El cardenal Pell apela ante el Tribunal Supremo: ¿qué ocurrirá después?

|

El cardenal Pell presentó el martes una «solicitud de licencia especial» ante el Tribunal Supremo después de la decisión del Tribunal de Apelaciones de Victoria, del 21 de Agosto, que confirmó la condena por abuso sexual infantil.

Ahora que el cardenal George Pell ha presentado ante el Tribunal Supremo de Australia la apelación contra su condena, el siguiente paso -según una fuente cercana al equipo legal del cardenal- será que la fiscalía emita una respuesta.

La fiscalía tiene tres semanas para contestar, la fuente ha dicho al Register, después de lo cual los abogados del cardenal tienen siete días para responder a esa contestación.

Es el Tribunal Supremo, por tanto, quien decide si rechaza la solicitud o la admite y escucha la apelación.

Pero la fuente aclaró que la decisión podría tardar meses y que, después, la fecha de la vista podría llegar a ser incluso a principios del próximo año, a menos que se considere que la solidez de la apelación y el alto perfil del caso sean motivo para acortar los plazos.

El prefecto emérito australiano de la Secretaría de Economía presentó el martes una «solicitud de licencia especial» ante el Tribunal Supremo, después de la decisión del Tribunal de Apelaciones 2-1 del Estado de Victoria, el 21 de Agosto, que confirmó la condena por abuso sexual infantil.

El cardenal, que siempre ha negado enérgicamente las acusaciones y ha defendido su inocencia, en diciembre fue declarado culpable de abusar sexualmente de dos niños que formaban parte del coro de la Catedral de San Patricio, cuando él era  arzobispo de Melbourne.

Por lo general, el Tribunal Supremo no otorga solicitudes de licencia especial, pero se cree que el caso del cardenal Pell será admitido debido a que uno de los tres jueces del Tribunal de Apelaciones de Victoria, el juez Mark Weinberg, disentía de los otros dos que, en cambio, defendían la condena del cardenal.

La solicitud es la última vía de apelación contra una pena de seis años de prisión, lo que implicaría que el cardenal no podría solicitar la libertad condicional hasta noviembre de 2022. 

La apelación ante el Tribunal Supremo se presentó sólo un día antes de que vencieran los 28 días de plazo. Cuando se le preguntó por qué apuró hasta el último día, la fuente cercana al cardenal dijo que fue «simplemente porque había mucho trabajo por hacer».

«El documento debe constar de un máximo de doce páginas», continuó la fuente. «Cada argumento y cada palabra deben ser precisos y de peso. No se trata de repetir el juicio o la apelación. El Tribunal Supremo es muy específico y se ocupa exclusivamente de cuestiones de derecho».

«Cualquiera que sugiera que se podría haber hecho rápidamente se equivoca».

Según Chris Merritt, del periódico The Australian, los abogados del cardenal Pell, Bret Walker y Ruth Shann, exponen en su solicitud que los dos jueces de apelaciones de Victoria que confirmaron la condena del cardenal «realizaron un mal trabajo con el caso del cardenal, no solo por los hechos, sino también por el derecho».

Según Merritt, la solicitud será una «lectura extremadamente difícil» para los dos jueces, la Presidenta del Tribunal Supremo Anne Ferguson y el Presidente del Tribunal de Apelaciones, Chris Maxwell.

Informa que Walker, abogado australiano de gran prestigio, acusa a los dos jueces de «razonamiento poco ortodoxo», «razonamiento circular» y «método judicial erróneo».

«Si el Tribunal Supremo admite esta apelación», dice Merritt, «tendrá que lidiar con esos argumentos y determinar si el método judicial demostrado por Ferguson y Maxwell es realmente tan imperfecto como Walker y Shann creen».

«Hay mucho en juego», continúa Merritt. «El asunto ahora concierne no sólo a la libertad del cardenal, sino también a la reputación pública de los principales jueces de Victoria y del hombre que bien podría ser el mejor abogado de la nación».

Publicado por Edward Pentin en The National Catholic Register.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
13 comentarios en “El cardenal Pell apela ante el Tribunal Supremo: ¿qué ocurrirá después?
  1. Pobre Cardenal Pell! Un auténtico testigo del Evangelio, pienso! Un inocente llevado a la cárcel para hacerlo callar. Rezo todos los días por él y por los que, como él, son víctimas del sistema injusto que estamos viviendo actualmente en la parte de la Iglesia que no tiene olor a oveja, que no nos representa a los hijos del Dios Trino. Gloria a Dios!

  2. Pell tiene a su favor la Verdad. Tiene en su contra la obcecación atea, la obcecación protestante, la obcecación homosexualista legetebera y, en grado no menor, la obcecación vaticana. Cometió dos pecados imperdonables: Calificar la homosexualidad activa como pecado grave, en sintonía con el Catecismo, negando la comunión a homosexuales públicos, y tratar de limpiar las oscuras finanzas vaticanas. Las mafias no perdonan.

  3. Yo no lo defiendo ni lo condeno; pido a Dios que, si es inocente logre demostrarlo, ahora si es culpable, que Dios toque su corazón para que sea humilde, reconozca su culpa, pida perdón y cumpla su condena como hombre de verdad. Ya fue hallado culpable en dos instancias en tribunales serios, solo le queda un recurso. Si en verdad amamos la verdad no podemos cuestionar el sistema de justicia de un país solo porque el reo es de los nuestros. Si en verdad amamos la verdad no inventemos tonterías como que el reo es una especie de santo mártir víctima de las “mafias” que han manejado todo el proceso. Si en verdad amamos la verdad pensemos en los niños que sufrieron abusos, uno de los cuales hasta se suicidó.

  4. Edgar :
    Tres renglones y medio, para compadecerte de su dudosa inocencia, y 28, para señalarlo como posible culpable. Vaya, pues no eres muy imparcial que digamos, Asi eres en todo, ¿verdad? Éste Sr. está siendo juzgado más por odio a Dios, que por lo que se SUPONE que dicen que tal vez, que posiblemente,,, hizo.

    1. Querida Esperancita: Entonces dime en base a qué tú afirmas que lo condenan “in odium fide”, es muy importante que me des los nombres de quienes según tú odian a Dios y que por eso condenan a Su Eminencia. Yo lo que afirmo es que, de momento hay una sentencia de tribunal competente, la cual fue confirmada en apelación y que solo falta ver si el Tribunal Supremo acepta el último recurso del Cardenal. Ni tú, ni yo hemos tenido acceso a las pesquisas y a las deliberaciones, por eso no podemos afirmar a pie juntillas la culpabilidad o inocencia del acusado, solo rezar para que se haga justicia.

    2. Eso no lo podemos saber nosotros,solo Dios,el Cardenal,y las víctimas,si es que las hubo,rezar y esperar que brille la luz de la Verdad,es lo único que podemos hacer,si es inocente que Dios,lo manifieste,y si es culpable,que Dios se apiadede el.

  5. Digo Edgar, que si te llamas católico, sabrás que la única Iglesia perseguida es ésta, por la sencilla razón de que es la Única Verdadera.
    Allá es un batidero de creencias. Hace poco querían que los sacerdotes rompieran el secreto de confesión, y les estaban haciendo la vida de cuadritos. Por éso se ceban con el Cardenal Pell. Me pides nombres y direcciones de los que odian a Dios ?, Pues junta a todo el mundo, separa solo la octava parte de el, y el resto, o lo odia o le es indiferente. La verdad no tengo tiempo de ir de casa en casa como testigo de Jehova, pidiendo sus nombres, «habrás de perdonarme» ??

      1. Muy de acuerdo Edgar, Todos somos católicos, no debemos pelearnos, ni gastar nuestra pólvora contra nosotros mismos, ya suficuente tenemos con el resto del mundo. ?

  6. Hoy mi esposa (que es médico) ha ido al ginecólogo, quien la ha atendido sin enfermera (en realidad no hace ninguna falta desde un punto de vista médico); y hemos comentado que, si una paciente le pusiera una denuncia falsa bien preparada, un ginecólogo tendría muy difícil conseguir la absolución sin un buen abogado, y _aún absuelto_ vería su reputación seriamente dañada.

  7. que los medios de comunicacion por meses han estado haciendo de ti y de la institucion a la que pertenecen.
    Cuando se eligió un nuevo jurado ERA IMPOSIBLE que ninguno de ellos no hubiera oido, visto o leido en los medios de comunicacion de radio, television, prensa o internet la horrible campaña de mentiras contra el Cardenal. Los abogados honestos, cristianos o no declararon que era IMPOSIBLE que el Cardenal Pell pudiera tener un Juicio justo debido a toda esta campaña que fue hech A PESAR de que el Primer Juez habia ordenado a los medios de comunicacion guardar silencio PRECISAMENTE para no contaminar a cualquier jurado en el segundo juicio. En este momento hay investigacion judicial contra editores, periodistas y escritores que no acataron esta orden judicial.
    No Edgar, yo vivo en Australia. La consigna a sido desde un principio DESTRUIR A PELL porque lo odian, es un sacerdote muy Ortodoxo, muy bueno y con mucho valor. El demonio le lleva ganas desde hace mucho. Reflexiona en todo.

  8. ¿Qué ocurrirá después? Es evidente lo que ocurrirá después: ¡Que seguirá condenado!

    Está ustedes defendiendo a un CULPABLE, acusado, juzgado y condenado a la luz de las pruebas puestas sobre la mesa por 12 testigos, etc… delante de varios jueces.

    DEJEN DE DEFENDER AL PEDÓFILO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles