PUBLICIDAD

Superior de la FSSPX: Hay una continuidad entre las enseñanzas de los Papas postconciliares y el pontificado actual

|

(FSSPX)- El Padre Davide Pagliarani, Superior General de la Fraternidad San Pío X, ha concedido una entrevista en la que habla del Sínodo de la Amazonía, de Amoris Laetitia, del Papa Francisco y más cosas. Ha sido publicada por la Fraternidad de San Pío X y se la ofrecemos a continuación.

Superior General, se esperan acontecimientos importantes de aquí a fin de año, como el Sínodo para la Amazonía y la reforma de la Curia romana, que van a tener una repercusión histórica en la vida de la Iglesia. En su opinión, ¿qué lugar ocupan en el pontificado del Papa Francisco?

La impresión que muchos católicos tienen actualmente es la de una Iglesia al borde de una nueva catástrofe. Si volvemos la vista atrás, el mismo Concilio Vaticano II sólo fue posible porque era el resultado de una decadencia que había afectado a la Iglesia en los años que precedieron a su inauguración: como si una presa se rompiera bajo la presión de la fuerza que la había estado desgastando durante algún tiempo. Es lo que permite el éxito de las grandes revoluciones, dado que los legisladores solo aprueban y sancionan una situación que ya es un hecho, al menos en parte. 

De este modo, la reforma litúrgica fue sólo la culminación de un desarrollo experimental que se remontaba al período entre las dos guerras mundiales, y que ya se había introducido en una gran parte del clero. Más cerca de nosotros, bajo este pontificado, Amoris laetitia ha supuesto la ratificación de una práctica que, lamentablemente, ya se había introducido en la Iglesia, especialmente en lo referente a la posibilidad de comulgar para las personas que viven en un estado de pecado público. Parece que hoy la situación ya está madura para otras reformas muy serias.

¿Puede precisar su juicio sobre la exhortación apostólica Amoris laetitia tres años después de su publicación?

Amoris lætitia representa, en la historia de la Iglesia en los últimos años, lo que Hiroshima o Nagasaki han sido para la historia moderna de Japón: humanamente hablando, el daño es irreparable. Éste ha sido, sin lugar a duda, el acto más revolucionario del Papa Francisco y, al propio tiempo, el más discutido, incluso fuera de la Tradición, porque afecta directamente a la moral conyugal; cosa que ha permitido que muchos sacerdotes y fieles se den cuenta de la presencia de errores graves. Este documento catastrófico fue presentado erróneamente como el trabajo de una personalidad excéntrica y provocadora en sus expresiones, –lo que algunos quieren ver en el Papa actual. Pero eso no es correcto, y simplificar así el problema resulta inapropiado.

Parece insinuarnos que esta consecuencia era inevitable. ¿Por qué es usted reacio a definir al Papa actual como una persona original?

En realidad, Amoris laetitia constituye uno de los resultados que, tarde o temprano, debía producirse como resultado de las premisas establecidas por el Concilio. El cardenal Walter Kasper ya lo había subrayado señalando que a una nueva eclesiología –la del Concilio–corresponde a una nueva concepción de la familia cristiana1.

De hecho, el Concilio es principalmente eclesiológico, es decir que propone en sus documentos una nueva concepción de la Iglesia. Sencillamente, la Iglesia fundada por Nuestro Señor ya no equivaldría a la Iglesia católica, sino que se trataría de algo más amplio, que incluiría a las demás confesiones cristianas. Como resultado de esto, las comunidades ortodoxas o protestantes tendrían la «eclesialidad» en virtud del bautismo. Dicho en otras palabras, la gran novedad eclesiológica del Concilio es la posibilidad de pertenecer a la Iglesia fundada por Nuestro Señor en diferentes formas y grados. De ahí la noción moderna de comunión total o parcial, «con geometría variable», se podría decir. La Iglesia se ha vuelto estructuralmente abierta y flexible. La nueva modalidad de pertenencia a la Iglesia, extremadamente elástica y variable, según la cual todos los cristianos están unidos en la misma Iglesia de Cristo, constituye el origen del caos ecuménico.

No pensemos que estas novedades teológicas son abstractas, pues tienen repercusiones en la vida concreta de los fieles. Todos los errores dogmáticos que afectan a la Iglesia, tarde o temprano tienen efectos en la familia cristiana, porque la unión de los esposos cristianos constituye la imagen de la unión entre Cristo y su Iglesia. En una iglesia ecuménica, flexible y pancristiana, existe una noción de la familia en la que los compromisos del matrimonio ya no tienen el mismo valor, y en la que los vínculos entre los esposos, entre un hombre y una mujer, ya no se perciben ni definen de la misma manera, sino que también se vuelven flexibles.

¿Podría darnos más detalles?

Concretamente, del mismo modo que la Iglesia de Cristo «pancristiana» tendría elementos buenos y positivos fuera de la unidad católica, habría igualmente elementos buenos y positivos para los fieles fuera del matrimonio sacramental, por ejemplo, en un matrimonio civil, y también en cualquier otro tipo de unión. Lo mismo que ya no hay distinción entre una Iglesia «verdadera» e iglesias «falsas», dado que las iglesias no católicas son buenas, aunque imperfectas, igualmente todas las uniones se vuelven buenas, porque siempre hay algo bueno en ellas, aunque sólo sea el amor.

PUBLICIDAD

Esto significa que en un matrimonio civil «bueno» –especialmente cuando se celebra entre creyentes–, se pueden encontrar ciertos elementos del matrimonio cristiano sacramental. No se trata de equipararlos, pero, sin embargo, la unión civil ya no es mala en sí misma, ¡sino que sencillamente no es tan buena! Hasta ahora se hablaba de obras buenas o malas, y de la vida en gracia o en pecado mortal. Pero ahora todo lo que queda son acciones buenas o no tan buenas, o sea, formas de vida que corresponden totalmente con el ideal cristiano, y otras que solo le corresponden parcialmente… Resumiendo, a una Iglesia ecuménica le corresponde una familia ecuménica, o sea, recompuesta o «que puede recomponerse», según las necesidades y sensibilidades.

Antes del Concilio Vaticano II, la Iglesia enseñaba que las denominaciones cristianas no católicas estaban fuera del seno de la verdadera Iglesia y, por lo tanto, no formaban parte de la Iglesia de Jesucristo. La doctrina de la Constitución dogmática sobre la Iglesia, Lumen Gentium (nº 8), abre un medio para reconocerlos como realizaciones parciales de la Iglesia de Cristo. Las consecuencias de tales errores son incalculables y aún están en pleno desarrollo.

Amoris lætitia es el resultado inevitable de la nueva eclesiología enseñada por Lumen Gentium, y también de la loca apertura al mundo predicada por la Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo de este tiempo, Gaudium et spes 2. Y, de hecho, con Amoris laetitia, el matrimonio cristiano se parece cada vez más al matrimonio tal como lo concibe y profana la modernidad.

De este modo, la enseñanza objetivamente desconcertante del Papa Francisco no supone una consecuencia extraña, sino que es la consecuencia lógica de los principios establecidos en el Concilio. El Papa saca de ella algunas conclusiones últimas… por el momento.

¿Esta nueva doctrina sobre la Iglesia se ha manifestado mediante un concepto teológico particular?

Después del Concilio, la noción de Pueblo de Dios reemplazó a la del Cuerpo Místico de Cristo. Esta nueva noción está omnipresente en el nuevo Código de Derecho Canónico publicado en 1983. Pero en 1985 se hizo un cambio. Parecía que el término «Pueblo de Dios» se volvía engorroso, porque permitía desviaciones hacia la teología de la liberación y el marxismo. Por eso se reemplazó con otra noción, también sacada del Concilio: la eclesiología de la comunión, que permite una pertenencia a la Iglesia extremadamente elástica, con la que todos los cristianos están unidos –aunque más o menos– en la misma Iglesia de Cristo, de modo que el diálogo ecuménico se ha vuelto babélico, como en la reunión de Asís en 1986. De modo parecido al poliedro del que nos habla el Papa Francisco: «una figura geométrica que tiene muchas facetas distintas. El poliedro refleja la confluencia de todas las diversidades que, en este caso, conservan su originalidad. Nada se disuelve, nada se destruye, y nada domina nada»3 .

¿Ve Usted esta misma raíz eclesiológica en el origen de las reformas anunciadas en el Instrumentum laboris del próximo sínodo para la Amazonía, o en el proyecto de reforma de la Curia romana?

Todo se reduce, directa o indirectamente, a una noción equivocada de la Iglesia. Una vez más, el Papa Francisco sólo saca las conclusiones últimas de las premisas que estableció el Concilio. Concretamente, sus reformas siempre presuponen una Iglesia en escucha, una Iglesia sinodal, una Iglesia atenta a la cultura de los pueblos, a sus expectativas y requisitos, especialmente a las condiciones humanas y naturales, específicas de nuestro tiempo y siempre cambiantes. La fe, la liturgia y el gobierno de la Iglesia deben adaptarse a todo esto y ser su resultado.

La Iglesia sinodal, siempre en escucha, constituye la última evolución de la Iglesia colegial, predicada por el Concilio Vaticano II. Para dar un ejemplo concreto, de acuerdo con el Instrumentum laboris, la Iglesia debe ser capaz de asumir y adoptar elementos como las tradiciones locales del culto de los espíritus y las medicinas tradicionales amazónicas, que recurren a supuestos «exorcismos». Dado que estas tradiciones indígenas están enraizadas en un suelo que tiene una historia, se deduce que este «territorio es una referencia teológica y una fuente particular de la revelación de Dios»; razón por la cual, debemos reconocer la riqueza de esas culturas indígenas, pues «una apertura no sincera hacia el otro, lo mismo que una actitud corporativa, que reserva la salvación sólo a su propia fe, destruyen esta misma fe». Da la impresión de que, en lugar de luchar contra el paganismo, la jerarquía actual pretende asumir e incorporar esos valores. Y los encargados del próximo sínodo se refieren a esos «signos de los tiempos», queridos por Juan XXIII, que hay que escrutar como signos del Espíritu Santo.

¿Y, más específicamente, qué nos dice sobre la Curia?

Por su parte, el proyecto de reforma de la Curia predica una Iglesia que se parece mucho más a una empresa humana que a una sociedad divina y jerárquica, depositaria de la Revelación sobrenatural, que goza del carisma infalible de conservar y enseñar a la humanidad la Verdad eterna hasta el fin de los tiempos. Se trata, como dice expresamente el texto del proyecto, de la «actualización (aggiornamento) de la Curia», «sobre la base de la eclesiología del Vaticano II». Por lo tanto, casi no nos sorprende leer bajo la pluma de los cardenales responsables de esta reforma: «La Curia actúa como una especie de plataforma y un foro de comunicación con respecto a las Iglesias y Conferencias particulares de los Obispos que necesitan tales experiencias. La Curia recoge las experiencias de la Iglesia universal y, a partir de ellas, exhorta a las Iglesias y Conferencias particulares de los Obispos… Esta vida de comunión dada a la Iglesia tiene el rostro de la sinodalidad… Pueblo fiel, Colegio episcopal y obispo de Roma se escuchan unos a otros, y todos ellos escuchan al Espíritu Santo… Esta reforma se establece en el espíritu de una «descentralización saludable»… La Iglesia sinodal consiste en que «el Pueblo de Dios camina unido»… Este servicio de la Curia a la misión de los obispos y a la comunión no se basa en una actitud de vigilancia o de control, ni siquiera en la toma de decisiones en cuanto autoridad superior…» 4

Plataforma, foro, sinodalidad, descentralización… todo eso no hace sino confirmar la raíz eclesiológica de todos los errores modernos. En este magma informe, ya no hay una autoridad superior. Es la disolución de la Iglesia tal como la estableció Nuestro Señor, que, al fundar su Iglesia, no abrió un foro de comunicación, ni una plataforma para intercambios, sino que le confió a Pedro y a sus Apóstoles la tarea de pastorear su rebaño, y de ser pilares de verdad y santidad para conducir las almas al Cielo.

¿Cómo caracterizar este error eclesiológico en relación con la constitución divina de la Iglesia fundada por Jesucristo?

La pregunta es muy amplia, pero Monseñor Lefebvre nos da una respuesta, diciendo que la estructura de la nueva misa correspondía a una Iglesia democrática, y ya no jerárquica ni monárquica. La iglesia sinodal tal como la sueña Francisco es realmente de tipo democrático. Él mismo dio la imagen que tenía de ella: la de una pirámide invertida. ¿Se podía acaso manifestar más claramente lo que quiere significar con sinodalidad? Es una iglesia al revés. Pero insistamos, él sólo desarrolla los principios que ya estaban presentes en el Concilio.

¿No parece que Usted está forzando la realidad actual, pretendiendo reducirlo todo a los principios del Concilio Vaticano II, que se celebró hace más de cincuenta años?

Uno de los colaboradores más cercanos de Francisco es el que nos da la respuesta. Se trata del cardenal Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa y coordinador del C6. Veamos lo que nos dice: «Después del Concilio Vaticano II, los métodos y el contenido de la evangelización y la educación cristiana están cambiando. La liturgia cambia. (…) La perspectiva misionera cambia: el misionero debe establecer un diálogo evangelizador (…). La acción social está cambiando, no es sólo la caridad y el desarrollo de los servicios, sino también la lucha por la justicia, los derechos humanos y la liberación… Todo cambia en la Iglesia según el modelo pastoral renovado». Y agrega, para mostrar en qué espíritu se realizan estas transformaciones: «El Papa quiere llevar la renovación de la Iglesia a un punto en el que se vuelva irreversible. El viento que impulsa las velas de la Iglesia hacia la alta mar de su profunda y total renovación es la misericordia» . 

Sin embargo, no se puede negar que muchas voces se han alzado contra estas reformas y es razonable suponer que esto continuará en los próximos meses. ¿Cómo juzga Usted tales reacciones?

No podemos sino alegrarnos por tales reacciones, y por una toma de conciencia progresiva por parte de muchos fieles y algunos prelados de que la Iglesia se encamina a una nueva catástrofe. Estas reacciones tienen la ventaja y el mérito de demostrar que la voz que propaga estos errores no puede ser la de Cristo, ni la del Magisterio de la Iglesia. Esto es extremadamente importante y, a pesar del contexto trágico, alentador. La Fraternidad tiene el deber de estar muy atenta a estas reacciones y, al mismo tiempo, tratar de evitar que se extravíen y no lleguen a nada.

¿Qué quiere decir con eso?

En primer lugar, debe tenerse en cuenta que estas reacciones se enfrentan sistemáticamente con un «muro de goma», y hay que atreverse a preguntarse por qué. Para dar un ejemplo, cuatro cardenales habían expresado sus dubia sobre Amoris laetitia. Muchos habían notado esta acción y la habían aclamado como el comienzo de una reacción que produciría resultados duraderos. Pero, en realidad, el silencio del Vaticano dejó esta crítica sin respuesta. Mientras tanto, dos de estos cardenales han fallecido, y el Papa Francisco ha pasado a otros proyectos de reforma, de los que acabamos de hablar, de modo que la atención se ha desplazado a nuevos temas, dejando, por la fuerza de las circunstancias, la batalla sobre Amoris lætitia en el aire, olvidada, y el contenido de esta exhortación parece que de facto se da por sentado.

Para entender este silencio del Papa, no debemos olvidar que la Iglesia que viene del Concilio es pluralista. Es una Iglesia que ya no se basa en una Verdad eterna y revelada, enseñada desde arriba, por la autoridad. Tenemos ante nosotros una Iglesia que está a la escucha y, por lo tanto, necesariamente escucha voces que pueden diferir entre sí. Dando una comparación, en un régimen democrático, por ejemplo, siempre hay un lugar, al menos aparente, para las oposiciones, que, de alguna manera, forman parte del sistema porque muestran que se puede discutir y tener una opinión diferente, y que hay espacio para todos. Esto, por supuesto, puede fomentar el diálogo democrático, pero no la restauración de una Verdad absoluta y universal, y una ley moral eterna. De esta manera, el error puede enseñarse libremente, junto con una oposición real pero estructuralmente ineficaz e incapaz de poner las verdades en su lugar. Por lo tanto, hay que salir del sistema pluralista en sí mismo; y este sistema tiene una causa: el Concilio Vaticano II.

En su opinión, ¿qué deberían hacer los prelados o fieles preocupados por el futuro de la Iglesia?

En primer lugar, deberían tener la lucidez y el valor de reconocer que existe una continuidad entre las enseñanzas del Concilio, de los Papas de la era postconciliar y el pontificado actual. Citar el magisterio de «San» Juan Pablo II, por ejemplo, para oponerse a las novedades del Papa Francisco, es un pésimo remedio, condenado desde el principio al fracaso. Un buen médico no puede quedar satisfecho con unos pocos puntos para cerrar una herida, sin extraer primero la infección que se encuentra en la herida. Lejos de nosotros despreciar estos esfuerzos, pero al mismo tiempo es una cuestión de caridad indicar dónde radica la raíz de los problemas.

Para dar un ejemplo concreto de esta contradicción, basta mencionar un nombre entre todos, el del cardenal Müller. Es sin duda el más virulento hoy contra Amoris laetitia, el Instrumentum laboris y el proyecto de reforma de la Curia. Utiliza expresiones muy fuertes, incluso llega a hablar de «ruptura con la Tradición». Y, sin embargo, este cardenal que ahora encuentra la fuerza para denunciar públicamente estos errores es el mismo que quería imponer a la Fraternidad San Pío X –en continuidad con sus predecesores y sucesores en la Congregación para la Doctrina de la Fe– la aceptación de todo el Concilio y del magisterio posconciliar. Independientemente de la Fraternidad y sus posturas, esta crítica, que ataca sólo los síntomas sin remontarse a su causa, representa un ilogismo de los más dañinos y desconcertantes.

A menudo se objeta que la Fraternidad sólo sabe criticar, pero ¿qué propone positivamente?

La Fraternidad no critica sistemáticamente ni a priori. Ella no es una «gruñidora» profesional. Tiene una libertad de tono que le permite hablar abiertamente, sin temor a perder los beneficios de los que goza… Esta libertad es indispensable en las circunstancias actuales.

La Fraternidad tiene sobre todo el amor de la Iglesia y de las almas. La crisis actual no es sólo doctrinal: se cierran los seminarios, se vacían las iglesias y la práctica sacramental cae vertiginosamente. No podemos ser espectadores, con los brazos cruzados, y decirnos: «todo esto prueba que la Tradición tiene razón». La Tradición tiene el deber de ayudar a las almas, con los medios que le brinda la divina Providencia. No nos mueve a ello un espíritu orgulloso, sino que nos sentimos impulsados por la caridad de querer «transmitir lo que hemos recibido» (1 Cor. 15, 3). Esto es lo que intentamos hacer humildemente a través de nuestro trabajo apostólico diario. Pero este trabajo es inseparable de la denuncia de los males que sufre la Iglesia, para proteger al rebaño abandonado y dispersado por los malos pastores.

¿Qué espera la Fraternidad de los prelados y fieles que comienzan a ver con claridad, con el fin de dar una continuidad positiva y efectiva de sus posturas?

Hemos de tener el valor de reconocer que incluso una buena postura doctrinal no basta si no va acompañada de una vida pastoral, espiritual y litúrgica coherente con los principios que queremos defender, porque el Concilio inauguró una nueva forma de concebir la vida cristiana, coherente con una nueva doctrina.

Si la doctrina se reafirma con todos sus derechos, debemos pasar a una vida católica real y conformarnos con lo que profesamos. De lo contrario, tal o cual declaración sólo será un acontecimiento mediático, limitado a unos pocos meses o incluso semanas… Concretamente, hay que volver a la Misa Tridentina y todo lo que eso significa; hay que volver a la misa católica y sacar todas las consecuencias; hay que volver a la Misa no ecuménica, a la Misa de siempre y dejar que esta Misa regenere la vida de los fieles, de las comunidades y de los seminarios, y, sobre todo, dejar que transforme a los sacerdotes. No se trata de restaurar la Misa Tridentina porque es la mejor opción teórica; sino que se trata de restaurarla, de vivirla y defenderla hasta el martirio, porque sólo la Cruz de Nuestro Señor puede sacar a la Iglesia de la catastrófica situación en la que se encuentra.

Portæ inferi non prævalebunt adversus eam!
¡Las puertas del infierno no prevalecerán contra ella!

Padre Davide Pagliarani, Superior General
Menzingen, 12 de septiembre de 2019, fiesta del Santo Nombre de María

Publicado en FSSPX.

107 comentarios en “Superior de la FSSPX: Hay una continuidad entre las enseñanzas de los Papas postconciliares y el pontificado actual
    1. Es un solemne disparate. Y es el pretexto para justificar las fechorías del bergogliato. Muy a pesar de gentuza como Francisco y la secta cismática FSSPX S.S.Benedicto XVI sigue siendo Papa. Por cierto el individuo que ha soltado el disparate se llama Paglia-rani.

      1. Yo no creo que usted sea gentuza ni que adhiera a ningún disparate. Hay muchos sedevacantistas que llevan contando antipapas desde Pablo VI. Simplemente usted lleva camino de convertirse en sedevacantista a la muerte de Benedicto XVI.

      2. Yo no creo que usted sea gentuza ni que adhiera a ningún disparate. Muchos llevan sin papa desde Pío XII o Juan XXIII. Usted lleva camino de quedarse sin papa a la muerte de Benedicto XVI.

        1. Me parece un buen artículo y agradezco su publicación
          Estoy de acuerdo con sus apreciaciones , con la necesidad de cambios y con la consideración sobre Francisco único papa actual por Dios

        2. Se equivoca, trás la muerte de S.S.Benedicto XVI habrá un cónclave que nombrará al nuevo Papa. Por su parte, un próximo concilio declarará nulo de pleno derecho el «pontificado» de Francisco.

          1. ¿Tras la muerte de Benedicto XVI habrá un cónclave? Si para entonces Francisco sigue vivo, tenga usted por seguro que no habrá ningún cónclave y usted se quedará sin papa, como otros llevan sin papa desde Pío XII o Juan XXIII.
            Es en cambio posible, aunque no probable, que algún futuro concilio pudiera declarar nulo de pleno derecho el pontificado de Francisco, como también pudiera hacerlo respecto de todos los pontificados desde Pío XII o Juan XXIII.

          2. Chimo Vice, no se olvide que en la secta del excomulgado Lefebvre además de darle clase a la Iglesia Católica también adivinan el futuro.

          3. Aquí a los que les da por adivinar el futuro y anunciar que habrá no sé qué futuro Cónclave o no sé qué futuro Concilio no es a los tradicionalistas precisamente.

            En fin, ¿tanto os cuesta despertar de vuestro ensoñación de que Francisco no es papa, se irá y todo volverá a su cauce (no se sabe cómo teniendo en cuenta el perfil de los actuales cardenales), y reconocer que el problema viene de lejos y ya estaba latente antes?

    2. Estoy de acuerdo con el superior de la FSSPX. Las reformas del Papa Francisco son las concecuencias lógicas y necesarias que se desprenden de la renovación eclesial del Concilio Vaticano II, y están en continuidad con sus predecesores: Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II.
      Por lo tanto, aquellos que critican tanto al Papa como sus reformas deberían de ser más consecuentes, dejar la Iglesia Católica y unirse a los lefrebianos.
      De esa manera dejarían de confundir y dividir a la Iglesia!

  1. Lo que tienen que hacer algunos para ser aceptados por el Bergo Lío. Más lío. La comunión en pecado mortal nunca será continuidad. El rechazo absoluto de la pena de muerte, tampoco.

    1. Tampoco la libertad religiosa ni el ecumenismo ni los actos escandalosos de Asís guardan ninguna continuidad con lo que la Iglesia hizo y enseñó siempre hasta el concilio Vaticano II.

        1. A su tiempo, sin duda, pero pudiera ser entonces con expreso mandato pontificio, si la regularización en curso progresa; o, si la necesidad lo exigiera como en 1988, incluso sin expreso mandato pontificio.

    2. No se trata de ser complacientes con Francisco, sino de ser justos. Pasos muy importantes para la regularización canónica de la Fraternidad de San Pío X se dieron bajo Benedicto XVI: reconocimiento de que la misa tradicional no se había abrogado nunca (2007) y levantamiento de las excomuniones (2009). Francisco ha continuado el proceso donde se lo encontró, al conceder facultades ordinarias a los sacerdotes de la Fraternidad para confesiones y matrimonios. En la práctica la regularización es casi completa. Se formalizará plenamente cuando Dios quiera, bajo Francisco o uno de sus sucesores

    1. Gracias a Dios porque está gente no está en comunión con Roma, desde luego yo no creo en su Dios. Hablan de un amor con imposiciones, un amor y una sumisión basada en la atrición. No creo no creeré en un Dios así y doy gracias a Dios por el Vaticano 2 . Un concilio de reforma un concilio de pureza.

      1. En algo estamos de acuerdo, en que a resultas del Vaticano II de hecho se produjo un cambio de religión. Usted adhiere a una religión humana fundada hace poco más de cincuenta años. Otros preferimos adherir a lo que la Iglesia hizo y enseñó siempre, a la religión revelada hasta la muerte del último de los apóstoles y desde entonces transmitida por la Iglesia.

      2. No me suplantes la personalidad, mi postura es la misma que la de la fsspx, coincido en ciertas cosas con monseñor williamson y con el resto de tradicionalismo no reconocido y no me disgusta la ex ecclesia dei del todo

        1. Para los que piensan que Bxvi está libre de toda culpa, que lea sus enciclicas y discursos defendiendo el nuevo orden mundial y el gobierno mundial incluyendo la onu. Asume principios masónicos como propios de la iglesia, cosa que no es legítimo hacer. En «caritas in veritate» 67 lo dice claramente, edos principios no son lis de la iglesis, son los de la masonería.

  2. Los eclesiásticos de la época previa al Concilio Vaticano II se habían pasado por el forro tantas encíclicas papales de principios de siglo XX, que avisaban sobre la perversidad intrínseca del marxismo y de tantas ideologías que sustituyen la fe cristiana católica. Encíclicas que enfocaban certeramente cómo debía ser la acción social de la Iglesia y que muy poco fueron conocidas y llevadas a la práctica.

  3. No es cierto que oficialmente la Iglesia católica en tiempos de San Juan Pablo II ni bajo el papado de Benedicto XVI aceptara el hecho de que los adúlteros pudieran comulgar. ¡A nivel magisterial no se había aceptado nunca!

    1. Cierto, esa concreta innovación no se había aceptado nunca. Pero si lee usted la entrevista advertirá que lo que se afirma y prueba es que esa concreta innovación, ciertamente adicional, tiene raíces en las innovaciones conciliares, en particular eclesiológicas, de las cuales procede.

    2. Tampoco jpii y bxvi condenaron esa practica sino que se callaron y le dieron la comunion al protestante de Taizé, sintoma de que piensan mas o menos lo mismo que Francisco

    3. Tal vez,a nivel Magisterial,no se había aceptado,pero si de un modo práctico,muchos adúlteros,comulgan,el domingo al asistir a misa con sus esposas e hijos,todo el mundo lo sabe,pero había que evitar,el escándalo,salvo que seas pobre,entonces ya no,adúltero y pobre,ya es demasiado,una condena del párroco,y para casa sin comulgar.

  4. En la práctica dentro de las parroquias sí, porque muchos sacerdotes ya vivían desconectados del magisterio de JPII y Benedicto XVI.
    Amoris Laetitia es el fruto del ala progresista de la Iglesia, de los que ya han perdido la fe católica, por causa de una vivencia desordenada de su propia sexualidad, y de un ataque infiltrado masón y comunista.

  5. A medida que examinamos la crisis en la Iglesia, un hilo común lo atraviesa todo y lo une todo, directa e indirectamente. Y esa es la presencia del clero homosexual infiel.

    Cada gran escándalo que se desarrolla, se conecta con este mal.

    Ejemplos de estos escándalos:

    Francisco encubre a clero homosexual activo que también es abusador de niños y / o adultos.

    Francisco encubre al clero homosexual activo, incluidos sacerdotes, obispos y cardenales.

    Promueve las carreras de clérigos homosexualistas como el futuro Card Matteo Zuppi.

    Múltiples obispos culpables de los pecados de homosexualidad activa, como Michael Bransfield, Daniel Ryan y Rembert Weakland.

    Los obispos saben todo esto acerca de sus compañeros obispos y se niegan a decir ni hacer nada.

    Los obispos asaltan el patrimonio de la Iglesia, por valor de miles de millones de dólares, para hacer pagos de abusos cometidos por los sacerdotes homopredadores.

    1. Pero Marcel Maciel, estuvo activo durante mucho tiempo,e incluso murió ,antes que el Papa Francisco,lo fuera,y muchos casos de pederastia,en E.E.U.U.,son muy anteriores,Irlanda,y toda la retaila de casos de pederastia,la mayor parte pertenecen,a otros Pontificados,

  6. Estoy de acuerdo con Neila, dentro de las parroquias los sacerdotes estaban totalmente desconectados de Juan Pablo II, y no digamos de Benedicto XVI, en mi región ni tan siquiera se nombraba a Benedicto en las preces. Solamente el O.D. seguía a estos papas, pero en realidad seguían eso a personas papales no a la iglesia, porque ahora siguen fervorosos a Francisco. En realidad la iglesia ya estaba así, en ámbitos parroquiales, ahora se ha dado el salto a las altas esferas. El católicos de a pie, no seguían a Juan Pablo o Benedicto. Ahora siguen a Francisco porque es mucho más abierto.

    1. María éramos un gran ejército los que durante los 26 años de JPII nos convertirmos, y aprendimos a ser discípulos del Señor, y ahora seguimos en el empeño, con la gracia de Dios y el auxilio de la Virgen Inmaculada. Recuerda las colas interminables de los que fueron a darle su adios agradecido al gran Papa Juan Pablo II. Somos SILENT MAJORITY, pero Jesucristo nos conoce, y somos ovejas suyas.

    2. María,
      ¿Perdón si estoy entendiendo mal?
      ¿Que el católico de a pie no seguía a JPII? Pero si desde el aeropuerto hasta el lugar donde se alojaba eran vallas de gente. De Benedicto XVI, que vive, gracias a Dios, no tenía el gran carisma y atractivo del anterior Papa, pero se dice que superaba a JPII en intelecto..
      Para mi son muy queridos, y no entiendo tanto enredo, quisiera que todo ésto terminara.

  7. ¿Alguien tiene dudas de que hay continuidad?

    ¿Alguien tiene dudas que actuaron gradualmente, y que el Papa actual sólo le está dando el tiro de gracia?

    ¿Alguien todavia tiene dudas, por el camino avistado, que lo que viene es PEOR aún todavía? Siendo optimistas…

    ¿Alguien tiene dudas que sólo DIOS N.S. puede detener esto diablismo?

  8. Un análisis agudo sobre la apostasía que hoy reina en la iglesia. Francisco no es la causa del problema sino el síntoma de la enfermedad q asola a la iglesia sin dejar nada en pie desde hace más 50 años.

  9. Detrás de tanta palabra, lo que hay es una machacona crítica al CVII (lo mismo de siempre, pero ahora aprovechandose de las miserias que estan apareciendo en la Iglesia, por desgracia). Respecto a lo que dice : «Amoris laetitia ha supuesto la ratificación de una práctica que, lamentablemente, ya se había introducido en la Iglesia, especialmente en lo referente a la posibilidad de comulgar para las personas que viven en un estado de pecado público», se trata de una mentira descomunal lo que deja al descubierto su mala leche e intenciones. Al vivir personalmente esta situación (separado y viviendo con otra mujer), no pude comulgar durante un par de años en que asistía a la Eucaristía, posteriormente pude comulgar al convertirse a la fe mi esposa, y ella tambien, pero con la condición de vivir como hermanos (en castidad), situación que por la Gracia de Dios mantuvimos durante tres años hasta que obtenida la nulidad nos casamos. Por tanto, ojo con las mentiras.

    1. Que en su caso personal usted y su actual cónyuge actuaran rectamente y se encontraran con sacerdotes rectos no quiere decir que sea mentira lo afirmado por el Padre Pagliarani. Me consta personalmente que antes se Amoris laetitia ya había sacerdotes laxos que animaban a comulgar a fieles en situación matrimonial irregular, igual que animan a comulgar a los que practican la contracepción.

        1. Nadie afirma que fuese doctrina aprobada por Juan Pablo II ni por Benedicto XVI. Se afirma que, de hecho, bajo sus pontificados ya era práctica común y tolerada en muchas parroquias, recomendada por muchos sacerdotes (lo cual me consta), y que esa práctica tiene raíces en otras innovaciones que se remontan al concilio Vaticano II. Un poco más de amor a la verdad no le iría mal.

    2. Os aplaudo, Antonio, en especial porque son pocos los que con la gracia de Dios lo consiguen, y menos aún los que lo proclaman en público.
      Me ratifico: Silent Majority. Los que no hacen ruido ni shows mediáticos.

    3. Yo he luchado toda mi vida matrimonial por respetar la ley de Dios en el tema sexual y reproductivo (anticonceptivos, preservativos…), pero era perfectamente consciente bajo Juan Pablo y bajo Benedicto que éramos poquísimos los católicos que lo hacíamos; y que incluso la mayoría de párrocos no lo veía con buenos ojos teniéndonos por «rigoristas».

  10. Miren bien las fotos: No están ordenadas cronológicamente y además, ¿Por qué siempre olvidan a Juan Pablo I?
    ¿Se han leído alguna vez la homilía que pronunció el cardenal Confalonieri en el funeral por el papa de la sonrisa?

  11. Veamos la continuidad:

    JPII-BXVI condenaron el aborto. FI exalta las abortistas Boninno y Plumen, incluso premiando a la segunda.
    JPII-BXVI condenaron el marxismo y la teología de la liberación. FI los aprueba.
    JPII-BXVI condenaron la homosexualidad, FI la aprueba al promocionar al obispado y cardenalato a homosexualistas e incluso homosexuales.
    JPII-BXVI rechazaron la comunión adulterina. FI la aprueba.
    JPII-BXVI condenaron el pecado contra el 6ª y 9º mandamiento. FI lo aprueba y hasta lo eleva al rango de respuesta generosa a Dios: AL 303. La bomba, según Seifert.
    JPII-BXVI nunca calificaron el islam como religión de paz. FI siempre, hasta el punto de engañar y fomentar la persecución de los cristianos.
    JPII-BXVI Fueron muy comedidos en los temas migratorios, con muchas puntualizaciones, especialmente respecto al Islam. FI fomenta la inmigración clandestina, mafios y la invasión de Europa por el Islam.
    JPII-BXVI nunca hicieron del ambiente la nueva religión.

    1. JPII-BXVI condenaron la píldora y la separación de los aspectos unitivo y procreador del acto conyugal. FI las aprueba al colocar en el Instituto del Matrimonio y la Familia al homosexualista pildorístico Maurizio Chiodi.
      JPII-BXVI defendieron siempre la virginidad y la inmaculada concepción de María. FI nos la presenta tan normalita hasta el punto de sostener que la Virgen no nació santa, por lo que niega el dogma de la IC.
      JPII-BXVI defendieron el dogma del infierno. FI lo niega abiertamente en varios ocasiones, pues los supuestos desmentidos no desmienten nada.
      JPII-BXVI propiciaron el apostolado y el proselitismo. FI los prohibe, llegando incluso a calificar el proselitismo como el mayor pecado contra el proselitismo.
      JPII-BXVI aceptaron la pena de muerte en supuestos extremos. FI la rechaza totalmente, dejando desprotegidas a las víctimas.
      Este elenco es enunciativo. Podemos seguir hasta el infinito y ad nauseam.

      1. Excelente, paciente y riguroso comentario de Belzunegui. Muchas gracias por su detallada lista de verdades que demuestran que la secta del excomulgado Lefebvre miente. Por eso, con la otra secta, la de Bergo glio, se entienden de maravillas. Reconocen al heresiarca argentino y se mueren de ganas que él los reconozca a ellos.

      2. Algo más, S.S.Benedicto XVI redactó la Anglicanorum Coetibus, que facilita la conversión a la Iglesia Católica de los anglicanos y protestantes que reconocen su error. Todo lo contrario a FI que prohíbe la conversión de los protestantes al catolicismo, descalificando la acción evangelizadora de «proselitismo» y otorgándole una connotación peyorativa.

    2. Jpii y bxvi reducen la doctrina católica sólamente a la moral católica y los principales dogmas de fe que todos conocen. Pues el dogma de fe «fuera de la iglesia no hay salvación» en la práctica lo niegan, y negado ese dogma, todos los demás no se sostienen. Claro que no negaron ese dogma abiertamente, todo lo hicieron indirectamente dando a entender el indiferentismo religioso, dando a entender que todas las religiones tienen el mismo Dios y salvan, dando a entender el infierno vacío diciendo que Cristo se ha unido a todo hombre para siempre, practicando el ecumenismo condenado, y en definitiva, aplicando la falsa libertad religiosa que Cristo no ha enseñado. Los modernistas se agarran abiertamente al error y los liberales como ellos dudan y se contradicen pq tienen la cabeza hecha un lío. No se puede ser católico y al mismo tiempo mantener la falsa libertad religiosa de los liberales enmla que se basan los modernistas.

  12. De la Apologia de San Justino
    Algunos, sin razón, para rechazar nuestra enseñanza, pudieran objetarnos que, diciendo nosotros que Cristo nació hace solo ciento cincuenta años bajo Quirino y enseñó su doctrina más tarde, en tiempo de Poncio Pilatos, ninguna responsabilidad tienen los hombres que le precedieron. Adelantémonos a resolver esta dificultad. Nosotros hemos recibido la enseñanza de que Cristo es el primogénito de Dios, y anteriormente hemos indicado que Él es el Verbo, de que todo el género humano ha participado. Y así, quienes vivieron conforme al Verbo, son cristianos, aun cuando fueron tenidos por ateos, como sucedió entre los griegos con Sócrates y Heráclito y otros semejantes, y entre los barbaros con Abraham, Ananías, Azarías y Misael, y otros muchos cuyos hechos y nombres, que sería largo enumerar, omitimos por ahora.

  13. Yo creo que lo que dice el artículo es lógico. Cuesta ver la raíz en los textos del Concilio Vaticano II y no unicamente un «espíritu del Concilio» Bien lo muestran los geniales libros de Gherardini (doctrina) y de Mattei (historia) Hasta con que no se ponga la oz a la raíz del problema, no habrá cambio. Si bien como se decía «antes del Concilio estábamos mal pero luego del Concilio estuvimos peor» esto supone lo que algunos dicen más arriba, las cosas no estaban bien pero el Concilio empeoró las cosas: fue la revancha del modernismo solapado que finalmente triunfó a través de sus peritos puestos al servicio de obispos ya ganados «in pectore» a un cierto progresismo (recuerden que ya Pío XI reformó el clero francés con sus nombramientos para cambiar lo que él mismo creía que era un clero – obispos me refiero – muy adeptos a la línea de San Pío X….

  14. Veamos la continuidad. En 1996 el Gran Oriente de Italia quiso conferir a Juan Pablo II el premio Galileo Galilei, esto es la más alta distinción de la masonería italiana para no masones.
    «Nuestra intención, explicaba el Gran Maestre de dicha Logia, es rendir homenaje a un hombre que, a diferencia de sus predecesores, ha mostrado una gran apertura intelectual al rehabilitar a Galileo, al promover un análisis crítico de la Inquisición, un hombre que, en una palabra, se ha batido en favor de la tolerancia y del diálogo entre todas las religiones, como lo recuerda la cumbre histórica de la reunión interreligiosa de Asís» (Corriere della Sera del 22 de diciembre de 1996, pág. 14).

    1. Urbel:
      Si yo fuera masona, ¿ cómo le haría para desprestigiar a álguien delante de todo mundo, sin ofenderlo, y que parezca un acto de amistad? Pues haciéndo éso, rindiéndole homenajes y dándole premios. Y para saber si aparte le amenazaban con algo, tal vez sabían muy bien todos los escándalos que se estaban ocultando.! Ahora resulta que hay que creer y darle más valor a lo que hacen los masones, que lo que valga para nosotros la figura del Papa Juan Pablo II y la Santa Iglesia Católica.

      1. Si los Papas no hubiesen hecho ecumenismo con la masonería, los sedevacantistas de hoy no los acusarían de ser masones o anti papas. Ellos mismos se han puesto en la diana invitándo a las logias al vaticano, a audiencias papales, como los Bnai Brith recibidos por Pablo VI. En su encíclica Caritas in veritatis, benedicto XVI nos enseña el nuevo orden mundial del gobierno mundial, el mismo que proponen los masones y que Cristo no enseñó. Si hubiesen seguido la Tradición, no habríamos llegado a esto. Eso de que están libres de toda culpa y el unico que la caga es Francisco, es mentira.

  15. Sigamos con la continuidad. Mensaje de la Gran Logia masónica de Francia a la muerte de Juan Pablo II en 2005:
    «Defensor de los derechos del hombre, de los valores morales y espirituales universales, Su Santidad el Papa Juan Pablo II ha sido un pastor inspirado que ha cargado con el mundo durante todo su pontificado para hacer más tangible el diálogo de cada hombre con su Creador».

    1. Urbel:
      Sigamos con la continuidad.
      Más de lo mismo.
      !! Taaan verídicos que han de ser los masones que hay que aceptar tooodo lo que ellos digan y hagan!!!
      🤦‍♀️

      1. El Papa Gregorio XVI confiscó una documentación interna de la masonería llamada «instrucción permanente de la alta vendita de los carbonarios», donde aseguran que ningún Papa será nunca masón ni visitará una logia sino que preperarán un Papa acorde con sus intereses. Si los masones mienten en esto, quiere decir que ha habido papas masones, pues niegan que deba haberlos. Qué más acorde con sus intereses que un Papa como BXVI que en su enciclica Caritas in Veritatis 67 y en homilias suyas defiende un nuevo orden mundial con un gobierno mundial. Anda, acorde con los intereses de los masones. Qué casualidad. Eso de que los papas están libres de toda culpa hasta que ha llegado Francisco es un mitk que no se sostiene

        1. Benedicto XVI, no fundó la ONU, pero ya que existía cuando el fué Papa, quiso que esta viviera una verdadera justicia para todos los pueblos, los masones también persiguen un tipo de justicia, como también los musulmanes, el problema es que no todos tenemos el mismo punto de vista de lo que es la justicia. El diablo miente mucho, pero no cuando no se lo permite Dios. De la misma manera los masones.
          Atienda a San Justino en el comentario de Angel, dentro de los que vivieron antes de Cristo, los que vivieron segun el Verbo, son tambien cristianos, aunque se consideraran ateos, de la misma manera porque sino sería una injusticia, se salvarán todos los que vivan según el Verbo hoy en día.

  16. Sigamos con la continuidad, ahora respecto del islam. En mayo de 1999 Juan Pablo II besó el corán, y en 2000 imploró la bendición de San Juan Bautista sobre el islam (plegaria junto al río Jordán).

    1. Urbel :
      Sigamos con la continuidad:
      Qué monótono.
      El Papa pidió en su testamento, perdón a Dios, y a los hombres, por los errores que pudiera haber cometido.
      Y vaya pecadazo, bendición es bien decir, ¿Es malo que diga bien de los Islámicos?
      Entre ellos hay gente muy buena, no porque otros sean yihadistas va a despreciar a los demás?
      Es un signo de magnanimidad, bendecir a quien es tu contrario,
      (religiosamente).
      ¿ Y porqué no se le acusa de perdonar al que lo trató de matar?
      A todos sus acusadores se les olvida que PERDONÓ y abrazó a su «enemigo».!! Quién o cuántos hacemos éso ahora!!

      1. El papa bendiciendo religiones que Dios no ha puesto. ¿ no será esto indiferentismo religioso? Voy a rezar en la mezquita aljama como el Papa a ver si Dios me oye.

        1. Está claro, si el propio bxvi y jpii rezan en la mezquita aljama y en la sinagoga, será que me están enseñando que el dios judío que dice que Cristo es un impostor y el dios moro que dice que Cristo no es Dios, es el mismo Dios que el de la Iglesia. ¿Cómo es que se sorprenden de que Francisco diga que todas las religiones son queridas por Dios? ¿Acaso bxvi y jpii rezaban en los templos de religiones no queridas por Dios?¿ y qué hacían allí si no las quiere Dios y a qué otro dios le estaban rezando? ¿ o es que es el mismo?.
          Admitid ya que teneis el cacao mental del vaticano II.

        2. Uno,
          No sé decír qué tan inteligente puedas ser, debes serlo mucho, lo que sí puedo decir con seguridad, es que guardas un rencor y un odio en tu corazón por JPII, que me parecen desmedidos, es tú problema, no el mío.
          Para mí fue un gran Papa. Lo recuerdo como un muy cercano pariente. Y si no somos caritativos ya ni con los parientes, ¿con quién si?

        3. Dios te oye siempre, incluso sabe todo lo que piensas, Juan Pablo II fué un cristiano TOTAL, y por eso quería que todos los hombres se salven, el verdadero cristiano quiere que todos los hombres se salven, porque la otra alternativa es que se vayan al infierno, y una persona que quiere que otro se vaya al infierno, no es cristiana. Condición indispensable para ser cristiano es amar, incluso a los enemigos . Otra cosa es que todos nos tenemos que arrepentir de nuestros pecados, crímenes o cualquier mal que hayamos hecho. Pero el que decide quién reune los requisitos para salvarse es Dios. Piense también en esas prostitutas que dijo Jesus en el evangelio que nos van a preceder en el reino de los cielos.
          Lo cual no es incompatible con decir que la religion católica es la única que es verdadera.
          Hablar mal de Juan Pablo II, quizás porque no le entiende, no le ayuda nada a encontrar la verdad.

          1. Si Argia:
            A nadie le van a preguntar a la hora de la muerte si sabias de historia de la Iglesia, si aceptabas o no a tal o cual Papa, ni siquiera si eras católico, Pues habemos cada católico, que
            !! Librenos Dios!! Por éso la absoluta certeza de la existencia de Dios, hace tener el corazón esperanzado, Dios ve nuestros corazones, también nuestra fragilidad.
            Que no me crea yo que por mi catolicismo, ya la hice
            Si no lo practico y lo vivo, de nada me sirve.

      2. Juan Pablo II no invocó la bendición de San Juan Bautista sobre los mahometanos, sino expresa y precisamente sobre «el islam» (lea usted la plegaria junto al río Jordán). Esto es, sobre una falsa religión, fundada por un falso profeta y negadora de la Trinidad, de la Encarnación y de la Redención.

        1. Urbel – 1
          Repito: pidió perdón por todos sus errores.
          Ya me imagino a San Dimas, en la cruz, pidiéndole a Dios perdón : !! !! No!! !! Acuérdate, mataste 2 personas hace 5 sños a las 8:45 de la noche. Robaste dentro de una casa, te llevaste 78 denarios, una alfombra con muchos flecos (así de preciso, como ustedes).
          Bendito sea Dios que El si sabe perdonar a un corazón contrito. Gracias San Dimas, con tu arrepentimiento también «te robaste» el cielo, (como dijo un santo sacerdote)

          1. Como persona privada Karol Wojtyla pudo pedir perdón por los errores cometidos, igual que todos nosotros podemos hacerlo, y Dios misericordioso concederle una buena muerte y acogerle en su seno, como quiera Dios misericordioso hacerlo con todos nosotros. Pero tratándose del papa Juan Pablo II, lo primero es reconocer la gravedad de aquellos errores contra la fe, no ocultarlos ni negarlos con explicaciones retorcidas. Y lo segundo, reconocer en consecuencia que Francisco no es un caso aislado, un meteorito caido del cielo o del infierno, sin continuidad de ningún tipo con sus predecesores, sino un caso más, agravado y profundizado, en la serie catastrófica de los pontificados desde el concilio Vaticano II.

  17. Cierto que en materia moral, respecto del matrimonio, la familia y la vida del no nacido, Juan Pablo II y Benedicto XVI mantuvieron en sustancia las enseñanzas tradicionales, aunque sobre bases personalistas y por lo tanto ya fragilizadas. Pero en la entrevista el Padre Pagliarani reconoce ese hecho, no afirma que el pontificado de Francisco no haya supuesto a este respecto ninguna evolución. Lo que afirma con mucha razón es que la evolución se produce sobre la base de la inflexión que representó el concilio Vaticano II (a su vez con raíces en el modernismo existente antes del concilio), extrayendo Francisco nuevas consecuencias en nuevas materias, ahora morales, pero siempre en el mismo sentido de esa revolución conciliar.

  18. Sigamos con la continuidad, ahora sobre la pena de muerte. Cierto que Francisco ha llegado más lejos que Juan Pablo II al considerar siempre inadmisible la pena de muerte, pero lo ha hecho por el camino abierto por Juan Pablo II, que ya se apartó de la doctrina tradicional. En el nº 56 de Evangelium vitae dijo precisamente: “la medida y la calidad de la pena deben ser valoradas y decididas atentamente, sin que se deba llegar a la medida extrema de la eliminación del reo salvo en casos de absoluta necesidad, es decir, cuando la defensa de la sociedad no sea posible de otro modo. Hoy, sin embargo, gracias a la organización cada vez más adecuada de la institución penal, estos casos son ya muy raros, por no decir prácticamente inexistentes“.

  19. En cuanto al nº 2267 del Catecismo de Juan Pablo II decía que “si los medios incruentos bastan para proteger y defender del agresor la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a esos medios, porque ellos corresponden mejor a las condiciones concretas del bien común y son más conformes con la dignidad de la persona humana”. Estas enseñanzas de Juan Pablo II se hacíann todavía eco, pero ya de una manera imperfecta, de la Tradición de la Iglesia, completamente abandonada por Francisco. El eco estaba cuando menos debilitado, puesto que la distinción entre la legitimidad de principio y la oportunidad del ejercicio, si estaba presente, lo era solamente de manera implícita, y Juan Pablo II no recordaba ya que la pena de muerte deriva su legitimidad del derecho natural.

  20. Además era al menos muy ingenuo, si no hipócrita, pretender justificar la abolición de la pena de muerte, como ya hacía Juan Pablo II, invocando la dulcificación de las costumbres en las sociedades modernas, en una época caracterizada por la admisión social y legal del aborto. En cuanto al argumento de las penas de sustitución, no se admite universalmente (¡y ahora Francisco se opone también a la cadena perpetua!). En todo caso, no pertenece a la Iglesia pronunciarse de una manera tan explícita y categórica, como ya hizo Juan Pablo II, para decidir acerca de la oportunidad de la pena de muerte, en el plano del derecho positivo y de la ley civil.

    1. Urbel:
      Perdona, ¿ Eres acaso pariente de Uno,? Sales más bravo que él en su animadversión por SAN Juan Pablo II.
      El no estaba en contra de la pena de muerte. Ni creo que en contra de la condena perpétua, era una persona con sentido común. Que se les dé un trato digno a los presos, éso es más que caritativo y humano. ¿Éso es malo?

      1. ¿Juan Pablo II no estaba en contra de la pena de muerte? Haga usted el favor de leer los textos entrecomillados que he citado, extraídos de su Catecismo y de Evangelium vitae. Aunque no llegó como Francisco a negar en absoluto su admisibilidad, comenzó a apartarse de la doctrina tradicional y abrió pues las puertas a su destrucción final por Francisco.
        La doctrina tradicional era la que Pío XII confirmó con precisión extremadamente notable: “Aun en el caso de que se trate de la ejecución de un condenado a muerte, el Estado no dispone del derecho del individuo a la vida. Entonces está reservado al poder público privar al condenado del bien de la vida, en expiación de su falta, después de que, por su crimen, él se ha desposeído de su derecho a la vida “ (1952).

  21. ¿Cómo es que se sorprenden de que Francisco diga que todas las religiones son queridas por Dios? ¿Acaso bxvi y jpii rezaban en los templos de religiones no queridas por Dios?¿ y qué hacían allí si no las quiere Dios y a qué otro dios le estaban rezando? ¿O es que es el mismo que niega a Cristo?

  22. No se desgasten deduciendo si son galgos o podencos, solo queda prepararse, la intervención divina es casi inminente y no quedará nadie en pie cuando comiencen los eventos de purificación del mundo.

    Pablo VI fue profeta cuando clausurando el concilio exclamó: «he desatado el apocalipsis».

  23. Estamos en los tiempos del fin. Ber gog lio va a liquidar la Iglesia católica; va a ser el mismo drama del jueves y viernes santo a escala planetaria; él piensa que ya triunfó. Así como el sumo sacerdote Caifás pensó que había acabado con su problema, Ber gog lio piensa que él va a asegurar la fundación de su nueva Iglesia “católica”. Tal como fue la perdición de Caifás, este encargo es l perdición de Ber gog lio.

    1. El caso de Spes, Edgar, teresa, católico normal, jose, que siempre están viendo como que la iglesia está cada vez mejor… parece que no han leído el Apocalipsis que dice precisamente que siempre vamos es hacia la apostasía; o la leen y no creen, o que eso no es para ahora. Y estos la ven, la apostasía y la abrazan con gusto

      1. Raúl ; Tienes razón, he leido poco sobre el Apocalípsis, pero con ese poco me basta. ¿Para qué iba a leerlo todo si es el libro más misterioso que existe?
        Y no sé de dónde sacas lo que dices. ¿Crees que estoy tan tontita que no sé cómo andan las cosas? 🥴. Lo que pasa es que quiero ser positiva, y confío en Dios., el Apocalipsis no es de miedo, es de esperanza.
        Y tú deja de sentirte psicológo y ponte a hacer algo útil. 🤐

  24. Por INFOVATICANA | 20 junio, 2016 En la apertura de un congreso diocesano en Roma el pasado jueves el Papa Francisco denunció que vivimos en «una cultura de lo provisorio» que afecta también a los matrimonios.
    Esta «cultura de lo provisorio» es responsable de una realidad que pone de manifiesto el Santo Padre: «Una gran mayoría de nuestros matrimonios son sacramentalmente nulos».

    Destaco esa afirmación del 2016 en la que se encuentra el centro de la creencia de Francisco que posibilitaría el divorcio o la separación de hecho, válida sin el proceso canónico pertinente. Al levantar la bandera de lo provisorio se deja de lado -queriendo o sin querer- el estudio de cada matrimonio en su relación concreta con el sacramento que le corresponde (un sacramento un matrimonio).
    Si la Revelación es completa y definitiva no existe lo provisorio. La tesis contraria es la de Francisco que describe una situación provisoria «para siempre».

  25. La Iglesia Católica no acepta que ninguna secta cismática que no reconoce todos los concilios universales y los Papas post CVII, como la del excomulgado Lefebvre, venga a dictarle clase ni a enseñarle nada.

    Con mucho amor, inteligencia y paciencia nuestro Papa Benedicto PP XVI cuando era Prefecto de la CDF invitó al rebelde francés a presentar sus dubia. Lo hizo, pero de mala manera, sin el formato adecuado, igualmente nuestro guardián de la fe alemán se las contestó.

    La gran mayoría de esa seudo-dubia lefebvrianas son las que se repiten automáticamente en los sitios web de la secta, y que un par de robots de ese grupete deponen a diario en la zona de comentarios de Infovaticana.

    1. Todos los papas post Vaticano II, salvo Francisco, por supuesto, que no es papa sino Bergo lío, decretan ustedes por la autoridad que se conceden.
      La tesis es interesante. Y a la muerte de Benedicto XVI, cuando se produzca, bajo Francisco o su sucesor (¿Francisco II?), en la misma situación que quienes hace décadas tienen a Pío XII o a Juan XXIII por último papa legítimo. O como los conclavistas, reunirse en un garaje o granero y elegir papa.
      Dios les ampare.

      1. Bergo glio no es Papa -quieren, gritan todos los días en la secta de Lefebvre para que creamos esta gran mentira- no por ninguna autoridad autoconcedida sino por aplicación directa de la normativa de la Iglesia Católica -Universi Dominici Gregis- que no impone a ningún católico a pasar previamente por ninguna secta para evaluar quien es Papa o no lo es.

        En el Vaticano vemos, al mismo tiempo, dos vestidos de blanco y que llevan el anillo de pescador. La evidencia visual y la lógica son contundentes. Uno es el falso. El otro es el farsante que puso la secta de San Galo.

  26. ¿Y se cree este señor que los católicos vamos a hacer caso al superior de un grupo cristiano que dejó de ser católico hace más de tres décadas, por no aceptar un concilio ecuménico que es tan legítimo como los veinte anteriores?
    ¿Cómo no va a haber continuidad en el magisterio de los cinco últimos papas? También cuento a Juan Pablo I.

    1. Dejó de ser católico continuando con la tradición católica que el Concilio rompió en mil pedazos. Que cosas mas raras se ven,,pero fijate, sus seminarios tienen lista de espera,y al final lo que manda son las llamadas de Dios al sacerdocio, y fijate tu Dios solo llama al sacerdocio enlos seminarios tradicionalistas. Este Dios,,es que es muy facha.

    2. El CV II se autodefinio Cómo «concilio pastoral» no es dogmático, aunque sus defensores post-concilio lo quieran hacer pasar como super-dogmatico y como un nuevo Pentecostés.
      Dado que no es dogmático, no hay nada en que sea obligatorio «creer» de sus enseñanzas para ser católico.

  27. En la Fraternidad San Pio X siempre se reza por el Papa Francisco.
    En esté lugar se ha preservado la fé y se reza mucho por la Santa Madre Iglesia.
    Los ataques que algunas personas hacen me parecen infundados y sin argumentos reales.
    No es una secta, por el contrario, cualquier persona que quiera recibir los sacramentos siempre ha sido bienvenida para santificarse, y lo mas importante en nuestra misión como cristianos, la esperanza y deseo del cielo.
    Hay mucha ignoracia en las criticas hacia la FSSPX.

  28. Uno puede opinar pero nadie duda de que la continuidad de la Iglesia depende al 100% de las nuevas vocaciones,,y la vocacion viene de la llamada de Dios. Las vocaciones en los seminarios modernistas han caido practicamente a 0. Cada cual que saque sus conclusiones,,pero es obvio que Dios no esta llamando a nadie a continuar con esa Iglesia,,es la manera de hablar que tiene el al , a traves del 0 apoyo.
    Vayamos ahora a los seminarios traidicionalistas….100% de ocupacion y los de la Fraternidad San Pio X hay lista de espera nada menos.
    Que cosa tu, a Dios le gusta la tradición,la otra Iglesia morirá con sus viejos sacerdotes,,por que nuevos por lo que parece no hay.

  29. Sin ser lefrebista, la debacle actual de la Iglesia comenzo en el CONCILIO VATICANO II , y sus teologias de la liberacion y del.pueblo
    Y la del.mundo en el.mayo frances
    Esto lo ratifico BXVI en su ultimo comunicado.
    DIOS SALVE A LA UGLESIA

    1. No hermana, esa de decir que la confusión comenzó con el CV II es falta de visión. Antes de el hubo hereges que ya actuaban por el derrumbe de la Iglesia. Muchos disparates ya realizaban en sus países antes del CVII.
      No nos compete a juzgar los Papas anteriores y sus luchas contra este mal.
      En los documentos do CVII puede haber equivocaciones, pero quien critica los Papas posteriores es nescio, pues se niega a ver que el poder y autoridad de los mismos se les fueron quitadas, y muchas des sus decisiones fueron desobedecidas por los cardenales. Porqué JP I vivió tan solo 33 días? No fue eliminado? Y JP II? no dió su vida yendo el mismo a pastorear el rebaño en los países? Ahora diga se en los escritos de alguno de ellos hay cambio en la doctrina o en la moral? Muy distinto de BerGog. Lo que los Lefre no quieren aceptar es que por su testarudez perdieron la posibilidad de seren rehabilitados en la Iglesia ya que el verdadero Pastor no puede decidir más nada.

  30. Dice Pío XII: «Obispos que no han sido nombrados ni confirmados por la Santa Sede, más aún, escogidos y consagrados contra explícitas disposiciones de ella, no podrán gozar de poder alguno de magisterio o de jurisdicción; ya que la jurisdicción se da a los Obispos únicamente por mediación del Romano Pontífice, como ya hemos tenido oportunidad de recordarlo en la Carta Encíclica «Mystici Corporis Christi» con estas palabras: Por lo que se refiere a sus propias Diócesis los Prelados, como verdaderos Pastores, apacientan y gobiernan en nombre de Cristo sus propios rebaños, que les han sido asignados; sin embargo, mientras esto hacen, no ejercen este derecho con plena independencia, sino bajo la debida autoridad del Romano Pontífice, si bien gozan de la ordinaria potestad de jurisdicción, que les ha comunicado inmediatamente el mismo Sumo Pontífice[15].» Encíclica AD APOSTOLORUM PRINCIPIS, N° 18, 29/06/1958.

  31. A los Uno, Urbel, Uldar y otros; el Beato Juan Pablo II defiende la verdad de la fe católica frente a los errores, incongruencias e inconsistencias del Islam en el libro entrevista «Cruzando el umbral de la esperanza».

  32. El Beato Juan Pablo II fue ya canonizado y le llaman hoy San Juan Pablo II. Pero comprendo perfectamente que usted pierda la cuenta de las devaluadas canonizaciones en serie de todos los papas desde el concilio Vaticano II, motivadas por la espuria pretensión de canonizar ese concilio que sin embargo se quiso meramente pastoral. Como usted, ya casi nadie hace caso de esas canonizaciones masivas, más allá de unos pocos días en torno al domingo en que se celebran: San Juan XXIII, San Pablo VI, San Juan Pablo II, Juan Pablo I en proceso ¡y Benedicto XVI y Francisco en lista de espera!
    En general la gente lee pocos libros, menos todavía los que llegan del Vaticano, pero en cambio capta perfectamente el significado de gestos escandalosos como los de Asís (1986) y el beso al corán (1999): en palabras de Juan Pablo II «¡que San Juan Bautista bendiga al islam!» (plegaria junto al río Jordán, 2000).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles