PUBLICIDAD

El IOR cerró 2018 con un resultado neto de 17,5 millones de euros

|

Fueron 31,9 millones de euros en el 2017

El Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como Banco Vaticano, ha publicado el balance correspondiente al año 2018, dentro de su Informe Anual.

(Vatican News/InfoVaticana)- El balance ha sido sometido a una revisión contable por la sociedad de auditores independientes Deloitte & Touche S.p.A. El pasado 16 de abril, la Junta de Supervisores del Instituto aprobó por unanimidad el balance para el ejercicio económico del año pasado y propuso a la Comisión Cardenalicia la distribución integral de los beneficios obtenidos.

En el 2018 el Instituto continuó prestando servicios financieros a la Iglesia Católica presente en todo el mundo y en el Estado de la Ciudad del Vaticano.

En el 2018 el Instituto ha servido a 14.953 clientes, lo que representa 5.000 millones de euros en recursos financieros (5.300 millones de euros en el 2017), de los cuales 3.200 millones de euros corresponden a ahorros activos bajo gestión y en custodia.

Se ha alcanzado un resultado neto de 17,5 millones de euros (31,9 millones de euros en el 2017), «a pesar de la fuerte turbulencia de los mercados durante el año y la persistencia de los tipos de interés aún muy bajos», dice un comunicado de la entidad vaticana.

Se ha continuado el proceso de optimización de costes, reduciéndolos a 16 millones de euros (18,7 millones en el 2017); y se ha registrado hasta el 31 de diciembre de 2018, un patrimonio neto de la distribución de beneficios, de unos 637 millones de euros, lo que corresponde a un TIER 1 ratio del 86,4 % (68,3 % en el 2017), como testimonio de su elevada solvencia y de su perfil de bajo riesgo.

Fuente: Vatican News.

4 comentarios en “El IOR cerró 2018 con un resultado neto de 17,5 millones de euros
  1. No sé si la pagina oficial u otros documentos públicos del IOR dan o no otros datos. Pero sería interesante saber cual es la cuenta de resultados y , en los beneficios, cuales son las fuentes principales de los mismos. Se entiende que el Instituto tiene beneficios libres de impuestos , sino sería oportuno saber cuales son los beneficios brutos y cómo se llega a los netos. En la cuenta de resultados, y teniendo en cuenta su reducción con respecto al ejercicio anterior , ¿se explican los menguados resultados?; sólo con «turbulencia de mercados», se deja poco explicado, salvo que haya que entender que se dedica especialmente a las labores especulativas en productos financieros de uno u otro tipo. Finalmente sería interesante saber a que han destinado los beneficios especificamente. Los Señores Cardenales pueden haber dado el visto bueno sin muchas preguntas, casi como en las sociedades mercantiles en que ser Consejero es un honor (y en ellas una fuente de ingreso) y no hay que preguntar.

  2. Casi ominipresente censor: ¿también para comentar sobre asuntos financieros existe la censura?. Esto se está conviertiendo en algo peor que el Gran Hermano que todo lo controla. Si no quieren vds comentarios, den la noticia sin abrir la posiblidad de hacerlos. Si ciertos comentarios no los quieren , al menos tengan la buenomía de indicar cuales son las normas de comentarios y sabrá uno a qué atenerse o porqué le censuran.

  3. Una pregunta con toda mi inocencia, que trato de conservar a pesar de los pesares, ¿ necesita un banco la Iglesia ? ¿ no trae más perjuicios que ventajas ? Francisco, que habla mucho de iglesia pobre para los pobres y va de reformador, mantiene el status quo, para financiar el nuevo paradigma, más viejo que el pecado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles