PUBLICIDAD

Roma defiende la libertad del clero frente a las autoridades chinas

|

Pekín quiere que los curas se registren. El Vaticano interviene para defender la libertad de sus sacerdotes, pero señala que registrarse no supone una traición a la fe.

No hay cisma, pero al fin empiezan a notarse tensiones entre el gobierno comunista chino y las autoridades vaticanas, las primeras después de la firma de un pacto secreto y tras meses de violines y armonía. Ya era hora, porque en este tiempo no nos han llegado más que indicios de un pacto leonino, que no ha impedido en absoluto a los comunistas seguir su habitual política de acoso y marginación a los católicos.

La cosa va más o menos así: uno de los aspectos conocidos del pacto exigía el reconocimiento por parte de Roma de la Iglesia Patriótica y de sus clérigos y obispos. Esta ‘asociación’ fue una creación de los comunistas para dividir a los católicos chinos, una Iglesia dominada por el Partido Comunista cuyos nombramientos dependía de la voluntad de funcionarios ateos. Naturalmente, Roma siempre la ha tenido por cismática y, como tal, inválida en todos sus nombramientos.

Hasta ahora, que no solo la ha reconocido como integrante de la Iglesia Universal sino que ha hecho renunciar a algunos de los obispos fieles para ceder sus diócesis a los ‘patrióticos’. Pero ahora el gobierno, comprensiblemente, quiere que todos los clérigos católicos formen parte de esta asociación creada por el gobierno, y que se registren.

Y esta, por lo visto, ha sido la gota que ha colmado la paciencia vaticana. Así que la Santa Sede ha enviado un comunicado pidiendo “que no se apliquen presiones intimidatorias sobre las comunidades católicas ‘no oficiales’, como ya ha sucedido”.

“La Santa Sede sigue demandando que el registro civil del clero se acompañe de la garantía de respetar la conciencia y las profundas convicciones católicas de las personas implicadas”, reza la nota. “Solo así, de hecho, se puede promover tanto la unidad de la Iglesia como la contribución de los católicos al bien de la sociedad china”.

Y termina: “Desde hace tiempo llegan a la Santa Sede, por parte de obispos de la China continental, consultas precisas sobre los compromisos que deben asumirse frente a la obligación de presentar una solicitud de registro civil. A este respecto, como es sabido, muchos pastores se muestran profundamente perplejos porque la modalidad de tal registro -obligatorio según los nuevos reglamentos sobre actividades religiosas, so pena de no poder ejercer la acción pastoral- comporta, casi siempre, la firma de un documento en el que, pese a al compromiso asumido por las autoridades chinas de respetar la doctrina católica, se debe declarar la aceptación, entre otros, del principio de independencia, autonomía y autoadministración de la Iglesia en China”.

14 comentarios en “Roma defiende la libertad del clero frente a las autoridades chinas
  1. Ya lo dije cuando se empezó a hablar del acuerdo, secreto, por cierto, para que todos nos enteremos donde se han metido los burócratas vaticanos. Es muy fácil montarse en un tigre, lo difícil es bajarse. Parece mentira que yo, un umildisimo fiel, lo viera y ellos, diplomáticos de carrera y grandes mentes privilegiadas no fueran capaces de verlo. Y es que la ambición ciega.

    Hacer la foto del siglo induce a olvidar unos cuantos principios elementales. A otros les ha pasado, pero ellos no son otros, se supone que son los mejores…

  2. Es que China sigue siendo, y nunca dejó de ser, un régimen comunista y por ende ateista, represor y violador de todos los derechos humanos.

    Todo este Acuerdo de falsa paz sólo ha servido para aumentar la persecución contra los fieles católicos chinos, verdaderos mártires de nuestro tiempo y de los cuales jamás se habla en las prédicas y en las parroquias.

  3. No me imagino cómo le explicará el Papa Francisco a nuestro Señor Jesucristo la entrega que ha hecho de Su Iglesia al Partido comunista en China. Creo que la cosa le va a resultar bastante complicada.

  4. Que se disuelva el partido comunista , elecciones libres, con representación a doble vuelta y separación de poderes , pero sobre todo amar a Dios y al prójimo, como nuestro Señor Jesucristo nos amó. Todo lo demas son mentiras.

  5. No nos engañemos, Roma alienta la, para ella y para el partido comunista, única Iglesia catomunista. La inscripción en esa iglesia no es obligatoria en teoría, pero, si no te inscribes, eres la nada y peor que la nada, pues eres perseguido, también por Roma, aunque Francisco no se atreva a reconocer la cruda realidad, mucho más dura que antes de los pactos clandestinos anticatólicos.

    1. El cardenal Zen aparece en escena muy enfadado por las indicaciones vaticanas que no parecen tener firma. No podemos olvidar que el ministerio de Pedro es de Pedro y no de una especie se super estructura indefinida. Suponiendo que el primado de Pedro es de voluntad divina, cosa que en Alemania no tienen muy clara, la curia romana no lo es. Ayudar al ministerio de Pedro no puede ser una suplantación y en cosas tan delicadas es mejor ser muy claros. No se puede pedir obediencia en cosas tan discutibles y con mensajes anónimos. El cabreo de Zen es de antología y acusa a la secretaría de estado de no saber nada de China y de liarlo todo. Zen por lo menos es chino y se supone que algo conoce de China.

  6. Por lo menos es algo, que yo sepa es la primera queja formal que presenta el vaticano, a ver que pasa, a ver como responde el gobierno comunista.
    Espero que recojan velas, al menos por intereses diplomaticos y nuestros hermanos catolicos que no son de la Iglesia patriotica dejen de ser perseguidos.

  7. I nuovi Orientamenti pubblicati dalla Santa Sede per per registrazione civile del clero in Cina immaginano una condizione di buona fede e affidabilità delle autorità cinesi, continuamente smentita dai fatti. Così si sacrifica una Chiesa.

    Riccardo Cascioli en la Nuova Bussola Quotidiana.

    Las nuevas orientaciones publicadas por la Santa Sede para el registro civil del clero en China se imaginan una actitud de buena fe y fiabilidad por parte de las autoridades chinas, continuamente desmentida por los hechos. Así se sacrifica una Iglesia.

    1. Emblemática de estos días es la historia de Monseñor Guo Xijin como protagonista. Monseñor Guo, quien hasta el acuerdo entre China y el Vaticano fue obispo titular de Mindong, al no ser reconocido por Beijing, tuvo que dejar espacio para Vincenzo Zhan Silu, de quien aceptó ser auxiliar. Siempre en obediencia a la Santa Sede, que le había impuesto este sacrificio, Guo también había pedido reconocimiento al gobierno, pero especificó que no aceptaba someterse a organizaciones que desean la independencia de la Iglesia. Se aceptó la condición al principio, pero de inmediato comenzó una fuerte presión, hasta el punto de que Monseñor Guo retiró la solicitud de reconocimiento afirmando que, en lugar de someterse al Partido Comunista, prefería la persecución. La respuesta no tardó en llegar: a Monseñor Guo se le impidió presidir una liturgia para la profesión religiosa de las Hermanas del Sagrado Corazón, y el obispo decidió no participar ayer por la mañana en la solemne consagración

      1. “Soy un hombre y no un mono que favorece los deseos de los demás”, dijo.
        “Soy un hombre y no un mono”, una gran lección de dignidad y fe, un mensaje que vale tanto para Pekín como para Roma.

  8. Con todo respeto les pido que recemos a la Patrona de China en la forma que lo pidió de María Auxiliadora nuestro amado BENEDICTO XVI, es posible que desde la Basílica Menor de Nuestra Señora de She Shan su imagen sirva de consuelo y esperanza al pueblo chino y límite a los ataques al derecho humano de la libertad religiosa que comprende, para existir como tal, la posibilidad del ejercicio. Los que vivimos en países donde hay libertad religiosa verdadera oremos fervientemente para no perderla y tengamos como ejemplo a los perseguidos por ser de Cristo.
    Benedicto XVI ha hecho pública la «Oración del Papa a nuestra Señora de Sheshan», Virgen venerada en el famoso santuario de Sheshan, con motivo de la Jornada de Oración por la Iglesia en China, que se celebra el sábado, 24 de mayo de 2008.El deseo del Papa es que esta oración se rece en todo el mundo ese día, memoria litúrgica de la Virgen María, auxilio de los cristianos, venerada con esta advocación por miles de fieles en Sheshan.

  9. Tengo entendido que no es lo mismo en China la Iglesia católica, aún la que se ha sometido servilmente al gobierno chino, que la “Asociación Patriótica” a la que pertenecen todos los sacerdotes que se doblegan ante la imposición tiránica del gobierno. Esta última entiendo que es directamente una organización gubernamental. Por otra parte, no veo cómo no va contra la fe firmar un documento que afirma la autonomía y la independencia de la iglesia china.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles