PUBLICIDAD

La Iglesia está perdiendo apoyo financiero de los italianos

Vaticano
|

El ‘ocho por mil’ -el equivalente italiano de nuestra X en el IRPF- se ha reducido de forma alarmante en los años de pontificado del Papa Francisco, en dos millones de contribuyentes.

Desde la elección de Francisco, el número de italianos que pagan una aportación a la Iglesia a través de sus impuestos -el llamado ‘ocho por mil’- se ha reducido en dos millones de personas, y este año se recaudaron solo 1,100 millones de euros por este concepto, aunque este descenso no se hará sentir hasta el próximo año.

El descenso es continuo desde hace décadas, al ritmo de la crisis que vive la Iglesia desde las postrimerías del Concilio Vaticano II, acelerada durante el actual pontificado, pero en el caso italiano se especula que también podría influir de forma significativa la abierta e insistente toma de postura del Vaticano y la jerarquía nacional contra la política del ministro del Interior, Matteo Salvini, de cerrar los puertos a la inmigración ilegal, muy popular entre los católicos del país.

Lo alarmante es que la Iglesia en Italia cuenta con unas infraestructuras pensadas para una época más prospera y más populosa en fieles, lo que está obligando a vender muchas propiedades y a cerrar iglesias y monasterios. Por lo demás, nada hace pensar que esta tendencia no vaya a continuar en el futuro próximo.

Si se acelerara, Su Santidad podría cumplir antes de lo que se espera uno de los objetivos que se fijó al inicio de su pontificado, a saber, tener una “Iglesia pobre para los pobres”. El problema es que resulta muy difícil subvenir a las necesidades de los pobres cuando es pobre uno mismo.

21 comentarios en “La Iglesia está perdiendo apoyo financiero de los italianos
  1. El fenómeno es global… pronto lo verán.

    Aquí en España también, a pesar del maquillaje de portantos… baja el número de cotizantes a la Iglesia Católica…

    Respecto a los pobres, sólo unos 5 millones de euros se van a Cáritas… que se los de el Estado directamente, y listo. Gente buena, que ayuda a sus semejantes, va a seguir habiendo… (de hecho, a juzgar por los piercings… tatuajes y demás, mucha de esa gente tiene poco o nada que ver con la Iglesia Católica…). Nos ahorraremos los otros 5 millones que se gasta en publicidad, los 7 millones de 13TV, etc… y si el Estado le da a los pobres el sueldo de los curas… ya ni te cuento (lo malo es que una vez en el paro los curas pasarán también a formar parte de los pobres…).

    Es lo que hay. Y eso a pesar de los gays y la baja natalidad de los ateos…

    Adáptense y dejen de protestar. Porque todos somos LIBRES de creer o no creer. De dar o no dar pasta.

    1. hay oue dar dinero a los pobres sobre todo a los oue estan en la calle algunos hasta con enfermedades,ay oue ser buenos y si se puede ayudar a caritas mejor por oue caritas ayuda a mucha gente,Dios salve que horrible es el mundo y su pobreza.en cuanto a ser popular con el papa francisco hay oue pensar oue el cardenal sahra estaria mas acorde y ouezas mas popular con la politica de italia

  2. Cáritas está financiada por la X de la declaración de la renta, y por lo que se recoge en la misa dominical dos veces al año, más las aportaciones voluntarias como todoas las ONGs y algo también excepcionalmente que pone la iglesia. La iglesia en Alemania es la más rica porque sablea bien a sus feligreses si no lo hacen, no les suministra los sacramentos, creo que eso se llama simonía. En España la iglesia no es nada pobre hasta ahora, porque de una forma u otra el estado le ha hecho aportaciones. En inmobiliario dejando a parte los lugares propiamente de culto que no cuentan, tienen muchísimas propiedades en lugares muy estratégicos, a parte de conventos vacíos. Hoy por hoy la iglesia española estará pobre de fe o de culto o de lo que se quiera, pero de dineros está bien dotada.

    1. Demasiado dotada, diría yo. ¿Qué se va a hacer con todos esos conventos? ¿Quién va a disfrutar de todo ese dinero?

      Pongamos que los sacerdotes desaparecen, poco a poco, y quedan 100. ¿Se reparte toda esa riqueza entre esos 100 sacerdotes? Es obvio, evidente, que el estado tendrá que hacerse cargo de todo ese patrimonio cultural. ¿Quién si no?

      Y se devolverá al pueblo lo que es del pueblo, pues fue el pueblo quien al o largo de los siglos aportó para construir todos esos edificios.

      Los católicos pondrán el grito en el cielo, pero… ¿A alguien se le ocurre otra solución?

      1. Lo de los conventos me gustaría a mi saber a donde va a ir a parar ese patrimonio, si por ejemplode una orden religiosa de monjas sólo quedan 2 tienenn noventa años fallecen ¿es de los herederos de la última que muere?. En cierta ocasión me dijeron que las propiedades eran de la comunidad religiosa, es decir que eran coopropietarias todas las monjas.

        1. Efectivamente, María… La respuesta es que es del pueblo. Un pueblo tiene una iglesia. ¿Quién la construyó? ¿El cura? No. La respuesta es que la construyeron entre todos. ¿Quién debe quedársela cuando ya no quede nadie? ¿La hermana del cuar? No. La respuesta es que debe volver al pueblo, al que pertenece. Y ese pueblo se llama “Estado” (o bien el ayuntamiento, o la comunidad autónoma o quien sea…).

          Ya están corriendo muchísimo peligro en manos de la Iglesia numerosas obras de arte, como sabemos por algún caso famoso… como el Ecce Homo, el San Jorge de Estella, etc… ¿Cómo permitimos esa barbaridad de que cualquier señora o señor sin preparación alguna tenga acceso a una obra de arte?. El daño es irreparable, y no para la Iglesia, sino para el Arte, para TODOS.

          1. Que populista!!!. El pueblo no existe. Todavía no se ha enterado de que en nombre del pueblo se han hecho numerosos crímenes e injusticias.
            Las Iglesias y monasterios no se han construido para alguien sino para un fin religioso y no para exposiciones y conciertos.

          2. ¿? ¿El pueblo no existe? Venga… cambie pueblo por Estado… ¿El Estado no existe? En fin… qué frases tan extrañas…

            ¿No nos organizamos en comunidades, más o menos grandes, pagamos impuestos, etc…?

            El pueblo no existe… qué frase tan ridícula.

            Si quiere usted hablar de crímenes e injusticias hechas en nombre de alguna ideología, mírese el ombligo: Guerras santas, Inquisición, Bosnia-Herzegovina (los que masacraron allí eran musulmanes, y quienes masacraban era cristianos, ¿verdad?… pero seguro que eso fue casualidad). Irlanda del Norte (con sus terroristas), las Torres Gemelas (con sus terroristas), la Inquisición (con sus torturas, que no sólo mataban en la hoguera… manda narices)… Y no hablamos de Hitler, el católico que mataba judíos y que MENCIONA A DIOS en su Mein Kampf (casualidad también… ¿Sabe usted cuántas veces menciona Hitler a Dios en su “Mein Kampf”? 78 veces).

            Sí… sí… ya sé… Los comunistas fueron peores…

          3. Busque usted “Gott” (Dios en alemán):

            www . harrold . org/rfhextra/download/Adolf%20Hitler%20-%20Mein%20Kampf%20-%20German.pdf

            Como su amiguito Mussolini, también católico, tan católico que le regaló el Estado Vaticano a la Iglesia Católica (privilegio que todavía conserva hoy, y al que no tiene la gallardía de renunciar, dado su origen…). Y su otro amiguito español…

            Sí… repito… ya sé… Stalin era ateo y más malo todavía. Pero su lucha, la de Stalin, al contrario que la de Hitler, los terrositas del 11-S, 11-M, Irlanda del Norte, ISIS, Inquisición, etc… no era una lucha “ateísta”… porque un ateo NO TIENE POR QUÉ LUCHAR.

            Hablar de una guerra “atea” se como hablar de una guerra “científica”, o una guerra “pacifista”… no tiene sentido. Sí existieron en cambio las Guerras Santas, como usted sabe.

  3. Aquí está el África que desafía el negocio de la inmigración ilegal. Anti-Carola tiene el rostro de monjas y voluntarios africanos contra el tráfico de migrantes. En la ciudad de Benin, las monjas del Sagrado Corazón de Jesús viajan a lo largo y ancho de la arquidiócesis para concienciar a la población local sobre los riesgos de la emigración ilegal. Es un rostro poco conocido de la Iglesia y de las actividades de voluntariado de inspiración católica en África, pero se debe decir porque así se salvan vidas del tráfico pirata de hombres hacia Europa.

    Nos lo cuenta La Nuova Bússola Quotidiana. Ni que decir tiene que estas hermanas tampoco serán felicitadas por el mayor promotor de la inmigración clandestina.

  4. Todos los artículos unen el descenso a las posiciones políticas sobre la inmigración del Papa Francisco que causan cabreo general y demasiados silencios en los obispos italianos. Hoy, por ejemplo, tenemos el caso de un párroco que dedicó su comentario al evangelio del buen samaritano a defender los puentes y los puertos abiertos y vio cómo la iglesia se fué vaciando de fieles. El sentir general es de cansancio ante un argumento agotado que no aporta ninguna solución a los problemas reales con los que se encuentra el italiano medio delante de su casa. Más habla Francisco, más silencios encontramos y crece el enfado en los fieles. El pensar que todo el mundo es tonto e ignorante y no entiende los sublimes argumentos de Su Santidad es tratarnos de disminuidos mentales.

  5. ¿Si Francisco fue sincero en su declaración a favor de una Iglesia pobre para los pobres por qué gasto inútilmente centenares de miles de euros para adecuar el hotel Santa Marta para facilitar su capricho de vivir allí y no en el Palacio Apostólico como los papas anteriores? Es más, este capricho implica más gastos de seguridad. No hay que olvidar que el concepto bíblico de pobres (anawin) se refiere principalmente a la humildad y la dependencia total de Dios y no a la pobreza sociológico. No hay ninguna prueba de que los pobres sociológicos sean más santos y virtuosos que el resto de la la humanidad.

    1. Juan Caballero,
      Una de las bienaventuranzas dice:
      Bienaaventurados los “pobres de espíritu”, hay ricos en dinero que son pobres de espíritu y pobres ricos de espíritu.
      Todo está enfocado como. Falta de dinero=pobre, y entiendo que es:
      Falta de Dios =pobre
      Entonces no debe haber teologia de la liberación. Cuando menos no del falto de dinero.
      Es así como tu dices, o estoy equivocada?

  6. Es perfecto que la Iglesia sea pobre. La pregunta es: nos sirve una Iglesia rica?, que con todo el dinero hace lo que una ONG?
    Que se queden el dinero las ONG, que la Iglesia sea libre de ataduras para salir a predicar.
    Lo que me parece más increíble aún, es que se crea que la ICAR dejará de existir porque no tenga dinero. Yo creo firmemente en una ICAR libre del poder político y económico, que se sustente por sí sola, que bastante tiene si baja sus estándares principescos, y de ninguna manera dejará de existir si creemos en la promesa de Jesucristo!
    La ICAR surgió de la nada, del polvo, se alió con Roma y nació su poder. Los Estados no deben de ninguna manera subvencionar a la ICAR, ni con sueldos ni prebendas, y eso la hará libre luego de tantos siglos de subsistir atada al PODER.
    Juan 18:36 “Mi reino no es de este mundo: si de este mundo fuera mi reino, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado á los Judíos: ahora, pues, mi reino no es de aquí.”

  7. Hoy los laicos no comemos vidrio.
    Dejamos de financiar a los “intermediarios seudoclérigos, abusadores sexuales, doctrinales y económicos” y hacemos caridad en forma directa.

    Ni un Euro a los homosexualistas, anticapitalistas, proislamistas, proanimistas amazónicos, prochinos y anticatólicos.

  8. En tema de las aportaciones voluntarias del Impuesto a la Renta de Personas de los Italianos
    a la Iglesia Católica (I.C.) cabe observar:
    a) Disminuida capacidad económica de la clase media después de 11 anos de crisis económicas
    b) Forma con que se recaudan las ayudas caritativas y a partidos políticos en Italia.
    En la Declaración de Rentas, el italiano puede escoger:
    1) destinar el 0,8% de los impuestos a instituciones caritativas, entre ellas la I.C. . El 0,8% del impuesto a la renta se reparte entre las instituciones conforme el numero de firmas que reciben. La I.C. recibe lo mas grueso.
    2) destinar el 0,2% a un partidos político. Nuevamente el 0,2% del impuesto se reparte entre los partidos conforme el numero de firmas que reciben.

    Los últimos años vimos a nuestros obispos mas dedicados a la agenda política, que a temas espirituales. La I.C. debe participar al reparto del 0,8% con destino caritativo, y no mas bien al reparto del 0,2% como todo otro partido político?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles