PUBLICIDAD

¿No podría abreviarse el grito de la tierra?

|

Este es un portal que informa sobre la actualidad de la Iglesia Católica, y lo que se celebra en estos momentos en Roma es un sínodo universal de esa Iglesia Católica, así que yo tendría cada día que informar o, como poco, comentar sobre las vicisitudes diarias del sínodo, como hice con el anterior, con el Sínodo de la Juventud.

Ya entonces se me quedó bastante cara de tonto cuando, al acabar, el Papa nos enseñó que, a pesar de todo lo que habíamos visto y oído, a pesar de las ruedas de prensa diarias, no había tratado realmente de la juventud, sino de la sinodalidad, una palabra que no recuerdo que se hubiera pronunciado una sola vez en las sesiones.

Pero, les confieso, me es extraordinariamente difícil seguir con esto, fingir, al final, cuando todo grita que es una farsa, empezando por la propia necesidad de celebrar un sínodo universal sobre una zona de la tierra, muy poco habitada. ¿Qué tiene la Amazonía de especial? ¿Por qué dedicar un sínodo universal, en Roma, a la Amazonía y no a, no sé, la Melanesia o el Kalahari?

Oh, sí, porque el Kalahari o Mongolia no son el ‘pulmón del planeta’. El Amazonas tampoco, pero obviemos eso: ¿qué le importa a la Esposa de Cristo, a la Iglesia Católica, la calidad ecológica de una zona? Nada, absolutamente. Uno puede preocuparse por la Creación cuanto quiera, pero la Iglesia no necesita un sínodo para esa región por esa razón, porque la Iglesia, como tal, no sabe una palabra de ecosistemas ni de clima, ni es esa su misión. Su misión es llevar a todos los rincones de la tierra el mensaje salvífico, la noticia extraordinaria de que Dios nos ha amado tanto que ha mandado a su Hijo para morir en la cruz a fin de salvarnos.

Ese es un mensaje que ha llegado tal cual lo ha transmitido la Iglesia a gentes y pueblos de todas las culturas, desde China o Corea hasta África y, por supuesto, los pueblos de América. Allí, en concreto, los misioneros españoles tuvieron un éxito extraordinario ciñéndose sencillamente a la predicación del mensaje.

Es extraño -por decirlo suave- oír a uno de los obispos participantes en el sínodo reprochar a la Iglesia que se presente como poseedora de la verdad. Pero lo es, es su única justificación, y no algo que nos deba ensoberbecer en absoluto a los católicos, porque no es nuestra; no es el resultado de una reflexión o un descubrimiento; no es el producto del discernimiento: es una noticia, en el sentido más literal del término, que se nos ha confiado, no para guardarla, sino para transmitirla.

Con todo este hablar de neocolonialismo y eurocentrismo y aculturación olvidamos que la Iglesia siempre fue un cuerpo extraño, que el predicar a los paganos no es de ahora, no es algo especial y novedoso que tengamos que hacer con los amazones, sino lo que hemos hecho siempre desde el día uno. Nos hemos movido toda la historia entre paganos; en realidad, no somos más que paganos bautizados.

Hablar de ‘escuchar’, de ‘aprender’ de ritos neolíticos, cuando uno tiene en las manos el mensaje de la encarnación, muerte y resurrección del Hijo de Dios suena a farsa. Y lo es.

Todo este sínodo suena a lo mismo. A un minué, a una escenificación, a un teatrillo que podrían ahorrarnos dándonos ya el documento final que, si no redactado del todo, está con toda seguridad pergeñado.

¿De qué sirve la pretendida descentralización, esa ‘sinodalidad’, esa escucha siempre cuidadosamente selectiva, si nunca como ahora habían seguido los obispos de todo el mundo más robóticamente las instrucciones de Roma, hasta la última coma, hasta imitar la expresión más personal del Santo Padre?

¿Y a qué vienen todas esas cabezas emplumadas, y la comparación que ha hecho el Papa entre los arreglos amazónicos y las birretas? Ese espectáculo, en Hollywood, se calificaría de bochornosamente racista. ¿O es que nos quieren convencer de que la mayoría de los amazónicos viste así en su vida diaria… con vaqueros? ¿Van los alemanes con vestidos tiroleses? ¿No podrían dejar más claro que su papel es el de extras; que es estupendo que sean tan pocos, tan pobres y tan atrasados porque así se les puede decir lo que uno quiera, hablando de su comunión con lo espíritus del bosque pero no de sus costumbres de matar a los que nacen débiles?

La vida real del indígena amazónico en la selva es como la describía Hobbes: pobre, desagradable, brutal y corta. Y el hecho de que los pastores de mi Iglesia se conjuren para ocultar esto bajo el decorado de cartón de un paraíso idílico me resulta insoportable.

PUBLICIDAD

27 comentarios en “¿No podría abreviarse el grito de la tierra?
  1. Si se abrevia el grito de la Tierra se terminan los vuelos transoceánicos, se recortan las noches de hotel, se liquidan los «coffee breaks», los «buon pranzos», las soratas sobre la Columnata y las cenas en Trastevere o Borgo Pío… Esteban, haga usted penitencia o disciplínese si le place, pero… no fotis ara, nen.

    1. Los pobres en general, y los indios en particular, utilizados para sus here jías. Los dejan igual de pobres o más y encima les privan del cielo.

    1. Amable descripción, una redacción contenida en decir diez veces más de lo que está muy bien expresado!

      Rezo porque pensamientos y conclusiones así se expresen con valentia y hombria!

      La Historia la hace el bien y los buenos, los truhanes y fascinerosos sólo tienen un protagonismo pasajero…

      Gracias a D. Carlos Esteban!

  2. Esteban, me quedo con esta frase suya de su buen artículo y le agrego algo más. «Todo este sínodo suena a lo mismo. A un minué, a una escenificación, a un teatrillo que podrían ahorrarnos dándonos ya el documento final que, si no redactado del todo, está con toda seguridad pergeñado.»

    Es la táctica de Bergo glio, habla, distrae, anestesia, para como al pasar te inocula la here.jía que le importa que incorporemos. Ha pasado con él varias veces. La más notoria y grave ha sido con la kilométrica AL en la cual el veneno venía en el cap 8, en notas a pie de página y luego afirmada, la comunión de los adúlteros, con carta que les manda a los obispos de BA para que le pongan la firma.

    En resumen, lo único que importa es concentrarnos en el alimento podrido que Bergo glio quiere que comamos, no en su circo previo. Esa podredumbre es en primer lugar la ordenación femenina y secundariamente, la eliminación del celibato. Todo lo demá son fuegos de artificio.

  3. Os mais radicais próceres da Teologia da Libertação dos anos 70 e 80 do século XXI (D. Cláudio Hummes entre eles, juntamente com Ernesto Cardenal, ex-Frei Leonardo Boff e seu irmão Frei Clodovis Boff, Frei Beto, D. Pedro Casaldáliga. D. Tomás Balduíno, D. Helder Câmara, e tantos outros) não ousaram sonhar com um Sínodo tipo este sob o nome de pan-amazônico.

    Francisco e os bispos da Conferência Episcopal alemã foram além da imaginação dos mais radicais defensores da Teologia da Libertação.

    1. Es notorio que todos aquellos que aún siguen vivos y que pataleaban desproticando contra el magisterio de San Juan Pablo II y el de nuestro Papa Benedicto PP XVI, es decir, contra la enseñanza auténticamente católica, ahora bajo el «pontificado» del noPapa Bergo glio están en sus días de gloria (satánica).

  4. Simplemente, somos laicos catolicos que, por el sacerdocio bautismal, y para defender el depósito de la fe y la moral y la indefectibilidad de la Iglesia, tenemos el poder de Reyes y Profetas para decir, alto y fuerte, al Papa, cardenales y obispos:

    — ES UNA «FAR-SA» DE SINODO, NO CUMPLÍS VUESTRA MISION DE SALVAR ALMAS

  5. » Como se ha observado a menudo, el Papa Francisco y su corte nunca participan en el diálogo teológico, a pesar de su constante afirmación de que dicho diálogo es necesario. La razón es que saben que no pueden ganar en este frente. Por lo tanto, se ven obligados a recurrir al insulto, a la intimidación psicológica y a la pura y simple voluntad de poder. »

    Thomas Weinandy, teólogo perseguido y depurado por la misericorditis francisquita.

  6. A la esposa de Cristo, su Iglesia, la «amazonía», allá con sus verdes emplumados animados o inanimados le importa muy poco. Sino en el otrora evangelizar, otra cosa hubiera sido.

    Que cada cual es hijo de su padre y de su madre. Y que si Cristo vino al mundo allá donde vino,; no lo fue porque así lo dijo el azar, sino porque así debía de ser.

    A quien le importa mucho la Iglesia de Cristo es al Demonio; a Satanás-; que sabe que ya le queda muy poco tiempo en hacer y conseguir esos prosélitos a su causa. Y quienes mejor que estos, los pomposos llamados , príncipes, doctores de su Iglesia para confundir a aquellos otros, los simples quienes se confiaron a su pretendida devoción por la Iglesia.

  7. Sugiero a Infovaticana que recoja el artículo de Weinandy publicado en Il blog di Sabino Paciolla. Una de sus conclusiones es:

    » Con lo que la Iglesia terminará, por lo tanto, en un Papa que es el Papa de la Iglesia Católica y, al mismo tiempo, el líder de facto, a todos los efectos prácticos, de una iglesia cismática. Como él es la cabeza de ambas, el aspecto de una iglesia permanece, mientras que en realidad hay dos.»

    No estamos, por tanto, ante una Iglesia bicéfala, sino ante dos con una sóla cabeza, más bien loca.

  8. Bergolio insiste en acabar con la evangelizacion y tergiversarla .

    Quiere acabar con quienes dieron Dios Patria y fe a Europa y América.

    Ahora está adquiriendo una fuerza que le otorgan las mafias masonas y Soros para desestabilizar al mundo y proponer su masona nueva iglesia con sede en la onu

  9. A veces nos encontramos con situaciones difíciles de entender en la actualidad de la Iglesia, como también lo hubo en el pasado, sin embargo siempre la Iglesia bajo la inspiración del Espíritu Santo sale adelante. Todos podemos opinar con el debido respeto, porque ninguno de nosotros ha sido elegido por el Espíritu Santo para guiar al pueblo de Dios en estos tiempos difíciles, el que recibió ese encargo es Su Santidad Francisco, y el Espíritu Santo nunca se equivoca, así que por alguna razón que tal vez algunos de nosotros no entendemos, me incluyo yo, se está realizando este sínodo, pero la Iglesia saldrá fortalecida y radiante del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles