PUBLICIDAD

Francisco, Salvini y el cisma político

|

Si los más alarmistas alertan de un cisma en la Iglesia que nunca llega ni tiene verdaderos visos de llegar, la campaña de las europeas evidencia la existencia de otro cisma, este real y visible, en la política de los católicos y, muy especialmente, de los católicos italianos.

Manca finezza, que dicen en Italia: falta finura, sutileza. Aunque mantiene todas las utilísimas ficciones jurídicas de su condición de Estado, el Vaticano no deja de ser un barrio de Roma, la capital italiana, y la Santa Sede no ha dejado nunca de intervenir en la política de la república que le rodea y, al fin, le acoge. Pero con finura, con discreción y, sobre todo, sabiendo que cuando se pierde hay que tratar con el secreto ‘enemigo’ sin que se note que lo ha sido.

Pero con Francisco en la Cátedra de Pedro y Salvini en el Gobierno, y más ahora con la inminencia de las elecciones europeas, no solo ha saltado por los aires todo disimulo y toda pretensión de neutralidad, sino que se ha hecho, por parte de la Curia y la jerarquía italiana, a contrapelo de la opinión mayoritaria de los católicos y de la postura tradicional.

La visión sobre la inmigración ilegal desde el Norte de África que mantiene el ministro del Interior y líder de la Liga, Matteo Salvini, no puede ser más contraria a la que defiende Su Santidad, y la cosa sería más o menos salvable -¿quién está de acuerdo en todo con cualquier otro?- sino fuera porque este es el punto más importante, casi único, en las posturas de ambos rivales.

En Italia entraron en dos años de forma ilegal unos 700.000 africanos cuando la Unión Europea compró a Turquía para que cerrara el paso de ‘refugiados’ hacia Grecia y los traficantes de seres humanos pusieron proa rumbo a la península. La avalancha colapsó los servicios sociales, multiplicó la inseguridad en las calles, desestabilizó el presupuesto y cambió radicalmente la opinión popular con respecto a la acogida, llevando a la victoria a dos partidos opuestos entre sí según la división clásica de izquierda y derecha -el Movimiento 5 Estrellas y la Liga-, pero acordes en la necesidad de cerrar el grifo. Y si bien la Liga es el miembro menor de la coalición, la eficaz política del ministro del Interior cerrando los puertos a las ONGs ‘de rescate’ le ha convertido en el político más popular -y también en el más odiado- de Italia.

Por su parte, el Papa ha convertido la ‘acogida’ en un ‘ritornello’ absolutamente obsesivo al que dedicó incluso el Via Crucis romano de la pasada Semana Santa, no queriendo establecer límites de número o de status (refugiado o inmigrante económico; legal o ilegal) y arrastrando al resto de conferencias episcopales en su personal cruzada política, muy especialmente la italiana.

Lo distintivo de la situación estaría, pues, en dos novedosos rasgos clave: que la guerra es ya apenas soterrada, y se hace más bien a calzón quitado y a cara de perro; y que la Iglesia abandera una posición política muy distinta de la defendida hasta ahora. Para decirlo crudamente, sin finura alguna, el modelo político por el que aboga la Santa Sede es el progresismo de izquierdas.

En sus posiciones políticas, y con las excepciones inevitables, no cabe un alfiler entre la posiciones de Francisco y las de la ONU: globalismo, desaparición de fronteras, trasvase demográfico, autoridad supranacional, lucha contra el cambio climático.

La Iglesia no solo ha intervenido siempre en política, sino que tiene una grave obligación de hacerlo allí donde la política tiene claras consecuencias morales. Tradicionalmente, el caballo de batalla de la Iglesia ha girado en torno a los temas de familia y vida, particularísimamente la plaga del aborto. Pero ahora estos asuntos, sin ser negados o contradichos en absoluto, han pasado a un segundo plano, si no a un tercero o un cuarto. En la reciente Marcha por la Vida en Roma, por ejemplo, solo asistieron dos cardenales, y ninguno de ellos italiano: el norteamericano Raymond Leo Burke y el holandés Willem Jacobus Eijk.

Pero hay un tercer rasgo, y es que la opinión católica, el laicado, no sigue esta vez mayoritariamente las instrucciones de sus pastores en política. No solo es que Francisco se parezca muy poco a Pío IX, es que no es tiempo para que cuele un ‘Non Expedit’ romano.

El laicado no entiende este brusco cambio en la posición política de la cúpula católica; no ve cómo asuntos que anteayer y desde hace milenios no han preocupado ni mucho ni poco a los pastores se conviertan en centrales, mientras que los que llevan décadas siendo centrales parezcan ese tío incómodo que hay que aceptar en la casa pero del que se prefiere no hablar demasiado.

Tampoco entiende el entusiasmo de Francisco por invitar a Europa a millones de personas que no comparten ni fe, ni lengua, ni costumbres ni, sobre todo, una visión del mundo similar.

PUBLICIDAD

No entiende su ingenuidad ante el islam, que sigue persiguiendo o discriminando a los cristianos allí donde predomina, o con la China comunista, con la que ha firmado un pacto que ha obligado a Roma a reconocer a obispos nombrados por el Partido Comunista.

No entiende por qué el ‘Papa de la misericordia’, que está dispuesto a reunirse con sátrapas de regímenes que reprimen a la iglesia y pide perdonar de todo corazón a aquellos que más nos odian, es incapaz de reunirse con Matteo Salvini porque tiene una política distinta a la que él abandera.

No entiende, en fin, los modos demagógicos con que el Vaticano actúa, como el indignante incidente del limosnero papal delinquiendo en territorio italiano a favor de una mafia ‘okupa’, que se quiere presentar como un gesto de heroica santidad franciscana.

Y es que, si lo que preocupa son los refugiados, todo el mundo sabe que el Vaticano es el único Estado europeo que no ha acogido a uno solo de ellos; y si se trata de albergar a los sintecho, veamos: solo en Roma, y solo Propaganda Fide, tiene inmuebles y terrenos en via S. Teodoro, via di S.Giovanni in Laterano, via Boncompagni, via delle Mura, piazza Mignanelli, via Margutta, piazza di Spagna, via Bocca di Leone, via del Babuino, via della Conciliazione, via dei Corridori, via dell’Orso, via dei Coronari, via della Vite y via del Governo Vecchio, 957 en total; el Vicariato tiene en via del Colosseo, via di S. Croce in Gerusalemme, via di Fara Sabina y via Flaminia, 191 inmuebles; Caritas Italia, 79; la APSA cuenta con 82 sedes… Así, hasta llegar a la banca vaticana, el IOR, que es dueño de inmuebles por valor, según cálculos de 2013, de 7.000 millones de euros. Quizá más fácil que arrastrarse por las alcantarillas con un destornillador hubiera sido alojar a los ‘okupantes’ del Spin Time Lab en algunas de estas numerosísimas propiedades.

58 comentarios en “Francisco, Salvini y el cisma político
  1. No hay mucho problema, al Papa no hay que votarlo, de modo que cuando hay que votar, se vota a Salvini y cuando hay que ir a la iglesia se acepta al Papa.

    Por aquello de devolved al Cesar lo que es del Cesar…

    Así que no hay problema en respetar al Papa, en asuntos de fe y moral y votar a Salvini para los asuntos mundanos.

    1. Posicion tibia, la que permitió en los siglos pasados la existencia de la inquisición, de Papas guerreros, de Papas adulteros y un largo etc, con tu posición irenista, San Pablo sería excomulgado o callado cuando sin tapujos enfrentó a Pedro ante su hipocresia ante los cristianos judaizantes.

      1. Carlos, si es una posición tibia, pero lo otro que has dicho apesta a leyenda negra, la inquisición era necesaria por ciertas situaciones que se daban que puedes descubrir tu mismo si profundizas en el tema y no fue para nada como la pintan, y lo de los papas guerreros… gracias a más de un papa guerrero europa sigue siendo cristiana.

  2. Un okupa de la cátedra de Pedro, pues me parece muy osado llamarle papa, que no es católico, que critica a un político católico precisamente porque es católico, que es lo que más odia, de forma obsesiva, demoníaca.

    1. Señores de infovaticana ¿tenéis censura? Está bien que el Papa no le agrade a ciertas personas, pero no se pueden tolerar comentarios ofensivos como este de un tal Belzunegui

      1. Si tuviéramos censura hace tiempo que tú no podrías meter ni una palabra aquí, continuo defensor de la demolición de nuestra Fe.

      2. Fíjate si no censuran que el otro día me dijiste puta con todas las letras y no quitaron el comentario.
        Digo esto no porque me ofendiera tu comentario. Sólo me pueden ofender mis seres queridos y tú para mí, sólo eres un ser.
        Si digo esto es porque no entiendo que no haya censura cuando los comentaristas están directamente involucrados en la provocación gratuita, en bajar el nivel de los comentarios y en el desprestigio de la página.

        1. Está claro que mi comentario iba para Edgar, que es el insultador oficial de infovaticana. Sobraba la aclaración, pero como su cabeza va por otros derroteros, a lo mejor no pensaba que iba con él.

      3. Jajajaja…😂 Edgar, ya pasa a ser gracioso imaginarte siempre al acecho, obsesionado, esperando que escriba Belzunegui para saltarle a la yugular.
        Si necesitas, conozco un buen psiquiatra para recomendarte.

      4. El problema es que los hechos a que alude BELZUNEGUI son ciertos y públicos. Y no es ni el primer ni el peor escándalo de Francisco. Por ejemplo todos los viajes y alabanzas que dedicó Francisco a Lutero en su aniversario. EDGAR tu lo que quieres es matar al mensajero como si con eso desapareciese de la realidad la mala noticia. O eres simplemente un trol.

  3. Hablais como si Pablo VI no hubiese hecho lo mismo en su época. Llenó España de obispos rojos para dar por saco a Franco y su sucesor llenó España de obispos racistas del rh positivo y nombró al cardenal a Francisco. Es verdad, son todos santos y no se los puede criricar

  4. Sus patadas a los católicos y sus miserables rebajas de nuestra Fe vienen envueltas en merengue piadoso, que lo suelta entre medias, para seguir sujetando apariencias, por eso hay muchos ilusos que todavía no se dan cuenta. Ya nos están metiendo una «espiritualidad ecológica» y todo un programa de insultos apenas disimulados a la Stma. Virgen y siguen sin querer ver la realidad.

  5. ¡Qué paradojas tiene la vida! Un político, Matteo Salvini, enalteciendo nuestra fe en público y sin ningún respeto humano y quien se sienta en el trono de Pedro, hablando de temas políticos, de inmigración y de “salvar al planeta del calentamiento global”, pero no de salvar a las almas de la condenación eterna. Y es que, cuando quien funge como cabeza de la Iglesia desbarra y se mete en camisas de once varas, tienen que aparecer, a la fuerza, personas que hablen la verdad, invirtiéndose los papeles, porque sino, hasta las piedras hablarán. Algo similar está ocurriendo en España con Santiago Abascal, tratando los temas de la inmigración indiscriminada, y hablando de Dios abiertamente en sus discursos. Porque, señores, Europa es cristiana, mal que muchos quieran islamizarla y hacerle perder el norte. En el alma de millones de europeos sigue latente la semilla sembrada por nuestros antepasados, cristianos viejos.

    1. Enalteciendo nuestra fe con sus adulterios? Con sus uniones libres, con la corrupción de su gobierno???,
      Vamos tío, espabila de una vez!!!!

      1. Pues hombre Edgar pues ha seguido fielmente a la Amoris laeticea, ha tenido discernimiento. No sea usted fariseo le diría su jefe Francisco, no se apegue tanto a la Ley discernimiento, puentes, elimine barreras, diálogo, discernimiento, disciernimiento. ¿Dónde ve usted adulterio?. Si Francisco está leyendo la cartilla a los obispos porque son remisos a disolver matrimonios. ¡qué contradiciones¡. Ahora usted nos viene con adulterio, si eso está pasado de moda. ¡por Dios¡. No sea apegado a las costumbres.

        1. Genial, María.
          Si se es moderno, hay que ser moderno siempre, no solo cuando convenga.
          Los progres defienden a las mujeres, homosexuales, otras razas, etc sólo si son de los suyos. Si aparece un homosexual como Milo Yanoppoulos, no lo pueden ver ni en pintura y ni siquiera le dejan dar conferencias. Eso que son progres.
          Ahora que tenemos el caso Salvini, resulta que no puede entrar por el 303 Amoris, por ser «ultraderecha».
          Caen en unas contradicciones que yo no sé cómo pueden ser procesadas por el cerebro.

    2. Después de la inesperada victoria en las elecciones, el Primer Ministro australiano Morrison se alegró y habló de «milagro» y agradecer a Dios. Nadie se permitió acusarle de hipocresía o blasfemia, a diferencia de lo que le sucedió a Salvini en Italia por invocar al Corazón Inmaculado de maria No hay controversia que sostenga: estas actitudes, de los cristianos que piden la ayuda del Cielo y no temen manifestarla públicamente, deberían consolarnos.
      El primer ministro Scott Morrison, líder del Partido Liberal, los conservadores australianos, después de la victoria del fin de semana pasado en las elecciones, una victoria tan inesperada como imposible si hubiera escuchado todas las encuestas en las últimas semanas, se regocijó diciendo : «Siempre he creído en los milagros. Este éxito es un milagro, Dios bendiga a Australia «.

    3. En estas cosas hay que tener vista. Es evidente por qué Salvini ha hecho lo que ha hecho para devolver la pelota que estaba en su tejado: «si te metes a organizar la política italiana, Santo Padre, yo me meto a reformador de la liturgia». Es un cambio de papeles para que el Papa se dé cuenta que otros también pueden hacer lo mismo. En un momento en que los gobiernos con los que no se mete, como el de Holanda mismamente, están tomando salvajes medidas anticatólicas, destrozando la Ley Natural con sus leyes abortistas, eutanásicas y pro-LGBI, él opta por meterse en asuntos que no tienen nada que ver con su ministerio. Alerta sobre los movimientos ultraderechistas en un mundo globalizado que quiere implantar un gobierno mundial. Ambas cosas pueden ser peligrosas, pero ambas, no una sí y la otra no.

  6. En realidad lo que los lefe-jorgistas tienen prohibido criticar es a Bergo.glio.

    Llama poderosamente la atención que las reuniones de Asís -un asunto no dogmático y opinable- generaron una frenética actividad editorial en el mundo lefebvriano, bajo y contra los papados anteriores.

    Sin embargo, ante el material que brinda Bergo.glio, muy abundante y claramente herético, se exhibe en los auto-designados custodios de la Tradición un inmovilismo alarmante Inmovilismo que llega al paroxismo cuando para edición española de la FSSPX el informe Viganó, sin duda el hecho eclesial mas relevante del 2018, no existe.

    Es evident, antes que la Tradición priman los deseados acuerdos con Jorge y su team.

      1. Normal, los lefes-jorgistas no saben leer.

        fsspx.es/es/search/node/vigano

        Resultado de la búsqueda = 0

        La noticia eclesial más importante del 2018, en página oficial de la FSSPX España, para los reaccionarios no existe. No vaya a ocurrir que Jorge Mario el here.je, se moleste y se frusten los acuerdos. Al entregador de curas a la dictadura argentina lo cuidan entre algodones.

        En cambio, numerosos libros, toneladas de palabras, hasta el día de hoy, sobre los encuentros de Asís. En este caso, con San Juan Pablo II el acuerdismo no primaba. Al punto que Lefebvre firmaba uno y al día siguiente desconocía su firma. Por eso, es natural que sus hijos se arrimen a Jorge: como te dice una cosa, te dice la contraria.

      2. fsspx.es/es/search/node/vigano

        Sitio oficial de los bergo-lefebvrianos en España.

        Viganó, resultado de la búsqueda = 0

        No hay que molestar a Jorge Mario. Hay que dejarlo tranquilo con sus here.jias. Los acuerdos están antes que la Tradición. Mientras tanto, siguen con diarrea verbal contra los opinables encuentros de Asís.

        1. Creo que es algo exagerado decir que la página web de la FSSPX en España y Portugal es el «mundo lefebvrista».
          Pero es que además, por ejemplo:

          fsspx.es/es/search/node/%22fraternidad%20humana%22
          fsspx.es/es/search/node/amoris%20laetitia

          Me pregunto si el juanpablismo tiene curación.

  7. Salvini no está por la labor de llenarle los bolsillos a Soros, igual que hizo Vicktor Orban. Es normal que el Papa no los pueda ni ver. Los enemigos de sus amigos, son sus enemigos.

  8. Las traiciones a los principios al final se pagan, aunque antes haya que estar mucho tiempo tragando.
    Que se lo digan a Pablo Casado…

    Pues la jerarquía lleva muuuuchos años en contra de los católicos. Y les llegará el momento de pagar.

  9. Parte de la información ofrecida en este artículo es errónea: en el 2018 desembarcaron 50.000 personas. El año anterior, 2017 no fueron 650.000. El mismo ministro del Interior Salvini ha reconocido oficialmente que no son más de 60.000 los inmigrantes clandestinos que viven en Italia.

  10. Oiga, Sr. Esteban: no se vaya de este medio. Razona como un decano, se expresa con corrección y se mueve en la ortodoxia estricta unida a un conocimiento teológico notable que, en mi opinión, intenta disimular. Ya sabe que según el criterio escriturístico estricto, su labor es profética, de portavocía, no de predicción. Por favor siga así, que en medio de insultos, chanzas y exabruptos, necesitamos saber que alguien piensa y lo expresa, por el bien de nuestra Iglesia.. gracias.

    1. Pues Esteban no será brillante, pero vamos que desde los púlpitos los sufridos feligreses de los bancos oimos cada chorrada, a unos que teológicamente se les supone una cierta sabiduría. Y lo que viene de Roma ni le cuento. Menos mal que el Espíritu de Dios nos preserva de las cosas que oimos de parte de la iglesia oficial, y sigue hablándonos a nuestros corazones.

  11. Se les está olvidando que el Sr. Salvini es un político, y por votos, son capaces de TODO, hasta de hacer lo que él hizo. El Sr. sabe bien de la incomodidad que está causando toda ésta confusión en la Iglesia, y como se dice, ~A río revuelto ganancia de pescadores~ Tal vez sea sincero, pero, con lo escamados que estamos aquí de los politicos, pues ya no se fía uno tan rápido. Que la Iglesia le diga algo, pues le sale contraproducente. Yo tengo muy mala ortografía, 🙄, por ahí vi un comentario, y pss, ahí disculparán.

  12. Soros no podrá nunca con la Cruz, mientras existan Salvinis.
    Los católicos -que juramos en la Confirmación ser soldados de Cristo en la Tierra- ganaremos el partido y la liga. A pesar de jugar con el árbritro en contra.
    !No nos desanimemos que tenemos al «centinela del Señor» Su Santidad Benedicto XVI, siendo la luz en el Camino!
    !Adelante y sin miedo!
    En las elecciones del Domingo, vota en conciencia. Porque es al Señor a quien «vendes» con tu voto; exactamente igual que Judas.

  13. El pensamiento dominante presenta al cristianismo como una religión y habla de la Iglesia Católica como un partido político. Pero el cristianismo es una persona, un hecho. Las religiones son un intento humano de alcanzar a Dios. De aquí viene el gran malentendido y los obispos que lo sufren, en especial el de Roma, entran en peleas partidistas, tomando incluso partidismos aberrantes y en contra de lo más presentable.

  14. He llamado a Cope Cádiz para saber si había alguna entrevista en la web de algún candidato de Vox a las municipales y me han dicho que no. Y les he reprochado que Vox es un partido a favor de la familia y de la vida y me han dicho que ellos son una empresa privada y que no tienen ninguna obligación de hacer entrevistas a los de Vox.

  15. Si un artículo va de política, el exito está asegurado, porque los que aqui gustan de leer y participar, son esencialmente militantes políticos, con un ideario y algunas convicciones, casi siempre heredadas de sus padres. También están los conversos, que son mucho, mucho peores. Estos destacan siempre como los más fanáticos, estrechos de miras y defensores a ultranza del ideario del partido, que en este caso, es una iglesia. La ICAR. Pero son políticos, de creencias difusas, aunque firmes. Sus creencias tienen siempre un tinte apocalíptico. Son personas que pretenden casi siempre llegar al martirio, pero es una pretensión puramente teórica. Esto les viene de sus muchos sentimientos de culpa. Culpa porque entran en páginas poco recomendables, culpa porque caen en vicios solitarios, culpa porque no logran ser santos. Debido a ello, van envueltos siempre en un halo de frustración, desesperación y cansancio. Sus oraciones no prosperan, pero al menos despotrican.

          1. Hay muchos dioses que no se pueden servir a la par. El Amor y el Odio, el Amor y el Miedo, el Amor y la Posesión, son igualmente incompatibles.

          2. Estoy de acuerdo.
            Pero no sé a cuento de qué vas y me dices que no se puede amar a quien se teme. Cosa con la que también estoy de acuerdo…

    1. ¿Vicio solitario? Jaaaaaaaaaaaaa.
      !Menuda diarrea mental tienes pavo!
      «Pa santo, tú ¿no?»
      En practicas en un famoso psiquíatrico, antes de la llamada anti-psiquiatria, había un paciente que también se creía Jesucristo. ¿No serás tú?
      Nuestro catedrático decía: «Vamos a ver al señor que se cree El Señor»
      No se si tu alucinación va de arcangel San Miguel con espada y todo. Porque esa figura también atrae mucho a los «loquillos de atar»(con todo el afecto el calificativo diminutivillo para los pacientes) Jaaaaaaaa

  16. Se lo dije, pero el censor metió la tijera😢 y ahora me da pereza volver a decirlo. Pero bueno, usted parece que está de acuerdo en ello. Dejemoslo así

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles