PUBLICIDAD

James Martin hace lobby por la causa LGTB en el Vaticano

|

El conocido jesuita James Martin, miembro del dicasterio de la Comunicación del Vaticano, que se encuentra en Roma, y que fue recibido en audiencia privada por el Papa Francisco, ha comentado en su perfil de Twitter la reunión que ha tenido con Giuseppe Versaldi, prefecto de la Congregación para la Educación Católica.

El padre Martin, tras comunicar que tenía permiso de comentar una parte del contenido de la reunión, ha expresado su alegría por haber podido reunirse con el citado cardenal y con el padre Friedrich Bechina, subsecretario, para hablar sobre el documento que dicha congregación publicó el pasado junio: «Hombre y mujere los creó», sobre la ideología de género.

«Durante nuestra reunión leí en voz alta las cartas de una Hermana que atiende pastoralmente a individuos transgénero, de una familia con niños LGTB y una persona transgénero» nos cuenta Martin, y continua diciendo que, con el permiso de los prelados vaticanos, puede compartir que durante el encuentro hablaron sobre el contexto y el propósito del documento «que estaba centrado en las escuelas católicas».

«Su Eminencia expresó tristeza porque la gente pensara que la Congregación estaba acusando a personas de estar distorsionadas ideológicamente, y desean compartir su cariño por las personas transgénero y quieren continuar el diálogo para reflexionar sobre sus experiencias» añade Martin.

Termina el sacerdote jesuita reiterando el permiso concedido para sacar a la luz parte de la conversación pero añade que el resto de la misma «se mantendrá en privado». «Estoy feliz de de haber traído voces LGTB a esta cálida reunión y estoy muy agradecido por su apertura al diálogo», concluye Martin.

Durante su estancia en Roma, James Martin también ha tenido tiempo de encontrarse con Austen Ivereigh, co-fundador de Catholic Voices, ex asesor de comunicaciones del cardenal fallecido Cormac Murphy-O’Connor y biógrafo del Papa Francisco.

32 comentarios en “James Martin hace lobby por la causa LGTB en el Vaticano
  1. Mafia, mafia, mafia homosexualista, que apoyó a Bergo Lío y ahora es apoyada por el mafioso mayor. Se apoya la homosexualidad y se destruye el sacerdocio, asociado más y más a homosexualidad.

      1. Lo que siempre fue ocultado, dice José:
        Según los homosexualistas lo que se oculta es que todos seres humanos son homosexuales y que ellos son las piezas del gran cambio social en el que, con el poder adecuado, como tienen ahora, harán ‘el esfuerzo’ de ‘liberar a todos y todas de la represora heterosexualidad’.
        Supongo que a eso se refiere D.Jose. Porque a otra cosa, imposible.
        A ver cuando la iglesia despierta y se da cuenta de que quieren más trozo del pastel. De hecho, quieren toda la tarda. Los griegos son uno de sus espejos.

  2. La conexión Austen Ivereigh, Cormac Murphy-O’Connor, secta cismática de San Galo, impulso del sodomítico LGTB y noPapa, es evidente, con fotos juntos urbi et orbi.

  3. En vez de haceros tanto eco de todas las andanzas vaticanas, que no hacen más que desanimar al personal, podríais dedicaros un poco más a confirmar a vuestros hermanos en la fe, dada la situación de la Iglesia y el ataque infernal que padece. También vosotros como periodistas católicos estais llamados a ello.

    1. Tienes muchas razón, Neila. Sé de personas a las que eer Infovaticana les hace daño. No porque sean falsedades lo que publican sino porque vaji todo son horrores. Y no es cierto que casi todo sean horrores en las Iglesia.
      En estos tiempos revueltos y duros es necesario hablar del Bien para reconfortar los corazones afligidos. Porque ¿creemos o no creemos que «todo es para bien»? Pues si lo creemos porque el Señor nos lo has dicho y nos lo dice cada segundo del día, colaboremos en fomentar las virtud de la esperanza. De lo contrario estaremos sirviendo al Maligno que lo que busca es las desolación de las personas y que perdamos la confianza en Dios.

      Además, no es cuestión de que este medio de comunicación se convierta en el «Sálvame» de las información religiosa.

      Hablen más del BIEN, aunque no venda tanto…

      1. Los horrores no están en la Iglesia, sino en el bergogliato que los pretende repercutir sobre la Santa Iglesia Católica. No hay que confundir.

  4. Todo es diálogo, se discuten temas que antes se ocultaban, es la única manera de salvar a nuestros hermanos que padecen la homosexualidad o tendencias homosexuales, el papa Francisco no les quiere cerrar la puerta en la cara, quiere comprensión y no condena, obviamente se busca la salvación de los homosexuales y eso requiere la conversión y la entrega a Dios por parte de ellos

    1. Que difícil es cargar la cruz. En este caso si se es homoxesual, vivir en castidad para corresponder al amor de Jesús.
      » Quien quiera seguirme, que cargue su cruz y me siga»
      No hay vida, ni salvación sin cruz.
      Si tú mano izquierda…, sí tu ojo izquierdo… te es causa de pecado…
      Diez mandamientos. He ahí la clave. Lo demás así lleve el sello del superior de la iglesia, es hacerle juego al enemigo.

  5. ¿Y por qué no cuenta el cardenal la conversación? ¿Necesita un portavoz? No sé vosotros, pero yo estoy cansado de la dinámica “heterodoxo va a Roma- heterodoxo habla con alguien-heterodoxo cuenta/tuitea/publica una versión escandalosa-nadie la rebate”. Según ese modus operandi ya tenemos que no existe el infierno, que Francisco apoya a curas gays y a transexuales, y no sé cuántos disparates más. ¿Y la otra parte de la conversación, la presuntamente ortodoxa, no tiene nada que contar?

    1. Dios te encuentra exactamente donde estás. Si ese encuentro es profundo y verdadero y su amor es aceptado no hay manera que no haya conversión…aunque tarde

  6. Ni Francisco ni el P. James Martín van a derogar la norma católica que afirma que la transexualidad y la homosexualidad son actos morales intrinsece malum.

    La mente del P. James Martín es protestante, pues se detecta el concepto «experiencia personal», o argumento de la sensibilidad individual, como justificación imposible de la bondad de un acto intrinsece malum.

  7. Si no se condena la homosexualidad, es imposible salvar al homosexual activo. Francisco no sólo no la condena, la promueve, la impulsa, pues no cree en el infierno, como le reconoció al enemigo de la Iglesia y amigo suyo, Scálfari, con unas afirmaciones dignas de desmentido total y conundente, que no acaeció.

  8. Los Sodomitas son… sodomitas.
    Y se juntan entre ellos. Literalmente.
    Y se apoyan entre ellos. Literalmente.

    Y se van al hoyo derechito todos juntos. Literalmente.
    E intentan que lis imitemos y aplaudamos. Literalmente.

    No cuenten conmigo para eso. Literalmente

  9. Todo ser humano, -incluso animal- más o menos nos vemos tentados a experimentar en ensayos propios de homosexualidad o de la heterosexualidad. El pecado no está solo en sentir esta tentación y caer en ella, sino en justificarse en esta caída como circunstancia natural del ser sentimental.
    Pues, fuera del caso moral sexual, tan errado y pecador es quien en razón de su debilidad heterosexual no se contiene; cuanto lo es quien en razón de la misma justifica su incontinencia homosexual.

    Por la dureza de vuestro corazón os permitió Moisés repudiar a vuestras mujeres, pero al principio no fue así (Mt.19,8)
    Estáis en un error y ni conocéis las escrituras. ni el poder de Dios Porque en la resurrección ni se casarán ni darán en matrimonio sino que serán como ángeles (Mt.22,30-31)

    Del poder de Dios que genera descendencia virginal,… sin causa y consecuencia del pecado original

  10. se casarán por la iglesia de Don Fran cisco, que no es la católica… y esas uniones no tendrán valor ante el Altísimo.
    Volveremos a ser pobres, como antaño, como Iglesia Esposa de Cristo, nos quitarán todas las pertenencias, se acabaron las riquezas, seremos más auténticos, mejores seguidores del Señor. Benedicto XVI lo vaticinó, y esto se acerca a pasos agigantados. ¿Creéis acaso que los del nuevo paradigma desprecian el dinero, el poder y las posesiones? No, señor, para nada. Pero no nos preocupemos, nosotros tenemos la más grande riqueza que se puede tener: el Amor infinito del Sagrado Corazón de Jesús. Nadie nos lo quitará jamás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles