PUBLICIDAD

Francisco: «Jesús no quiere que la Iglesia sea un modelo perfecto»

El Papa preside una misa con ocasión de la XXI Asamblea General de Cáritas InternationalisVatican News
|
En su homilía el Santo Padre profundizó sobre el dilema al que se enfrentaban los discípulos de Jesús cuando los gentiles comenzaron a convertirse a la fe cristiana: ¿tienen estos que adaptarse, como los demás, a todas las normas de la ley antigua? Una cuestión compleja, una decisión difícil de tomar, puesto que el Señor ya no estaba presente.

(Vatican News)- El 23 de mayo, con ocasión de la XXI Asamblea General de Cáritas Internationalis en la que participan representantes de la confederación Cáritas formada por 165 organizaciones en el mundo; el Papa Francisco celebró una misa en la Basílica de San Pedro a las 5 de la tarde, hora local, concelebrada por el presidente de Cáritas y Arzobispo de Manila (Filipinas), Cardenal Luis Antonio Tagle, y por numerosos obispos de varios países.

En su homilía, inspirada en la lectura de los Hechos de los Apóstoles (Hch 15: 7) en el que se narra cómo fue la “primera gran reunión de la historia de la Iglesia”, el Santo Padre profundizó sobre el dilema al que se enfrentaban los discípulos de Jesús cuando los gentiles comenzaron a convertirse a la fe cristiana: ¿tienen estos que adaptarse, como los demás, a todas las normas de la ley antigua? Una cuestión compleja, una decisión difícil de tomar puesto que el Señor ya no estaba presente.

Uno podría preguntarse: ¿por qué Jesús no dejó una sugerencia para resolver al menos este primer «gran debate» (Hechos 15: 7)? Una pequeña indicación hubiera sido suficiente para los apóstoles, que durante años habían estado con él todos los días. ¿Por qué Jesús no siempre dio reglas claras y rápidas de resolución?

El Papa señala aquí la tentación de la eficiencia, “de pensar que la Iglesia está bien si tiene todo bajo control, si vive sin conmociones, con la agenda siempre en orden”.

Pero el Señor no procede así- añadió Francisco- subrayando que de hecho no envía una respuesta a sus seguidores, sino que les envía al Espíritu Santo. “Y el Espíritu no viene con la agenda, viene como fuego- explicó el Pontífice- Jesús no quiere que la Iglesia sea un modelo perfecto, que da la bienvenida a su propia organización y es capaz de defender su buen nombre. Jesús no vivió así, sino en el camino, sin temer las conmociones de la vida. El evangelio es nuestro programa de vida.

Por otra parte, el Obispo de Roma, destacó tres elementos esenciales para la Iglesia en su camino, que aprendemos en la lectura de este relato evangélico: la humildad de escuchar, el carisma de estar juntos y el valor de la renuncia. Empezando por el final, es decir por el coraje de la renuncia, Francisco afirmó que el resultado de esa gran discusión entre los discípulos no era la imposición de algo nuevo, sino tener que dejar algo viejo, en definitiva, renunciar. La identidad religiosa de los primeros cristianos estaba en juego. Sin embargo, ellos eligieron que el anuncio del Señor es lo primero y vale más que todo. Por el bien de la misión, decidieron anunciar a Dios a todos.

El segundo elemento que destacó el Sucesor de Pedro en su homilía fue la humildad de escuchar: “La humildad nace cuando, en lugar de hablar, escuchamos; Cuando dejas de estar en el centro”, dijo Francisco- como hicieron los primeros cristianos en aquel entonces, dejando que hablaran unos y otros, estando dispuestos a escuchar a todos con el corazón abierto, sin imponer y con tolerancia a los cambios.

Asimismo, el último elemento sobre el que profundizó el Papa fue el carisma del estar juntos, el carisma del conjunto. “Para cada uno estos primeros cristianos, en primer lugar, no había preferencias y estrategias propias, sino ser y sentirse Iglesia de Jesús, reunidos alrededor de Pedro, en la caridad que no crea uniformidad, sino comunión”, aseveró el Pontífice, haciendo hincapié en que “nadie lo sabía todo, nadie tenía el conjunto de carismas, pero cada uno tenía el carisma del conjunto”.

Finalmente, el Santo Padre recordó la clave está en las palabras de Jesús que nos dice “Permaneced en mi amor”, y cómo podemos hacer esto posible? Permaneciendo cerca de él… ya que mientras que las voces del diablo y el mundo conducen a la división, la voz del Buen Pastor forma un rebaño. Y así, la comunidad se basa en la Palabra de Dios y permanece en su amor. Por ello – concluyó diciendo el Papa- pidamos la gracia de aceptar el camino indicado por la Palabra de Dios: humildad, comunión, renuncia.

Publicado en Vatican News.

60 comentarios en “Francisco: «Jesús no quiere que la Iglesia sea un modelo perfecto»
  1. Ya sabemos de sobra que, no sólo no amas la Verdad; la odias, pero debes saber que Jesucristo es Camino, Verdad y Vida y fundó la Iglesia, que subsiste en la Iglesia católica, como sacramento universal de salvación, a través de la conversión, a través de la perfección, la santidad, a la que todos estamos llamados. No trates, una vez más, de engañarnos. ¡ Véte ya !

    1. ¡Qué cosas tiene, hermana! Eso se dijo hace tiempo, no había magnetófonos y a saber si no es una maliciosa interpolación posterior. En todo caso, ya sabe que hay por ahí doctrina vaticana que afirma que el Vicario de Cristo puede reajustar el edificio eclesial, sillar a sillar y dovela a dovela, así que no se me ponga maximalista con el Evangelio, que eso es muy ultra. ¡Aúpa el relativismo; viva Perón!

      1. Lucas, por tu forma de responder creo que eres de los de VIVA LA DIVERSIDAD y cosas de esas. Respeta la creencia de la gente, su fe, su religion, sus costumbres.

  2. Hombre ya: de no ser perfectos y ni siquiera modelos ya se encargan los ex*venerables ex*padres Polvetes SJ, que en ex*Gloria estén…

    *Prefijo incorporado a toda prisa el día en que los descubren.

  3. No hay ciertamente hoy, señala Senior, ninguna razón para seguir siendo católico distinta de la que siempre existió: que en la vida invisible de la Iglesia se encuentra el amor de Cristo.

  4. Asegura Bergo.glio que » Jesús no quiere que la Iglesia sea un modelo perfecto». Esta es la excusa de Jorge Mario para introducir doctrinalmente en la Iglesia, como lo está haciendo ahora mismo, la comunión de los adúlteros, las bondades de la homosexualidad y la anticoncepción, lo fantásticos que son los LGTB y el feminismo, y el «estudio» de la ordenación de mujeres.

    Todo ello para, según Bergo.glio, cumplir la voluntad de Jesús que no deseó la perfección de la Iglesia.

    Y es fácil de entender, lo que el usurpador llama bien es el mal y el mal es el bien. Así como Francisco no es Francisco. Es la farsa de San Gallen en su esplendor.

    1. Ahora bien. Jesucristo mismo nos enseña en la parábola del trigo y la cizaña que quiere trigo, Bergo.glio está en contra de esto mintiendo acerca de los reales deseos divinos, pero la cizaña el Señor la deja crecer. Por eso, hoy deja crecer la iglesia paradigmática bergo.gliana. Sabemos por Él mismo lo que hará con esa cizaña desarrollada y crecida.

  5. Y eso pregunto donde viene en los sagrados Evangelios, que Cristo no quiere una Iglesia perfecta. Eso es interpretar lo que nos da la gana ajustando la sagrada escritura a nuestros ideales, obsesiones o prejuicios. No quiere hacer proselitismo que es inherente a cualquier religión y en la cristiana más pues si los Apóstoles no hubieran hecho proselitismo hoy seríamos paganos o vaya saber Vd el qué. Anunciad el Evangelio es en sí proselitismo pues es anunciar la Buena Nueva, ni más ni menos. Lo dicho no quiere hacer proselitismo y hace proselitismo de cuestiones extraeclesiales, globalistas, ecológicas, inmigratorias y en todos los charcos habidos y por haber.

  6. INFOCHISMESECLESIALES…todos sus devotos cada día estáis más rallados…
    De pena….!!!!!!!!!
    Pseudo-medio de des-información haznos el gran favor y préstamos el gran servicio de desaparecer…

      1. En pro de la salud mental de algunos comentaristas propongo que Infovaticarca contrate un psiquiatra y comience por ti y por Belzunegui

        1. «Juan Nadie», suplantador de identidades, empieza por ti mismo, porque creo que el desequilibrio mental está haciendo mella en ti. Y te aconsejo lo mismo que al «católico normal»: no vuelvas a entrar en esta web pues sufrirás dolor de cabeza y rabietas…Todos ganaremos y viviremos más tranquilos.

    1. Un católico normal: ¡cómo se le ocurre pedirle a Infovaticana que desaparezca! Usted es el perjudicado, se le acaba con quién desahogar su amargura. Y también a esos fantasmas que lo acompañan y que en sus desvaríos lo hacen hablar en plural («haznos», «préstanos»).

    2. Tú no eres ni «católico» ni «normal». Partiendo de esa premisa, es preferible que no vuelvas a entrar por esta web que tantos dolores de cabeza y rabietas te provocan… Así ganamos todos.

    3. Hombre el católico subnormal, ya te has «escapao» otra vez del tubo de ensayo, y te has puesto a liarla en el internet. Que no que lo tuyo es jugar a la pelota, deja esto para las personas mayores. Tu tomate un azucarillo y descansa.

  7. «Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo” (Lev 19,2) “Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial”. (Mt 4,48).
    Ya que habla de renunciar, Francisco, lo que tiene que hacer es renunciar a su ambigüedad y a su criterio personal, aceptando el de Cristo en el Evangelio. Pero sé de sobra que NO lo va a hacer, porque su misión es seguir metiendo cizaña.
    2ª Tes 2.
    Catecismo 675.
    Apocalipsis 13 y 14.
    Non Nobis.

  8. La Iglesia es perfectísima porque es la Esposa de Cristo. Los pecados y barbaridades de sus componestes, en especial de obispos, cardenales y un tal Francisco, ni siquiera la afean porque son imputables a ellos, no a la Iglesia, Una, Santa, Católica y Apostólico-Proselitista, de prosélito, mal que le pese a quien quiere que los católicos nos extingamos. Pues va a ser que no, pues Dios está con nosotros.

  9. Ya hay otros comentaristas que han señalado citas bíblicas para refutar lo dicho por Francisco. Yo añado otra cita: Efesios 5, 25-27:
    25 Maridos, amad a vuestras mujeres, Así como Cristo amó a la Iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

    26 para santificarla, habiéndola purificada en el lavado del agua por la palabra,

    27 a fin de presentársela a sí mismo, una Iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que había sido santa y sin mancha.

    1. ¿Cómo no va a querer Jesucristo que su esposa, la Iglesia Católica, sea santa y perfecta? ¡Pues claro que lo desea! Es un disparate el comentario hecho por Francisco.

  10. «Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la tierra; y reunida aquí en el domingo, día en que Cristo ha vencido a la muerte y nos ha hecho partícipes de su vida inmortal. Y con el Papa N., con nuestro Obispo N. y todos los pastores que cuidan de tu pueblo, llévala a su perfección por la caridad.»

    No comprendo a nuestro papa.

    1. No lo comprendes porque no es Papa.

      En cambio, con nuestro Pontífice Máximo Benedicto PP XVI se podrá discrepar, pero nadie puede decir que no entiende su discurso. Hay coherencia total entre sus palabras y su oficio. Tiene el sello del Espirítu Santo proveniente de su elección válida y de lo cual carece Bergo.glio.

  11. Y Grancisco por favor dinos qué chorrada -perversa por supuesto- nos tienes preparada para celebrar el fin del mes de la No Santa Virgen María. Te sugiero la ordenación socerdotal de Jeta Thumberg. Macho: eres fuente inagotable de boludeces.

  12. Aquí se ve un ramalazo de clericalismo, a quién se le ocurre tremendo disparate. Igual se piensa que la Iglesia son solo algunos, y han de justificar sus pecados por no «ser perfectos como vuestro Padre del cielo es Perfecto». Qué manera de mancillar a la Esposa de Cristo. Cierto que todos llevamos la marca del pecado, pero somos seres libres por Jesucristo para volver al Padre, no para continuar esclavos del pecado. Yo desde luego no animaría a nadie a continuar en el pecado, aunque se diga que no estamos en una Iglesia perfecta porque Jesús no lo quiere. Sálvanos Señor que perecemos.

  13. Hay una aptitud de crítica frente a la Iglesia, especialmente contra los obispos, sucesores de los apóstoles. Incluso desde dentro de ella. Critica más o menos objetiva y más o menos injusta; algunas veces, despiadada con respecto al pasado: sobresalen, por ejemplo, el tema de la Inquisición, la convivencia con el poder temporal etc.
    Ante todo, lo que debemos afirmar es que la crítica a la Iglesia, como a cualquier institución (no olvidemos que la Iglesia también tiene carácter divina por su Fundador), se puede dar, incluso es conveniente que se dé. Solamente que el calificativo de crítica “despiadada” es lo que hay que matizar.
    En general, para que una crítica sea realmente digna de un acto religioso interno, y que tenga una finalidad constructiva, el que critica tiene que CRITICARSE A SI MISMO; es decir, no creerse un santo y que critica desde fuera. Si es cristiano, tiene que sentirse involucrado también en aquello que critica.

  14. Ni la Iglesia en general ni su dirección son PURO espíritu. El angelismo no tiene lugar en una estructura de una iglesia en la encarnación. Ante este puro angelismo, es evidente que todos sus miembros chocan de alguna manera, porque no funciona a “nuestro” gusto.
    Ya las comunidades corintias se resintieron del fenómeno “Pablo”, y lo vieron como una incomodidad que provoco contestaciones.
    No olvidemos que quien se excusa, se acusa.
    Saludos desde el Perú.

  15. “Es un error que la Iglesia trate de mantener las viejas tradiciones o trate de tener respuestas claras para todo”
    No es así, la Iglesia siempre ha tratado de orientar a los cristianos con respuestas claras cuando han surgido innovaciones malignas que podían perjudicar sus almas como el comunismo, la masonería, la anticoncepción, la eutanasia, la fecundación in vitro… y ha tratado de mantener la Tradición, por ejemplo de los sacramentos, de la santa misa, hasta que los modernistas hicieron cambios haciendo perder a los fieles muchas bendiciones.
    “Jesús omitió intencionalmente decirle a sus discípulos muchas cosas para que la Iglesia aprendiera a renunciar al deseo de claridad y orden”
    Tampoco es así. La razón fue que no podían asimilarlo todo, sino que el Espíritu Santo debía hacérselo comprender poco a poco, según lo necesitaran, pero no porque Jesús rechazara el orden y la claridad sino todo lo contrario.

  16. Creo que ademas de procomunista, promason, proislamista, porLGBTxyz, proindigenista, proloqueseamenossiescatolico, este hombre ha envejecido pesimamente mal, esta totalmente chiflado y desorientado.

    Perdió la chaveta, esta para darle una palmadita en la espalda y decirle como el Tango

    «Jorgito… todo acabó»

    El que siga dando la lata, indica que la crisis del Episcopado es machaza.

    SON PERROS MUDOS

    SAL SIN SABOR

    NO SIRVEN PARA NADA

  17. Fco, como siempre se contradice, pues nos ha reiterado en muchas ocasiones que hay que estar abierto a las sorpresas, precisamente, del Espíritu Santo, que él cree que está a su servicio y así, las innovaciones de Fco son pura inspiración divina. Y se entiende porque ésta es la excusa que utiliza para cambiar la doctrina, al decir falsedades más o menos ambiguamente como: que Dios quiere todas las religiones, que los ateos que actúan bien van al Cielo, que los homosexuales nacen así, que se puede recibir la comunión en pecado mortal (adúlteros, protestantes), que la pena de muerte es inmoral…o no rectificando cuando su amigo Scalfari pone en su boca que el Infierno no existe, después de hacer titulares en todo el mundo.

  18. Se inaginan a un hijo diciendo de su madre a otros germanos :»Jesús no quiere que la nuestra madre sea un modelo perfecto, que da la bienvenida a su propia familia y es capaz de defender su buen nombre»…. Vista asi haata parece ridícula la frase….

  19. Las personas, son libres, capaces de optar por el bien y el mal. Tenemos, por el evangelio, una luz que nos lleva a la verdad, pero fallamos continuamente. A Jesús, le traicionaron los mismos apóstoles.
    La Iglesia, está inspirada y guiada por el Espíritu, pero formada por personas humanas, con libertad para negar incluso a su creador, pero también con una inmensa capacidad de hacer el bien. Por lo tanto, la Iglesia, tiene una doble naturaleza: divina (por tanto, perfecta) y humana (por tanto, imperfecta).
    Creo que a parte de la fobia anti-papal, hace falta pensar y reflexionar un poco. En esta página, se carece un poco de eso

  20. «Jesús no quiere que la Iglesia sea un modelo perfecto».
    – De hecho, sigue sin estar claro si Jesús quiere una Iglesia, o desde luego «esta» Iglesia, en la que algunos osan suplantarle.

    1. Quien no quiere, o no le conviene, que la Iglesia sea perfecta, es al Papa.
      Jesús demostró en la cruz que Él va a por todas y no le van las medias tintas. A la Iglesia la quiere santa y perfecta. Es Dios y puede desear exigir y pedir lo que le de la gana y realizará que la Iglesia llegue a la perfección cuando quiera, como quiera y a pesar de muchos.

      1. Pues sé perfecta tú (como tu Padre celestial es perfecto) y lo más importante, vive creyéndote perfecta, o que por lo menos a duras penas al final lo conseguirás. Yo hace tiempo que dejé de fiarme de los que quieren ser santos y perfectos. No son de fiar. Me ha ido mejor, y yo mismo lo intento, con los que aspiran modestamente a ser nada menos que buenas personas, y a fe que lo son. No hay mejor santidad y perfección que esa. Y lo bueno es que Dios también las premia, igual es eso lo que de verdad quiere. El mundo de las ideas está muy bonito, pero la realidad está ahí afuera.

        1. Que pesado eres PF, ¿no te das cuenta de que toda tu parafernalia protestante, es un desesperado intento autojustificativo para hacer lo que te da la gana? Y sabes muy bien que no te sirve de nada. Y que conste que no me alegro, al contrario.
          Tu no es que no quieras ser perfecto, es que rechazas la cruz. Y todos, todos tenemos cruz, no hace falta ser homosexual para tener cruz, y algunos puede que tenga otras cruces mucho mas duras que la tuya. Si miras a tu alrededor, igual lo ves y te das cuenta. No eres unico en tus dificultades. Pero no te salva decir como la zorra de la fabula, que en realidad no quieres las uvas. Que Dios te ayude, pero no seas pesado.

        2. Yo no soy ni seré jamás perfecta por mis propias fuerzas. Confío en que Jesús obrará el milagro para que pueda estar toda la eternidad a su lado. Mientras, tengo que poner de mi parte y aspirar a los más altos ideales. Mi modelo es la Santísima Virgen María. Casi ná. Bueno, no sólo mío. Ella es el modelo de todo humano por ser la perfección personificada por obra y gracia divina
          Entre Ella y yo, hay un abismo pero no por eso me voy a desanimar y voy a tomar como modelo a Beyoncé, por ejemplo. Un poquito de dignidad, por favor.
          Si Dios piensa y sueña a lo grande, pues yo también que para algo soy criatura suya.

  21. CATIC Iglesia es santa no necesita otra perfección. 823 La fe confiesa que la Iglesia […] no puede dejar de ser santa. En efecto, Cristo, el Hijo de Dios, a quien con el Padre y con el Espíritu se proclama «el solo santo», amó a su Iglesia como a su esposa. Él se entregó por ella para santificarla, la unió a sí mismo como su propio cuerpo y la llenó del don del Espíritu Santo para gloria de Dios (LG 39). La Iglesia es, pues, el Pueblo santo de Dios (LG 12), y sus miembros son llamados santos (cf Hch 9, 13; 1 Co 6, 1; 16, 1). 824 La Iglesia, unida a Cristo, está santificada por Él; con Él y en Él, ella también ha sido hecha santificadora. Todas las obras de la Iglesia se esfuerzan en conseguir la santificación de los hombres en Cristo y la glorificación de Dios (SC 10). En la Iglesia es en donde está depositada la plenitud total de los medios de salvación (UR 3). Es en ella donde conseguimos la santidad por la gracia de Dios (LG 48).

  22. ¿Por qué no admitir lo perfecto e insuperable, legado en testamento por Cristo a su Iglesia, junto con patentes imperfecciones, que, por otro lado, nunca arruinarán a los dones «inmarcesibles «, de los cuales viven santos y pecadores?
    ¿Son imperfectos los sacramentos, la Sagrada Escritura, la genuina Tradición de la Iglesia, el Magisterio de la misma, cuando se pronuncia ex cathedra?
    Por otro lado, ¿no dejó el mismo Cristo resucitado el sacramento de la reconciliación (Jn 20, 23), con el fin de sanar tantas y tantas «imperfecciones», previsibles en sus creyentes?
    Parece, pues, que no queda otra, que caer en la cuenta de la realidad: en la Iglesia surgen santos y pecadores, tenemos a Sumos Pontífices como San Pedro, San Clemente Romano y tantos otros. Pero no faltaron los papas de Avignon, un Borgia y tantos otros, no muy ejemplares que digamos.
    Creo que la consecuencia es clara: la Iglesia es perfecta en sus principales elementos constituyentes. No lo es en sus miembros pecadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles