PUBLICIDAD

Dimite Gianni, comandante de la gendarmería vaticana

|

Confirmado lo que adelantó Specola: El Papa habría aceptado la dimisión de Gianni, cuestionado por su gestión del escándalo en la Secretaria de Estado.

El comandante de la Gendarmería vaticana ha presentado su renuncia al Papa, que la ha aceptado. En los días inmediatos a la megaoperación policial contra la corrupción en las finanzas vaticanas, la de Giani es la séptima cabeza que rueda, tras los cinco ‘suspendidos’ inmediatamente, el juez único de la Santa Sede y, ahora, el último responsable de la operación.

Ahora, lo desconcertante de todo esto es que la operación organizada por Giani -que implicó la sorpresiva incautación de aparatos y archivos informáticos de la Secretaría de Estado- requería necesariamente contar con el permiso expreso del Pontífice y de la propia congregación. Castigando a Giani, por tanto, el Papa está castigando una operación que ha autorizado.

¿Fueron las formas? ¿Se está castigando el modo en que se llevó a cabo la operación? El Palacio Apostólico, sede de la Secretaría, está bajo la jurisdicción de la Guardia Suiza, no de la Gendarmería.

Los comentaristas avezados en los bizantinos usos de la vida vaticana hablan de una ‘guerra de bandas’, en este caso, entre el banco vaticano-el IOR- y la Secretaría de Estado. Se interpreta, así, que Giani se habría inclinado por el primero, ganándose las iras de la segunda.

Se especula también con la posibilidad de que la información que ha ido ofreciendo el italiano L’Espresso en torno a la trama de corrupción tras la operación sería consecuencia de una filtración interesada que apunta en última instancia a Giani.

El propio Papa criticó duramente la publicación de las fotos de los funcionarios vaticanos suspendidos de sus funciones, calificándola directamente de “pecado mortal”. Su Santidad habría ordenado una investigación sobre la filtración que habría acabado señalando a Giani, con veinte años de servicio a sus espaldas.

Según informa la agencia ANSA, un mensaje anónimo ya había puesto en la mira, con tonos fuertemente acusadores, al comandante de la Gendarmería del Vaticano Domenico Giani. La orden llevaba, al parecer, la firma del propio Giani. La partida de Giani significaría el alejamiento de uno de los colaboradores más cercanos del Papa.

Hasta la fecha, Giani se ha negado a hacer declaración alguna.

27 comentarios en “Dimite Gianni, comandante de la gendarmería vaticana
  1. Lo que lleva ocurriendo dentro del vaticano desde hace centenares de años ahora abierto a la opinión pública, ¿por fin veréis que la iglesia católico es poco divina y muy humana?

    1. Estoy esperando que Infovaticana diga algo sobre la última entrevista que le hicieron al Cardenal Sarah. ¿O solo les interesa sembrar discordia? Exijo un poco de objetividad.

  2. José…lo que pasa en la Iglesia Católica es la prueba más grande de su origen y estructura divina, porque cualquiera otra institución «más humana» se viene al suelo en el primer centenar de años…Tiene una promesa hecha por el mismísimo Dios Jesucristo : » y las puertas del Infierno no prevalecerán». Quizás el don Francisco logre tirarla abajo…pero solo será por un tiempo…resucitará gloriosa…La Pasión de Cristo la tiene que vivir la Iglesia…toda, hasta la última gota de sangre…y luego el Corazón Inmaculado de María triunfará…esa es la otra promesa.

  3. Cada vez está más claro quien es el que tiene que dimitir como máximo incompetente, al haber llegado al grado de máxima incompetencia, cuando no tenía que haber alcanzado ni el primer escalón.

  4. Hace más de 200 años ocurrió la siguiente conversación:
    Napoleón Bonaparte: Voy a destruir su Iglesia (muy de seguro de sí mismo, pues había mandado arrestar y mandar al exilio al Papa Pío VI hasta la muerte, con el aviso de «Último Papa»).
    Cardenal Consalvi: No, no podrá (con tranquilidad).
    Napoleón Bonaparte: ¡Voy a destruir su Iglesia! (alzando la voz)
    Cardenal Consalvi: No señor, no pierda su tiempo en tratar de destruir a la Iglesia. Lo hemos intentado nosotros desde adentro, y no hemos podido conseguirlo.
    Bergo Lío tampoco. Morirá en el empeño.

  5. Así paga el papa. Veinte años al servicio de la Santa Sede no valen nada ante los ojos de un papa imprevisible. No es bueno estar demasiado cerca de un tirano, porque tarde o temprano acabarás fulminado por su ira.

      1. Cierto. Amoris laetitia y el sínodo Amazonas ya son causa automática de la anulación de la autoridad de Francisco. Este escándalo sólo revela más aún que la descomposición espiritual csusa la desintegración administrativa. Todo es estercoleriante.

  6. En “Vidas Paralelas” Plutarco relata “El primer mensajero que dio la noticia sobre la llegada de Lúculo estuvo tan lejos de complacer a Tigranes, el Rey de Armenia que éste le cortó la cabeza por sus dolores (…) y sin ninguna inteligencia del todo, Tigranes se sentó mientras la guerra crecía a su alrededor, dando oído sólo a aquellos que lo halagaran…”

  7. Es URGENTE una declaración formal de la fe en la Divinidad de Jesucristo, desde la mas alta jerarquía.
    También hace tiempo publicaron esta frase:
    «Y creo en Jesucristo, su encarnación. Jesús es mi maestro y mi pastor, pero Dios, el Padre, Abba, es la luz y el Creador. Éste es mi Ser. ¿Le parece que estamos muy lejos»
    Pero Jesucristo dice :
    «Para que todos honren al Hijo así como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió»
    El desmentido debe ser personal no mediante ayudantes, la fe en la Divinidad de Jesucristo es fundamental, y ahora, el tema es candente

      1. Pide milagros a 1 euro. Francisco no ha contestado a las Dubia después de haber estado 4 años de espera. Nunca expresará en público que Jesús es Dios y Hombre verdadero, en respuesta a su declaración a Escalfado de que Jesús no es Dios. Primero es su amigo Escalfado.

  8. Los sucesos del día 1 son imposibles sin la autorización de Francisco, directa y por escrito. Parolin está al margen de todo y nos lo imaginamos rezando el Te Deum por esta ausencia no querida. Francisco se precipitó, como en otros casos, basta recordar el problema chileno, y alguien tiene que pagar. La gravedad de la situación exige una cabeza importante y no sirve la acusación a intermedios. Reclamar a estas alturas de la historia la presunción de inocencia cuando hemos asistido al escarnio público de personas sin juicio y sin condena suena a chiste. En todas las instituciones del mundo son muy conscientes que todo se puede filtrar. Pretender que una orden fijada en los carteles vaticanos puede pasar desapercibida para la prensa significa estar viviendo en otro planeta.

  9. Belzunegui, con todo respeto. De donde tiene tiempo usted para elaborar tanta teoría conspirativa? Debiera dedicarse a escribir novelas policiales o de misterio. Es increíble su creatividad inagotable.
    Gracias

      1. Albert L, no veo el veneno, simplemente hago notar la inacabable imaginación de algunos comentaristas, que ven conspiraciones por todos lados.
        Ahora, no veo por qué salta Usted en defensa de Belzunegui, o es el mismo Belzunegui haciendo de Troll, o es el amante. Una de dos.

        1. Una orden directa no es una conspiración, es una orden y el responsable de ella no es el que la ejecuta escrupusamente sino el que la dicta con sumo enfado, como es sobradamente conocido. Quien tendría que irse es Bergo Lío, quien nunca asume su responsabilidad y va culpando a los demás, incluso echando porquería, especialmente a los católicos.

        2. Nadie cree la razón esgrimida oficialmente para la dimisión de Giani. Se nos cuenta la película de la filtración de una orden de servicio y que dimite por no haber encontrado al responsable. La orden de servicio se ha elaborado en el ordenador del comando de la gendarmería, que se encuentra en la plaza de Santa Marta, y viene colocada en los cuarteles de la guardia suiza y de la gendarmería, en sitios controlados por cámaras de seguridad. No hablamos de documentos que han dado la vuelta al mundo. Todo suena a una excusa para poner en acto algo que ya estaba muy decidido. En otros tiempos, también aquí llega la decadencia, los libretos de las operas vaticanas eran de mucha mejor calidad. Veremos si en el futuro, no creemos que tengamos que esperar mucho, se ‘dimite’ a las cabezas de organismos en los que se producen fugas de documentos internos. Si mañana, Dios no lo quiera, volvemos a tener una fuga de un documento interno de la Secretaría de Estado, ¿veremos a Parolin renunciado ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles