PUBLICIDAD

El neoimperialismo amazónico

|

En el Sínodo del Amazonas, lo de menos son los indígenas. Los amazónicos son aquí convidados de piedra, hasta el punto que se puede organizar todo un sínodo para, supuestamente, estudiar sus necesidades y subvenir a ellas sin que intervengan naturales de aquellas tierras sino, en todo caso, como accesorio folclórico o elemento decorativo lleno de colorido.

Al final, la gente no se chupa el dedo, y lo evidente acaba haciéndose inocultable y nadie que le haya dedicado más de un par de minutos puede ignorar que la fascinante selva amazónica es poco más que un fondo pintoresco y un pretexto para tratar asuntos que interesan a prelados del muy céntrico y muy rico Occidente.

Pero el hecho en sí no es meramente ofensivo para aquellos a los que se intenta engañar, sino también, muy especialmente, por aquellos a los que se toma por comparsa en toda esta aventura de progresismo trasnochado. Porque, sí, es progresismo de manual, copiado a la letra del vademécum secular y simplificado hasta el ridículo con su moderna adoración de los espíritus del bosque.

Es, en definitiva, otro arrogante despliegue de neocolonialismo progre. El occidental se engañó una vez, en el imperialismo clásico, hablando de “la carga del hombre blanco”, por recurrir a Kipling, y proclamando su misión de rescatar al salvaje de su miseria y sus estúpidas supersticiones, llevándole la luz del progreso, carreteras, leyes y ciencia.

Eso era en algunos fe vivida y, quizá en los más, disfraz precipitado con que tapar su desatada codicia. En cualquier caso, el nativo era un sujeto pasivo de su buena acción, una entelequia imaginaria más que hombres y mujeres reales, una proyección de nuestra imaginación.

Pero el pensamiento progresista no ha acabado con esta arrogancia occidental; meramente, le ha dado la vuelta. El salvaje al que era nuestra sagrada misión sacar de las tinieblas de la ignorancia es ahora el buen salvaje, en comunión con la naturaleza, del que debemos aprender. Sin embargo, también en este caso lo que cuenta es lo que pensemos nosotros, los occidentales, nuestra idea. No son personas reales, son proyecciones ideológicas; son lo que previamente, a priori, deseamos ver en ellos. Por eso nunca oímos hablar de ellos como si uno fuese un ser muy distinto de este otro, un alma con un destino eterno y una salvación que puede libremente aceptar o rechazar: son todos como clones, todos muy sabios y exóticos, todos hijos indistintos de la Diosa Tierra y sus espíritus.

Ayer hablábamos del artículo que nos dedicaba el jesuita catalán Víctor Colina a quienes tenemos algunas objeciones que plantear a los aires renovadores de este pontificado, citándole ‘in extenso’, pero quiero recuperar aquí una frase que dejé sin comentario: “Lo que en el fondo molesta a sus detractores es que su teología parta de la realidad, de la realidad de la injusticia, pobreza y destrucción de la naturaleza y de la realidad del clericalismo eclesial”. Pues bien, padre, relea el documento de trabajo del sínodo y dígame con el corazón en la mano si eso es “partir de la realidad” o hacerlo de una postal idílica, absolutamente inventada, de la Amazonía.

Los amazones no existen para ilustrar nuestras teorías teológicas, pastorales o ideológicas, mucho menos como excusa vergonzante para hablar de ellos como si no estuvieran delante, como se hace con los niños muy pequeños, o para ponerlos como excusa de innovaciones caprichosas que teólogos a la moda (del mundo) quieren introducir en las parroquias de Munich o Los Ángeles. Ese panorama de indios sabios y felices en comunión con la naturaleza cuyo único problema es la invasión del malvado hombre blanco es una filfa que ignora la depauperización extrema, la desesperanza de vidas sin horizontes, la brutal ignorancia, las costumbres crudelísimas y, sobre todo, la necesidad que, como todos, tienen de escuchar la Buena Nueva de Cristo, mucho más que de ser escuchados en sus concepciones espirituals paleolíticas.

23 comentarios en “El neoimperialismo amazónico
  1. Ya está empezando a preocuparme la obsesión con el Sínodo Amazónico. ¿Detrás de todo ello están la sociedades madereras y su profeta, Bolsonaro, que quieren impedir que se termine de exterminar a los pobres indios del amazonas?

    1. Carlos Esteban, usted afecta no saber (pero lo sabe perfectamente) que para los padres Víctor Codina de la vida conceptos asumidos como «escuchar la Buena Nueva de Cristo» no significan absolutamente nada, salvo una rémora ideológica y cultural que ha de ser abatida. Y todavía piensa que tiene pendientes debates con semejantes robots. Ustedes no articulan la misma lengua y ni siquiera entienden los mismos signos. Y lo sabe.

  2. Convocar un sínodo sobre el amazonas en el Vaticano y con la presencia muy escasa de amazones es un fenómeno increíble. Imposible pensar semejante cosa en cualquier otra parte del mundo. Podemos imaginar las reacciones a un sínodo sobre Cataluña en el Vaticano y sin catalanes, con excepción de algún grupo folklórico que toque sardanas y eleve coloridos ‘castellers’. No lo podemos ni imaginar y sin embargo es lo que esta sucediendo. Los ideólogos de las esencias amazónicas no son ilustrados amazones que han destacado en las ciencias y las letras sino ancianos alemanes que nos quieren imponer sus elucubraciones sobre las tribus amazónicas y sus peculiaridades llegando a conclusiones que sean de obligado cumplimiento para toda la cristiandad. En todo tan surrealista que cuesta pensar que sea cierto, y sin embargo lo es.

    1. Bueno, no es tan raro, siempre hemos tenido ancianos teólogos heterosexuales y célibes que les han enseñado a padres y madres como es la vida de casado o nos han enseñado a los gays comp es la
      Condición psicológica, la iglesia siempre
      ha sabido más que los otros, no es nada nuevo

    1. No te imagino sin agua potable sin comida segura sin seguro medico sin carreteras sin ropa bajo un aguacero en estacion lluviosa rodeado de alimañas venenosas sin electricidad. No te imagino en la selva amazonica como vive en la realidad esta gente tan pobre y sufrida que merece una vida mas humana.

      1. El siguiente sínodo supongo que será con los esquimales por lo del cuento del cambio climático y que se derriten, el sínodo del pan polo. Por lo menos no irán empelota ni tan mal maquillados.

      2. Este es el espejo donde quieren que nos miremos? envenenando flechas, reduciendo craneos, comiendo tarantulas…? La vuelta al Neolítico jojojo, a.no se puede mas oiga, xD que vaya el anacondas de Roma pa el Orinoco a ver si se lo zampan.

  3. Belzunegui querida hablas sobre el Sínodo Amazónico como que fueras una linda Amazonas…
    Mi bonita de donde eres, de Mansos, de Iquitos…eres shuar o achuar??? Aclaramos por fa…🤔☺️

  4. Con el fin de denigrar el Sínodo de amazonia, insisten en mostrar fotos de indígenas vestidos con sus primitivas ropas. ¿Cómo piensan que habrían salido en una foto los Apóstoles de Jesús, que eran pobres pescadores del siglo I? ¿Estarían ataviados con las ricas vestiduras de los escribas y doctores de la Ley, o quizá parecerían figurines del Corte Inglés, lujosamente encorbatados y perfumados? Estén seguros que, puesto a elegir entre Bolsonaro y los indígenas, Jesús habría escogido a los indígenas.

  5. La canicula es fecunda en Trolls.
    El inefable jose esta ahora acompañado por
    Un catolico normal
    Catolico no va con adjetivo
    Y ahora Sota de Bastos
    Que intenta ser un cuatro de copas

    1. Estas personas están tratando de ser catequizadas desde 1450, No quieren ser catequizadas, pero si quieren ser catequistas. Y sin salir de donde están y sin mucho molestarse, ya tienen a sus marionetas echando incienso a los 4 puntos cardinales para honrar a…..! L@ madre tierra! , La pobre tierra que ya le andan inventando hijos sin padres. Parece que los dirigentes de países son felices de acomodarse ésa madre, bueno, a ver que hacen cuando ella les pida que entren a visitarla, ya que es su madre. ⛏️⚰️

  6. El indio de la foto peinado a lo Travolta de arriba en el centro es de lo más «autóctono» que uno se puede echar a la cara. Igualico que el Síndrome de la Pachamamanía este. 😂

  7. Lo del Sínodo de Amazonas es una chorrada pura y dura, como los anteriores supuestos Sínodos manipulados de Francisco que no fueron lo que se prometió. En el caso de los dos de la familia, ambos manipulados para intentar aprobar la comunión a los adúlteros, y el de los jóvenes que trató de la «sinodalidad» concepto que nadie ha definido. Ahora se trata de los indígenas imaginados que forman una pequeña parte de la población de la zona, la mayoría siendo mestiza. En una palabra, los «sínodos» de Francisco han sido simplemente mentiras encubiertas.

  8. Y cuando este «sinopachamama» comience, y comiencen a aparecer los parches al Mamotreto Panteista, el Gran Chanta, va a salir con que el tema en realidad es «La Seborrea», «La Comunionalidad», o «La sexualidad de las Amebas».
    Y tan Pancho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles