PUBLICIDAD

Pérez Soba lamenta la purga en el JPII

|

El profesor del Instituto Juan Pablo II de la Familia, Juan José Pérez Soba, miembro del Opus Dei, ha alegado, en su defensa, tras la purga ejecutada por Paglia, haber interpretado Amoris Laetitia en fidelidad al magisterio de Juan Pablo II, o lo que es lo mismo, haber sorbido y soplado a la vez.

Es lógica básica: No se puede explicar con fidelidad el magisterio de Juan Pablo II mientras se lee, «a la luz» del mismo magisterio, una exhortación apostólica como Amoris Laetitia.

No se puede leer este párrafo:

303. A partir del reconocimiento del peso de los condicionamientos concretos, podemos agregar que la conciencia de las personas debe ser mejor incorporada en la praxis de la Iglesia en algunas situaciones que no realizan objetivamente nuestra concepción del matrimonio. Ciertamente, que hay que alentar la maduración de una conciencia iluminada, formada y acompañada por el discernimiento responsable y serio del pastor, y proponer una confianza cada vez mayor en la gracia. Pero esa conciencia puede reconocer no sólo que una situación no responde objetivamente a la propuesta general del Evangelio. También puede reconocer con sinceridad y honestidad aquello que, por ahora, es la respuesta generosa que se puede ofrecer a Dios, y descubrir con cierta seguridad moral que esa es la entrega que Dios mismo está reclamando en medio de la complejidad concreta de los límites, aunque todavía no sea plenamente el ideal objetivo. De todos modos, recordemos que este discernimiento es dinámico y debe permanecer siempre abierto a nuevas etapas de crecimiento y a nuevas decisiones que permitan realizar el ideal de manera más plena.

Amoris Laetitia. 303

En fidelidad a este otro:

56. Para justificar semejantes posturas, algunos han propuesto una especie de doble estatuto de la verdad moral. Además del nivel doctrinal y abstracto, sería necesario reconocer la originalidad de una cierta consideración existencial más concreta. Ésta, teniendo en cuenta las circunstancias y la situación, podría establecer legítimamente unas excepciones a la regla general y permitir así la realización práctica, con buena conciencia, de lo que está calificado por la ley moral como intrínsecamente malo. De este modo se instaura en algunos casos una separación, o incluso una oposición, entre la doctrina del precepto válido en general y la norma de la conciencia individual, que decidiría de hecho, en última instancia, sobre el bien y el mal. Con esta base se pretende establecer la legitimidad de las llamadas soluciones pastorales contrarias a las enseñanzas del Magisterio, y justificar una hermenéutica creativa, según la cual la conciencia moral no estaría obligada en absoluto, en todos los casos, por un precepto negativo particular.

Con estos planteamientos se pone en discusión la identidad misma de la conciencia moral ante la libertad del hombre y ante la ley de Dios. Sólo la clarificación hecha anteriormente sobre la relación entre libertad y ley basada en la verdad hace posible el discernimiento sobre esta interpretación creativa de la conciencia.

79. Así pues, hay que rechazar la tesis, característica de las teorías teleológicas y proporcionalistas, según la cual sería imposible calificar como moralmente mala según su especie —su «objeto»— la elección deliberada de algunos comportamientos o actos determinados prescindiendo de la intención por la que la elección es hecha o de la totalidad de las consecuencias previsibles de aquel acto para todas las personas interesadas.

El elemento primario y decisivo para el juicio moral es el objeto del acto humano, el cual decide sobre su «ordenabilidad» al bien y al fin último que es Dios. Tal «ordenabilidad» es aprehendida por la razón en el mismo ser del hombre, considerado en su verdad integral, y, por tanto, en sus inclinaciones naturales, en sus dinamismos y sus finalidades, que también tienen siempre una dimensión espiritual: éstos son exactamente los contenidos de la ley natural y, por consiguiente, el conjunto ordenado de los bienes para la persona que se ponen al servicio del bien de la persona , del bien que es ella misma y su perfección. Estos son los bienes tutelados por los mandamientos, los cuales, según Santo Tomás, contienen toda la ley natural 130.

80. Ahora bien, la razón testimonia que existen objetos del acto humano que se configuran como no-ordenables a Dios, porque contradicen radicalmente el bien de la persona, creada a su imagen. Son los actos que, en la tradición moral de la Iglesia, han sido denominados intrínsecamente malos («intrinsece malum»): lo son siempre y por sí mismos, es decir, por su objeto, independientemente de las ulteriores intenciones de quien actúa, y de las circunstancias. Por esto, sin negar en absoluto el influjo que sobre la moralidad tienen las circunstancias y, sobre todo, las intenciones, la Iglesia enseña que «existen actos que, por sí y en sí mismos, independientemente de las circunstancias, son siempre gravemente ilícitos por razón de su objeto» 131. El mismo concilio Vaticano II, en el marco del respeto debido a la persona humana, ofrece una amplia ejemplificación de tales actos: «Todo lo que se opone a la vida, como los homicidios de cualquier género, los genocidios, el aborto, la eutanasia y el mismo suicidio voluntario; todo lo que viola la integridad de la persona humana, como las mutilaciones, las torturas corporales y mentales, incluso los intentos de coacción psicológica; todo lo que ofende a la dignidad humana, como las condiciones infrahumanas de vida, los encarcelamientos arbitrarios, las deportaciones, la esclavitud, la prostitución, la trata de blancas y de jóvenes; también las condiciones ignominiosas de trabajo en las que los obreros son tratados como meros instrumentos de lucro, no como personas libres y responsables; todas estas cosas y otras semejantes son ciertamente oprobios que, al corromper la civilización humana, deshonran más a quienes los practican que a quienes padecen la injusticia y son totalmente contrarios al honor debido al Creador» 132.

Sobre los actos intrínsecamente malos y refiriéndose a las prácticas contraceptivas mediante las cuales el acto conyugal es realizado intencionalmente infecundo, Pablo VI enseña: «En verdad, si es lícito alguna vez tolerar un mal menor a fin de evitar un mal mayor o de promover un bien más grande, no es lícito, ni aun por razones gravísimas, hacer el mal para conseguir el bien (cf. Rm 3, 8), es decir, hacer objeto de un acto positivo de voluntad lo que es intrínsecamente desordenado y por lo mismo indigno de la persona humana, aunque con ello se quisiese salvaguardar o promover el bien individual, familiar o social» 133.

PUBLICIDAD

81. La Iglesia, al enseñar la existencia de actos intrínsecamente malos, acoge la doctrina de la sagrada Escritura. El apóstol Pablo afirma de modo categórico: «¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los rapaces heredarán el reino de Dios» (1 Co 6, 9-10).

Veritatis Splendor 56 y 79-81. San Juan Pablo II.

Es sopler y sorbar.

A continuación la entrevista:

El Papa Francisco ha insistido en una visión pastoral sobre la familia. ¿Estaba esta visión ya presente en Juan Pablo II y en el Instituto?

Podemos decir que el Instituto Juan Pablo II se adelantó a la conversión pastoral que ha pedido el Papa Francisco con las familias. Recordemos la frase de San Juan Pablo II: ¡La familia es el camino de la Iglesia!

Juan Pablo II indicó entre los fines del Instituto la formación de agentes de pastoral. Si se compara con otras universidades y facultades de teología, sorprende el gran número de iniciativas pastorales que el Instituto ha emprendido.

El ejemplo más claro es el master universitario en matrimonio y familia dirigido precisamente a las familias. Cientos de matrimonios han acudido a formarse, en varios países de Europa. Lo que aprendían no solo les permitía trabajar en sus parroquias y diócesis sino que, según sus testimonios, potenciaba su vocación familiar.

¡Al estudiar en el Juan Pablo II comprendían el gran don que habían recibido y cómo cultivarlo!

¿De dónde vino esa fecundidad pastoral de un Instituto universitario?

La raíz está en el mismo sacerdote y obispo Karol Wojtyla. «Como joven sacerdote», decía, «aprendí a amar el amor humano». Cuando salió la encíclica Humanae Vitae no se limitó a enseñarla, sino que creó grupos de apoyo y de espiritualidad para poder vivirla porque entendía la necesidad de acompañar el amor verdadero que describe la encíclica de Pablo VI (amor humano, total, fiel, exclusivo hasta la muerte, fecundo).

Wojtyla aprendió además que la clave estaba en la misericordia divina. Solo la misericordia puede vencer al mal y permite al hombre vivir su vocación con dignidad y plenitud. ¿Cuál es el peor mal que aqueja al hombre y del que Dios le libra con su misericordia? Wojtyla respondía: el peor mal es no tener familia o que la familia esté rota. Y la mayor misericordia es reedificar la familia según el plan del Creador. Para eso es necesario reflexionar sobre la verdad del amor, tarea que asignó al Instituto que él fundó.

Otra genialidad de Wojtyla fue su deseo de aprender la vocación de las mismas familias. Por eso no quería un Instituto formado solo por profesores y estudiantes sacerdotes. Incluyó a las familias entre quien enseñaba y quien aprendía.

Se ha dicho que el Instituto Juan Pablo II ha realizado una propuesta demasiado idealizada. ¿Es esto lo que muestra la experiencia con las familias estos casi 40 años?

Juan Pablo II dijo: Familia sé lo que eres. Esta expresión la entendieron algunos como la búsqueda de una familia idealizada. Pero no era así. Juan Pablo II quería transmitir ilusión a las familias. Les decía: el camino depende de vosotras mismas, nadie lo podrá hacer por vosotras. Sois vosotras las que podéis responder a la llamada de Dios.

Así Juan Pablo II se oponía a una pastoral centrada solo en resolver problemas, porque esta es una pastoral miope. Es la mirada de quien ve en primer plano la fragilidad de las familias, y ya no mira a más y, por tanto, trata de excusar los comportamientos. Juan Pablo II, por el contrario, nos ha dicho: hay que estar cercano a la fragilidad de las familias, pero antes de la fragilidad hay algo más importante. ¡Antes de la fragilidad está el don que Dios hace a las familias y la fuerza de Dios para sostener a la familia en su vocación! De esta forma se abría una pastoral atrevida, que no iba a remolque de los problemas de la familia. Se superaba la visión del «Manual de pastoral» de Arnold y Karl Rahner, que desconfiaba de la familia. Fíjese que este manual, de sus 3500 páginas, ¡solo dedicaba 70 a tratar de la familia!

Ha sido usted testigo desde los comienzos de esta fecundidad pastoral del Instituto. ¿Puede hablarnos de esta experiencia?

Familiaris consortio pidió a cada país que elaborara un Directorio de pastoral familiar. Pero esta advertencia cayó en el saco roto de las buenas intenciones. Los que hacían pastoral familiar se desesperaban al ver crecer los problemas, como la falta de preparación de los novios ante el matrimonio o el número de divorcios. Entonces el Instituto, de forma callada, fue pionero de un modo nuevo de presentar la pastoral.

Todo esto lo pude experimentar junto con los profesores José Noriega y Juan Andrés Talens desde 1997 en España. Comenzamos a enseñar directamente a los matrimonios para que empezasen a trabajar en diócesis y parroquias. Se han formado cientos de familias que han vitalizado la pastoral familiar en España. Las personas venían con problemas y después, instruidos en la formación completa del Instituto, salían como verdaderos apóstoles. El enfoque lo han recogido los Sínodos de la familia convocados por Francisco, cuando dicen que la misma familia es el principal agente de la pastoral familiar.

¿Cuál es la clave de esta visión pastoral?

La clave está en partir de la vocación al amor con que Dios llama al matrimonio y a cada familia. Así es como comienza el Evangelio. Hay que empezar siempre con Dios y sus proyectos, no con el análisis sociológico de nuestros problemas. El Papa Francisco ha hablado de esto cuando ha dicho que Dios nos «primerea», es decir, él inicia la obra. El gran reto de la Iglesia nunca serán los problemas que le plantea el mundo, sino ante todo la gran llamada que Dios le hace, la llamada a una grandeza de vida, que contiene la fuerza para superar cualquier problema.

Hemos buscado siempre una pastoral familiar que llamamos «transversal». Quiere decir que la pastoral familiar no es solo un sector de la pastoral, sino que «atraviesa» todos los demás ámbitos. Por ejemplo: la pastoral de jóvenes es pastoral familiar, pues los jóvenes desean formar una familia; la pastoral de ancianos es pastoral familiar porque los ancianos reciben cuidado en sus familias. Y así en todas las demás «pastorales».

De esta visión brotó, mediante la ayuda y dirección del obispo Juan Antonio Reig Pla, el Directorio de Pastoral Familiar en España. A mí me tocó presentar este proyecto a la asamblea de los agentes pastorales de toda España. Mientras los anteriores borradores habían sido desechados, este se aceptó con entusiasmo. Recuerdo cómo todos preguntaban: ¿Por qué no se nos había dicho antes? Desde aquí recobraron los obispos la confianza en la pastoral familiar. Y es que contaban con personas que no les causaban problemas, y que tampoco aplicaban una pastoral rígida que impone normas. Al contrario, eran personas capaces de abrir caminos nuevos, pues acercaban a un amor verdadero capaz de vencer las debilidades humanas.

La verdad del amor es muy importante en esta pastoral, pues no todos los amores son iguales. Hay amores que destruyen y amores que edifican. Esto no significa que se idealice el matrimonio. Si un pastor olvida la verdad del matrimonio, se parece al médico de un hospital de campo que diga: no quiero saber qué es la salud, ni cómo es un cuerpo sano, porque esto me quitaría tiempo para ayudar a las personas. ¿No sería absurdo? Ningún médico obraría así. ¿Y los pastores?

¿Qué iniciativas concretas han surgido?

Han surgido muchas iniciativas pastorales, escuela de padres, formación afectivo-sexual, acompañamiento a novios, modos de educación integral y participativa, equipos itinerantes de pastoral familiar, estudios de políticas familiares que mostraban una creatividad enorme a partir de la luz que había recibido. Se ha conseguido la formación de modelos de Centros de Orientación Familiar evangelizadores de una atención integral y no solo centrados en los problemas.

Un momento precioso de experiencia pastoral fue la Jornada Mundial de la Juventud de 2011, en Madrid, donde por vez primera llevamos a cabo con mucho éxito la formación en la teología del cuerpo a los jóvenes. Ellos descubrían así un lenguaje nuevo para expresar sus experiencias más prometedoras. De este modo la pastoral familiar aparecía en su conexión profunda con la pastoral juvenil y social.

La enseñanza de pastoral familiar desde el año 2006 con alumnos de más de 52 naciones ha sido para mí una experiencia inolvidable, por ver la profunda unidad de un plan de Dios en a diversidad fascinante de las diversas culturas.

De aquí han surgido iniciativas interesantes de estudio como la pastoral en los primeros años del matrimonio, la atención de las víctimas del aborto (las madres que abortan) y del divorcio (los hijos de los separados). Hemos visto también cómo las fragilidades humanas pueden ser, como en Caná, un momento de gracia: fidelidad de los esposos separados, adopción en el abandono, fecundidad en la infertilidad… Y, además, estudios sociales en las favelas de Salvador de Bahía, llevadas a cabo por el obispo mons. Giancarlo Petrini, la atención de la familia con padres que están el cárcel…

El Instituto ha extendido su obra a los más diversos países: China, Corea, la India en sus diversas culturas, el mundo árabe, Zambia, Angola y todo el amplio espectro de América Latina. Una riqueza enorme que promete frutos mejores. Es la comprobación de una fecundidad pastoral impresionante, cuyo alcance real es muy difícil de medir.

¿Cómo valora, desde la teología pastoral, los nuevos estatutos?

Es un plan de estudios que se nos ha impuesto desde fuera. A mí, que soy catedrático de pastoral, no digo que no hayan tenido en cuenta mi opinión, sino que ni siquiera me han consultado. Me enteré por la prensa de los nuevos estatutos. Me ha extrañado que en la nueva licencia en Ciencias del matrimonio y la familia la pastoral no aparezca en todo el itinerario académico. Eliminar la pastoral familiar es una carencia muy grave, contraria a lo que dice el Papa en el motu proprio Summa familiae cura. Se refunda el Instituto para ser más fieles a Amoris Laetitia, ¡y se reduce la pastoral familiar, que es clave en Amoris Laetitia! Espero que sea un error por la precipitación con que se han hecho las cosas. Es necesaria una pronta rectificación, si no se quiere que esta nueva licencia tenga esta extrema pobreza.

¿Cómo ha acogido el Instituto la enseñanza de Amoris Laetitia?

El instituto ha desarrollado las intuiciones del Papa desde las claves de acompañamiento, integración y discernimiento. Frente a muchos que han visto una ruptura, hemos leído el magisterio en la necesaria continuidad eclesial. Sin esta continuidad es imposible hacer ninguna reforma. Fíjese: somos la única institución académica que ha hecho y enseñado un comentario a las Catequesis del Papa Francisco sobre la familia. ¿No será que a mucha gente le interesan solo los cambios sociológicos, pero le interesa poco dar vida a las familias?

En su carta dirigida al Gran Canciller y al Presidente del Instituto, los estudiantes aprecian la visión pastoral del Instituto. ¿Cómo se ha vivido este interés por una pastoral adecuada entre los estudiantes del Instituto?

Los estudiantes han percibido siempre que el Instituto, precisamente al ofrecer enseñanza, ofrecía también una visión pastoral. Estos últimos años, como profesor de pastoral en el Juan Pablo II, he experimentado esto. Los estudiantes me pidieron organizar, en sus ratos libres, un Grupo de Acción Pastoral donde compartíamos los enfoques de los distintos países. Incluso acudían alumnos del Instituto Pastoral de la Universidad Lateranense a nuestras clases de pastoral, precisamente por la visión original del Instituto.

Este proyecto se puede ver en el libro preparado por Mons. Livio Melina: «Conversión pastoral, ¡sí! Pero, ¿cuál?» Allí, se profundizaba en la expresión «conversión pastoral» del Papa Francisco en Evangelii gaudiumEste libro ayudó durante el Sínodo 2015, que partía de un Instrumentum Laboris muy pobre desde el punto de vista pastoral. Faltaba sobre todo lo que tocaba a la preparación al matrimonio. Estaba redactado sin duda por alguien que nunca había trabajado en este ámbito. Precisamente en el Instituto se ha dado una riqueza grande de reflexión sobre la familia. Todo esto es la manifestación sencilla y asombrada de la fecundidad de una enseñanza que ha sido fermento de auténtica conversión pastoral dentro de la Iglesia. Y de esto son testigos miles de matrimonios y cientos de pastores.

101 comentarios en “Pérez Soba lamenta la purga en el JPII
  1. Precioso artículo y fantástico el enfoque de Don Juan José Pérez Soba. Me ha encantado. Se mantiene en el ámbito de la caridad y el respeto, más da certero en todos los flancos, alas y costados en los que hay que dar, de necesidad. ¡Gracias, Señor, por otro apóstol Tuyo! ¿Será que en el ex-Instituto Juan Pablo II están muchos de los santos de Dios contemporáneos? Va a ser que sí….

  2. La cita de Churchill es una radiografía perfecta del espíritu que anima a esta gente, Parsifal. Pero tal vez se capte mejor si nos ceñimos a la frase que nos lega la memoria histórico-popular: “You were given the choice between war and dishonor. You chose dishonor, and you will have war.”
    ‘Os dieron a elegir entre guerra o deshonor: aceptasteis el deshonor y ahora tendréis la guerra’.

  3. En el Vaticano todo el mundo sabe que ‘Pérez Soba’ se ha salvado de la quema porque Paglia tenía orden directa del Papa Francisco de evitar problemas con el Opus Dei. Lo que pueda decir o no no le hará estar más cómodo. Su posición en el mundo normal se calificaría de traición. Es mejor ponerse rojo una vez que vivir toda la vida amarillo. Pérez Soba ha elegido quedarse pero en una situación que por mucho que haga equilibrios no lo hará ser aceptado. Mejor una renuncia a tiempo y estar del lado justo con honor que pastelear con la herejía. La entrevista pues una pena, en su situación mejor callado que quedar con el antifonario al aire, así pierdes a los amigos y no ganarás a ninguno de tus enemigos.

    1. ¿ Evitar problemas con el Opus Dei ? ¿ No es más bien el Opus Dei, cuyo prelado todavá no es obispo, a diferencia de los dos anteriores, el que no quiere problemas con Francisco y traga, traga y traga, repitiendo hasta la saciedad que no cambia la doctrina ?

      1. Belzu, siempre dando coces. Al prelado del Opus Dei le importa poco ser obispo. A ver si la gente sin fe os dais cuenta que en la Iglesia no todos son como vosotros. Mons. del Portillo se negó a que le ordenaran obispo en 1982 y sólo aceptó al cabo de los años, cuando S. Juan Pablo II se lo pidió a través del cardenal Gantin o Lourdusamy, el prefecto entonces de la S. C. para los Obispos. En el Opus Dei consideran más conveniente que el prelado sea obispo. Varias publicaciones, como la revista Palabra, lo explicaron. Pero no es necesario para su funcionamiento ni para el ejercicio de sumisión. Gentuza como tú mismo no puede entender a la Iglesia más que como un sucio juego de intereses. Tu podredumbre siembre rebosa. Belzu, con razón algún comentarista dice que estás endemoniado.

        1. Eso que cuentas de Álvaro del Portillo es sencillamente mentira y lo que cuentas de mí, a quien no conoces, ídem de ídem. Ojalá el problema de la Iglesia fuera que un tal Belzu está endemoniado y hay que practicarle un exorcismo, que se dejaría hacer con mucho gusto.

          1. Mira, lo del Beato Álvaro del Portillo, que se ve que el respeto y el tratamiento los reservas sólo para los integristas o radicales, me lo refirió personalmente un minutante que trabajaba en Roma en aquellos momentos, y luego me lo corroboró un vicario del Opus Dei de un país europeo, al contarlo públicamente en una conferencia.
            En realidad no creo que estés endemoniado: eres una persona de pocas luces, que en vez de buscar la verdad y seguir el ejemplo de los santos católicos, prefieres alzarte con soberbia para juzgar de todo y de todos. Sin reparar en que, por más que hayas leído blogs fanáticos de internet, eres un pobre ignorante.

          2. Inverosímil que, quien alcanzó la solución jurídica definitiva para el OD, la Prelatura personal, rechazara la sucesión apostólica que mejor se corresponde con esa solución; cuestión distinta es que, de común acuerdo, se buscara el momento adecuado en aras de la oportunidad, a fin de no levantar ampollas entre tanto enemigo, que había y sigue habiendo, y no precisamente entre los belzu. No aportas ni un sólo nombre de algún supuesto testigo, inexistente.
            Ahora pasamos de endemoniado a escasez de luces. ¡ A ver si te aclaras de una vez ! Me temo que ni con omo. Y aprendes a debatir con o sin luces y sin insultar ni faltar al respeto debido a toda persona.

          3. Mira Belzu, si te doy los nombres de las personas, te da igual, porque en tu aldea ni conocen al que entonces era Giovanni Cesari, que ahora trabaja en una diócesis, ni puedes hablar con D. José Miranda, q.e.p.d., aunque lo que cuento es conocido en el Opus Dei y no lo he revisado, pero me parece que la biografía de Medina puede que lo recoja. Repito que ser obispo es algo que iría acorde a la estructura y a la idea que tiene el Opus Dei de su misión, pero no es necesario. Concretamente, el Beato Álvaro dijo en 1982 que, si le hacían obispo, dimitiría como nuevo prelado, porque precisamente quería evitar que se pensara que toda la lucha por convertirse en prelatura fuera una simple pretensión de conseguir llegar a obispo.
            Si te parece que te he tratado de forma insultante, es poco respecto a lo que mereces, soberbio deslenguado que diariamente lanzas los más terribles insultos y calumnias por este asqueroso medio contra Su Santidad y la jerarquía católica.

          4. Pues no dimitió de prelado cuando le nombraron obispo, así que te contradices, y el amigo Pepe Miranda, a quien traté muchos años, nunca me contó tal dislate. Lo que tampoco entiendo es que un medio tan «asqueroso» como Infovaticana te guste tanto y lo frecuentes tanto. Por algo será. Tú sí que eres un personaje contradictorio: detestas Infovaticana y a un tal Belzu, pero te arrimas a ellos todos los días. A ver si te aclaras de una vez.

    2. Pienso que P-Soba hace lo que puede hacer, visto que todavía continúa en el Instituto: Enseñar la Verdad y hacer las piruetas que hagan falta para interpretar la «Amores Leticia» conforme a la Verdad. Y, ¡claro que no le va a servir de nada!, si tienen mala fe los nuevos jefes del Instituto JPII, P- Soba lo sabe como lo sabemos todos, pero que su salida del Instituto no sea porque ha atacado a la persona del Papa (es lo q quiere Paglia y Cía) sino porque los nuevos (y su cabeza) no quieren que se enseñe la Verdad.
      (Para estos temas sobre qué hacer o decir ante el error, es muy interesante leer la vida de Santo Tomás Moro.)

  4. Esto demuestra que la hermeneutica de la continuidad es una falacia. Del mismo modo que no se puede interpretar la amoris laeticia a la luz del magisterio de JPII, tampoco se puede interpretar la Redemptoris Hominis de JPII a la luz del magisterio preconciliar. Es mas, es de tener una cara dura muy grande haber reducido el magisterio solamente a cuestiones de moral desechando todo lo demás. Porque sólo el magisterio moral postconciliar es católico, todo lo demás es herejía modernista. Ese es el problema, que os creiais que el chiringuito os iba a durar mucho y se os ha acabado con Francisco al meter la manita en lo poco que habían dejado: la moral. Porque si otros papas no hubiesen renegado del magisterio preconciliar que es el verdadero, Francisco lo habría tenido más dificil, porque tendría que haber quitado aquel y además lo moral.

    1. La ultima batalla del demonio es la familia porque habeis capitulado en todas las demás batallas, si no hubieseis capitulado en la batalla de la liturgia, la batalla de la Tradición ,la batalla contra el modernismo y la batalla de los anatemas de Trento entre otras muchas, no habríamos llegado a la batalla de la familia, o sea,la batalla de lo moral. Hay que tener muy poca verguenza para reducir el magisterio y la doctrina católica a una mera cuestion moral. Porque la moral católica tambien se puede encontrar en cualquier otra religion, es mas, no hace falta una iglesia con una jerarquia ni vocaciones para tener moral católica puesto que ya es la de la ley natural. No os gusta los frutos amargos de vuestra propia siembra. Pues eso es lo que hay. Se siente.

      1. La ley natural no existe, es un invento de los católicos para imponer su moral a los que no son católicos, por eso, por ejemplo, los musulmanes aceptan la poligamia o en veintinueve países se acepta el matrimonio homosexual

        1. Claro, el mal llamado matrimonio homosexual es de lo más natural que hay. Por eso son tan «naturalmente» fecundos. El papel lo aguanta todo, la realidad es, en cambio, intransigente y rigorista.

          1. Los homosexuales son fecundos, hay muchos que son padres, deberías informarte antes de hablar de un tema. Y los heterosexuales también, pero no por su matrimonio, el matrimonio no es lo que da la fecundidad, ni el homosexual ni el heterosexual. Por cierto, crear una cooperativa tampoco es fecundo y es legal, sorprendentemente no es necesario que todos los contratos generen vida para ser legales, tambien los contratos de seguro son legales y no engendran nuevos seres humanos,

        2. Haga un mínimo esfuerzo y consulte las posiciones de quienes marcaron el norte antes de existir el cristianismo, Cicerón por ejemplo, sobre la ley natural. Le va a venir muy bien ilustrarse.

          1. Se refiere a los romanos?, famosos
            Por su enorme tolerancia con la homosexualidad, tenian relaciones homosexuales sus dioses, incluodo el mas grande, Zeus, las tenían muchos de sus emperadores, algo público que jamás provocó que ninguno fuera depuesto por esa razón, lea lo que dicen los primeros padres de la iglesia sobre las costumbres romanas para hacerse una idea

          2. Ojo José:
            Matrimonio, Matrix, Madre, Mujer.
            Sí, el matrimonio no da la fecundidad; más bien en el matrimonio está la fecundidad.
            Hombre y mujer los creo.
            Dónde quedó Sodoma y Gomorra?
            Dios abomina al hombre que se acuesta con otro hombre.

          3. Está lleno de palabras que son ampliación de su sentido original, de ello se nutre la literatura, no se puede negar el matrimonio gay solo porque etimológicamente la palabra venga de madre. La fecundidad no viene del matrimonio, fuera del matrimonio tambien se puede ser fecundo y dentro tambien se puede ser estéril, el matrimonio fue un invento para disminuirla violencia y mejorar la protección de los hijos cosa que hoy en día es bastante cuestionable si aporta algo de eso. Dios los creo hombre y mujer y tambien los crea heterosexuales y homosexuales. Y se supone que Dios no es capaz de odiar y por tanto no abomina a nadie.

        3. Dios tiene derecho a exigir una moral concreta a la gente para salvarla. En negar este principio de que los derechos de Dios van antes que los derechos del hombre, coinciden los modernistas y los de la religión ateista. Son ambas religiones muy parecidas pues salen del liberalismo. Por lo menos la religion ateista tiene decencia y no pretende ser la iglesia. La modernista lleva demasiado tiempo usurpando la católica con la tecnica de mezclarse con lo católico.

          1. Nada que hacer José.
            Será usted el primero que corrije a Jesús.
            Bravo por José!!! Dirá el NOM. Y el padre de la mentira feliz.

      2. sí, Uno, el magisterio es el de los papas medievales. Ni antes ni después vale nada. Qué duros de mollera sois y cómo os resistís a usar la inteligencia. Cuanto más irracional sea el contenido de la fe, os gusta más,pero lo peor es que dais valor sagrado a interpretaciones teológicas de papas que no tienen un fundamento real sólido en la Tradición ni en la Escritura.

        1. El magisterio catolico verdadero es siempre el mismo, y en gran parte no coincide con lo salido del vaticano II. Qué lástima. Está vivo en el sentido de que va respondiendo a los nuevos problemas que aparecen con el tiempo, pero no en el sentido de que los Papas tengan autoridad para ir cambiandolo, porque su autoridad consiste en transmitir lo que reciben por tradición y no en inventar nuevas doctrinas ya condenadas. Lo condenado se queda condenado.

      1. Ahora estamos con las batallitas de Francisco de estos años por causa de lo que usted llama despectivamente batallitas de los años 50, en realidad 60 del pasado siglo. De aquellos polvos estos lodos, siempre sorber y soplar. Como ahora es imposible interpretar Amoris laetitia a la luz de las enseñanzas morales de San Juan Pablo II de Asís, sigue siendo imposible interpretar la declaración conciliar Dignitatis humanae sobre la libertad religiosa a la luz de siglo y medio de magisterio antiliberal.

        1. Según san Hegel, una cosa se sigue de su contraria para hacer una sintesis. Por eso, metemos el syllabus que condena la libertad religiosa en el mismo cajón que el anti syllabus de la dignitatis humanae que dice que es un derecho de la persona humana, lo movemos un poco, y tachán, la hermeneutica de la continuidad nos indica que ambos no se contradicen, se complementan porque es mi voluntad.

  5. La exhortación Amoris laetitia del 19 de marzo de 2016 tenía el claro objetivo de destruir la Veritatis splendor y las enseñanzas morales de Juan Pablo II para sustituirlos por un nuevo paradigma moral. En nombre de Veritatis splendor y de su propia trayectoria personal, los profesores del Instituto Juan Pablo II deberían haberse opuesto unánimemente a este atentado a la moral católica, y más aún después de la negativa por parte de Francisco de recibir en audiencia a los cardenales autores de los dubia y del rescripto pontificio del 5 de julio de 2017, según el cual la verdadera interpretación del documento pontificio era la de los prelados argentinos. La intención del papa Francisco estaba y está clara para todos. Pero ningún teólogo del Instituto suscribió la Correctio filialis de haeresibus propagati del 24 de septiembre de 2017 ni ha presentado documento alguno que someta a una severa crítica a Amoris laetitia.

    1. la «correctio filialis» no es más que un acto de soberbia sin ningún antecedente ni argumento teológico que la legitime, más que cierto tufillo «conciliarista» con esas curiosas apelaciones al «pueblo de Dios» que constituyen unas docenas de personajes de segunda.

      1. Pues va a ser que no. Son de primerísima fila y han dado en la diana. Por eso mismo son perseguidos a muerte por el nuevo paradigma, más viejo que el pecado y de encefalograma plan.

        1. primerísima fila en vuestras listas de «top fanatics». Ni en la jerarquía ni en la teología son de primera. Ninguno de los cardenales que muchos fanáticos ponéis en vuestro bando, sin que ellos lo sean, pero que son de recta doctrina y vida ejemplar, como Müller o Sarah, ni han firmado ni han apoyado ese atrevido escrito. Ni siquiera Burke, ni el obispo auxiliar Schneider, tan aficionados al tremendismo, lo han apoyado. Sólo un obispo viejo y que ya está mal de la azotea, de EE.UU.

          1. Gracias por aclararnos que el Opus Dei está con Francisco y la comunión amorosa leticiosa adulterina. No lo tenía del todo claro. Ahora sí.

          2. ¿ Qué continuidad puede haber entre rechazar rotundamente la comunión adulterina y aceptarla con la excusa, pecaminosa, del acompañamiento y discernimiento, que no sabe discernir el pecado siquiera ? ¿ Qué continuidad puede haber entre aceptar la pena de muerte, si bien en circunstancias extremas, y rechazarla totalmente, con la excusa, falsa excusa, de la mayor conciencia social, cuando esa misma conciencia social se traga el aborto, la homosexualidad y todo tipo de conductas aberrantes ? Estamos ante una clara ruptura que habrá que solventar. Confiemos en que Dios nos mande un papa de verdad que resuelva la situación de una vez por todas.

  6. El profesor Pérez Soba siempre » claro como el agua turbia», una de cal y otra de arena. Los del Opus siempre con sus «maricomplejines», sin llamar las cosas por su nombre. Llamar «continuidad a la luz del precedente magisterio» la enseñanza de Amoris Laetitia y la nueva moral que quieren imponer es pura hipocresía y tomarnos por tontos al resto. Mejor sería o hablar claramente o dejar la cátedra, en solidaridad con sus compañeros… Pero esto no lo va a hacer D. Juan José. Una pena

    1. Soy profesor de Moral y créame no siempre hay que enfrentar los problemas directamente. Me imagino que Pérez Soba, a quien conozco personalmente, está haciendo los mismo que hago yo. No enfrentarse directamente a la nueva ola. Pues se puede hacer mayor bien a los alumnos dentro del nuevo instituto que quedándose fuera. Estoy convencido dentro va a sufrir más que fuera.

      1. Y a los que no son alumnos del Instituto (es decir, el 99,9999% de los católicos), ¿se les hace un bien mayor fingiendo que Amoris Laetetia está en continuidad con el evangelio? Me temo que no. La cuestión es mucho más simple: cobardía

        1. Tiene razón usted. Pero, me parece que no se trata de cobardía. En mis clases, sencillamente no hablo del documento AL y ya. Porque si llego a decir algo en contra de AL se van a rifar mi puesto, y mis alumnos tendrán un profesor que hará una interpretación de AL en contra de la Tradición. No puedo dejar a mis alumnos, futuros confesores, en tales manos. No me gusta la AL, como a usted, por los motivos consabidos.

          1. Segun Dei Verbum 8 este tal José tiene razón. El problema es que Dei Verbum 8 es erroneo. Lo que dice Dei Verbum 8 suena como el libre examen de Lutero: que la gente por su cuenta, con sus experiencias, sensaciones, encuentros y vivencias fantasiosas, va leyendo la biblia e interpretando e inventandose la tradicion, vamos, que pone una chorrada que no es católica. No pone nada de que la biblia ya está interpretada por la tradición de la iglesia que es la exegesis verdadera.
            La tradición católica es lo que dice dogmaticamente el vaticano I, no la tontada pastoral que aparece en el segundo.

      2. Completamente de acuerdo, mejor dentro que dejarlos en manos de un liberal que arrastre con todo. A ver hasta dónde podemos aguantar así. Por el momento, es lo qué hay.

  7. La amoris laetitia tiene el claro fin de acabar con la veritatis splendor porque del mismo modo la misa del novus ordo tiene el claro fin de volver protestantes a los católicos y el cvii tiene el claro fin de ser la revolución francesa dentro de la iglesia puesto que BXVI lo afirma en su libro » teoria de los principios teologicos» . Quereis modernismo y el anti syllabus que dice benedicto, pues Dios os manda de rebote un papa que os quite tambien la moral para que no tengais ni una cosa ni la otra. No quieres tradicion, pues tampoco tendras veritatis splendor.

    1. Perdone, Uno, «Dios les manda», dice Ud., de lo cual se deduce que Ud. ya no se considera miembro de la Iglesia católica oficial, ¿no?
      Por lo tanto tan solo viene aquí a meternos el dedo en el ojo, (como buen cristiano, claro), a los que Ud. ( todo inocente) nos considera en parte responsables de la debacle del actual pontífice…. Bien, bien… todo ello muy encomiable.
      Mire, señor mio, la mala leche es mala leche sea pre-conciliar ó post-conciliar y eso es lo que Ud. demuestra con sus comentarios.

  8. Al opus dei, cuanto más se adapta al sistema y más reniega de lo poco que le queda de tradicional, más le pegan la patada, y cuanto más peloteo, menos le consagran obispo al prelado. Eternamente inadaptados por querer ser los más adaptados en continuidad con una iglesia que ya no se continúa consigo misma por renegar de la Tradición. El equilibrio de tradicion y modernismo no existe como no existe en el mismo vaso agua limpia con agua sucia, porque toda es sucia. A lo mejor si dais la comunion en la mano os consagran al obispo. Quien sabe.

    1. La verdad no es el consenso entre tradicion y modernismo que es lo mismo q decir entre Dios y el demonio.
      Eso es lo que se ha hecho con el cvii, se ha capitulado en todo, excepto de lo moral. Y ese batiburrillo incoherente te lo presentan como lo católico conservador para que no seas tradicional. Quien reniega de una parte se arriesga a que le quiten la otra media parte. Y eso es lo que está pasando, que al final los pseudo conservadores se están quedando sin nada.

      1. Pero si la tradición es tan obviamente un error, que le vamos a hacer, habrá que cambiarla, no vamos a entregar a una doncella al dragón cada años solo porque se ha hecho así por milenios, si está mal se cambia, repetir por repetir no tiene sentido, habrá que repetir lo que sea bueno y desechar lo que sea malo, así se progresa.

      2. Porqué pseudo conservadores.
        La iglesia es una, así la conocí yo!
        Que Bergoglio haya querido distinguirse con sus botas en vez de zapatos, auto Fiat 500 y almorzar en el comedor común, es solo para pasar a la historia con su «modestia» para las cámaras y lo diferente que es el de todos sus predecesores.
        Es un fatuo acomplejado, como bién lo manifiestan sus compatriotas que lo conocen mejor que nadie!
        Pobre ave!

        1. La iglesia era una hasta que dieron libertad para apostatar de la tradición y de todo. Dios puso su iglesia con unidad de autoridad, unidad de culto y unidad de doctrina. No hay unidad en ninguna de las tres, gracias al vaticano II, pero como ciegos seguís empeñados en que el problema es Francisco. No teneis remedio. Si os muestro las barbaridades que hicieron otros papas diferentes a Francisco os escandalizais pq pensais que todo era perfecto y no pasaba nada. Lo unico coherente es la tradicion y el modernismo progresista, lo que pasa es que este ultimo es falso, lo que hay en medio que sois la mayoría, no tiene ni pies ni cabeza, tratais de unir dos cosas que no pueden ir juntas.

          1. La tradicion de la iglesia es el vaso de agua limpia, la herejia modernista es un vaso con agua sucia, y los papas postconciliares en vez de transmitir lo que han recibido por tradicion q es lo que juran hacer cuando son coronados, lo unico que han hecho es buscar el equilibrio justo entre ambos, lo cual es imposible e incoherente, es imposible mantener de la tradicion sólo una moral tradicional y el resto pasarse todo al modernismo, porque el resultado es que la moral tambien se corrompe. Y eso es lo que veis, pero no entendeis lo que veis. Quieren cambiar la moral pq es lo único que habeis dejado intacto. En todas las demas batallas han cedido y os lamentais cuando es la ultima y no tiene remedio.

          2. Otro ejemplo: los moros de al andalus, poco a poco perdiendo y cediendo terreno hasta que cuando se dieron cuenta, Boabdil ya estaba llorando y le quitaron lo único que les quedaba. Si no hubieran ido cediendo a lo largo del tiempo, no se tendrían que haber lamentado en su ultimo bastion, porque es muy facil quitar lo único que queda. En la iglesia ha pasado lo mismo, lo único que quedaba de tradicional era la moral, y ha sido muy facil acabar con ella puesto que en todo lo demás, los papas ya habían cedido: liturgia protestante y libertad de herejía doctrinal. Los ingenuos pensarían: mientras conservemos la moral… pues toma que te la han quitado.

      3. Uno, realmente lefevbrianos desquiciados como tú ya vais quedando pocos. Me extraña que con la modo ecologista a ningún progre le de por protegeros, para que vuestra especie no se extinga.

          1. En cambio Casali, del Opus Dei, sabe adaptarse muy bien a las modas, como el Opus Dei. Definición de moda de Coco Chanel: moda es lo que pasa de moda. Pues eso. Goodbye.

  9. Sí, difícil posición. Hay momentos en que no hay más remedio que decir sí o no, sin componendas, para que no se extravíen los pequeños; para que los grandes «teman» porque no se les sigue a dónde no deben llevar a los corderos. La política -y menos en la Iglesia- no puede ser el arte de contentar a todos sino el de decir lo correcto, la verdad, o lo necesario de la mejor forma y modo posible: no son posibles las acomodaciones. ¡Qué más quisieramos muchos para no tener que trabajar o luchar por la Verdad, la que la Iglesia milenaria ha mantenido en auténtico y veraz Magisterio!

    1. Magnífico comentario. Gracias. La iglesia acomodaticia se ha olvidado de Jesucristo y su célebre SÍ SÍ-NO NO. Lo que excede de ahí procede del maligno. Mateo 5: 37-41. Ya se ve que al maligno le encantan los sínodos, cuanto más manipulados mejor, y las exhortaciones postsinodales francisquitas.

    1. Desertó porque es usted muy buena, entiendo. No obstante, a un servidor, los desertores no me han gustado nunca y no he conocido ninguna persona noble en ese gremio. Otra distinta es aquel que abandona un grupo por algún motivo, o por qué le da la gana, pero estos nunca van «rajando» por ahi.

    2. Porque te echaron de asco que dabas. Seguro que hasta hueles mal, como tus comentarios. A lo mejor cuando te hiciste pensaron que podían hacer de ti algo de provecho, pero ya se ve que lo tuyo no pasa de los «guerrilleros de Cristo Rey»

      1. Casali, ¿Que tienen los guerrilleros de Cristo Rey?
        En Argentina solo tienen, y con grandes trabajos al pobrecito cura Brochero y,, y,, nadie más, 🦗🦗🦗🦗

  10. EL OD, como se dice en inglés, está entre una roca y un lugar duro. Intentan hacer lo imposible, y en el proceso agredir la misma lógica. A este le conviene un curso de lógica aristotélica.

  11. Es un error descalificar la postura de los purgados, es decir de quienes defienden la doctrina católica sobre moral sexual llevada a su máxima expresión por Juan Pablo II Magno, sosteniendo que para esas víctimas de llámame Jorge «es lo mismo, haber sorbido y soplado a la vez».

    Por el contrario, es evidente la inteligencia profunda del problema que inspira proponer el magisterio multisecular en concordancia con el falso de la heré.tica AL, algo que no gustó nada en el bergogliato, porque a la vista está: degradaron gente y programas dl Instituto JP II. A partir de esto, quedó claro que el bergogliato, AFIRMANDO ELLOS, NO LOS CATÓLICOS, que la interpretación del magisterio del noPapa Francisco en continuidad con el Magisterio anterior es INTOLERABLE en la Iglesia.

    Brillante y única estrategia diplomática posible por parte de los docentes del JP II a fin de defender la doctrina católica. Y tiene el sello de haber sido concebida por nuestro Papa B16.

  12. En la antigüedad, el Faraón mandaba quitar la «foto» del anterior,. Borrar el recuerdo, ahora soy yo.
    Aquí en los libros de texto, borraron muy agusto los años de la persecusión religiosa, la Cristiada,. y solo porque no gusta la verdad. Es Verdaderamente molesta. O las pasiones que se desprenden , de ver el éxito en otro,. aquello que causa tristeza por el bien ajeno.
    La envidia.

    1. J. B. Carlos, hay que poner de perdida a quién le diriges el comentario, porque así parece que grita un vendedor sin dirigirse a nadie y a todos. Hombre

        1. J. B. Carlos, Perdón, como en comentarios anteriores me referí al caballo de Atila, ya creí que algo raro se me queria decir, 🤭😊, me disculpo.

  13. Y dijo Dios al Hombre:
    -De mi justicia nace la libertad, y en la libertad reside mi justicia.- Y le dijo:
    – Libre eres de amarme o de odiarme. Si más eres libre, si me odias te sometes, te destruyes a ti mismo.- Y le dijo Dios al hombre:
    -Si a mi no me temes porque respeto tu libertad eres injusto conmigo; mas si al hombre temes porque te oprime eres cobarde y te desprecio.-
    -Más si respetas, en orden de gracia y sabiduría lo que he creado para ti, lo mejor de mi mismo, grande serás; y tanto y más y mejor lo hagas; tanto más grande serás; Porque yo así lo quiero: que aquel quién a mi, libremente me ame, libremente sea servido por lo que le procede-. Y le dijo:
    -Porque tú eres libre me ofenderás; porque yo te amo te perdonaré.

  14. Chiodi, Chiodi, Chiodi. Acordáos de este nombre, pues es el gran beneficiado en el Instituto anti JPII del despotismo no ilustrado francisquita. ¿ Méritos ? Es pro píldora y, por tanto, pro separación de los aspectos unitivo y procreador del acto conyugal, pro comunión adulterina y sacrílega y pro homosexualidad sodomítica. ¿ Os parecen pocos ?

    Perez Soba o se traga la píldora y demás aberraciones o tendrá que irse. El tiempo lo dirá.

  15. Sorber y soplar es técnica clásica en la revolución conciliar, como un pasito alante y medio atrás. Libertad religiosa, pero como continuidad en la reforma, o reforma en la continuidad, según palabras del hermeneuta máximo Benedicto XVI,
    con el precedente magisterio antiliberal. Si la contradicción hegeliana es creadora ¿por qué no Amoris Laetitia como continuidad en la reforma, o reforma en la continuidad, de las enseñanzas morales de San Juan Pablo II de Asís?

  16. Para muchos la píldora de la ruptura en moral, y en concreto en moral sexual, resulta más difícil que tragar que lo que fueron píldoras previas de la revolución conciliar: libertad religiosa, liturgia, ecumenismo etc. Pero en realidad los errores en los principios fueron y permanecen más graves que los errores en las consecuencias morales. Peor la libertad religiosa que el libertinaje en las costumbres. Siempre alzar tronos a los principios y cadalsos a las consecuencias.

  17. Para muchos la píldora de la ruptura en moral, y en concreto en moral sexual, resulta más difícil de tragar que lo que fueron píldoras previas de la revolución conciliar: libertad religiosa, liturgia, ecumenismo etc. Pero en realidad los errores en los principios fueron y permanecen más graves que los errores en las consecuencias morales. Peor la libertad religiosa que el libertinaje en las costumbres. Siempre el error conservador o moderado de alzar tronos a los principios y cadalsos a las consecuencias.

  18. Entonces ¿ para qué la Amoris Laetitia ? ¿ para decir lo mismo que la Familiaris Consortio y su exigencia neta de vivir como hermanos para acceder a la comunión? Los profesores del Instituto Juan Pablo II han pretendido lo imposible: interpretar la Amoris en continuidad con el magisterio. Por eso han sido expulsados, pues Francisco, el nuevo paradigma, más viejo que el pecado, pretende descaradamente lo contrario, aunque no se enteren tantos, que sea el magisterio el que se interprete conforme a la calamitosa Amoris. Estos profesores pensaban, ingenuamente, que una interpretación conforme al magisterio les salvaría de la quema. No ha sido así. Francisco quiere o conmigo o contra mí. Tenían que haberse decantado por la segunda postura, pues el primero que no está con el papa es el mismo Francisco. Estamos en guerra y en una guerra se dispara a matar, matar la Amoris, pero han optado por salvarla. Craso error.

  19. No entiendo nada, pero sé que son hegelianos. Algo así como afirmar una cosa y la contraria al mismo tiempo. Lo denunció Gratry en Sofistas en tiempos del mismo Hegel, y poco caso le hicieron. Gran padre Gratry, vuelve ya!!!!

  20. Yo veo que estos O.D. tienen gente colocada en lugares e institutos que fundó Juan Pablo II, no pueden dar mucha batalla, porque mucha gente se quedaría descolocada, y tienen familias; los laicos en lugares de la iglesia está bien por una parte, pero por otra están más sometidos a las tiranías del papado y cardenales que son solteros y la iglesia los tienen que mantener, pero los laicos se quedan con el culo aire y con familia. De ahí los equilibrios del O.D. para no dar una batalla frontal. Recordad que el O.D. tienen muchos laicos tanto casados como solteros no ordenados, trabajando en colegios y organismo eclesiales y semieclesiales.

  21. Jose donde se te responde inútil. Matrimonio un sacramento entre hombre para tener todos los hijos que Dios permita engendrar y la mutua cooperación hasta el final de la vida. Estos para los Católicos, al resto de los humanos que os den…., ya sabéis el camino.Hoy tengo el día proselitista.

  22. Pues yo creo que la respuesta más clara a Juan José Pérez Soba la da el profesor Roberto de Mattei en su artículo: «Cae el Instituto Juan Pablo II, pero ¿Cae con dignidad?»

  23. Pues yo lo que digo es que si os molesta que quiten el instituto jpii pues que os aguanteis ya. Aplicaros el cuento ese de que quien obedece al papa no se equivoca y que donde está el papa está la iglesia, y si el Papa os cambia la moral pues os aguantais, otros papas hicieron cosas peores y no dijisteis nada. Cuando el papa prohibió la misa verdadera para poner la de lutero, quien obedece no se equivoca. Cuando el papa en Asis daba el escándalo de su vida, quien obedece no se equivoca. Pues con Francisco haced lo mismo y no seais tan pesados.

    1. En Asís Juan Pablo II no dijo que la diversidad religiosa es voluntad de Dios, como ha dicho Francisco en el documento, rechazable, de Abu Dabhi.

      1. El serio de Uno, me pone ése par de letras después de que hago un comentario, a mi me parece tonto, pero en reciprocidad se las pongo. Son para él,,,, solo que luego se acomodan en otro lugar.

  24. ¿ Qué continuidad puede haber entre rechazar rotundamente la comunión adulterina y aceptarla con la excusa, pecaminosa, del acompañamiento y discernimiento, que no sabe discernir el pecado siquiera ? ¿ Qué continuidad puede haber entre aceptar la pena de muerte, si bien en circunstancias extremas, y rechazarla totalmente, con la excusa, falsa excusa, de la mayor conciencia social, cuando esa misma conciencia social se traga el aborto, la homosexualidad y todo tipo de conductas aberrantes ? Estamos ante una clara ruptura que habrá que solventar. Confiemos en que Dios nos mande un papa de verdad que resuelva la situación de una vez por todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles