PUBLICIDAD

Cardenal Zen: «Roma ya no se atreve a criticar al gobierno chino»

|

Sorprende el elocuente silencio del Vaticano ante unas protestas prodemocráticas masivas en Hong Kong en las que los católicos, muy minoritarios, desempeñan un papel importante. El arzobispo emérito de la ex colonia británica, el cardenal Zen, vuelve a alzar la voz para denunciar este silencio.

«Roma ya no se atreve a criticar al gobierno chino, al que ha vendido la Iglesia china», ha asegurado Zen en entrevista concedida a la publicación francesa La Vie. Esa es, para el anciano prelado, la razón del intrigante silencio a las macroprotestas de la población en Hong Kong. En la ciudad, los católicos constituyen un grupo muy minoritario entre las seis confesiones admitidas por el gobierno, pero participan en ellas con un desproporcionado liderazgo.

De hecho, al menos uno de los obispos auxiliares de la diócesis china, Joseph Ha, participa en las protestas. Muchos esperan que se convierta en el próximo titular, pero Zen es pesimista: “No será elegido, es demasiado crítico».

Zen, que ya denunció en su día lo que consideraba una ‘traición’ del Vaticano a la Iglesia fiel y perseguida de China, el pacto de la Santa Sede con el gobierno chino, ha vuelto a alzar la voz porque, dice, “no hay suficientes voces «.

También es católica la máxima autoridad de la ex colonia, Carrie Lam, responsable del estallido de la protestas con su ley de extradición. Zen no tiene una opinión demasiado halagüeña de Lam, a la que considera “una persona terriblemente arrogante» porque ignoró las protestas durante meses y está del lado de Pekín.

El cardenal no culpa del silencio de Roma al Papa, sino al secretario de Estado y fautor de todas las componendas con Pekín, el cardenal Pietro Parolin, que actúa a modo de cancerbero del Santo Padre con tal eficacia que es imposible llegar al pontífice sin pasar por el cardenal.

Zen señala que el tiempo le está dando la razón cuando denunciaba el pacto con las autoridades comunistas, y ahora desgrana los resultados, como el de obispos hasta hace poco cismáticos, conocidos por mantener concubinas e hijos, que se reintegran a su función con el ‘placet’ de Roma sin acto alguno de arrepentimiento.

El 29 de junio, el día en que se publicó un documento del Vaticano sin firmar que invitaba al clero chino a registrarse con el gobierno, el cardenal Zen voló a Roma. Francisco lo invitó a cenar junto con el cardenal Parolin. Al final, mientras Francis acompañaba a Zen a la salida, Zen le contó sobre este documento. Francis respondió en inglés: «Yo me encargaré».

10 comentarios en “Cardenal Zen: «Roma ya no se atreve a criticar al gobierno chino»
  1. Una iglesia sometida al partido comunista chino, con la aquiescencia francisquita, será cualquier cosa menos católica. La Iglesia Católica en China es ahora más clandestina que nunca. Bergo Lío lo ha conseguido. ¿ Es lo que pretendía ? Seguramente sí. Más y mejor conocemos al personaje, más y mejor nos percatamos del daño inconmensurable, con una ventaja: los católicos, más perseguidos que nunca, con la colaboración entusiasta de Roma, estamos llamados al martirio en vida. Nos espera un Cielo muy grande, muy alto.

  2. Dios bendiga y de fortaleza sabiduria y fuerza a un mundo que va hacia un NOM.lucifero socialista y mason
    Ni las peores torturas modernas podran contra el Espiritu de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles