PUBLICIDAD

‘El amor crea puentes, enseña nuevas formas, desencadena el dinamismo de la fraternidad’

|
El Papa Francisco ha orado en la Plaza de San Pedro, junto a miles de peregrinos, el Regina Coeli. Ha expresado que el amor “nos estimula a dialogar y nos ayuda a escucharnos y conocernos”

(Vatican News)-.El Papa comenzó la reflexión recordando el texto del Evangelio de Juan 13,34, correspondiente a la liturgia del quinto domingo de pascua. Son “las palabras que Jesús dirigió a los discípulos en el «discurso de despedida» antes de su pasión”.

En esas palabras, afirma el Papa, Jesús les dice: «Les doy un mandamiento nuevo, que se amen unos a otros como yo les he amado: ámense así unos a otros.»(Jn 13, 34). ¿En qué sentido llama Jesús este mandamiento «nuevo»? El Papa recuerda que el amor al prójimo es un precepto que ya está presente tanto en el Antiguo Testamento (Lv 19:18),  así como en el Nuevo Testamento (Mt 22; 38-39).

La novedad de Jesús

Entonces, insiste: “¿cuál es la novedad de este mandamiento que Jesús confía a sus discípulos antes de dejar este mundo?” Y responde: “El antiguo mandamiento del amor se ha vuelto nuevo porque se completó con esta adición: » como yo los he amado «. La novedad está en el amor de Jesucristo, quien dio su vida por nosotros”.

Francisco subraya las implicaciones del contexto: “En ese momento de extrema caída y abandono al Padre, el Hijo de Dios ha mostrado y dado al mundo la plenitud del amor. Reflexionando sobre la pasión y agonía de Cristo, los discípulos entendieron el significado de esas palabras suyas:  «como yo los he amado, ámense así unos a otros»… “Al darnos el nuevo mandamiento, nos pide que nos amemos no solo y no tanto con nuestro amor, sino con el suyo, que el Espíritu Santo infunde en nuestros corazones si lo invocamos con fe”.

La fuerza del amor de Dios

Entonces, afirma el Papa: “De esta manera, y solo de esta manera, podemos amarnos unos a otros no solo como nos amamos a nosotros mismos, sino como Él nos amó, eso es muchísimo más. Dios nos ama mucho más de lo que nos amamos a nosotros mismos”. Y aquí radica la novedad de esta praxis de Jesús: “Este amor nos hace nuevos hombres, hermanos y hermanas en el Señor, y nos hace el nuevo Pueblo de Dios, la Iglesia, en la que todos estamos llamados a amar a Cristo y en Él a amarnos unos a otros”.

La fuerza transformadora del amor

Después, el Papa nos recuerda que el amor de Jesús se manifiesta en la cruz, allí transforma nuestro corazón de piedra en uno de carne. Allí, en la cruz, “aprendemos a amar a nuestros enemigos y a perdonar a quienes nos han ofendido” … “Eso nos estimula a dialogar y nos ayuda a escucharnos y conocernos”.

El amor nos abre a los otros

Finalmente, afirma el Papa: “El amor nos abre al otro, convirtiéndose en la base de las relaciones humanas. Nos permite superar las barreras de nuestras propias debilidades y prejuicios, crea puentes, enseña nuevas formas, desencadena el dinamismo de la fraternidad”.

El Papa invocó la intercesión de la Virgen María para que nos ponga con su hijo y que el Espíritu Santo nos dé la fuerza para poner en práctica esta palabra.

Saludos a la comunidad

Al terminar la plegaria, el Papa recordó a María Guadalupe Ortiz de Landázuri, laica del Opus Dei y que fue beatificada el sábado pasado en España. “Su testimonio es un ejemplo para mujeres cristianas involucradas en investigaciones sociales y científicas. ¡Aplaudimos a la nueva Beata!”

También saludó a los peregrinos venidos de México, California, Haití; a los fieles de Córdoba (España) y de Viseu (Portugal) y a los alumnos de Pamplona y Lisboa.

El Papa saludó también a las Canónicas de la Cruz en el centenario de su fundación; a los líderes de la Comunidad de San Egidio; a los peregrinos polacos, en particular a los scouts, acompañados por el Ordinario Militar, que llegó en el 75 aniversario de la batalla de Montecasino.

Saludó a los fieles de Biancavilla y Cosenza; Pallagorio con el coro, los chicos de la Confirmación de Senigallia y Campi Bisenzio; el coro de San Marzano en Sarno y el de San Michele en Bolzano; la Escuela de las Hijas de Santa Ana en Bolonia y los ciclistas del Hospital Bambino Gesù.

PUBLICIDAD

24 comentarios en “‘El amor crea puentes, enseña nuevas formas, desencadena el dinamismo de la fraternidad’
  1. ¡ ya cansas con los puentes, los falsos puentes y las fraternidades, las falsas fraternidades, masónicas a más no poder ! Deja de perseguir a los católicos y empezaremos a creer algo en tus falsas palabras, so falso, que eres un falso. Que te compre quien no te conozca. ¿ Porqué no te presentas a las elecciones ? ¡ Porque las perderías !

  2. El Amor de Dios que habita el corazón de los que creen y aman a Jesucristo ni crea puentes, ni enseña nuevas formas, ni desencadena nada que no sea Él mismo.

    El Amor de Dios en nosotros nos hace amar a Dios,ante todo, luego a nosotros mismos de forma ordenada y a los demás como Jesucristo, porque sólo hay una manera eficaz y auténtica de amar que es amar con, en, por y para el Espíritu Santo de Dios que nos habita por la fe y nos purifica, santifica y deifica día tras día, hasta llegar a la Vida eterna.

    El Amor de Dios, primero y antes que nada nos abre a Él, porque sin Amor de Dios en el corazón, NO SE PUEDE AMAR. Todo amor que no radique en el Amor de Dios, el Espíritu Santo, no es verdadero amor. No lo digo yo, lo dicen los santos de la Iglesia bimilenaria.

    Luego nos hace comprender que amando como Él y en Él, amaremos también al prójimo y a nosotros mismos.
    Como Jesucristo nos ama, se ama y ama al Padre eterno que lo engendra.

  3. Con que Amor,Amo el buen Samaritano,?que Jesús ensalza en la parábola,no era judío,era Samaritano,enemigos ,sin embargo,ni el levita,ni el sacerdote, ni nadie, más que el,atendió al forastero herido.

    1. Claro, como Jesús pidió por sus asesinos, igual lo hizo San Esteban… no leas solo infovaticana, hay otros medios que te informan de los mensajes de Su Santidad.

  4. Reza el Santo Rosario a diario con nosotros.

    Virgen María Nuestra Señora de: Fátima.
    Nuestra hija Elisa Isabel, discapacitada física y psíquica en un 86%; tiene falta de movilidad, necesitamos con urgencia ayuda Para adaptar un cuarto de baño a sus necesidades, inodoro adaptado y capacidad para que entre una silla de ruedas, no tenemos medios para ello; somos pobres, hemos conseguido ayuda de Caritas, y de los servicios Sociales del Ayuntamiento, la Generalitat, no nos llega: pedimos un empujón de ayuda para conseguir con urgencia lo que necesitamos, Elisa Isabel es muda no habla depende de una segunda persona y por ello contamos contigo. Los ingresos que tenemos son muy bajos, certificados de pobreza que lo acreditan. Bono social para que no nos corten los suministros, también lo acreditan. Todo cuanto escribo anteriormente lo puedo presentar con certificaciones y documentación a la persona que lo solicite.TL.634710065. josemanuelgarciapolo@gmail.com.

  5. Cierto. El Amor crea puentes. El odio en cambio crea barreras. Hay mucho odio entre los «buenos» católicos que escriben aquí. A ver si no son tan buenos como se creen. O no son tan católicos.

    1. Confundes de nuevo una fuerte convicción enraizada en el Corazón de Cristo, con la pasión del odio. Cuando sepas discernir entre una pasión y una convicción, te invito a una paella.

      1. El Amor que va a ser un muro! Qué poco Amor tienes. El Amor se expande sin límites. No encuentra obstaculos. El odio es la barrera creada por el ego para protegerse del Amor. Esa barrera se reviste con frecuencia de sentimientos pseudo religiosos.

  6. Cual es la diferiencia entre el papa y los politicos ? Peña nieto hablo de puentes obrador ? De puentes !por nombrar algunos, vaya que si cansan estos personajes , hay una frase que reza .. «Una cerca alrededor de tu casa es garantia de un buen vecino!

  7. El Espiritu Santo viene con cada aliento. Sentaos y respirad. Simplemente respirar. Espiritu significa aliento. No gay ningun misterio: edta respiración es única. Sientela.

  8. Más habla de puentes y más levanta muros contra los católicos, a quienes persigue con saña enfermiza, previos insultos, en especial el de rigidez, el mayor mal de la humanidad.

    1. Pero los muros vaticanos no los derriba. Tampoco quita los trámites de seguridad para acceder a la ciudad.
      Ni a un inmigrante ha acogido. Dice que en el Vaticano no hay sitio…¿Será verdad que no disponen ni siquiera de una habitación libre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles