PUBLICIDAD

Dos cardenales implicados en un caso de encubrimiento de abusos a seminaristas en el Vaticano

Imagen de la basílica de San Pedro
|

La realidad sigue vindicando al arzobispo Carlo Maria Viganò, y así vemos ahora salir a la luz el escándalo de encubrimiento de abusos sobre seminaristas en el mismo Vaticano que denunció el ex nuncio en Estados Unidos. Y dos cardenales cercanos al Papa estarían implicados.

Según informan numerosos medios italianos, dos cardenales cercanos a Su Santidad detuvieron la investigación de un seminarista acusado de abusar de varios adolescentes que sirven en las misas papales. Se trataría de Angelo Comastri, Vicario General de la Ciudad del Vaticano, y Francesco Coccopalmerio, entonces presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos.

En su acusación previa, Viganò asegura el propio Papa fue informado directamente del caso, pero no se tomó medida alguna durante años.

Después de que el portal de información católica LifeSiteNews alertara del caso y de una extensa investigación realizada por la Fiscalía romana, la Santa Sede anunció esta semana que su Promotor de Justicia ha solicitado oficialmente un juicio penal del seminarista acusado, ahora sacerdote, así como del rector del seminario en el momento del presunto abuso.

«Uno de los seminaristas, Kamil Jarzembowski, compañero de habitación de una de las víctimas, asegura haber sido testigo de docenas de incidentes de agresión sexual», escribió el pasado julio Viganò. “Junto con otros dos seminaristas, denunció al agresor, primero en persona ante sus superiores, luego por escrito a los cardenales, y finalmente en 2014, nuevamente por escrito al mismo Papa Francisco. Una de las víctimas era un niño, presuntamente abusado durante cinco años consecutivos, a partir de los 13 años”.

El presunto agresor era un seminarista de 21 años, Gabriele Martinelli.»Ese pre-seminario [St. Pío X] está bajo la responsabilidad de la diócesis de Como y pertenece a la Asociación Don Folci”, dijo Viganò. “Se encargó una investigación preliminar al vicario judicial de Como, Don Andrea Stabellini, quien encontró elementos de evidencia que justificaban una mayor investigación. Recibí información de primera mano que indica que sus superiores prohibieron que continuara la investigación».

«Después de que Don Stabellini recogió pruebas, el caso lo cerro inmediatamente el entonces obispo de Como, Diego Coletti, junto con el cardenal Angelo Comastri, vicario general del Papa para la Ciudad del Vaticano», dijo Viganò. «Además, el cardenal Coccopalmerio, entonces presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, consultado por Don Stabellini, le recomendó encarecidamente que detuviera la investigación». Viganò dice que mientras que el seminarista acusado fue ordenado sacerdote con el tiempo, todos sus acusadores fueron expulsados o abandonaron el seminario.

Pero ya no se trata de las acusaciones de un ex nuncio al que se ha difamado hasta el extremo de insinuar que actúa por dinero; ahora el caso ha saltado a los medios de comunicación italianos, aunque en realidad se habla de él ya desde noviembre de 2017, cuando la historia del presunto abuso sexual de Martinelli fue revelada al público por primera vez por Gianluigi Nuzzi en su libro, ‘Pecado Original’. Una de las víctimas fue luego entrevistado por el programa de televisión Le Iene, que también reveló el nombre del seminarista acusado y los rumores de un encubrimiento.

La mayoría de los presuntos abusos tuvieron lugar antes del actual pontificado de Francisco. Tras la aparición del libro y el programa, a finales de 2017, la Santa Sede emitió un comunicado de prensa alegando que el caso ya había sido investigado a fondo en 2013, y que en cualquier caso, la supuesta actividad sexual se presumía entre personas de un edad similar. No obstante, anunció que habría una nueva investigación en respuesta a las revelaciones más recientes de los medios.

Por último, el caso está siendo investigado desde mediados de 2018 por la Fiscalía romana, que debe presentar sus conclusiones al Papa. Los medios italianos informaron en agosto que se estaban preparando para presentar las pruebas.

El caso salió a la luz por el insistente testimonio de un estudiante polaco de preseminario, Kamil Tadeusz Jarzembowski. Jarzembowski, homosexual declarado, fue testigo de abuso sexual cometido por un estudiante de seminario que parecía disfrutar de privilegios e impunidad por sus excelentes relaciones con los administradores. Varios medios de comunicación italianos, comenzando con Il Fatto Quotidiano, coinciden con Viganò en la identidad del presunto autor como Gabriele Martinelli, un sacerdote de 27 años que fue ordenado en 2017.

Según Panorama, el fiscal ha entrevistado a unos treinta testigos, incluidas «presuntas víctimas y posibles perpetradores, testimonios de monaguillos, sacerdotes confesores y monseñores». El periódico agrega que «el expediente también incluyó numerosas cartas de queja escritas por Jarzembowski a los cardenales y altos prelados (de Angelo Comastri a Giovanni Angelo Becciu), DVDs de episodios de programas de televisión que cubrieron la historia (de Quartogrado a Le Iene) e incluso algunas grabaciones con testimonios y acusaciones.”

PUBLICIDAD

20 comentarios en “Dos cardenales implicados en un caso de encubrimiento de abusos a seminaristas en el Vaticano
  1. Los abusos tuvieron lugar antes del pontificado del Santo Padre el PapaFrancisco, Cuando el papá tuvo conocimiento de los hechos, estableció una comisión investigadora, en base a los resultados de la investigación se inicia el proceso judicial. Viganó miente al señalar que el seminarista abusador tenía 21 años, según parece, era menor de edad también. El Santo Padre ha actuado de inmediato, no es justo que digan que no hizo nada, porque ha sido el único que ha actuado con determinación. VIgano, esa rata de alcantarilla, él sí que es un gran encubridor, supo muchas cosas y no hizo nada, en ese tiempo no le convenía decir nada, andaba buscando con obsesión el cardenalato.

    1. Os estáis metiendo en una pelea entre gays y vais a salir trasquilados, en la iglesia el bando progre es progre y gay, y el bando conservador es conservador y gay, tu héroe Viganò es tan gay como los otros, la iglesia católica es un refugio de gays

  2. Lo preocupante, con serlo, no es que dos cardenales encubran, es que el propio Francisco es el máximo encubridor y no quiere poner remedio a los abusos, vinculados con la homosexualidad clerical en un 80% de los casos, pues, no sólo no condena la homosexualidad, sino que la fomenta y se rodea de homosexualistas y homosexuales premiados en correspondencia con su elevación al solio pontificio por las mafias de san gallen y lavanda.

    1. Vos sos la rata mas despreciable que vas arder en el infierno por calumniar agresivamente todos los dias al santo Padre. Vas a morir en tu pecado y los perros del infierno beberán tu sangre.

        1. Por Dios que gran víctima que sos fariseo hipócrita la boca pura de ustedes que se purifica con los insultos y calumnias que a diario proliferan contra el santo padre.

      1. Tu maldices y mandas.
        al infierno.
        Tranquilidad belzunegui. El dicho reza:’ Maldición de vaca loca, ni alcanza, ni toca» Pierde el tiempo Daniel con tu agresividad.

  3. Calma, calma Daniel. Serenate y aleja de ti la agresividad. Tienes razón, yo necesito mucho de la misericordia de Dios. Lo de hipócrita y fariseo, lo mismo que mi boca impura, claro que sí, también tienes razón. Ya quisiera yo tener la boca de Jesús!!! Pero como veo que usted cree que no tiene pecado, TIRE LA PRIMERA PIEDRA. Pero cuidado!!! No sea que le caiga a usted mismo.

  4. «Fue ordenado sacerdote», no solo está mal que encubrieran los abusos, también que le ordenaran sacerdote, no puede ser sacerdote cualquiera, y menos un abusador.
    ¡¡¡ Es tremendo !!!, la laxitud de conciencia de quien permite estas cosas.
    Espero que lleguen pronto a la verdad y que les den un castigo ejemplar.

    1. Pues mira tu que lo que escandaliza a los lectores no es que sea un violador sino que es gay, a las víctimas gays les echaron por hablar, ¿a alguien le extraña que haya pederastas en la iglesia si solo se ordena a gays que sean violentos?

      1. José, el punto no es que sean homosexuales o no. El punto es que han tenido practica sexual y, lo peor, abusiva contra menores. A estas alturas es evidente que hay un lobby LGBT enquistado en la Iglesia Católica que realiza prácticas sexuales pecaminosas y abusivas y se encubren entre sí. El asunto debe ser afrontado por los sacerdotes y obispos fieles a la doctrina católica para lograr identificar a todos lo de ese grupo de homosexuales activos y pervertidos y expulsarlos de sus cargos, reducirlos al estado laical, si corresponde, y denunciarlos si hay delitos de por medio.

        1. El punto es que estos lobbys han existido siempre y basta ver la cantidad de veces que la iglesia ha tenido que hacer reformas por “relajación de costumbres”, y una de esas relajaciones ha sido siempre la homosexualidad y el fondo del problema está en que se juntan tres factores: uno, el celibato y su poder neurotizador, dos, el cuento de que los clérigos tiene poderes especiales y están por encima de todos demás y tres, la paranoia católica sectaria que hace que todo se esconda y se vaya pudriendo ocultamente con la excusa de que hay que evitar que se sepa para no ayudar a los enemigos, si juntas neurosis con clericalismo y demagogia, no puedes llegar a otra cosa

          1. El punto ya lo explicó Benedicto XVI q lo sabe mejor q nosotros.

            El celibato no es la causa. Para nada, vamos!!!!! Si fuera la causa la pederastia se daría en la misma proporción entre homosexuales q entre heterosexuales y esto no es así. Hay demasiada diferencia.

            Si el celibato fuera la causa tampoco habria pederastia entre personas casadas y esto tampoco es así ya q todo el mundo sabe q la pederastia se da en las familias en una proporción alta.

            Así q, por pura lógica matemàtica el celibato no tiene nada q ver con la pederastia.

          2. ¿Cuál es la causa entonces, ACS?

            Porque la predominancia de la pedofilia entre el clero es brutalmente mayor que entre el resto de la población. ¿O no? ¿Discutimos con los datos encima de la mesa?

            Las cifras que tenemos encima de la mesa hablan de una prevalencia del orden de un 30% entre el clero… casi nada. ¿O no es cierto? ¿Tenemos que volver a discutir esas cifras? En Pennsilvania +410 pedófilos de unos 1000 sacerdotes diocesanos. ¿O no? Y aquí ni presunción de inocencia ni gaitas, porque lo sabemos de las cartas que intercambiaron los sacerdotes con sus obispos. Está por escrito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles