Francisco coincide con Bartolomé I en su llamada a la reunión católico-ortodoxa

Constantinopla Roma
|

A principios del mes pasado, el patriarca de Constantinopla Bartolomé I confesó a los monjes del Monte Athos que la reunión con Roma era “inevitable”. Y solo tres días después, el Papa lanza un mensaje a Bartolomé expresando el deseo de comunión plena entre Roma y Constantinopla.

El día elegido era perfecto: San Andrés, ‘Protokletós’, el Primer Llamado, el Apóstol del que rastrean sus orígenes los patriarcas de Constantinopla, el santo por excelencia de la Iglesia Ortodoxa. “Es con gran alegría espiritual y en profunda comunión de fe y caridad que me uno a la oración de la Iglesia de Constantinopla en la celebración de su santo patrón, el Apóstol Andrés, el primer llamado y hermano del Apóstol Pedro”, dice Su Santidad en la carta dirigida al patriarca.

La ‘primera piedra’ la lanzó Bartolomé, y por sorpresa. Visitaba el pasado día 12 el patriarca la Abadía de Nuestra Señora de San Remigio, en Bélgica, para participar en el rezo de Vísperas, acompañado por el archimandrita Alexios y dos monjes del Monte Athos: el abad del Monasterio de  Xenophontos, y el hieromonje Theophilos del Monasterio del Pantocrator. Después de la oración -y de prohibir a los periodistas que usaran sus grabadoras- habló con los monjes para advertirles que los católicos “son igual de cristianos que nosotros”, subrayando que la reciente entrega de reliquias de San Pedro por parte del Santo Padre eran prueba de la cercanía de los católicos con sus hermanos ortodoxos.

La sorpresa de los ortodoxos presentes -aunque ninguno de ellos osó objetar nada- llegó cuando el patriarca les advirtió que la reunión de ambas iglesias era “inevitable”.

Por su parte, en su carta del domingo al patriarca, Francisco comunica a Bartolomé “la seguridad de la firme intención de la Iglesia Católica, así como la mía propia, de continuar con nuestro compromiso de trabajar por el restablecimiento de la plena comunión entre los cristianos de Oriente y Occidente”.

A lo que añade: “La búsqueda del restablecimiento de la plena comunión entre católicos y ortodoxos no se limita ciertamente al diálogo teológico, sino que se realiza también a través de otros canales de la vida eclesial”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
17 comentarios en “Francisco coincide con Bartolomé I en su llamada a la reunión católico-ortodoxa
  1. Bartolomé destruyó la comunión entre las iglesias orientales al reconocer un grupo cism ático en Ucrania y alienando a la Iglesia rusa que constituye el 50% de los ortodoxos.

    Los ortodoxos están subordinados al Estado, niegan el purgatorio, la indisolubilidad del matrimonio y la primacía del Papa, toleran la anticoncepción y un clero casado, y no se arrodillan frente al Santísimo Sacramento. De hecho, existe una «profunda comunión de fe» con Francisco, pero no con la Iglesia Católica.

    El Patriarcado de Constantinopla ha sido profundamente influenciado por la masonería.

    1. No seré yo quien defienda a los ortodoxos pero la resurrección de la Iglesia Rusa sobre los mártires tras 74 años de ateísmo con liturgia del siglo IV merece una reflexión.

      1. Ya quisiéramos para nosotros tener una liturgia parecida a la ortodoxa todos los días en nuestros templos, no solo de «forma extraordinaria»,el mismo temor de Dios y la misma devoción … ….bienvenidos!!

  2. Francisco coincide con Bartolomé I en su llamada a la reunión católico-ortodoxa
    ¿En serio?
    Más bien lo que parece es una llamada a otro tipo de «reunión»
    Apocalipsis 17: 13 «Están todos de acuerdo en entregar a la Bestia el poder y la potestad que ellos tienen.»

  3. Profecía: «Escucha, hija, en atención a ti traeré a tu hermano del Este para que honre Mi Nombre. Cobra ánimo, ahora. Un brote de esperanza saldrá de Mi Casa de Oriente. Mientras, en Mi Casa de Occidente, la gente estén avasallando unos a otros, mientras el orgullo humano siga creciendo hasta el punto de explotar y mientras vuestras tierras sigan estando infestadas de un espíritu de rebelión, corroyendo como gangrena, recuerda lo que Yo, Dios, te he dicho mucho antes de que esto suceda:

    Mi Corona de Gloria Me será ofrecida desde el Este.

    Es a causa de esto por lo que necesito tu cooperación, hija, tu inmolación por Mi Casa. Tus penalidades serán muchas, Mi niña, pero sopórtalas con dignidad para honrar Mi Nombre; y por medio de éstas, al final, triunfaré.

    Yo resucitaré a Mis vástagos de la Casa de Oriente para llevar adelante la unidad, y al final todas las naciones se unirán bajo Un solo Nombre…» 7.12.1994 Imprimatur y Nihil Obstat 2005

  4. Oremos para que se dé la unión entre ambas Iglesias, que en un principio fueron una. Para eso tenemos a nuestro papa Francisco como líder. Somos más de mil millones de católicos en el mundo, buscar agradar a todos es un absurdo y pérdida de tiempo, más aún cuando la mediocridad farisaica es tan verídica en algunos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles