PUBLICIDAD

Un ruego al Santo Padre por Greta Thurnberg

Vatican Media
|

Sabemos que los grandes de este mundo no tienen escrúpulos; sabemos que no tienen ni vergüenza ni reparos en explotar a una niña con Asperger de 16 años para vender su mercancía averiada, para hacer que nos rindamos, que cedamos nuestras libertades y aceptemos finalmente lo que nos quieran imponer, un control total sobre nuestra vida privada, la desaparición de las fronteras, la censura y el delito de pensamiento. No es la primera vez que usan niños, como hacen las redes de mendicidad, para apelar a nuestras emociones en lugar de dirigirse a nuestra razón; lo hicieron con esa niña de 8 años, Bana Alabed, la siria que hablaba un perfecto inglés y desplegaba curiosos conocimientos de geopolítica para justificar la intervención americana en Siria, y muchas otras veces antes.

Pero, Santidad, el Vicario de Cristo no puede prestarse a eso, no puede colaborar ni por inadvertencia o ligereza en ese abuso. ¿Qué sentido tiene decirle en la audiencia general que “siga adelante”, que “siga luchando” a una niña de 16 años cuyo único mérito es dejar de ir a clase los viernes para protestar contra el Cambio Climático? ¿Ese es el ‘lío’ que quiere que hagan los jóvenes, dejar de ir a clase por un asunto del que no tienen la menor noción?

Porque Greta Thunberg no es climatóloga ni economista ni experta en nada -como es lógico, a su edad-, y que sea recibida con tantas alharacas por responsables de la ONU, por Merkel, Macron, Juncker y ahora por Tajani, es una infame tomadura de pelo que debería avergonzar profundamente a nuestros representantes. Porque nadie con dos dedos de frente puede pensar que ‘el movimiento’ que encabeza Greta ‘Viernes para el Futuro’, se haya convertido en un fenómeno internacional sin que haya detrás adultos hechos y derechos que la estén manipulando a conciencia.

Y, como digo, una cosa es que los políticos monten esta infame mascarada, que el Mundo -en sentido teológico- se preste a esta inmunda farsa, pero no el Papa, no la Iglesia.

El órgano oficial del Vaticano, Vatican News, le dedica un reportaje casi hagiográfico en el que, pecado periodístico, en ningún momento se plantea qué hacemos todos escuchando a una adolescente como si fuera un oráculo, qué pinta en los altos foros y en los parlamentos.

La Academia Pontificia para la Vida que preside el arzobispo Vincenzo Paglia, ha pedido desde su cuenta en la red social Twitter “uníos a la huelga climática”. ¿Es serio? ¿Tiene sentido que un departamento pontificio anime a los niños y adolescentes a dejar de ir al colegio los viernes hasta que las autoridades de todo el mundo sigan los draconianos dictados -una redución del 50% del CO2, para abrir boca- de una adolescente neuroatipica sueca? ¿A eso hemos llegado?

Han hecho decir a la pobre Greta en el Parlamento Europeo -que debería legislar, por ejemplo, contra este tipo de abusos- que dentro de diez años y no sé cuantos días y horas, como si fuera una cita, empezará un proceso irreversible que acabará con nuestra civilización. La cosa es tan indignantemente absurda que no sé cómo no han estallado los eurodiputados en una carcajada. No se sabe tanto sobre el clima, mucho menos para dar la hora exacta en que el supuesto cambio climático será irreversible, cuando el clima no ha parado de cambiar desde mucho antes de que el hombre entrara en escena, no digamos desde la Era Industrial.

Pero sí hay una profecía que estoy dispuesto a hacer para dentro de diez años: Greta tendrá 26 años, y ya no le importará a nadie. Dejarán de pasearla por los foros como un fenómeno de circo, porque ya no les valdrá de nada. No quieren su opinión, no teniendo ni edad ni conocimientos para tener una opinión formada, quieren su imagen de inocencia, como en una parodia blasfema del niño Jesús asombrando con sus conocimientos a los escribas del Templo.

PUBLICIDAD

16 comentarios en “Un ruego al Santo Padre por Greta Thurnberg
  1. Tengo acumulados 30 años de experiencia como profe de Secundaria y conozco a los adolescentes al dedillo. Y, por supuesto, también fui adolescente. Sé perfectamente lo que hay detrás del masivo seguimiento de las huelgas estudiantiles; algo que, por otra parte, cualquiera puede imaginar. Así que me atrevo a afirmar que el que la jerarquía vaticana incite formalmente a niños y jóvenes a secundar las pellas de los viernes ES PECADO. Cuando muy pronto Greta no sea más que otro juguete roto, los primeros que ni repararán en ella serán Francisco y el Paglia ese; porque estarán embebidos con algún otro nuevo muñeco de la moda mediática de turno.

  2. Triple manipulación. Los ambientalistas utilizan a Greta; Greta utiliza a Francisco; Francisco utiliza a Greta, para lavar su cara y que nos olvidemos de la intervención de un Benedicto que ha dejado a Francisco en la miseria más absoluta y totalmente desenmascarado. Esta vez Francisco ha estado más comedido. No se ha puesto de rodillas ni le ha besado los pies, pero difunde la nueva religión del ambientalismo panteísta y antinatalista, a diferencia de los islamistas, que no paran de procrear.

  3. A veces pienso que esto no puede durar mucho. Las continuas imbecilidades y tonterías de nuestros dirigentes tendrán consecuencias. Esta época es la del culto a la irresponsabilidad. Cuanto más alto es el cargo, más irresponsable. En las familias, las empresas, los gobiernos, la Iglesia… No es el fin del mundo, pero sí el fin de este mundo. No sé si toca la Opción Benedicto, las catacumbas, Sodoma y Gomorra, El Desembarco de Raspail, 800 años de moros otra vez…

    No lo sé. Pero, j*der, que tropa nos gobierna. Uno no sabe donde mirar.

  4. Mientras los siniestros manipuladores mundiales nos pongan una zanahoria al frente y sigamos tras ella, el cuento nunca va a acabar,. Dicen los de la farándula:. El show debe continuar. El caso es no detenernos a pensar. Cuando se desgasta la ideología, rápido, el cambio climático, luego rápido los migrantes, pronto, los cambios en la Iglesia, rápido, que no hay tiempo dicen.
    Porqué ése frenesí , que les apura para lograr sus cambios a como de lugar..?

  5. Tanto preocuparse por el medio ambiente, y mientras las iglesias ardiendo. El odio es lo que contamina al mundo propagando el mal ambiente. Es lo que tiene cuando no se está por la labor……

  6. Las sandeces las tenemos que aguantar todos los días y vienen de quien vienen, repetidas por un lorito que frecuenta Infovaticana para informarse de verdad. Le alabo el gusto. Menos mal que tenemos a Benedicto, que habla poco, pero cuando habla desquicia a los papólatras de última hora, que hasta se ven obligados a invocar la Semana Santa para que nos callemos, pero entonces gritarían las piedras, como nos recuerda Aberásturi.

  7. A mí lo de esta niña me recuerda a los padres que hace muchos años llevaban a sus niños por todos los casting de productoras cinematográficas para que fueran estrellas. Desgraciadamente muchos niños de estos han acabado mal. Francisco no tiene vergüenza de aplaudir a una adolescente de 16 años dispuesta a partirse el cobre contra el cambio climático. Yo hago la misma profecía que el artículo, dentro de 10 años, esta niña no va a interesar a nadie, es más no habrá acabado ningún estudio y será otro juguete roto. Tampoco me parece nada bien lo que hacen algunas asociaciones cristianas, que abusan de adolescentes mándadoles hacer voluntariado, no pudiendo a veces terminar adecuadamente sus estudios, los promotores quedan muy bien ante sus superiores, pero luego cuando estos adolescentes crecen y no terminan sus estudios, tampoco les interesan a nadie. Que quede constancia que conozco varios casos, también han sido juguetes rotos.

  8. Nunca una niña llegó a lo más alto de su incompetencia en tan poco tiempo ni un papa, si es que lo es, cayó tan bajo, hasta arrastrarse para salir en la foto mediática ambientalista de la tiranía del pensamiento único.

  9. Alain Finkielkraut lo definió «Sumo Pontífice de la ideología periodística mundial». Cada día busca la manera de agradar a los poderes de este mundo, en lugar de a Dios (ps el tiempo para hacer un llamamiento para Asia bibi o para recibir en privado sus La familia no lo encontró…) Antonio Socci Facebook.
    ·

  10. Esta activista no tenía otro día y otro lugar en el año para organizar una protesta que en Viernes Santo en Roma.
    El ocupante del trono de Pedro tenía el deber de decirle que es inoportuno hacer una manifestación así en Viernes Santo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles