PUBLICIDAD

Francisco: Una Iglesia misionera no pierde el tiempo llorando por los fieles que ya no tiene

Vatican Media
|

«Una Iglesia que está en salida, misionera, es una Iglesia que no pierde el tiempo llorando por las cosas que no están bien, por los fieles que ya no tiene, por los valores de un tiempo que ya no está».

En la memoria litúrgica de Santa Teresa del Niño Jesús, patrona de los Misiones, el Papa Francisco celebró las Vísperas inaugurando así el Mes Misionero Extraordinario con el tema «Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo».

(Griselda Mutual/Vatican News)- El Papa Francisco celebró las Vísperas en la tarde del 1 de octubre inaugurando así el Mes Misionero Extraordinario, convocado por él mismo en agosto de 2017, con la intención de “alimentar el ardor de la actividad evangelizadora de la Iglesia ad gentes”. La celebración se llevó a cabo en la Basílica Vaticana y estuvo precedida por la vigilia misionera y los testimonios de misioneros en Asia, África y Oceanía.

El Papa reflexionó sobre la parábola de los talentos (cf. Mt 25, 14-30), oída en el curso de la celebración, en la que el Señor se presenta como un hombre que, antes de partir, llama a sus siervos a entregarles sus bienes.

El Santo Padre señaló que Dios no nos preguntará si hemos custodiado celosamente los «bienes» que nos ha dado, es decir, la vida y la fe. El Señor nos preguntará «si nos hemos puesto en juego”. Por ese motivo explicó que “los dones que el Padre nos dio”, no son para “custodiar en la caja fuerte”, sino para «hacerlos fructificar con audacia y creatividad”.  

Este Mes misionero extraordinario quiere ser una sacudida para provocarnos a ser activos en el bien. No escribanos de la fe y guardianes de la gracia, sino misioneros.

El modo indicado por el Pontífice para “convertirnos en misioneros” es el de vivir como testigos, es decir, “testimoniando con la vida que conocemos a Jesús”.

Nosotros que hemos descubierto que somos hijos del Padre celestial ¿cómo podemos callar la alegría de ser amados, la certeza de ser siempre preciosos a los ojos de Dios? Es el anuncio que tanta gente está esperando. Y es nuestra responsabilidad. Preguntémonos este mes: ¿cómo va mi testimonio?

El Señor llama «bueno y fiel» al siervo de la parábola que había sido emprendedor; «malo y perezoso» al siervo que había estado a la defensiva. Exponiendo a los fieles la pregunta del por qué Dios es tan severo con aquel siervo que tenía miedo, el Papa explicó que el mal que hizo este siervo fue el “no haber hecho el bien”, significa que este “pecó por omisión”.

La omisión, dijo entonces, “puede ser el pecado de toda una vida” porque “hemos no hemos recibido la vida para enterrarla, sino para ponerla en juego”:

Quien está con Jesús sabe que uno tiene lo que da, posee lo que dona; y el secreto para poseer la vida es donarla. Vivir de omisiones es negar nuestra vocación: la omisión es contraria a la misión.

El Sumo Pontífice subrayó que se peca “por omisión” o bien “en contra de la misión”, cuando “en lugar de difundir alegría, nos encerramos en una triste victimización». Cuando “se cede a la resignación” o cuando “lamentándonos, seguimos diciendo que todo va mal, tanto en el mundo como en la Iglesia”. Y también “cuando somos esclavos de los miedos que nos inmovilizan y nos dejamos paralizar por el ‘siempre se ha hecho así’”.

Pecamos contra la misión cuando vivimos la vida como una carga y no como un don; cuando en el centro estamos nosotros con nuestras fatigas, no los hermanos y hermanas que esperan ser amados.

PUBLICIDAD

Francisco aseguró que Dios “ama una Iglesia en salida” y precisó que la Iglesia en salida “sabe» que su fuerza es “la fuerza misma de Jesús”. La fuerza de la Iglesia no es “la relevancia social o institucional, – dijo – sino el amor humilde y gratuito”.

Una Iglesia que está en salida, misionera, es una Iglesia que no pierde el tiempo llorando por las cosas que no están bien, por los fieles que ya no tiene, por los valores de un tiempo que ya no está.

Finalizando la homilía el Romano Pontífice indicó el testimonio de tres siervos de Dios, una religiosa, un sacerdote y una laica, que nos acompañarán en nuestro camino misionero: el de Santa Teresita del Niño Jesús, el de San Francisco Javier, y el de la Venerable Pauline Jaricot: «Ellos nos dicen que nadie está excluido de la misión de la Iglesia”.

En este mes el Señor llama también a ti. Te llama a ti, padre y madre de familia; a ti, joven que sueñas con grandes cosas; a ti, que trabajas en una fábrica, en una tienda, en un banco, en un restaurante; a ti, que estás sin trabajo; a ti, que estás en una cama de hospital… El Señor te pide que te hagas un regalo allí donde estás, como estás, con los que te rodean; que no sufras la vida, sino que la dones; que no llores por ti mismo, sino que te dejes cavar por las lágrimas de los que sufren.

«¡Coraje!», concluyó el Santo Padre: «el Señor espera mucho de ti. También espera que alguien tenga la valentía de partir, de ir allí donde más faltan la esperanza y la dignidad, ad gentes, allí donde demasiada gente todavía vive sin la alegría del Evangelio. Ve, el Señor no te dejará solo; dando testimonio descubrirás que el Espíritu Santo ha llegado antes que tú para preparar el camino para ti».

“Valor, hermanos y hermanas; valor, Madre Iglesia: ¡reencuentra tu fecundidad en la alegría de la misión!”.

Publicado en Vatican News.

22 comentarios en “Francisco: Una Iglesia misionera no pierde el tiempo llorando por los fieles que ya no tiene
  1. En cambio, está estupendo que la Iglesia pierda el tiempo rezando hasta la extenuación por ti, cuando tú ya has hecho ver que no piensas convertirte ni «manu militari». Qué equitativo y recíproco todo, oyes…

  2. Dios Bendiga y proteja a nuestro Santo Papa Francisco, que seamos de un corazón misericordioso, lleno de Amor y ternura como nuestro Señor Jesucristo

  3. Iglesia en salida es una expresión clerical anticatólica. La Iglesia nunca está en salida. Está en medio del mundo fermentando la masa. No necesita salir de sí misma, sino ser ella misma, Iglesia de Cristo, fermento, pero algunos se empeñan en volver sosa la sal, en salir, en mundanizarse.

    1. La iglesia capillita de Francis, que ha salido de la Iglesia Católica, se ha transformado en ambientalismo, migracionismo, homosexualismo, ecumenismo ecumaníaco, sometimiento al pensamiento único anti católico.

  4. Francisco dice: «Una Iglesia misionera no pierde el tiempo llorando por los fieles que ya no tiene».
    La iglesia falsa que misiona y hace proselitismo de la «ideología» lgtbijksf, no llora por los fieles que pierde porque están hartos de ecumenismos, gretinismos, cretinismos, sorismos, primaverío, inmigración… Mucho menos va a llorar por los sacerdotes fieles a la Iglesia Católica que son excomulgados.
    Ambos casos se celebran con gran algazara. Debe ser lo que ellos llaman «iglesia en salida». O se sale todo lo que es verdaderamente católico, o se saca a la fuerza.

  5. Alentadoras palabras de nuestro amadísimo Santo Padre Francisco. Como les pica a los ultras lo de «Iglesia en salida» definitivamente los rigoristas sufren de agorafobia. Todo lo que inestabileze vuestro estado de comfort los pone de locas, añoran la Iglesia autoreferencial moribunda y ensimismada que tenían con ratzinger

  6. El único y último mandamiento que dio Cristo en persona a los Apóstoles , fue: “Id y anunciad, bautizando” y empezaron anunciando a las Gentes! En Roma! Y tantos otros lugares, así nació la Iglesia, del anuncio de la Buena Noticia. Cuidado con los fariseos (“según nuestra ley debe morir”) que matan al hombre Cristo por su Ley, Cristo siempre es mal entendido en el Evangelio, aún por los Apóstoles.

  7. «Escucha las palabras que digo, Papa Gregorio XI. ¿Por qué me odias tanto? ¿Por qué tu audacia hacia mí es tan grande y tu presunción hacia mí es tan insoportable? Tu corte mundana, de hecho, arruina mi corte celestial. Me privas de mis ovejas con orgullo … Pacientemente toleré tu cita al más alto oficio de la Iglesia, al más alto pontificado y te di a conocer mi voluntad con cartas que te enviaron desde Roma y que fueron fruto de una revelación divina. … Haces que un gran orgullo reine en tu corazón, una codicia insaciable, una lujuria abominable y el abismo pernicioso de una horrible simonía. Como si eso no fuera suficiente, aunque eres pastor y prelado de todas mis ovejas, capturas y restas innumerables almas para enviar al infierno a casi todos los que se vuelven a tu corazón … Ven, no con el orgullo y la pompa que te son habituales, sino con caridad y humildad. »

    Ssanta Brígida de Suecia.

  8. Aunque no llore, por lo menos se ha percatado de los enormes vacíos de la plaza de San Pedro, que pretende llenarlos a base de esculturas de migrantes.

    1. Y con el conjunto escultórico, mata dos pájaros de un tiro.
      Por un lado, hace ver al mundo lo solidario que es con los inmigrantes, aunque no acoja a ninguno y por otro lado, ninguno de los esculpidos jamás en la vida le dirigirá una crítica. Es genial.

  9. Pues Jesús habla del desasosiego que siente el pastor que ha perdido a una oveja y de lo contento que se pone cuando logra encontrarla.
    Francisco propone lo contrario. Que se van las ovejas, que se vayan. No va a llorar por ellas, mucho menos procurar que no se vayan y muchísimo menos salir a buscarlas para llevarlas al redil, entre otras cosas porque él piensa que los otros rediles son más buenos que el de Jesús. Serán rediles menos rígidos a sus ojos, no lo sé.
    Es que no hay por donde cogerlo, de verdad.

  10. No es lo mismo «Iglesia en marcha» que «Iglesia en salida» ¿cómo va a estar en salida una Iglesia con 2000 años de antigüedad? Situémonos en el s. XVI y en la época de San Francisco Javier, ¿es que este santo estaba parado y tenemos que arrancar desde el Pontificado de Francisco, procurando no hacer prosélitos y con indiferencia total hacia las otras religiones que son tan válidas como la nuestra?

  11. Yo estoy con el Papa Francisco, todo él huele a Jesús… Se despojó de su rango, y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos ( Flp. 2, 5-8). Yo, cuando lo vi, el Jueves Santo, ir a la cárcel, ceñirse la toalla y lavar los pies de los presos, lloré, vi el Evangelio vivo y después ha seguido, mostrando el rostro y la cercania de Jesús, con los niños enfermos, con los pobres con todos y todas los que sufren, si , en este siglo XXI, hemos tenido un regalo del cielo, El Señor, lo proteja lo.conserve muchos años y le de fuerzas, para soportar las feroces críticas de los carcas de siempre, que solamente buscan sus interéses, por encima del Evangelio.

    1. Usted huele a ser un anafabelto teológico irredimible. Debería haber llorado pero de verguenza al ver al noPapa pretendiendo imitar y tergiversando el lavado de pies de Nuestro Señor hecho a los Apostoles, no a presos ni a maricas. El lavado de pies de Jesucristo tiene un profundo significado que usted no entiende ni entenderá, por eso no pierdo tiempo en explicárselo.

      1. He leído los dos comentarios, uno es sencillo y quizás ingenuo, otro lleno de odio y dureza ¿quien está mas cerca de Cristo? Ni siquiera digo que nadie tenga razón pero algunos os pasáis dos pueblos atacando al hermano y las palabras lo último que transmiten son corrección fraterna. Ni que estuviera sanando a un ciego el sábado saltándose la norma…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles