Tomás de la Torre

|

El sacerdote jiennese fue una referencia en el universo digital y bloguero de InfoVaticana, infocatólica y Religión en Libertad.

Así se anunciaba su fallecimiento en redes sociales:

El jueves 5 de diciembre hacia las 6 de la tarde ha fallecido de un infarto el sacerdote D. TOMAS DE LA TORRE, adscrito a la Parroquia De San Pedro Poveda.

El entierro de don Tomas de la Torre será el sábado 7 de diciembre, a las 10:30 de la mañana, en la Parroquia de San Pedro Poveda, donde ha servido como sacerdote en los últimos años.
Estamos a la espera de que a lo largo de la tarde lleguen sus restos al Tanatorio Delgado Díaz.
En cuanto los recibamos os avisaremos para el velatorio.

Os ruego una oración por don Tomas.
¡Descanse en paz!

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
13 comentarios en “Muere el sacerdote Tomás de la Torre
  1. Lo decía Leo Trese en sus libros. Los sacerdotes mueren de repente en una proporción altísima y dejó escrito en sus libros best-seller que (no por el humo del tabaco, ni por el sedentarismo, ni otros factores de riesgo) era porque el Señor da por supuesto que los pillará en gracia de Dios, que por algo son sacerdotes. Desde los años 50 esta estadística no ha hecho más que confirmarse. No hay más que consultar la demografía diocesana de cualquier obispado. Recuperar la fe en dos días, ed. Didot.

  2. Si era el bloguero principal de las tres paginas anti católicas que se mencionan que Dios se apiade de su alma, ojalá se haya arrepentido de todo el año que estas páginas hacen a tantas almas.

  3. Yo no sé de él, si no que era un sacerdote. Los sacerdotes son los obreros en la Viña del Señor, unos por desgracia, malvados, otros buenos, otros se mueren, otros se salen, ! Pobrecita Iglesia! Si tan solo alguien supliera a los que se van, pero falta el valor de hacerlo. Para ser sacerdote, primero hay que ser hombre, en el buen sentido de la palabra. Luego decidirse a amar a Dios, de tal forma, que nada importe sino El. Ahora murió un sacerdote. Uno menos,,, que Dios lo reciba, y tenga a bien, poner a otro en su lugar, como se suple a un soldado, a un vigía. Que la Iglesia no se quede sola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles