PUBLICIDAD

Messori: Muchos cardenales que se echan las manos a la cabeza en privado callan en público

Vittorio Mesori con Joseph Ratzinger
|

Periodista italiano converso, fue el primero en toda la historia en hacerle una entrevista a un Papa, San Juan Pablo II, que luego publicó como libro, hazaña que repitió con Benedicto XVI. Vittorio Messori ha concedido ahora, a su vez, una entrevista a La Fede Quotidiana en la que habla del presente pontificado.

“Muchos obispos y también cardenales con los que hablo en privado se echan las manos a la cabeza y disienten, pero tienen miedo, callan”, confiesa Messori, preguntado por el conformismo aparente que impera hoy en una Iglesia sacudida por las innovaciones y los rumores de cisma. “Es desconcertante que solo dos o tres cardenales nonagenarios hablen alto y protesten”.

Messori reconoce que la persona del Papa siempre ha sido más o menos ‘intocable’ en la historia de la Iglesia, pero que en la actualidad esta reticencia a criticar al Sumo Pontífice ha alcanzado el paroxismo. Y no tanto por respeto, insinúa, como por miedo. “Se dice que esta es la ‘Iglesia de la misericordia’, pero […] quien manda no consiente la menor voz crítica”, añade.

Y pone como ejemplo su propio caso: “He escrito en el Corriere un artículo moderado en que planteaba preguntas y reflexiones y me han dedicado toda clase de insultos, especialmente procedentes de ciertos medios católicos. Se creó un comité para pedir al Corriere que prescindiera de mis colaboraciones”.

“¿Con qué coherencia se afirma que esta es la Iglesia de la misericordia, del diálogo abierto y leal, de la parresia?”, se pregunta el periodista.

Aunque, como creyente, Messori es optimista sobre el resultado final, reconoce que hay sobrados motivos de preocupación. “Creo que, por ejemplo, [que los hay] en el próximo Sínodo sobre la Amazonía y en otros equívocos; No sé qué se quiere conseguir, probablemente el matrimonio de los sacerdotes”. Y añade que la confusión doctrinal es evidente y entristece, pero, recuerda, “la Iglesia no es de Bergoglio o de los obispos, sino solo de Cristo”. Al final, dice, “el Padre intervendrá. Dios supera nuestra limitada capacidad de visión de las cosas”.

24 comentarios en “Messori: Muchos cardenales que se echan las manos a la cabeza en privado callan en público
  1. Echaba de menos el siempre ponderado comentario de Vittorio Messori, un converso que viene de las tinieblas a La Luz y que ve cómo La Luz se convierte en tinieblas, unas tinieblas que la mano De Dios disipará, sin apenas colaboración de la jerarquía, pues los obispos miran para otro lado. Se toparán con el infierno, en el que muchos de ellos no creen siquiera.

  2. A lo mejor, el Señor, para vencer este órdago tremendo que le lanza el maligno en nuestra época, escogerá a los más sencillos, los mansos y humildes de corazón, para hacer salir airosa a su Iglesia. Muy posiblemente lo haga.

  3. SOCIALISMO REAL
    El Vaticano bendice las nuevas elecciones de farsa en Venezuela

    Después de haber abandonado la negociación con la oposición, promovida por Noruega, en agosto, el régimen de Maduro firmó un acuerdo en Caracas con una oposición «falsa», un acuerdo dirigido a nuevas elecciones, obviamente pilotado. Proceso ilegítimo para una gran parte de la comunidad internacional, incluida la Unión Europea, pero no para la Santa Sede: el nuncio apostólico, Monseñor Giordano, estuvo presente en la firma del acuerdo, precedido por declaraciones conciliatorias del general jesuita Arturo Sosa de Roma, el padre venezolano Arturo Sosa, con su grabadora selectiva.

  4. Siempre se dijo de los curas «haced lo que yo digo y no lo que yo hago». Luego en los púlpitos el sacerdote se desgañita cada domingo en mi parroquia, de que hay que dar testimonio de Jesucristo. Y si vosotros que sois profesionales de ello no lo haceis, porque sois cobardones, yo que tengo familia que amntener, me voy a partir la cara o diciendo que hay que cumplir los 10 mandamientos, cuando vosotros no lo teneis nada claro, ni lo que está bien ni lo que está mal. Ya no sabeis si Jesucristo fue Dios o un profeta, si existe el infierno o no, si la Biblia es palabra de Dios o una saga histórica. Esto tienen que caer de verdad con todos los que la sostienen y volver a levantarse.

    1. Cada persona somos responsables de nuestros actos. El martirio significa rezar por aquellos que están actuando mal por miedo muchas veces e intentar actuar como Cristo esperaría de nosotros, pidiéndole su Gracia, sin la cual nada podemos hacer… Un saludo, María.

  5. A medida que examinamos la crisis en la Iglesia, un hilo común lo atraviesa todo y lo une todo, directa e indirectamente. Y esa es la presencia del clero homosexual infiel.

    Cada gran escándalo que se desarrolla, se conecta con este mal.

    Ejemplos de estos escándalos:

    Francisco encubre a clero homosexual activo que también es abusador de niños y / o adultos.

    Francisco encubre al clero homosexual activo, incluidos sacerdotes, obispos y cardenales.

    Promueve las carreras de clérigos homosexualistas como el futuro Card Matteo Zuppi.

    Múltiples obispos culpables de los pecados de homosexualidad activa, como Michael Bransfield, Daniel Ryan y Rembert Weakland.

    Los obispos saben todo esto acerca de sus compañeros obispos y se niegan a decir ni hacer nada.

    Los obispos asaltan el patrimonio de la Iglesia, por valor de miles de millones de dólares, para hacer pagos de abusos cometidos por los sacerdotes homopredadores.

  6. «Muchos cardenales que se echan las manos a la cabeza en privado callan en público”,“Es desconcertante que solo dos o tres cardenales nonagenarios hablen alto y protesten”.
    En 1969 el «Breve examen crítico del NOM» contra la revolución litúrgica de Pablo VI fue finalmente firmado por sólo dos cardenales octogenarios, Ottaviani y Bacci. «Monseñor Lefebvre trató de convencer a otros Cardenales amigos, que lo recibieron, pero tuvieron miedo de firmarlo. El Arzobispo esperaba conseguir también la firma de numerosos Obispos, entre ellos sesenta italianos.» (Tissier de Mallerais, vida del arzobispo Lefebvre, página 554 de la edición española).

  7. «El 27 de agosto de 1986 Monseñor Lefebvre escribió a ocho Cardenales en previsión de la reunión de Asís. Les pedía que protestaran contra los actos de Juan Pablo II, en particular por «el congreso de religiones previsto en la ciudad de San Francisco. El primer artículo del Credo y el primer mandamiento del Decálogo son escarnecidos públicamente por el que ocupa la Sede de Pedro.» (idem, página 748).
    Entre los ocho cardenales destinatarios de la carta estaban Siri (Génova) y don Marcelo González (Toledo). Ninguno habló ni hizo nada en público contra aquel acto escandaloso.

    1. La realidad es que los que vivimos en el mundo y hemos tenido que dar a lo largo de nuestra vida razón de nuestra fe, y aguantar en mayor o menor medida inconvenientes, despreciós o dificultades por ella, nos quedamos boquiabiertos ante la falta de fuerza de cardenales y jerarcas en su mayoría. ¿Es esto lo que Dios quiere? ¿Quiere ese temor y falsa obediencia a lo malo? Pues no es eso lo que nos han enseñado pero parece que se cumple el «consejos vendo que para mí no tengo». Lo malo es que esos consejos en muchos casos son de obligado cumplimiento y dejar de hacerlos es una falta moral, a veces muy grave.

  8. Porque ahora tenemos más claro, mucho más, a donde nos lleva el ecumaníaco ecumenismo de todo es lo mismo: a la prohibición absoluta del proselitismo, como el mayor pecado contra el proselitismo, al diálogo de besugos.

  9. «…Al final el Padre intervendrá». Pues no porque Dios no lo pueda hacer que es Omnipotente, pero no estoy tan seguro. Esa intervención de Dios fue la que pretendió San Pedro y fue reprendido por el mismo Cristo, y esa «no intervención» en la Pasión fue lo que dejó sin ánimo a los Apóstoles. Sólo Dios sabe sus propios planes pero el CIC, hablando de la vuelta del Señor, nos dice que ese asalto final del mal, en que la IGLESIA seguirá a su Señor en su Pasión, será lo que desencadenará su última intervención pero, como con Cristo Jesús, después de la Pasión. «Pedid fuerza para perserverar en esos días…» eso es lo que nos recomienda Cristo Jesús.

  10. En general el demonio siempre acaba haciendo un gran bien a la Iglesia con sus ardides. Le sale el tiro por la culata. Por ejemplo, quiere el sacerdocio de las mujeres, pues quizás sea un bien enorme, mientras no sean feministas, o sea, santas.

  11. Papa S. LEÓN XIII: “Retirarse ante el enemigo o callar cuando por todas partes se levanta un incesante clamoreo para oprimir la verdad, es actitud propia o de hombres cobardes o de hombres inseguros de la verdad que profesan.
    La cobardía y la duda son contrarias a la salvación del individuo y a la seguridad del Bien Común, y provechosas únicamente para los enemigos del cristianismo, porque la cobardía de los buenos fomenta la audacia de los malos. El cristiano ha nacido para la lucha”.
    “Una sola razón tienen los hombres para no obedecer, y es cuando se les pide algo que repugne abiertamente al derecho natural o divino; pues todas aquellas cosas en que se viola la ley natural o la voluntad de Dios es una iniquidad tanto el mandarlas como el hacerlas en cumplimiento de lo mandado…(hay que) a ejemplo de los Apóstoles responder animosamente: “hay que obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5:29).”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles