PUBLICIDAD

Misa por los inmigrantes: «¡Son personas, no se trata sólo de cuestiones sociales o migratorias!»

Vatican Media
|

«¡Son personas, no se trata sólo de cuestiones sociales o migratorias! “No se trata sólo de migrantes”». Homilía del Papa Francisco en la Santa Misa por los Migrantes, con motivo del VI Aniversario de su Visita a la Isla italiana de Lampedusa.

(Renato Martinez/Vatican News)- “En este sexto aniversario de mi visita a Lampedusa, pienso en los ‘últimos’ que todos los días claman al Señor, pidiendo ser liberados de los males que los afligen. Son los últimos engañados y abandonados para morir en el desierto; son los últimos torturados, maltratados y violados en los campos de detención; son los últimos que desafían las olas de un mar despiadado; son los últimos dejados en campos de una acogida que es demasiado larga para ser llamada temporal”, lo dijo el Obispo de Roma en su homilía en la Santa Misa por los Migrantes, con motivo del VI Aniversario de su Visita a la Isla italiana de Lampedusa, celebrada en el Altar de la Catedra de la Basílica de San Pedro, este lunes 8 de julio de 2019.

“Hoy la Palabra de Dios nos habla de salvación y liberación”

En su homilía, el Santo Padre comentando las lecturas bíblicas que fueron proclamadas en la celebración dijo que, la Palabra de Dios hoy nos habla de salvación y liberación. Refiriéndose a la salvación, el Pontífice recordó el viaje de Jacob desde Berseba a Jarán y el sueño que tuvo en el cual vio a los ángeles de Dios subir y bajar del cielo, y como este sueño se cumplió históricamente en la encarnación de Cristo. “La escalera – precisó el Papa – es una alegoría de la iniciativa divina que precede a todo movimiento humano. Es la antítesis de la torre de Babel, construida por hombres que con sus propias fuerzas querían alcanzar el cielo para convertirse en dioses. En este caso, por el contrario, es Dios quien ‘baja’, es el Señor quien se revela a sí mismo, es Dios quien salva. Y el Emmanuel, el Dios-con-nosotros, cumple la promesa de que el Señor y la humanidad se pertenezcan mutuamente, en el signo de un amor encarnado y misericordioso que da la vida en abundancia”.

“El Dios-con-nosotros, cumple la promesa de que el Señor y la humanidad se pertenezcan mutuamente, en el signo de un amor encarnado y misericordioso que da la vida en abundancia”

Antes esta revelación, subrayó el Papa Francisco, Jacob realiza un acto de entrega al Señor, que se traduce en un compromiso de reconocimiento y adoración que marca un momento esencial en la historia de la salvación. “Como un eco de las palabras del patriarca – evidenció el Pontífice – hemos repetido en el Salmo: «Dios mío, confío en ti». Él es nuestro refugio y fortaleza, nuestro escudo y armadura, ancla en los momentos de prueba. El Señor es refugio para los fieles que lo invocan en la tribulación. Por lo demás – señaló el Papa – precisamente en estas situaciones es donde nuestra oración se vuelve más pura, cuando nos damos cuenta de que las seguridades que ofrece el mundo valen poco y no nos queda más que Dios. Sólo Dios abre el Cielo al que vive en la tierra. Sólo Dios salva”.

“Jesús revela a sus discípulos la necesidad de una opción preferencial por los últimos, que han de ser puestos en el primer lugar en el ejercicio de la caridad”

Es precisamente, este confiar de modo total y extremo, agregó el Santo Padre, lo que une al jefe de la sinagoga y a la mujer enferma en el Evangelio. Son episodios de liberación. Ambos se acercan a Jesús para obtener de él lo que ningún otro les puede dar: la liberación de la enfermedad y la muerte. Por una parte, tenemos a la hija de una de las autoridades de la ciudad; por otra, tenemos a una mujer que padece una enfermedad que la convierte en una excluida, una marginada, una persona impura. Pero Jesús no hace distinciones: la liberación se concede generosamente en ambos casos. La necesidad coloca a las dos, a la mujer y a la niña, entre esos “últimos” que hay que amar y levantar.

“San Juan Pablo II: «los “pobres”, en las múltiples dimensiones de la pobreza, son los oprimidos, los marginados, los ancianos, los enfermos, los pequeños y cuantos son considerados y tratados como los “últimos” en la sociedad» (Exhort. ap. Vita consecrata, 82)”

En este sexto aniversario de mi visita a Lampedusa, señaló el Papa Francisco, pienso en los “últimos” que todos los días claman al Señor, pidiendo ser liberados de los males que los afligen. “Son los últimos engañados y abandonados para morir en el desierto; son los últimos torturados, maltratados y violados en los campos de detención; son los últimos que desafían las olas de un mar despiadado; son los últimos dejados en campos de una acogida que es demasiado larga para ser llamada temporal. Son sólo algunos de los últimos que Jesús nos pide que amemos y ayudemos a levantarse”.

“¡Son personas, no se trata sólo de cuestiones sociales o migratorias! “No se trata sólo de migrantes”, en el doble sentido de que los migrantes son antes que nada seres humanos, y que hoy son el símbolo de todos los descartados de la sociedad globalizada”

Desafortunadamente, agregó el Santo Padre, las periferias existenciales de nuestras ciudades están densamente pobladas por personas descartadas, marginadas, oprimidas, discriminadas, abusadas, explotadas, abandonadas, pobres y sufrientes. En el espíritu de las Bienaventuranzas, estamos llamados a consolarlas en sus aflicciones y a ofrecerles misericordia; a saciar su hambre y sed de justicia; a que sientan la paternidad premurosa de Dios; a mostrarles el camino al Reino de los Cielos. ¡Son personas, no se trata sólo de cuestiones sociales o migratorias! “No se trata sólo de migrantes”, en el doble sentido de que los migrantes son antes que nada seres humanos, y que hoy son el símbolo de todos los descartados de la sociedad globalizada.

PUBLICIDAD

“Una gran responsabilidad, de la que nadie puede estar exento si queremos llevar a cabo la misión de salvación y liberación a la que el mismo Señor nos ha llamado a colaborar”

Antes de concluir su homilía, el Papa Francisco precisó que, parece como algo natural el retomar la imagen de la escalera de Jacob, señalando que en Jesucristo, la conexión entre la tierra y el cielo es segura y accesible para todos. “Pero subir los escalones de esta escalera requiere compromiso, esfuerzo y gracia. Hay que ayudar a los más débiles y vulnerables. Me gusta pensar, entonces, que podríamos ser nosotros aquellos ángeles que suben y bajan, tomando bajo el brazo a los pequeños, los cojos, los enfermos, los excluidos: los últimos, que de otra manera se quedarían atrás y verían sólo las miserias de la tierra, sin descubrir ya desde este momento algún resplandor del cielo”. Finalmente, el Santo Padre agradeció a los diferentes inmigrantes que han llegado recientemente y que ya están ayudando a los hermanos y hermanas que han venido recientemente. “Quiero agradecerles por este hermoso signo de humanidad, gratitud y solidaridad”.

Publicado en Vatican News.

Homilía completa al Santo Padre

Hoy la Palabra de Dios nos habla de salvación y liberación.

Salvación. Durante su viaje desde Berseba a Jarán, Jacob decide detenerse y descansar en un lugar solitario. Tuvo un sueño en el que vio una escalera apoyada en la tierra y cuya cima tocaba el cielo (cf. Gn 28,10-22). La escalera, por la que los ángeles de Dios subían y bajaban, representa la unión entre lo divino y lo humano, que se cumplió históricamente en la encarnación de Cristo (cf. Jn 1,51), una ofrenda amorosa de revelación y salvación por parte del Padre. La escalera es una alegoría de la iniciativa divina que precede a todo movimiento humano. Es la antítesis de la torre de Babel, construida por hombres que con sus propias fuerzas querían alcanzar el cielo para convertirse en dioses. En este caso, por el contrario, es Dios quien “baja”, es el Señor quien se revela a sí mismo, es Dios quien salva. Y el Emmanuel, el Dios-con-nosotros, cumple la promesa de que el Señor y la humanidad se pertenezcan mutuamente, en el signo de un amor encarnado y misericordioso que da la vida en abundancia.

Frente a esta revelación, Jacob realiza un acto de entrega al Señor, que se traduce en un compromiso de reconocimiento y adoración que marca un momento esencial en la historia de la salvación. Le pide al Señor que lo proteja en el difícil viaje que tendrá que proseguir y dice: «El Señor será mi Dios» (Gn 28,21).

Como un eco de las palabras del patriarca, hemos repetido en el Salmo: «Dios mío, confío en ti». Él es nuestro refugio y fortaleza, nuestro escudo y armadura, ancla en los momentos de prueba. El Señor es refugio para los fieles que lo invocan en la tribulación. Por lo demás, precisamente en estas situaciones es donde nuestra oración se vuelve más pura, cuando nos damos cuenta de que las seguridades que ofrece el mundo valen poco y no nos queda más que Dios. Sólo Dios abre el Cielo al que vive en la tierra. Sólo Dios salva.

Y este confiar de modo total y extremo es lo que une al jefe de la sinagoga y a la mujer enferma en el Evangelio (cf. Mt 9,18-26). Son episodios de liberación. Ambos se acercan a Jesús para obtener de él lo que ningún otro les puede dar: la liberación de la enfermedad y la muerte. Por una parte, tenemos a la hija de una de las autoridades de la ciudad; por otra, tenemos a una mujer que padece una enfermedad que la convierte en una excluida, una marginada, una persona impura. Pero Jesús no hace distinciones: la liberación se concede generosamente en ambos casos. La necesidad coloca a las dos, a la mujer y a la niña, entre esos “últimos” que hay que amar y levantar.

Jesús revela a sus discípulos la necesidad de una opción preferencial por los últimos, que han de ser puestos en el primer lugar en el ejercicio de la caridad. Son muchas las pobrezas de hoy; como escribió san Juan Pablo II, los «“pobres”, en las múltiples dimensiones de la pobreza, son los oprimidos, los marginados, los ancianos, los enfermos, los pequeños y cuantos son considerados y tratados como los “últimos” en la sociedad» (Exhort. ap. Vita consecrata, 82).

En este sexto aniversario de mi visita a Lampedusa, pienso en los “últimos” que todos los días claman al Señor, pidiendo ser liberados de los males que los afligen. Son los últimos engañados y abandonados para morir en el desierto; son los últimos torturados, maltratados y violados en los campos de detención; son los últimos que desafían las olas de un mar despiadado; son los últimos dejados en campos de una acogida que es demasiado larga para ser llamada temporal. Son sólo algunos de los últimos que Jesús nos pide que amemos y ayudemos a levantarse. Desafortunadamente, las periferias existenciales de nuestras ciudades están densamente pobladas por personas descartadas, marginadas, oprimidas, discriminadas, abusadas, explotadas, abandonadas, pobres y sufrientes. En el espíritu de las Bienaventuranzas, estamos llamados a consolarlas en sus aflicciones y a ofrecerles misericordia; a saciar su hambre y sed de justicia; a que sientan la paternidad premurosa de Dios; a mostrarles el camino al Reino de los Cielos. ¡Son personas, no se trata sólo de cuestiones sociales o migratorias! “No se trata sólo de migrantes”, en el doble sentido de que los migrantes son antes que nada seres humanos, y que hoy son el símbolo de todos los descartados de la sociedad globalizada.

Aparece como algo natural el retomar la imagen de la escalera de Jacob. En Jesucristo, la conexión entre la tierra y el cielo es segura y accesible para todos. Pero subir los escalones de esta escalera requiere compromiso, esfuerzo y gracia. Hay que ayudar a los más débiles y vulnerables. Me gusta pensar, entonces, que podríamos ser nosotros aquellos ángeles que suben y bajan, tomando bajo el brazo a los pequeños, los cojos, los enfermos, los excluidos: los últimos, que de otra manera se quedarían atrás y verían sólo las miserias de la tierra, sin descubrir ya desde este momento algún resplandor del cielo.

Esta es, hermanos y hermanas, una gran responsabilidad, de la que nadie puede estar exento si queremos llevar a cabo la misión de salvación y liberación a la que el mismo Señor nos ha llamado a colaborar. Sé que muchos de vosotros, que habéis llegado hace tan sólo unos meses, ya estáis ayudando a los hermanos y hermanas que han venido recientemente. Quiero agradeceros este hermoso signo de humanidad, gratitud y solidaridad.

44 comentarios en “Misa por los inmigrantes: «¡Son personas, no se trata sólo de cuestiones sociales o migratorias!»
    1. «Corredores humanitarios» para migrantes. ¿Cuántos se reconocerían en las palabras del Papa? Ninguno de los que contribuyen al PIB mundial. Lampedusa no es un símbolo de refugiados , sino de inmigrantes ilegales y de mafias. Y los de Sea Watch no son una excepción, casi todos de Países no en guerra.

  1. «No se puede vivir sin hacer una plegaria diaria a nuestro Padre del Cielo, como tampoco con odios y rencores. Acudid AL Sagrado Corazón de Jesús, en todo lo que necesitéis. El escucha a los que piden con fe. Predicad esto». Es lo que nosotros hacemos pedir ayuda con fe. Con palabras dulces. Nuestra Madre La Virgen María, de Fátima; nos pidió que recemos el Rosario todos los días para alcanzar la paz del mundo y el fin de la guerra. Por los enfermos y necesitados en este caso, Nuestra hija: Elisa Isabel, discapacitada física y psíquica en un 86%; con falta de movilidad, necesitamos tu ayuda con urgencia, ayuda Para adaptar un cuarto de baño a sus necesidades. Los ingresos que tenemos son muy bajos, disponemos de certificados de pobreza que lo acreditan. Bono social para que no nos corten los suministros. Todo cuanto escribo anteriormente lo puedo presentar con certificaciones a la persona que lo solicite. Tl. 634710065. [email protected] Reza el Santo Rosario cada dia.

  2. Son personas utilizadas y manipuladas por mí para destruir la Iglesia Católica, reducida a las cenizas de homosexualismo, migracionismo, globalismo, pauperismo y ambientalismo.

    1. La misa fue por invitación solo para evitar imágenes vergonzosas de bancos vacíos, ya que promover la inmigración masiva y el tráfico de personas es principalmente una obsesión privada de Francisco que repudia todo católico.
      Fueron sólo 250 personas, inmigrantes y agentes del negocio de inmigración, presentes en la iglesia de San Pedro.

  3. ¿Es persona Vicent Lambert, a quien Francia ha autorizado eutanasiar?

    ¿Por qué Francisco no eleva la voz en favor de la vida de ese hombre “descartado”?

    ¿Por qué no celebra una misa pública, acompañado de todos esos que aparecen en la foto, pidiendo por la vida de La,bert?

  4. Es una misa a favor de las mafias de la inmigración ilegal, de los que exponen las vidas humanas a altísimo riesgo de muerte con su trata de seres humanos, después de saquearles el bolsillo. No te importa un pito que perezcan en el mediterráneo. Sólo quieres recibir los aplausos de los enemigos de la Iglesia, a la que odias. Estoy convencido que esa misa no ha sido Misa. Francisco y Jesucristo son incompatibles.

    1. El Papa Francisco,nos recuerda que los migrantes e inmigrantes,son personas,son hermanos nuestros,pertenecientes al género humano,no son cosas,ni deshechos humanos,sino personas,con una dignidad,unos deseos de vivir,de ser felices,de encontrar posibilidades de mejora,de una vida digna,de paz,de oportunidades,pues como todo ser humano,independientemente de la cultura de la religión,que profesen,son seres humanos,como nosotros,que muchas veces son percibidos,como una carga,una molestia,y no como una oportunidad,si una oportunidad,para acoger,servir,compartir,para poner en práctica aquellas virtudes cristianas,que nos llevan directamente a ser justificados,aptos para el Reino,candidatos a la vida Eterna.Es una gran oportunidad,si se vive desde la perspectiva cristiana,que nos invita a servir a los descartados,los pequeños,los forasteros.En el antiguo testamento y en el nuevo,el mismo requerimiento CZ fui forastero y me acogisteis,cuando hicimos esto Señor?

      1. Tienes razón Susanaa, el Vaticano tiene muchos tesoros amén de un banco, la iglesia recauda la x del IRPF en España. en otros paises también tienen algún método de recaudación, yo propongo que lo que se recauda del estado para la iglesia, esta renuncie y con ese dinero, y con la venta de inmuebles y del Vaticano, se financien barcos y aviones para traer inmigrantes a Europa y a cada uno se le de un piso porque son personas. ¿no valen más las personas que las pinturas de Miguel Angel?. ¿no valen más las personas que todas los tesoros vaticanos?. ¿no valen más las vidas humanas que tantas casas curales?. ¿no podrían los curas, cardenales y obispos incluido el propio papa vivir en pisitos modestos?. Al fin y al cabo son solteros ¿para qué quieren casas tan grandes?.las personas ante todo. El mantenimiento del Vaticano ¿cuánto cuesta?. se podrían edificar un pila de pisos allí. al fin y al cabo es reciclar un Vaticano renacentista y con las mismas piedras se puedan edificar casas.

      2. Susanaa, todo lo que dices es humanismo masónico que no tiene nada de cristiano y mucho de vaticano segundo. Hermanos son los que tienen el mismo Padre y la Humanidad no es la Iglesia de Cristo.

        1. Uno que otro:la humanidad caída por el pecado original,estando en enemistad con el Creador,resolvió para restaurar el orden y librarnos del pecado,Encarnarse,en el seno Virginal de María,que colabora con su Si a la Redención.Es para la humanidad,entera sin excepción.Cuando conozcan la buena nueva,muchos primeros serán los últimos,y muchos últimos serán los primeros.Nada está cerrado aún,el Evangelio se ha de dar a conocer a todas las Naciones,todos estamos llamados a la salvación,y mientras hay vida hay esperanza.Yo deseo la conversión de toda la humanidad,si eso le parece masónico,pues lo siento,no imagino a Jesucristo,no deseando lo mismo,ya que El entregó su vida por todos,sin excepción,otra cosa es que no se acepte esa Salvación.

      3. ¿Usted sabe cuántas personas hay en África y en Asia que quieren llegar a Estados Unidos y a Europa para recibir casas gratuitas aquí? Al menos mil millones. Según lo que dice el Papa Bergoglio, parece que quiere que todos ellos han de ser acogidos aquí en Estados Unidos. Hay un principio o axioma moral expresado así en latín: «ad imposibilia nemo tenetur». «Nadie está obligado a hacer lo imposible. ¿Usted, cuántos inmigrantes acoge en su casa? A lo largo de los siglos la Iglesia ha desarrollado principios morales basadas en la prudencia y el bien común, que son racionales. Lo que propone usted y el PF no es razonable, ni corresponde a lo que dice la Doctrina Social de la Iglesia expresada en el Catecismo, en el Compendio de Doctrina Social y en declaración de los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI por hablar de los más recientes. En cuanto a la caridad, obliga en primer lugar ejercerla ante el «prójimo», que quiere decir «el más cercano» que ciertamente también dentro de l

        1. Es más, no es que los inmigrantes que llegan aquí sean muy pobres, pues cuesta unos $3000 llegar aquí. He vivido en un país pobre y me consta que ningún pobre ni ha soñado en tener esa cantidad de dinero para darse el lujo de viajar a otro continente y ponerse en manos de delincuentes mafiosos o ONG que también son delincuentes, con peligro de su vida. En el año 2014 se ahogaron 5000 personas en el Mediterráneo.
          ¿Y cuántos inmigrantes acoge el Papa Francisco en el Vaticano, que ciertamente tiene murallas, aunque el Papa despotrica en contra de ellas? Que yo sepa ninguno. Varios Obispos africanos han salido a la palestra a oponerse a esta inmigración incluyendo al Cardenal Sarah, pues also han de saber ellos sobre este problema. ¿Por qué no les hace caso el PF y deja abandona su demagogia?

  5. El mejor favor que podemos hacer a una persona es que no tenga ninguna necesidad de emigrar, pero esto no lo dirá nunca un Francisco totalmente sometido a las mafias de la inmigración ilegal. Pareciera que cobrara comisión. Bueno muchas ongs vinculadas a esas mafias, bien que cobran, de ellas y de los Estados. Viven del cuento.

    1. Bueno los que no estén de acuerdo con el mismo Señor que puso las condiciones,pues se lo explican ustedes,a ver qué les dicesobre el tema de las mafias,las comisiones,los pisitos de solteros,las piedras del Vaticano,y Miguel Ángel,por mi,no hay problema,si ustedes logran convencerlo,yo no tengo inconveniente,en que pasen al Banquete.

      1. Deuteronomio 32:8
        «Cuando el Altísimo repartió las naciones, cuando distribuyó a los hijos de Adán, fijó las fronteras de los pueblos, según el número de los hijos de Dios;»
        Y es cierto que aparecen especificaciones sobre cómo tratar al que viene y también de cómo se tienen que comportar ellos cuando lleguen.
        Pero aún no he encontrado un versículo donde se apoye la inmigración masiva y menos a las mafiosos y señores de las guerras que las provocan.
        Es escandaloso que la gente ya no sepa ni mirar un mapa, haya perdido toda noción acerca de las medidas de capacidad y no sepa por qué se suceden esas oleadas de inmigrantes.

  6. Los primeros que debieran tomar nota de las palabras de Su Santidad son los países de origen de los inmigrantes. Aunque no estoy segura de que el Papa se estuviera dirigiendo también a ellos…

  7. OTRO SODOMITA QUE CAE POR PRESIONES EXTERNAS
    La Santa Sede ha renunciado a la inmunidad del Nuncio de París, el arzobispo Luigi Ventura, de 74 años, anunció el portavoz en funciones de prensa del Vaticano Alessandro Gisotti (8 de julio).
    Ventura se enfrenta a cuatro quejas de acoso y tocamientos de orden homosexual.
    Algunos denunciantes son homosexuales.
    También hay una queja similar presentada en Ottawa sobre un incidente de 2008 cuando Ventura estaba sirviendo en Canadá.

  8. No os enterais. La Iglesia de Cristo que simplemente subsiste en la católica, consiste en la humanidad. La Iglesia católica es un mero sacramento o signo entre muchos otros signos o sacramentos de salvación santidad y Gracia que suscita el Espiritu Santo y que son las otras religiones. La iglesia católica simpleme te es la plenitud o totalidad de los medios de salvación, las demás religiones son medios parciales de salvación.Por eso dice Juan pablo II que Cristo por la encarnación se ha unido a todo hombre para siempre, porque todos los hombres son la iglesia de Cristo. Eso es lo que pone en Lumen Gentium, no hay interpretación católica posible
    Nada de esto es católico. Es basura modernista vaticanosecundil. Entendiendo lo anterior, se entiende lo que hace Francisco: llevar a la práctica lo que sus predecesores han dicho en la teoría.

  9. Para esta gente Jesucristo ha venido para fundar una ong que consiste en recaudar dinero para que coma la gente. Por eso la misa para ellos es un simbolo de una comida que representa que Cristo pone un restaurante para que todos coman. Porque todos ya están salvados ya que Cristo por la encarnacion asumiendo la naturaleza humana ha dignificado la naturaleza de todo hombre para siempre y ya todos van al cielo. Por eso se les llena la boca de pobres, los mismos pobres del humanismo masónico que nada tiene que ver con Cristo y su Iglesia. Unos papas mueven el árbol y otros papas recogen las nueces. Para ser católico como mínimo hay que estar en comunión con todo lo que condena la Tradición, cortada tras Pio XII.

    1. La Teologia de la Liberación es la consecuencia natural de la condenada Nueva Teología. Todos ven la consecuencia pero muy poca gente ve la causa de la que procede, esa causa condenada o Nueva Teología que impregna todo el vaticano II desde el principio hasta el final. Los malos se salen con la suya porque los buenos son unos imbéciles que no quieren ver nada malo en la Nueva Teología. La Nueva Teología no es que se malinterprete como dicen del cvii, es que está condenada pq no es católica.

      1. Ya que ha hecho una síntesis de cuál es la raíz del problema,también nos podría dar lo que según usted es la solucion.Entiendo que según usted sería regresar al Vaticano I,a la Tradición,a las Condenas del Modernismo,el Comunismo,el Liberalismo,la Teología de la Liberación,el Capitalismo,el Jansenismo,y todos los ismos.Bien en el caso que esto sucediera,cree usted que la humanidad tendría otro comportamiento,en cuanto a vivir una vida más de acuerdo con el Evangelio,o se seguiría transgrediendo la Ley de Dios igual que se hace ahora?.

        1. Desde luego que la Iglesia no es una ONG,para solo dar de comer a los pequeños,pero tampoco es un Club de élite donde solo pueden estar aquellos que tienen carnet VIP .Yo entiendo la Iglesia como La Esposa de Cristo ,que es Santa porque su Esposo es Santo,y El la Santifica.Que es un cuerpo formado por muchos miembros que siendo distintos todos son necesarios,para mantener la unidad del cuerpo,que cuando un miembro sufre o está enfermo,los demás también sufren,y tratan de sanar.La Iglesia la formamos todos los Bautizados,que por el Sacramento del Bautismo,somos hijos de Dios.La Iglesia camina,siguiendo los pasos de Cristo,y en ella hay Santos y pecadores,.La Iglesia tiene los Sacramentos necesarios para la Salvación,porque tiene a Cristo.Y como Madre la Iglesia cuida de sus hijos los instruye y alimenta en el espíritu y si es necesario en el cuerpo,también los amonesta y corrige,para su Salvación,y como Madre la Iglesia no puede desentenderse de ninguno de sus hijos,porque los Ama,

  10. Uno que otro,si lo yo entiendo por Iglesia le parece que es masónico le ruego me lo explique,pues no es mi deseo incurrir en algo que detesto profundamente .

    1. Susanaa. Quien tenga sinceras ganas de saber, no tiene más remedio que ponerse a fondo a estudiar la historia de la Iglesia Católica, leer las encíclicas anteriores al Concilio Vaticano II y las posteriores y contrastar si es lo mismo lo que se dice en una que lo que se dice en otra.
      Por ejemplo, para empezar y por ser un tema candente el ecumenismo, le recomiendo descargarse «Mirari vos» del Papa Gregorio XVI. Si la Iglesia Católica se debe a la Tradición, que una encíclica o varias, desde el Concilio Vaticano II, digan algo distinto, no es Tradición, sino traición.
      Sinceramente le digo. Lea sin prejuicios Mirari vos y pregúntese con el corazón en la mano si la Iglesia Católica está ahora diciendo lo mismo que ha sido transmitido desde los apóstoles.
      Si usted después de leerlo no ve ninguna contradicción, ya no lea ninguna encíclica más anterior al Vaticano II ni las compare con las posteriores.
      Saludos!!

      1. Gracias Mariela por la recomendación,voy a hacerme con ella y leerla sin ningún prejuicio,pues yo amo a la Iglesia,no he encontrado nada en ella,que no pueda amar,me refiero a lo que enseña,y si algo no he entendido,simplemente confío,y espero algún día comprender,pero no he sospechado nunca,que una Madre pueda guiar mal a sus hijos.Conozco algunas encíclicas de distintos Papas.Cuanta Cura.Qui Pluribus.Ineffabilis Deus.Aeterni Patri.Pastor Aeternus de Pío IX.
        Pascendi Dominici Gregis PioX.
        Divinis Redemptoris.Haurientis Aquas.Humani Géneros.de PioXI.y algunas más posteriores.

        1. Yo también confío en la Santa Madre Iglesia. Por eso, cualquier documento que venga a contradecir lo transmitido por los apóstoles, sé que no es enseñanza de la Iglesia, es confusión.
          Y lo que dice Uno que otro. Parece que es una moda decir que todos somos hijos de Dios. Todos somos criaturas de Dios y somos amados por Él. Por eso nos quiere católicos porque sólo en la Iglesia Católica está la plenitud de la Verdad y la salvación. Sólo los bautizados somos hijos de Dios, de ahí el fervor católico por las misiones o lo que ahora se ha dado en llamar proselitismo con un sentido despectivo que no alcanzo a entender, pero que es lo mismo.
          Decir «hermanos musulmanes» a nivel espiritual es tan absurdo como decir que un vietmanita es hermano mío en la carne.

    2. Susanaa, si usted cree que todos los hombres son hijos de Dios, está usted errada. El bautismo nos hace hijos de Dios. La dignidad humana natural es una cosa, la dignidad humana sobrenatural es otra. La dignidad humana natural no le sirve a Dios para nada. El fin último de la Iglesia católica es que todos los hombres sean católicos para que se salven, no es el humanismo naturalista eso ya es de los masones. La encarnacion y la resurreccion de Cristo no salva a nadie

      1. Salva el holocausto de la cruz, y a partir de ahí, salva la fe católica con sus obras. Ni la sola fe de los protestantes salva, ni las solas obras del humanismo masónico muy similar al post vaticano II salva. La primera obra de misericordia es la fe católica, antes que dar de comer.

        1. El apóstol Pablo de Tarso dice:si Cristo no ha Resucitado,vana es nuestra fe.La Resurrección de Cristo,es el culmen de la Redención,porque si Cristo no hubiera Resucitado no se hubiera cumplido la profecía que El mismo anuncio a sus discípulos:destruid este Templo y lo reconstruire en tres días,estaba hablando del Templo de su Cuerpo.y cumplida su misión,también su profecía,Resucitó,por ello el Evangelio fue escrito,empezando por el final,porque Resucitó .no hubiera habido nada que contar si no hubiera Resucitado.

      2. Cómo he dicho al principio somos hijos de Dios por el Bautismo.La Redención es posible por la Encarnación de la segunda persona de la Trinidad,que asumiendo la humanidad,y siendo Dios a la vez ,entregando su vida voluntariamente,en rescate de todos los que le invocan,de modo que ,ante el nombre de Jesús,toda rodilla se doble en el Cielo,en la Tierra,en el Infierno.El que salva es Jesucristo por su Pasion,Muerte y Resurrección,porque ha cumplido la voluntad del Padre.Solo Dios hecho hombre podía restaurar el desorden causado por el pecado,que es una infracción castigada con la muerte,como dijo Dios a Adán,si comes del árbol del conocimiento de bien y del mal,morirás.Pero también le dijo a la serpiente pondré enemistad entre ti y la mujer,entre tu descendencia y la suya.Ella te aplastará la cabeza y tú le morderas el carcañal.Prefiguracion de la Encarnación de Jesús y la muerte y resurrección para la Salvación de la descendencia de la mujer.

    3. Ni la sola fe de los protestantes ni las solas obras del humanismo originalmente masónico. Lo católico es primero la fe y luego con las obras. El principal fin de la iglesia no son las obras de misericordia materiales naturales como se está haciendo, la principal obra de misericordia es la conversión a la fe católica, ese es el principal fin de la iglesia y no se está haciendo.

      1. Si no hay Encarnación de Dios,no puede haber sacrificio,satisfacción por el pecado cometido,reparación del desorden,retorno a la relación filial con Dios.Por tanto para que Dios pueda morir por nuestros pecados y alcanzarnos la Salvación,primero tiene que Encarnarse,después pagar el Inocente por los culpables,y luego Resucitar como Victoria sobre el pecado y la muerte,El Jesucristo verdadero Dios y Hombre ha vencido al pecado y a la muerte Resucitando de entre los muertos y subió a los Cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre y desde allí a de venir a juzgar a vivos y muertos.Creo en la Santa Iglesia Católica ,la Comunión de los Santos el perdón de los pecados ,la resurrección de la carne y la vida Eterna.Amen

  11. Creo que en algunos países la gente emigra por la inseguridad ciudadana (Honduras, El Salvador, Guatemala etc.); en otros por hambre y persecución política (Venezuela); por guerra (Siria, Yemen); por terrorismo (Nigeria y otros del Sahel, Siria, Afganistán,…); por falta de oportunidades o ser un país relativamente pobre en comparación con la U.E. o EE.UU. (casi todos los demás países). Se puede mejorar mucho esta lista obviamente, pero lo importante es arreglar el problema en origen en vez de creer que podemos acoger a todos los que _con razón o sin ella_ quieren venir, encontrar un trabajo honrado (ya es mucho suponer), alojamiento en grandes ciudades (en el campo no, obviamente).
    ¿Por qué no intentar «arreglar » en origen las causas de estos males, denunciar a quienes han contribuido a causarlas (en Siria y Yemen es flagrante la responsabilidad de las petromonarquías y EE.UU, entre otros). En el caso de la inseguridad ciudadana de Centroamérica, el crimen organizado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles