PUBLICIDAD

El Papa: Perseguir a un miembro de la Iglesia es perseguir al mismo Cristo

|

Lo dijo en la Audiencia general de esta mañana en la Plaza de San Pedro

El Papa ha proseguido el ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles, eligiendo esta vez el pasaje “Este me es un instrumento de elección» (Hechos 9:15). Saulo, de perseguidor a evangelizador (Hechos de los Apóstoles 9, 3-6)

Catequesis del Santo Padre ofrecido por la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

            A partir del episodio de la lapidación de Esteban, aparece una figura que, junto a Pedro, es la más presente e incisiva de los Hechos de los Apóstoles: la de «un joven llamado Saulo» (Hch 7,58). Se le describe al principio como alguien que aprueba la muerte de Esteban y quiere destruir a la Iglesia (cf. Hechos 8:3); pero luego se convertirá en el instrumento elegido por Dios para anunciar el Evangelio a las gentes (cf. Hechos 9:15; 22:21; 26:17).

            Con el permiso del sumo sacerdote, Saulo persigue a los cristianos y los captura. Vosotros, que venís de algunos pueblos que han sido perseguidos por las dictaduras entendéis muy bien lo que significa perseguir a la gente y capturarla. Y lo hace pensando en servir a la ley del Señor. Lucas dice que Saulo «respiraba» «amenazas y muertes contra los discípulos del Señor» (Hch 9,1): en él hay un aliento que huele a muerte, no a vida.

            El joven Saulo es retratado como un intransigente, es decir, uno que manifiesta intolerancia con los que piensan diferente a él, absolutiza su propia identidad política o religiosa y reduce al otro a un enemigo potencial contra quien combatir. Un ideólogo. En Saulo la religión se había transformado en ideología: ideología religiosa, ideología social, ideología política. Sólo después de ser transformado por Cristo enseñará que la verdadera batalla «no es contra la carne y la sangre, sino contra […] los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del mal» (Ef 6,12).  Enseñará que no debemos luchar contra las personas, sino contra el mal que inspira sus acciones.

            La condición de rabia  -porque Saulo estaba rabioso- y de conflicto de Saulo invita a que cada uno se pregunte: ¿Cómo vivo mi vida de fe? ¿Salgo al encuentro de los demás o estoy en contra de ellos? ¿Pertenezco a la Iglesia universal (buenos y malos, todos) o tengo una ideología selectiva? ¿Adoro a Dios o adoro las fórmulas dogmáticas? ¿Cómo es mi vida religiosa?¿La fe en Dios que profeso me hace amigable u hostil a los que son diferentes a mí?

            Lucas nos dice que, mientras Saulo se dedica intensamente a erradicar a la comunidad cristiana, el Señor sigue sus huellas para llegar a su corazón y convertirlo a sí. Es el método del Señor: llegar al corazón. El Resucitado toma la iniciativa y se manifiesta en Saulo en el camino de Damasco, acontecimiento que se narra tres veces en el libro de los Hechos (cf. Hch 9, 3-19; 22, 3-21; 26, 4-23). A través del binomio de «luz» y «voz», característico de las teofanías, el Resucitado se le aparece a Saulo y le pide cuentas de su furia fratricida: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? “(Hechos 9:4). Aquí el Resucitado manifiesta su ser una sola cosa con los que creen en Él: ¡atacar a un miembro de la Iglesia es atacar al mismo Cristo! También los que son ideólogos porque quieren el “purismo” –entre comillas- de la Iglesia, atacan a Cristo.

            La voz de Jesús dice a Saulo: «Levántate, entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes  hacer» (Hch 9,6). Sin embargo, cuando se levanta, Saulo no ve nada, se ha vuelto ciego,  y de hombre fuerte, autoritario e independiente se vuelve débil, necesitado y dependiente de los demás porque no ve. La luz de Cristo lo ha deslumbrado y  cegado: » Así, se presenta también exteriormente lo que era su realidad interior, su ceguera respecto de la verdad, de la luz que es Cristo.» (Benedicto XVI, Audiencia general, 3 de septiembre de 2008).

            De este «cuerpo a cuerpo» entre Saulo y el Resucitado, comienza una transformación que muestra la «pascua personal» de Saulo, su paso de la muerte a la vida: lo que una vez fue gloria se convierte en «basura» que hay que rechazar para adquirir la verdadera ganancia que es Cristo y la vida en él (cf. Flp 3, 7-8

            Pablo recibe el bautismo. El bautismo marca así para Saulo, como para cada uno de nosotros, el comienzo de una nueva vida, y se acompaña de una nueva mirada hacia Dios, hacia sí mismo y hacia los demás, que de enemigos se convierten en hermanos en Cristo.

            Pidamos al Padre que nos haga experimentar, como a Saulo, el impacto con su amor que sólo puede hacer de un corazón de piedra un corazón de carne (cf. Ez 11,15), capaz de acoger en sí «los mismos sentimientos que Cristo» (Flp 2,5).

PUBLICIDAD

Saludos en español

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. A todos los invito a experimentar, como Saulo, el impacto del amor de Dios en nuestra vida, que transforma nuestro corazón de piedra en un corazón de carne, capaz de acoger los sentimientos de Cristo y hacerlos llegar a los que nos rodean. Que Dios los bendiga.

Saludos en otros idiomas

El Papa saludó entre otros peregrinos de lengua alemana a los participantes en la semana informativa de la Guardia Suiza Pontificia y recordó a los de lengua polaca que el lunes pasado celebramos la memoria de la Santísima Virgen María del Rosario. “Durante sus apariciones en Gietrzwałd, Polonia –dijo- la Virgen recomendó: «Es mi deseo que recéis el rosario todos los días». Aseguraba que las gracias implícitas en esta oración serían salvíficas y llevarían a los hombres a la felicidad en el cielo. Recordad estas palabras, sobre todo ahora, en el mes de octubre, dedicado al Santo Rosario. Por intercesión de María, Mediadora de Gracias, pedid paz para el mundo, sabiduría para los gobernantes y fe y unidad para las familias. ¡Alabado sea Jesucristo!”

18 comentarios en “El Papa: Perseguir a un miembro de la Iglesia es perseguir al mismo Cristo
  1. Reconoce que está persiguiendo al mismo Cristo: No cesa en sus insultos y persecuciones diarias a los católicos, los más perseguidos del planeta, no sólo por el islam religión de paz, la dictadura china y el pensamiento único, sino, especialmente, por quien, desde la colina vaticana, quiere acabar con los católicos.

    1. Ese odio contra el Papa Francisco es horrible hermano o no sé qué seas porque eres tan cobarde que ni tu nombre colocas. Todo lo que dice o hace el Santo Padre te molesta y te retuerce, diariamente pasas insultandolo y denigrandolo, disculpa! pero eso no es amor por la Iglesia Vivirás amargado y tu alma se perderá por tu terquedad y tu corazón obstinado. Dios te perdona si te arrepientes y vuelves a él.

      1. ¿ Odiaba san Pablo a san Pedro cuando lo corrigió pública y duramente ? En el capítulo 2 de la carta a los Gálatas, cuenta San Pablo lo que se ha dado en llamar el incidente de Antioquía. Es bien conocido. San Pedro se dedicaba a disimular ante los judíos para que éstos no se enfadaran por las exigencias del cristianismo naciente. Vamos, que ya en aquella época el Vicario de Cristo tendía puentes y planteaba el discernimiento. Ahora hubiera dicho: Si un judío quiere ser judío y a la vez ser cristiano, pero su conciencia está tranquila, puede acercarse a la comunión. Seguramente algunos querrían haber redactado alguna nota 305 en el Concilio de Jerusalén. Pero san Pablo lo impidió. Le cantó las cuarenta en bastos al Papa Pedro y puso las cosas en su sitio.

        1. Nadie se escandalizó. No hubo ningún problema, porque San Pedro era humilde (de verdad, no de boquilla) y supo aceptar la reprimenda. No era un dictadorzuelo y sabía perfectamente que la Iglesia no era su finca particular, ni su rancho, ni su cortijo. Como San Pedro era realmente bueno (y no de boquilla), ni había sido elegido hombre del año por las revistas gays de Antioquía, ni era celebrado por la web corintodigital.com como pobre y humilde, supo aceptar lo que San Pablo exigía. Y menos mal, porque eso salvó a la Iglesia. Es que entonces había las dos cosas: un verdadero Vicario de Cristo preocupado por la fidelidad al mandato del Señor, y un verdadero Obispo que dijo lo que tenía que decir.

      2. A ningún católico le molesta todo lo que dice o hace el Santo Padre, que está orando por el bien de la Iglesia en el Vaticano, y firma como Benedicto PP XVI.

      1. Tolere o no tolere, yo no tengo poder contra el discrepante. El pensamiento único, y Bergo Lío con el, marginan al discrepante al ostracismo. Yo soy de los perseguidos, no de los perseguidores.

  2. Solo Dios conoce a sus ovejas.Solamente Dios sabe realmente que almas constituyen la Iglesia, porque solamente el sabe cuales se encuentran realmente en la Gracia De Dios y la reciben.
    Nosotros en realidad no podemos decir que almas se encuentran en Gracia De Dios y por tanto no es posible saber quiénes son los miembros De la Iglesia.

  3. Echat a la calle a sacerdotes que han dado su vida por Cristo y por la iglesia por ser fieles a las enseñanzas de Cristo, echar a la calle a monjas por rezar demasiado eso es perseguir despuadadamente a los catolicos. Pero hay un Dios.

    1. Si Galiro, y que los Sacerdotes al cumplir 75 años en Argentina los despachen con una «Jubilacion» equivalente a unos 180 Euros, mientras se habla de los pobres es de Falso e Hipocrita.

      Pero el Uno es así.

  4. Persecucion al punto de no poder salir casi a la calle
    No poder comulgar de hecho
    Que otros parroquianos que se fingian tus amigas te escupan y participen en tus torturas diarias
    Todo eso hace esta neoiglesia y mas
    y todas sus mafias

  5. Viendo las fotos del Obeso, veo que no pasa día sin disfrazarse.

    Ya es compulsivo.

    Creo que un dia de estos sale definitivamente del Armario y se viste de Drag Queen.

  6. Lo más patético es que en ciertos casos son sacerdotes quienes cobardemente persiguen a las personas. Tengo una denuncia presentada en la fiscalía de mi país (Paraguay) contra personas innominadas a pesar de saber bien de donde salieron injurias graves hacia mi familia. Ojalá Twiter sea benevolente y colabore con la policía y fiscalía de mi país a fin de llegar con pruebas hasta uno de estos cobardes…

  7. ¿Por qué entonces haces lo mismo, porque persigues instituciones como los Heraldos del Evangelio porque son fieles a la enseñanza de la Iglesia, practican la virtud, las oraciones, la solidaridad con los demás, enseñan el evangelio de Cristo, sostienen la fe de los hermanos a través de la caridad? ¿Y la práctica de los sacramentos, especialmente el de la penitencia eucarística? La verdadera Iglesia de Cristo está siendo perseguida como lo fue Cristo, incluida la suya. Hoy hay muchos Judas Iscariote en varias esferas de la jerarquía eclesiástica. Pero la misericordia y la justicia de Dios no fallan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles