PUBLICIDAD

Apertura del Sínodo: Si todo permanece como está, el don desaparece

|

«la Iglesia está siempre en camino, siempre en salida, nunca cerrada en sí misma. Jesús no ha venido a traer la brisa de la tarde, sino el fuego sobre la tierra»

«El anuncio del Evangelio es el primer criterio para la vida de la Iglesia»

«cuántas veces ha habido colonización en vez de evangelización»

Esta mañana ha arrancado el Sínodo de la Amazonía con una Misa en la Basílica de San Pedro presidida por el Papa Francisco. A continuación les ofrecemos la homilía en español, publicada por Aciprensa, de esta celebración que abre el esperado sínodo.

Homilía del Papa Francisco

El apóstol Pablo, el mayor misionero de la historia de la Iglesia, nos ayuda a “hacer Sínodo”, a “caminar juntos”. Lo que escribe Timoteo parece referido a nosotros, pastores al servicio del Pueblo de Dios.

Ante todo, dice: «Te recuerdo que reavives el don de Dios que hay en ti por la imposición de mis manos» (2 Tm 1,6). Somos obispos porque hemos recibido un don de Dios. No hemos firmado un acuerdo, no nos han entregado un contrato de trabajo “en propia mano”, sino la imposición de manos sobre la cabeza, para ser también nosotros manos que se alzan para interceder y se extienden hacia los hermanos.

Hemos recibido un don para ser dones. Un don no se compra, no se cambia y no se vende: se recibe y se regala. Si nos aprovechamos de él, si nos ponemos nosotros en el centro y no el don, dejamos de ser pastores y nos convertimos en funcionarios: hacemos del don una función y desaparece la gratuidad, así terminamos sirviéndonos de la Iglesia para servirnos a nosotros mismos. Nuestra vida, sin embargo, por el don recibido, es para servir. Lo recuerda el Evangelio, que habla de «siervos inútiles» (Lc 17,10).

Es una expresión que también puede significar «siervos sin utilidad». Significa que no nos esforzamos para conseguir algo útil para nosotros, un beneficio, sino que gratuitamente damos porque lo hemos recibido gratis (cf. Mt 10,8). Toda nuestra alegría será servir porque hemos sido servidos por Dios, que se ha hecho nuestro siervo. Queridos hermanos, sintámonos convocados aquí para servir, poniendo en el centro el don de Dios.

Para ser fieles a nuestra llamada, a nuestra misión, san Pablo nos recuerda que el don se reaviva. El verbo que usa es fascinante: reavivar literalmente es “dar vida al fuego” [anazopurein]. El don que hemos recibido es un fuego, es un amor ardiente a Dios y a los hermanos. El fuego no se alimenta por sí solo, muere si no se mantiene vivo, se apaga si las cenizas lo cubren.

Si todo permanece como está, si nuestros días están marcados por el “siempre se ha hecho así”, el don desaparece, sofocado por las cenizas de los temores y por la preocupación de defender el status quo. Pero «la Iglesia no puede limitarse en modo alguno a una pastoral de “mantenimiento” para los que ya conocen el Evangelio de Cristo. El impulso misionero es una señal clara de la madurez de una comunidad eclesial» (BENEDICTO XVI, Exhort. apost. postsin. Verbum Domini, 95). Porque la Iglesia está siempre en camino, siempre en salida, nunca cerrada en sí misma. Jesús no ha venido a traer la brisa de la tarde, sino el fuego sobre la tierra.

El fuego que reaviva el don es el Espíritu Santo, dador de los dones. Por eso san Pablo continúa: «Vela por el precioso depósito con la ayuda del Espíritu Santo que habita en nosotros (2 Tm 1,14). Y también: «Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino de fortaleza, de amor y de prudencia» (v. 7).

PUBLICIDAD

No es un espíritu cobarde, sino de prudencia. Alguno piensa que la prudencia es una aduana, una virtud que lo para todo para no equivocarse. No. La prudencia es virtud cristiana, es virtud de vida. También es la virtud del gobierno. Pablo contrapone la prudencia a la cobardía. ¿Qué es entonces esta prudencia del Espíritu? Como enseña el Catecismo, la prudencia «no se confunde ni con la timidez o el temor», si no que «es la virtud que dispone la razón práctica a discernir en toda circunstancia nuestro verdadero bien y a elegir los medios rectos para realizarlo» (n. 1806). La prudencia no es indecisión, no es una actitud defensiva.

Es la virtud del pastor, que, para servir con sabiduría, sabe discernir, sensible a la novedad del Espíritu. Entonces, reavivar el don en el fuego del Espíritu es lo contrario a dejar que las cosas sigan su curso sin hacer nada. Y ser fieles a la novedad del Espíritu es una gracia que debemos pedir en la oración. Que Él, que hace nuevas todas las cosas, nos dé su prudencia audaz, inspire nuestro Sínodo para renovar los caminos de la Iglesia en Amazonia, de modo que no se apague el fuego de la misión.

El fuego de Dios, como en el episodio de la zarza ardiente, arde, pero no se consume (cf. Ex 3,2). Es fuego de amor que ilumina, calienta y da vida, no fuego que se extiende y devora. Cuando los pueblos y las culturas se devoran sin amor y sin respeto, no es el fuego de Dios, sino del mundo. Y, sin embargo, cuántas veces el don de Dios no ha sido ofrecido sino impuesto, cuántas veces ha habido colonización en vez de evangelización. Dios nos guarde de la avidez de los nuevos colonialismos.

El fuego aplicado por los intereses que destruyen, como el que recientemente ha devastado la Amazonia, no es el del Evangelio. El fuego de Dios es calor que atrae y reúne en unidad. Se alimenta con el compartir, no con los beneficios. El fuego devorador, en cambio, se extiende cuando se quieren sacar adelante solo las propias ideas, hacer el propio grupo, quemar lo diferente para uniformar todos y todo.

Reavivar el don; acoger la prudencia audaz del Espíritu, fieles a su novedad; san Pablo dirige una última exhortación: «No te avergüences del testimonio […]; antes bien, toma parte en los padecimientos por el Evangelio, según la fuerza de Dios» (2 Tm 1,8). Pide testimoniar el Evangelio, sufrir por el Evangelio, en una palabra, vivir por el Evangelio. El anuncio del Evangelio es el primer criterio para la vida de la Iglesia. Es su misión, su identidad. Poco después Pablo escribe: «Pues yo estoy a punto de ser derramado en libación» (4,6).

Anunciar el Evangelio es vivir el ofrecimiento, es testimoniar hasta el final, es hacerse todo para todos (cf. 1 Cor 9,22), es amar hasta el martirio. Agradezco a Dios porque en el Colegio Cardenalicio hay algunos hermanos Cardenales mártires, que han experimentado en la vida la Cruz del martirio. De hecho, subraya el Apóstol, se sirve el Evangelio no con la potencia del mundo, sino con la sola fuerza de Dios: permaneciendo siempre en el amor humilde, creyendo que el único modo para poseer de verdad la vida es perderla por amor.

Queridos hermanos: Miremos juntos a Jesús Crucificado, su corazón traspasado por nosotros. Comencemos desde allí, porque desde allí ha brotado el don que nos ha generado; desde allí ha sido infundido el Espíritu Santo que renueva (cf. Jn 19,30). Desde allí sintámonos llamados, todos y cada uno, a dar la vida.

Muchos hermanos y hermanas en Amazonia llevan cruces pesadas y esperan la consolación liberadora del Evangelio y la caricia de amor de la Iglesia. Muchos hermanos y hermanas en Amazonía han entregado su vida.

Permitidme que repita las palabras de nuestro amado Cardenal Hummes, cuando llega a las pequeñas ciudades de la Amazonía, acude a los cementerios, a buscar las tumbas de los misioneros. Un gesto de la Iglesia por aquellos que han entregado la vida en la Amazonía. Y luego, con un poco de picaresca, dice al Papa: ‘No se olvide de ellos. Se merecen ser canonizados’.

Por ellos, por aquellos que han dado su vida, con ellos, caminemos juntos.

38 comentarios en “Apertura del Sínodo: Si todo permanece como está, el don desaparece
  1. Como siempre retuerce la palabra de Dios para que sirva a sus intereses, convirtiendola en palabreria y chascarrillos inútiles… No os dejeis convencer por doctrinas complicadas y extrañas, dijo San Pablo…

    1. Se nota que el diablo se está retorciendo por el Sínodo, basta con leer vuestras estupideces y me doy cuenta que el Sínodo será de mucha bendición para la Iglesia. Despotricad entre vosotros bola de malditos ultras, nadie os escucha.

  2. Si conociéramos el don de Dios! En camino vamos y será durante la travesía que caerán las vendas de la pedantería, hasta entonces reconoceremos y aceptaremos el porqué ardía nuestro corazón. El Don mayúsculo ha querido caminar con nosotros y no escatima en encaminarnos. Ánimo! Sigamos caminando de su mano…

  3. Y cambiar por cambiar es nefasto y cambiar a peor, todavía peor y desnaturalizar el catolicismo, que es lo que se pretende, es suicida. ¡ Véte ya !

    1. Mi Belzunegui…cada día estás más bonita, mi preciosa…
      Tienes una boquita de piñón… maravillosa…solo que aburres porque eres temática como un disco rallado….

  4. Detrás de tanto palabrerío sobre el «cambio», en definitiva el funesto Sínodo dará inicio sin que haya habido ningún «cambio» en el herético y apóstata «Instrumentum Laboris» a pesar del clamor y repudio de los fieles creyentes de todo el mundo.

    1. Qué fieles creyentes ni qué nada; solo era un puñado de integristas fanáticos que no espabilan. El pueblo fiel está con Cristo y por esto está con Pedro, ahora Francisco.

      1. Qué énfasis en repetirte y no sales de tus estribillos, en otros artículos no sales de decir los mismo!
        Pareces Greta Thunberg repasando las mismas anotaciones! Tal vez psicológicamente hasta se parecen, pues no dudaría en sospechar que ni siquiera bautizado estás!

        Lo único bueno de lo publicado o leído (preparado vaya a saber por quién) en la Basílica de San Pedro, es que no está largo..
        Del resto… cambiar, cambiar, cambiar…. rumbo a qué!!!

        Quien no cambia es el que leyó ese texto ante los cardenales y «padres sinodales», siempre favorable a la teología sin Dios y esclavizante al humanismo y congéneres, es decir; aquello que buscan una «nueva iglesia». QUE NO ES LA VERDADERA IGLESIA!!!

  5. Los hay que prefieren la época en la que se exterminaba a los indios, por malos, paganos y pecadores, mientras la Iglesia miraba hacia otro lado. Ejemplos extremos: Argentina y Uruguay en los 1870 y el genocidio maya de Guatemala en los 1970. Eso sí que fue apostasía. ¿En qué clase de Dios se cree cuando se extermina la vida humana y no se hace nada para impedirlo?

    1. Tergiversas una historia que desconoces. Soy argentina de raíces en gran parte indígenas (soy mestiza), pertenezco a una minoría étnica. La Campaña del Desierto fué para liberar a los pobres mestizos y criollos que eran constantemente asaltados, asesinados, sus mujeres secuestradas y violadas por los indios araucanos (quienes ya habían sometido a etnias indígenas del suelo argentino). En cuanto a las misiones jesuíticas del noreste, los religiosos muchas veces eran asesinados por los indios aunque se interponían entre la espada del conquistador y el indígena. Preferís que adoremos a la ‘pachamama’ y ofrezcanos vidas humanas en sacrificio? Esa sociedad queres para mí? No gracias! Me quedo con la cultura hispana y católica, al menos se vive más.

      1. Gracias Maria, un poco de sensatez y realidad les hace falta a varios de estos que comentan sin haber repasado los hechos y los origenes.
        Esta claro que en el «Instrumentum Laboris» hay influencia de torcidasintenciones que buscan intereses ajenos a la Iglesia y su Doctrina, pero no es él quien los ha injertado.

  6. Sor Maria Jesus de Agreda, las misiones en America, los indios siguen existiendo, incluso se vienen a vivir a España, incluso hay sacerdotes que vienen a completar la formación, la jerarquía ha comprado la leyenda anti española, bueno lo importante es el cielo no la tierra que es del maligno. Un abrazo.

  7. Hay muchos católicos que están rezando por la situación de la Iglesia. La preocupación es grande en los que ven cómo se desmorona una construcción secular y se quiere reemplazar con una novedosa evolución al paleolítico. La vuelta al pasado es imposible y pretender construir un futuro idílico inspirado en un pasado que nunca existió es un delirio. Usar a los pobres amazones para justificar las pretensiones alemanas no es justo. Seguiremos rezando con la seguridad de que Dios no abandona nunca a su iglesia y saldrá fortalecida de este momento confuso en que nos encontramos.

  8. La Iglesia es de Cristo y la Revelación está terminada, nada falta para agregar o cambiar. La Iglesia en la Tierra es administradora y no dueña de la Verdad, por lo tanto no puede disponer de lo que no es suyo. Todo cambio de lo permanente tiene dos consecuencias directas, la primera es que no puede alterarse por su propia naturaleza de permanente y segunda que no se trata de un cambio sino de una salida excluyente. No se van a obtener vocaciones sacerdotales por medios humanos ni por Discursos que no contienen nada y que sirven tanto para inaugurar, para hacer un alto o para terminar, la única forma es la Oración, si el Señor no cuida la Ciudad en vano se esforzará el guardia.

  9. Una ceremonia que no puede dejar de realizarse pues agendada y preparada ya estaba.

    Es ampliamente publicado y comentado que previamente hubo la ceremonia con brujos y chamanes y sortilegios y blasfemias.
    Luego se tuvo que retirar una cierta cantidad de personas por desprendimientos del techo en la propia basílica Petrina.

    No servirá de nada recordarles que al participar de actos paganos insultando a la Virgen Madre lse colocan ipso facto fuera de la Iglesia.
    Decía un presidente mártir ecuatoriano: «Dios no muere». La Iglesia es Su Esposa Mística. con Ella vale y permanece esa frase, Hay que buscar a Dios pues el velo del templo está rasgado y parte de los síntomas de ello son los que ya comenzaron a caer del techo…

  10. Si Jesus siempre viene a traer el Fuego a la tierra, y esta vez tampoco va a hacer menos.
    Viene
    A echar a los vendedores masones gays y comunistas del templo de una elite perversa y anquilosada que nos viene esclavizando desde lejos.
    Y de la que finalmente nos liberara.

  11. Por sus frutos los conoceréis. Este Papa ya demostró qué su proyecto es personal, no le importa la tradición de la Iglesia ni el Evangelio, sino su propia interpretación. Nada de este Sínodo será bueno para la Iglesia.

  12. San Pablo dojo en 1 Cor. 10 :20 «Cuando los paganos ofrecen algo se lo dan a los demonios y no a Dios. Y yo no quieto que Uds. tengan nada que ver con los demonios»…»tampoco pueden participar en la cena del Señor y a la vez participar en fiestas para los demonios». Y eso es lo que se acaba de hacer.

  13. San Pablo en Romanos 1,23 dice:»en vez de adorar al unico y poderoso Dios…adoran a idolos que ellos mismos se han hecho… con forma de seres humanos… con forma de pajaros,de animales cuadrupedos y serpientes.Por eso Dios los ha dejado hacer lo que quieren y sus malos pensamientos los han llevado a hacer cosas vergonzosas». Espero que lo nuevo no sea la vieja idolatria ni el canibalismo o el infanticidio. Y que los misioneros no se glorien de pasar 50 años son bautizar a nadie.

  14. «Sin lugar a dudas, la Iglesia está experimentando una de las crisis más graves que ha conocido». El cardenal Burke en la Jornada de la Bússola indica en la oración y el testimonio la forma de detener los errores y la desorientación que caracterizan este período. Y sobre el Instrumentum laboris el juicio es claro: «Uno de los errores más serios es la apostasía, porque el Señorío de Cristo es el único que es la salvación del mundo».

  15. En la Amazonia los unicos que evangelizan son los evangelicos. Ya son mayoria en la region. No me extraña en absoluto.Si en cincuenta años no ha bautizado un misionero a ningun indigena.

  16. El Papa abre el Sínodo con un ataque velado contra Bolsonaro

    En la homilía de ayer, en la apertura del Sínodo del Amazonas, Francisco habló varias veces del «fuego de Dios», en oposición al fuego por «intereses» que «devastaron el Amazonas». Una crítica a quienes defienden el «status quo» parece abrir el camino a cosas nuevas en la Iglesia. ¡Y la reprimenda no falta para los tiempos en que «ha habido colonización en lugar de evangelización!».

    Afortunadamente ha habido evangelización y colonización de la Corona española, que protegía los derechos e intereses de los nativos.

    1. La cuenca del Amazonas en su mayor parte estaba bajo el control de la Corona Portuguesa, y la explotación fue tremenda, los cultivos de azucar y la importación de cientos de esclavos son testimonios de lo que la casa de Braganza hizo en la región.

  17. Colonización, función, uniformar, consolación liberadora del Evangelio…..

    Mas parece una descripción de funciones empresarial …..

    Retorcer, esta es la palabra adecuada para quien tiene entendederas, no para los fanáticos a los que les han «mandado» defender lo indefendible y ni siquiera están capacitados para pensar …

  18. Hablando no se gana nada, solo empuñar el arma contra el cual el demonio tiembla y huye, el rezo del santo rosario, ya lo decia San Pio de Pietrelchina, «reza, ten fé, espera y no te preocupes», la victoria final vendrá por mano de María, no por católicos desesperados invadiendo Roma para derrocar a Francisco y pensando que eso solucionará todo, no quitemos a Dios su protagonismo, pues el quiere la victoria por mano de María Santísima, así está profetizado, dejemos pensamientos humanos al estilo de San Pedro, quién jurando que no dejaría a Cristo y lucharía con espada por él, resultó ser el único apóstol que lo negó y tres veces, ni siquiera Judas negaba haber sido su discípulo, pero el que mas creía en sus propias fuerzas y siendo el Papa terminó negándolo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles