PUBLICIDAD

Tercer día de la Novena a la Divina Misericordia

|

Hoy, tráeme a todas las almas devotas y fieles, y sumérgelas en el mar de mi misericordia. Estas almas me consolaron a lo largo del viacrucis. Fueron una gota de consuelo en medio de un mar de amargura.

Jesús Misericordiosísimo que desde el tesoro de tu misericordia les concedes a todos tus gracias en gran abundancia, acógenos en la morada de tu compasivísimo Corazón y nunca nos dejes escapar de el. Te lo suplicamos por el inconcebible amor tuyo con que tu corazón arde por el Padre Celestial.

Padre Eterno, mira con misericordia a las almas fieles como herencia de tu hijo y por su dolorosa pasión concédeles tu bendición y rodéales con tu protección constante para que no pierdan el amor y el tesoro de la santa fe, sino que con toda la legión de los ángeles y los santos, glorifiquen tu infinita misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

Coronilla

Usando una cuenta del Rosario empezamos con:
Padre Nuestro… Ave María… El Credo…

  • Al comenzar cada misterio decimos:

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

  • En cada cuenta pequeña decimos:

Por Su dolorosa Pasión ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

  • Al finalizar las cinco misterio de la coronilla decimos:

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.

Publicado en Aciprensa.

3 comentarios en “Tercer día de la Novena a la Divina Misericordia
  1. Pensar cada día que han dado de momento 1000, millones de €, para restaurar la Catedral de Paris: es decir ¡Y NOSOTROS QUE SOLO PEDIMOS 2,200,€ PARA EL TRANSPORTE DE MI HIJA ELISA Isabel. es pensar como padre, me siento dolido porque llevamos casi tres meses anunciado que necesitamos ayuda, y nadie accede a decir……, bueno sin palabras los pobres no podemos hablar solo ver como hablan los ricos. Y si caen migajas lamer las como los perros ellos también tienen derecho, pero nosotros también. Mas bien parece ya un anuncio publicitario, lo de anunciarnos por necesidad imperiosa, Pedimos tu mano hermano. Dánosla. Hoy.
    josemanuelgarciapòlo@gmail.com nuestro teléfono 634710065.

  2. Dice el Señor de la misericordia.
    Hoy, tráeme a todas las almas devotas y fieles, y sumérgelas en el mar de mi misericordia. Estas almas me consolaron a lo largo del viacrucis. Fueron una gota de consuelo en medio de un mar de amargura. Aquí estoy Señor.
    Uno de ellas y con orgullo he sido yo. He cargado dos veces con la Cruz en el vía Crucis, acompañándolo cada tarde doy fe de ello, Pero…. sinceramente no me pesaba porque la lleve pensando en ti y no para que vieran, como te acompañaba no sentía el peso porque mis pecados son más grandes y pesados que la Cruz, Señor mío de la Misericordia. Ten misericordia de nosotros y del mundo entero por tu pasión dolorosa.
    Gloria Al Padre al Hijo y al Espíritu Santo, como en el principio por los siglos de los siglos amen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles