PUBLICIDAD

Gotti Tedeschi: “El verdadero incendio del que preocuparse es el que quema la fe”

|

Queridos amigos de Duc in altum, os propongo una carta de Ettore Gotti Tedeschi en la que el economista y banquero católico, que lleva tiempo comprometido con la defensa de la recta doctrina y la fe, explica con qué intenciones se unirá en oración a las personas que se reunirán el próximo 5 de octubre en Roma.

***

La noticia que me han dado algunos amigos sobre la celebración, el 5 de octubre en Roma (a las 14:30h, en largo Giovanni XXIII), de una iniciativa de oración pública por la Iglesia me ha llenado de alegría.Al no poder asistir físicamente, de alguna manera estaré espiritualmente con ellos por algo que considero importante: mostrar, con gran parresía, que todavía hay hombres y mujeres a los que les importan la salvación y las cosas santas y que se preocupan de que quieran quitárselas. Al haber agotado todos los intentos de encontrar oídos humanos dispuestos a escucharles, han decidido conseguir audiencia directamente con el Fundador, Jefe y Maestro, seguros (aunque no hubiera grabadora) de una garantía concedida: «Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mt 18, 20). 

En la oración común por la salvación de la Iglesia y de las almas, estoy seguro de que se canalizarán muchas oraciones particulares. La mía se dirigirá a preservar a la Iglesia de una antigua amenaza, nunca apagada y hoy vigorizada más que nunca, casi aparentemente triunfante: la gnosis. Es la adulación de poder alcanzar un conocimiento que elimina la naturaleza de la creación y hace de la criatura el creador; un creador más clarividente y misericordioso que el Creador del Génesis divino, que está tratando de reemplazar con una génesis gnóstica. Esta génesis gnóstica anularía completamente la voluntad del Creador y modificaría todas las leyes naturales de la Creación. Estas leyes establecidas por el Creador parecen ser consideradas hoy por muchos en la Iglesia demasiado rígidas y poco misericordiosas. Así es como algunos, que han comenzado a practicar su superación, están ahora empeñados en apartarlas oficialmente y, a menos que no haya intervención desde el Cielo, parece que sus esfuerzos estén destinados a tener éxito.

El uso instrumental del problema ambiental, no adecuadamente abordado en la necesaria investigación científica de las causas, sino sólo en los efectos, parece querer hacer bajar al hombre del pedestal en el que Dios lo puso, para degradarlo como amenaza de la “casa común”, casi haciéndolo sentir como un “cáncer de la naturaleza”. El riesgo de esta gnosis humanitaria es la llegada de una nueva fórmula de fe: “Creo en el hombre, creador del cielo y de la tierra, aunque no creo que sepa custodiarla, por tanto es necesario imponer nuevos mandamientos…”. Pero esta es la obra maestra del gran “jubilado”, aquel señor que después de caer de las estrellas del cielo a los establos del inframundo tiene hoy tantos y tan diligentes colaboradores que no sabe ya qué hacer en la obra infernal de la que, aburrido, se ausenta cada vez más a menudo. Así es como ya hay quien, aún trabajando con gran celo en esa fábrica, no la considera más que un símbolo.

Eso es, el 5 de octubre haré una oración ecológica, rezaré para que en la Iglesia se apague el fuego que está destruyendo el pulmón que da aliento al mundo: la fe. Y por supuesto rezaré para que el calentamiento global, gracias a la recuperación de la fe, se reduzca en consecuencia. Y estoy seguro de que esto sucederá porque el calentamiento global realmente peligroso se debe al alto, y exponencialmente creciente, número de pobres criaturas que terminan ardiendo en el infierno, elevando así las temperaturas de la tierra, gracias al hecho de que ya no se enseña la doctrina, sino otras cosas.

Publicado por Ettore Gotti Tedeschi en el blog Duc in Altum, de Aldo Maria Valli.

Traducido por Verbum Caropara InfoVaticana.

12 comentarios en “Gotti Tedeschi: “El verdadero incendio del que preocuparse es el que quema la fe”
  1. “Fuego he venido a traer a la tierra, y ¿qué quiero sino que ya arda?” Lc 12,49
    “Sin otra luz ni guía sino la que en el corazón ardía” Juan de la + (hablando de la fe)
    ¿Cómo es que Gotti Tedeschi quiere que se apague?
    Salmos 29:7 – La voz del SEÑOR levanta llamas de fuego.
    1 Corintios 3:11-15 – “Si sobre este fundamento (Cristo) alguno edifica con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada; el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno. Si permanece la obra de alguno que ha edificado sobre el fundamento, recibirá recompensa. Si la obra de alguno es consumida por el fuego, sufrirá pérdida; sin embargo, él será salvo, aunque así como por fuego”.

    1. Si no has entendido a qué fuego se refiere, es que no has entendido nada. Seguramente Gotti también podría hacer muchas citas de san Josemaría Escrivá, especialmente de las Tres Campanadas, esas que el OD actual, tan timorato, las tiene enterradas y más que enterradas. ¿ Se avergüenza de ellas ? Por cierto Gotti fué desautorizado, con motivo de su firma a la corrección filial, por el vicario Fazio, suplantando al prelado Ocáriz, quien ha reconocido la crisis de la Iglesia y su magnitud. Fazio también ha dado algún pasito, al reconocer la oscuridad intencionada de la Amoris Laetitia.

  2. «¡Oh Jesús…, fortalece nuestras almas, allana el camino y, sobre todo, embriáganos de Amor!: haznos así hogueras vivas, que enciendan la tierra con el divino fuego que Tú trajiste» (S. Josemaría Escrivá, Forja, n. 31).

  3. Hay una información importante en el paradigma ambientalista que se ha convertido en una nueva tiranía intelectual. El hombre se presenta como una amenaza a la creación, no como su administrador, que es el papel que le otorga Dios en la Sagrada Escritura. Lo importante es “la madre tierra”, porque “no hay planeta B”. El hombre, por primera vez tras la infame revolución atea del XVIII, pasa a un segundo plano. No sólo eso, es el enemigo a batir: provoca CO2, consume recursos, arrincona a especies animales y destruye vegetales. Se ha pasado de considerar una errónea administración de la Naturaleza por parte del Hombre, a considerar que sólo pervivirá la Naturaleza si desaparece el hombre. En este discurso, al que nadie se opone abiertamente, la senda a seguir es la desaparición de la especie humana o su reducción de forma tan drástica que pase a tener un impacto mínimo en el planeta.

    1. El ambientalismo es otra forma camuflada de reducir la población mundial, en línea con los abortos, la eutanasia, la agenda lgtb, la religión única mundial, etc. Todo forma parte de los intentos para borrar la fe católica y esclavizar al hombre a la élite mundial.

  4. La reducción drástica de la especie humana es el plan de los Illuminati, los que también han infiltrado la Iglesia.
    Es sabido que Turner ( dueño de la anticristiana CNN ) y otros multimillonarios muy conocidos, lo proponen abiertamente. Claro que el número de aquellos a ser eliminados drásticamente, no los incluye.

  5. En dos sitios por lo menos Jesus nos habla de no preocuparnos por las cosas materiales y de la naturaleza.
    Mt 6 25-34 ” Observad las aves del cielo, como no siembran ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿Acaso vosotros no valeis más que ellas ?………..” En efecto tras todo esto andan los gentiles. Mas ya sabe vuestro Padre de los cielos que teneis necesidad de todo esto. Buscad, pues, primero de todo, el reino de Dios y su justicia, y todo eso se os dará por añadidura.”
    Mt 10 28 ” Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.
    29 ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre”
    No parece que quiere Dios que nos preocupemos del cambio climatico, sino de su reino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles