PUBLICIDAD

Vigilia de Pentecostés: «El Espíritu trastorna todo y nos hace comenzar en un nuevo camino»

|

Recogemos íntegramente la homilía del Papa Francisco en la Santa Misa celebrada este sábado 8 de junio por la tarde, Vigilia de Pentecostés:

Incluso esta noche, la víspera del último día del tiempo de Pascua, la fiesta de Pentecostés, Jesús está entre nosotros y proclama en voz alta: «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba quien crea en mí. Como dice la Escritura: ríos de agua viva fluirán de su matriz «( Jn 7 : 37-38).

Es «el río de agua viva» del Espíritu Santo que brota del vientre de Jesús, de su costado atravesado por la lanza (ver Juan 19:36), y que lava y fertiliza a la Iglesia, novia mística representada por María, nueva Eva. a los pies de la cruz.

El Espíritu Santo brota de la matriz de la misericordia de Jesús resucitado, llena nuestra matriz con una «buena medida, presionada, llena y desbordante» de misericordia (ver Lc 6, 38) y nos transforma en una matriz de la Iglesia de la misericordia, es decir, en una «Madre con un corazón abierto» para todos! Cómo me gustaría que la gente que vive en Roma reconozca a la Iglesia, nos reconozca por esto más que por misericordia, no por otras cosas, por esta razón másDe humanidad y ternura, que tanto se necesita! Te sentirás como en casa, el «hogar materno» donde siempre eres bienvenido y donde siempre puedes volver. Ella siempre se sentiría bienvenida, escuchada, bien interpretada, ayudada a dar un paso adelante en la dirección del reino de Dios … Cómo una madre sabe cómo hacerlo, incluso con sus hijos ahora crecidos.

Este pensamiento de la maternidad de la Iglesia me recuerda que hace 75 años, el 11 de junio de 1944, el Papa Pío XII llevó a cabo un acto especial de agradecimiento y súplica a la Virgen por la protección de la ciudad de Roma . Lo hizo en la iglesia de Sant’Ignazio, donde se había tomado la imagen venerada de la Virgen del Amor Divino. El Amor Divino es el Espíritu Santo, que brota del Corazón de Cristo. Él es la «roca espiritual» que acompaña al pueblo de Dios en el desierto, de modo que al extraer de ella el agua viva pueda calmar su sed en el camino (ver 1 Cor.10.4). En la zarza que no se consume, la imagen de la Virgen María y la Madre, está Cristo resucitado que nos habla, nos comunica el fuego del Espíritu Santo, nos invita a descender entre la gente a escuchar el grito, nos envía a abrir el Cruzo caminos de libertad que llevan a las tierras prometidas por Dios.

Lo sabemos: también existe hoy, como en todo momento, aquellos que intentan construir «una ciudad y una torre que llegan al cielo» (ver Gen 11.4). Son proyectos humanos, incluso nuestros proyectos, hechos al servicio de un «Yo» cada vez más grande, hacia un cielo donde no hay más espacio para Dios. Dios nos permite hacerlo por un tiempo, para que podamos experimentar hasta en qué punto del mal y la tristeza podemos llegar sin Él … ¡Pero el Espíritu de Cristo, Señor de la historia, está deseando tirar todo, para que comencemos de nuevo! Siempre estamos un poco «apretados» con nuestros ojos y corazón; Dejados a nosotros mismos terminamos perdiendo el horizonte; llegamos a convencernos de que hemos entendido todo, de haber tomado en consideración todas las variables, de haber previsto lo quesucederá y cómo sucederá … Son todas nuestras construcciones que se engañan al tocar el cielo. En cambio, el Espíritu irrumpe en el mundo desde arriba, desde el vientre de Dios, allí donde nació el Hijo, y hace que todas las cosas sean nuevas.

¿Qué celebramos hoy, todos juntos, en nuestra ciudad de Roma? Celebramos la primacía del Espíritu, que nos hace mudos ante la imprevisibilidad del plan de Dios, y luego nos sobresaltamos con alegría: «¡ Esto es lo que Dios tuvo para nosotros!»: Este viaje de la Iglesia, este pasaje, este Éxodo. , esta llegada a la tierra prometida, la ciudad-Jerusalén con las puertas siempre abiertas para todos, donde los diversos idiomas del hombre están compuestos en la armonía del Espíritu, porque el Espíritu es armonía.

Y si tenemos presentes los dolores de parto, entendemos que nuestro gemido, el de las personas que viven en esta ciudad y el gemido de toda la creación, no son más que el gemido del Espíritu mismo: es el nacimiento del nuevo mundo. Dios es el Padre y la madre, Dios es la partera, Dios es el gemido, Dios es el Hijo engendrado en el mundo y nosotros, la Iglesia, estamos al servicio de este nacimiento. No al servicio de nosotros mismos, no al servicio de nuestras ambiciones, de tantos sueños de poder, no: al servicio de esto que Dios hace, de estas maravillas que Dios hace.

«Si el orgullo y la supuesta superioridad moral no entorpecen nuestra audición, nos daremos cuenta de que bajo el clamor de tanta gente no hay nada más que un auténtico gemido del Espíritu Santo. Es el Espíritu el que empuja, una vez más, a no estar satisfecho, a intentar volver a la carretera; es el Espíritu el que nos salvará de toda «reorganización» diocesana ( Discurso en la Convención Diocesana , 9 de mayo de 2019). El peligro es este deseo de confundir las novedades del Espíritu con un método de «reorganizar» todo. No, este no es el Espíritu de Dios. El Espíritu de Dios trastorna todo y nos hace comenzar no desde el principio, sino desde un nuevo camino.

Entonces, tomemos el Espíritu de la mano y lo traigamos al corazón de la ciudad para escuchar su clamor, su gemido. Dios le dijo a Moisés que este grito oculto del Pueblo lo había alcanzado: lo escuchó, vio la opresión y el sufrimiento … Y decidió intervenir enviando a Moisés a despertar y alimentar el sueño de libertad de los israelitas y revelarlos. que este sueño es su propia voluntad: hacer de Israel un Pueblo libre, su Pueblo, unido a Él por un pacto de amor, llamado a dar testimonio de la fidelidad del Señor a todos los pueblos.

Pero para que Moisés pueda cumplir su misión, Dios quiere que » descienda » con él en medio de los israelitas. El corazón de Moisés debe ser como el de Dios, atento y sensible a los sufrimientos y sueños de los hombres, a los que lloran en secreto cuando levantan la mano hacia el Cielo, porque ya no tienen ninguna propiedad en la tierra. Es el gemido del Espíritu, y Moisés debe escuchar, no con el oído, con el corazón. Hoy nos pide, cristianos, que aprendamos a escuchar con el corazón. Y el Maestro de esta escucha es el Espíritu. Abre tu corazón porque Él nos enseña a escuchar con tu corazón. Abrirla.

Y para escuchar el grito de la ciudad de Roma, también necesitamos que el Señor nos tome de la mano y nos haga «descender», descender de nuestras posiciones, descender entre los hermanos que viven en nuestra ciudad, escuchar sus Necesidad de salvación, el grito que nos llega y que normalmente no escuchamos. No se trata de explicar cosas intelectuales, ideológicas. Me hace llorar cuando veo a una Iglesia que cree ser fiel al Señor, a actualizarse cuando busca caminos puramente funcionales, caminos que no provienen del Espíritu de Dios. Esta Iglesia no sabe cómo descender, y si no desciende, no es el Espíritu quien manda. . Se trata de abrir ojos y oídos, pero sobre todo el corazón, escuchar con el corazón. Entonces realmente nos pondremos en marcha. Entonces sentiremos dentro de nosotros el fuego de Pentecostés, eso nos impulsa a clamar a los hombres y mujeres de esta ciudad que su esclavitud ha terminado y que es Cristo el camino que conduce a la ciudad del Cielo. Por eso necesitamos fe, hermanos y hermanas. Hoy pedimos el don de la fe para seguir este camino.

PUBLICIDAD

15 comentarios en “Vigilia de Pentecostés: «El Espíritu trastorna todo y nos hace comenzar en un nuevo camino»
  1. El ecumenismo vaticanosecundino por ejemplo es el nuevo pentecostés bajado del cielo. Ahora como somos modernos entendemos mejor lo que Cristo dijo: «todos para Asis»
    Pio XI se equivocó condenandolo. Está claro. Los Papas se equivocan pero no los de ahora, que son santos. Quien se quiera creer este cuento es libre.

    1. «el espiritu santo nos hace mudos ante la imprevisibilidad de los planes de Dios», no me queda claro este punto de las palabras de papa, yo pense que el paraclito era la fuerza que impulsa hablar de la verdad y proponer la coversion a cristo; por otro lado Dios es padre y madre, agradezco y me corrigan pero luego nuestra madre no es la iglesia con la toda santa?
      cada día mas confusión.

  2. El intento de manipulación satánica del Espíritu Santo es lo de hoy. Nada que ver con los Papas auténticos JP II y BXVI, ni con el último concilio. Los filo-lefevbrianos vais de la mano con la debacle anticristiana actual y sembráis más confusión aun.

  3. Los autodenominados Cristianos, en todo lo que dicen, gritan NO SOY CRISTIANO. Pero quieren la Iglesia y la exigen como suya, y de nadie más. Sus maniobras son tan burdas y groseras, en este momento, que demuestran haber perdido toda esperanza de recuperar las riendas. Sólo vociferan y dan el espectáculo, como si por gritar más, tuviesen más razón. Agitan sus groseras interpretaciones del Evangelio, como si, interpretarlo a su manera, fuese la única manera de interpretarlo. LA IGLESIA ES NUESTRA, LA IGLESIA ES NUESTRA, gimen, perdiendo el resuello. Y el Espíritu les insufla el aliento de nuevo: Inspirando, vuelvo a mí mismo… Espirando, me encuentro a mí mismo… Vamos, probad 😊


  4. El modernismo se ampara en el Sagrado Espiritu para avalar sus fechorías.
    Y ello es tal atrocidad,que se entiende mejor aquello de los únicos pecados que no tienen perdon.Manejar al Espíritu Sacratísimo como un guiñol,para hacerle decir guturalmente lo que no dice,es estrictamente satánico.
    Es Él,si somos dóciles,Quien habla por nosotros,usandonos de portavoces,y no al revés…

  5. Hoy celebramos una gran fiesta para la cristiandad. El don del Espíritu Santo es un don magnífico que nos hace hijos en el Hijo único de Dios, Jesucristo. Debemos llenar el corazón de alegría, mejor dicho, dejémosle al Espíritu Santo espacio en nuestra alma, para que venga, y con su Presencia divina en el corazón, nos lleve suaviter et fortiter por Sus Caminos, que no son los nuestros.
    ¿Estamos dispuestos a ello?
    Hágase en nosotros tu Voluntad, aquí en la tierra, como se hace en el Cielo.

    Entre muchos otros argumentos, es lo más inteligente.

  6. Dice varias cosas, yo entiendo un mensaje a la iglesia alemana, con el simbolismo de la torre que se quiere construir hasta el cielo (la torre de Babel) «Son proyectos humanos, incluso nuestros proyectos, hechos al servicio de un «Yo» cada vez más grande, hacia un cielo donde no hay más espacio para Dios».
    Me parece muy bonita la imagen de La Virgen del Amor Divino y tambien la invitación a descender, a veces miramos las cosas desde nuestra atalaya, y no vemos la realidad de los demás.

  7. No se puede vivir sin hacer una plegaria diaria a nuestro Padre del Cielo, como tampoco con odios y rencores. Acudid AL Sagrado Corazón de Jesús, en todo lo que necesitéis. El escucha a los que piden con fe. Predicad esto». Es lo que nosotros hacemos pedir ayuda con fe. Con palabras dulces. Nuestra Madre La Virgen María, de Fátima; nos pidió que recemos el Rosario todos los días para alcanzar la paz del mundo y el fin de la guerra. Por los enfermos y necesitados en este caso, Nuestra hija: Elisa Isabel, discapacitada física y psíquica en un 86%; con falta de movilidad, necesitamos tu ayuda con urgencia, ayuda Para adaptar un cuarto de baño a sus necesidades. 634710065 josemanuelgarciapolo@gmail.com .IBAN ES3301824259040200015686. BBVA. Se necesitan, 2.860,76€. Elisa Isabel, es muda no puede darte las gracias. Sus padres sí. Gracias. Solo un granito de arena necesitamos, que aportes. Lo que tu conciencia te diga.
    Todo cuanto escribo anteriormente lo puedo acreditar con certificaciones.

  8. «La Tradición recibe la palabra de Dios, encomendada por Cristo y el Espíritu Santo a los Apóstoles, y la transmite INTEGRA a los sucesores; para que ellos, iluminados por el Espíritu de la verdad,, LA CONSERVEN, la expongan y la difundan FIELMENTE en su predicación» (Concilio Vaticano II, constit. dogmática Dei Verbum, 9 ).

    El Espíritu de la Verdad pues – según proclamación dogmática del Concilio – ilumina a los sucesores de los apóstoles para que CONSERVEN y difundan FIELMENTE esta Verdad, no para «trastornar· nada y menos aun para «EMPRENDER UN CAMINO NUEVO».

    Misión de los fieles: Destapar tanta malicia escondida entre lugares comunes engañosos.

  9. HAY QUIENES QUIEREN HACER
    QUE EL ESPÍRITU BENDITO
    HAGA UN DISCURSO MALDITO,
    QUE ES KO QUE QUIEREN CREER…
    MAS…EL ESPIRITU SANTO,
    SOPLA COMO ÉL SÓLO QUIERE.
    QUIEN LE MANIPULA,MUERE,
    AL COMETER TAL ESPANTO.
    QUE REINVENTAR LA DOCTRINA,
    Y AMPARARLA ENTRE SUS ALAS
    ES PONERSE ANTE LAS BALAS
    DE LA CONDENA DIVINA.
    PORQUE ESE DIVINO SOPLO
    PUEDE HACER AL HOMBRE NUEVO,
    PERO NO ES MOTIVO Y CEBO
    PARA EL SATÁNICO ESCOPLO.
    DIOS RENUEVA NUESTRAS VIDAS,
    SI CONSENTIMOS SU GRACIA.
    REVIVE LA PLANTA LACIA.
    CICATRIZA LAS HERIDAS.
    PERO NO CAMBIA SUS LEYES
    PARA HACERLAS COLADERO,
    PUES ES SIEMPRE VERDADERO
    LO QUE DICTÓ EL REY DE REYES.
    Y POR LO TANTO ES BLASFEMIA
    ACHACARLE CIERTAS COSAS.
    SI SACA DE CARDOS, ROSAS,
    CASTIGA TAMBIÉN,Y PREMIA…

  10. El verdadero trastorno sería que aquella parte de la Iglesia abrazada a Soros, Scalfari, Emma Bonino, Jeffrey Sachs y tantos otros enemigos de Jesucristo, pase a proclamar nuevamente al mundo entero, a tiempo y a destiempo, con ocasión o sin ella, que Jesucristo es el Señor y que «no hay otro nombre en el cielo o en la tierra con el cual puedan salvarse» (Hechos 4:12)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles