PUBLICIDAD

El Papa alerta de la actitud más peligrosa de la vida cristiana

"Es la soberbia. Es la actitud de quien se coloca ante Dios pensando que siempre tiene las cuentas en orden con Él"Vatican Media
|

Esta mañana ha tenido lugar la tradicional Audiencia General en la Plaza de San Pedro. El Santo Padre ha reanudado el ciclo de catequesis sobre el Padre nuestro reflexionando esta vez sobre la frase “Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. Se ha leído un pasaje de la Primera Carta de San Juan (1, 8-9).

Catequesis del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! No hace buen día, pero ¡buenos días, lo mismo!

Después de pedir a Dios el pan de cada día, la oración del «Padre Nuestro» entra en el campo de nuestras relaciones con los demás. Jesús nos enseña a pedirle al Padre: «Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden» (Mt 6,12). Lo mismo que necesitamos el pan, así necesitamos el perdón. Y esto cada día.

El cristiano que reza pide a Dios ante todo que le perdone sus ofensas, es decir sus pecados, el mal que hace. Esta es la primera verdad de cada oración: aunque fuéramos personas perfectas, aunque fuéramos santos cristalinos que no se desvían nunca de una vida de bien, somos siempre hijos que le deben todo al Padre. La actitud más peligrosa de toda vida cristiana ¿cuál es? Es la soberbia. Es la actitud de quien se coloca ante Dios pensando que siempre tiene las cuentas en orden con Él: el soberbio cree que hace todo bien. Como ese fariseo de la parábola, que en el templo cree que está rezando pero que, en realidad, se elogia ante Dios “Te doy gracias, Señor, porque no soy como los demás”. Es la gente que se siente perfecta, la gente que critica a los demás, es gente soberbia. Ninguno de nosotros es perfecto, ninguno. Por el contrario, el publicano, que estaba detrás, en el templo, un pecador despreciado por todos, se detiene en el umbral del templo y no se siente digno de entrar y se confía a la misericordia de Dios. Y Jesús comenta: «Este, a diferencia del otro, regresó a su casa justificado» (Pc 18, 14), o sea, perdonado, salvado. ¿Por qué? Porque no era soberbio, porque reconocía sus limitaciones y sus pecados.

Hay pecados que se ven y pecados que no se ven. Hay pecados flagrantes que hacen ruido, pero también hay pecados tortuosos, que se anidan en el corazón sin que nos demos cuenta. El peor es la soberbia que también puede contagiar a las personas que viven una vida religiosa intensa.  Había una vez un convento de monjas, en el año 1600- 1700, famoso, en la época del jansenismo: eran perfectísimas y se decía de ellas que eran purísimas, como los ángeles, pero soberbias como los demonios. Es algo muy feo.  El pecado divide  la fraternidad,  el  pecado nos hace suponer que somos mejores que los demás, el pecado nos hace creer que somos similares a Dios.

Y, en cambio, ante  Dios, todos somos pecadores, y tenemos razones para darnos golpes de pecho -¡todos!- como el publican en el templo. San Juan, en su Primera Carta, escribe: «Si decimos no tenemos pecado, nos engañamos y la verdad no está en nosotros» (1 Jon 1: 8). Si quieres engañarte, di que no tienes pecados: así te engañas.

Somos deudores  sobre todo porque en esta vida hemos recibido mucho: la existencia, un padre y una madre, la amistad, las maravillas de la creación … Incluso si a todos nos toca pasar días difíciles, siempre debemos recordar que la vida es una gracia, es el milagro que Dios ha sacado de la nada.

En segundo lugar, somos deudores  porque, aunque consigamos amar,  ninguno de nosotros puede hacerlo solamente con sus propias fuerzas.  El amor verdadero es cuando podemos amar, pero con la gracia de Dios. Ninguno de nosotros brilla con luz propia. Es lo que los antiguos teólogos llamaban  un «mysterium lunae» no solo en la identidad de la Iglesia, sino también en la historia de cada uno de nosotros.  ¿Qué significa este mysterium lunae«?  Que es como la luna, que no tiene luz propia: refleja la luz del sol. Tampoco nosotros tenemos luz propia: nuestra luz es un reflejo de la gracia de Dios, de la luz de Dios. Si amas es porque alguien, que no eras tú, te sonrió cuando eras un niño, enseñándote a responder con una sonrisa. Si amas es porque alguien a tu lado te despertó al amor, haciendo que entendieras que en él reside el sentido de la existencia.

Tratemos de escuchar la historia de una persona que ha cometido un error: un prisionero, un convicto, un drogadicto… conocemos a tanta gente que se equivoca en la vida. Sin perjuicio de la responsabilidad, que siempre es personal, a veces te preguntas a quién se debe culpar por sus errores, si sea solamente su conciencia, o la historia de odio y abandono que algunos llevan tras de sí.

Y este es el misterio de la luna: amamos, ante todo,  porque hemos sido amados, perdonamos porque hemos sido perdonados. Y si alguien no ha sido iluminado por la luz solar, se vuelve tan frío como la tierra en invierno.

¿Cómo podemos dejar de reconocer, en la cadena de amor que nos precede también la presencia providente del amor de Dios? Ninguno de nosotros ama tanto a Dios como Él nos ha amado. Basta ponerse ante un crucifijo para comprender la desproporción: Él nos ha amado y nos ama siempre a nosotros primero.

PUBLICIDAD

Recemos, pues: Señor, incluso el más santo de nosotros no deja de ser deudor tuyo. Oh Padre, ¡ten piedad de todos nosotros!

Al final de la catequesis el Papa ha saludado, entre otros, a los peregrinos de lengua española provenientes de España y de América Latina. “Acercándonos cada vez más a las fiestas de Pascua, -ha dicho- los animo a no dejar de mirar a Cristo en la cruz, para que su amor purifique todas nuestras vidas y nos libre del orgullo de pensar que somos autosuficientes. Que la gracia de la resurrección de Cristo transforme totalmente nuestra vida. ¡Qué Dios los bendiga!

20 comentarios en “El Papa alerta de la actitud más peligrosa de la vida cristiana
  1. Para soberbio el que cree estar por encima de Jesucristo, por encima de la Iglesia y que puede cambiarla a su antojo, modificando el catecismo y aprobando la comunión en pecado mortal, entre otras lindezas.

    1. No tengo los dones de gentileza y santidad del cardenal Sarah. Me resulta difícil ocultar el hecho de que, en mi opinión y hablando solo por mí mismo, este pontificado ha pasado de ser una vergüenza a ser un problema y, ahora, a ser algo mucho peor: Padre Hunwicke. Gracias padre por decir la Verdad. ¿ Quién más es anima a abrir los ojos a tantos ?

      1. Magnífico,el Papa Francisco al recordarnos,lo que siempre supo la Iglesia,que la soberbia es el pecado que hace que el pecador no pueda vivir una vida verdaderamente cristiana,porque no puede amar verdaderamente a Dios,ni a sus hermanos,e incluso ni a si mismo,privandose con su actitud de las gracias que Dios quiere darle.

      1. Ja! ¿Eres el lector de siempre? ¿Ese que está siempre con el dedito levantado corrigiendo a aquellos que equivocados (según él) o no, buscan que la Iglesia predique la verdad del mensaje de Cristo?
        A propósito del tema en cuestión… ¡Qué suerte tienes «Lector» de no ser como ellos!

    2. La cuestión es que no está cambiando la “doctrina de la Iglesia”, sino las doctrinas greco-romanas que se colaron en la Iglesia a partir del siglo V. Lo que está pasando ahora es la repetición de lo que ha venido pasando en los últimos siglos con Galileo, con la abolición de la esclavitud (que defendían los “píos” de entonces, apoyándose en San Pablo), con León XIII (por cuya conversión rezaban los Belzunegui de entonces), con la admisión de la democracia, con la objeción a la propiedad privada absoluta romana, con la proclamación de la libertad religiosa (que todavía no ha digerido el ala conservadora de la iglesia, y así sucesivamente.

  2. Esto no me lo esperaba ni de Sarah. Cardenal Sarah: “He podido apreciar los frutos más hermosos de la colonización occidental”
    “Fue la colonización occidental la que me dio la fe”, explicó el 8 de abril el cardenal Robert Sarah en TVLibertés.
    Para él, éste es un “regalo magnífico”:
    “Si puedo conversar con usted”, le dijo al periodista, “es porque aprendí su idioma, éste es un regalo maravillo también”.
    Para Sarah, la colonización tuvo muchos aspectos positivos: “Ustedes han logrado hacer de nosotros lo que Dios ha hecho de ustedes”, dijo a su interlocutor.
    El cardenal admite que no todo fue positivo, pero “así es la realidad humana”.
    Sin embargo, él está “muy agradecido” por lo que ha recibido de la colonización: “Encuentro que no sólo hay aspectos negativos en la colonización, pero son más los aspectos positivos”.

  3. Lo que dice el Papa es verdad, creemos que somos buenos por nosotros mismos, sin ayuda de Dios, pero todo lo bueno que tenemos nos lo ha dado él. Sobre todo la capacidad de amar, lo único que tenemos nuestro es como respondemos a lo que nos pasa en la vida.

    1. No es soberbia ejercitar el sentido común, don divino. Este papa parece querer anular toda discrepancia, aún en lo obvio, motejándolo de pecaminoso o agresivo. El sentido común es un don de Dios y eso no es juzgar. Por ejemplo,ahora es noche y eso no es intromisión en la actividad del director de meteorología, porque lo obvio no tiene matices científicos ni éticos: es.

  4. Necesitados de ayuda Puntual y Urgente.
    Discapacitada: de 43 años, que tiene que asistir a su Centro de día, para personas discapacitadas, físicas, y psíquicas, cada día, Elisa Isabel, con discapacidad en un 86% Físico y psíquicamente es muda, pierde muchos salivares: Pido ayuda… Elisa Isabel tiene que ir al Centro de día en otra localidad que está distante a la nuestra, para personas discapacitadas, y yo no puedo llevarla por mi enfermedad, mi esposa está enferma con cáncer de colon, es pesada para ella no puede llevarla para que cada día la traten, personas cualificadas, no tenemos medios de transporte para ello, hemos de pagar anualmente por adelantado a una empresa que está concertada cada mes; que hace el recorrido; dos viajes al día ida i vuelta. Nuestra urgencia es primordial. MI teléfono es 634710065… Mi correo josemanuelgarciapolo@gmail.com hemos conseguido ayuda de Caritas, y de los servicios Sociales del Ayuntamiento pero no nos llega: pedimos un empujón.

  5. Muy cierto , la cruz, como dice la oración que se reza en semana santa:. Salve oh, cruz, única esperanza. Todos somos pecadores, y dicen que:
    No hay santo sin pasado, ni pecador sin futuro. Éso dice el dicho, pero creo que está un poco errado, pues ha habido santos, predestinados y muy inocentes. De los que aquí andamos dando la vuelta, creo que ninguno somos blancas palomitas, aunque si hay algunos que no se les nota maldad, pero otros , me incluyo, tenemos una buena cola de diablo que nos pisen, yo por lo pronto, guardaré mi veneno ( espero), en estos días Santos.

  6. Si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo. ¿Es lo mismo deudas que ofensas? Porque a mi ni me lo parece. La ofensa es un mal sentido en la subjetividad del ofendido y que por tanto puede ser cancelado unilateralmente por el ofendido en un acto de generosidad. La deuda es un mal intrínseco que debe ser saldo, es decir expiado. La tesis del «infierno vacío», la apocatástasis de Orígenes rescatada por Von Baltasar y por otros guarda bastante relación con estas novedades. ¿Porque no empieza el Santo Padre por dejar de adulterar las palabras de Cristo?

  7. IMPRESIONANTE.

    El Papa de verdad abandona por un momento su vida de oración y RETOMA la funcion docente como maestro moral de los cristianos poniendo las cosas en su sitio ante el fracaso de la cumbre sobre abusos sexuales convocada por el usurpador de San Gallen. Narra la historia y la verdad del problema, con evidentes dardos a la gestión del farsante argentino incluidos.

    Pasen y lean.

    lifesitenews.com/news/full-text-pope-emeritus-benedict-xvi-lays-out-thoughts-on-abuse-crisis

  8. La actitud más peligrosa de la vida cristiana es no arrepentirse de los pecados. Sin arrepentimiento, no se nos pueden perdonar.
    Me gustaría saber si quienes tienen algo que ver con el dinero K se arrepienten o no. Porque pecado, es.

  9. Discapacitada: de 43 años tiene, que asistir a su Centro de día para personas discapacitadas, físico, y psíquico, cada día, Elisa Isabel, con discapacidad de un 86% Mi hija. NO habla: Pido ayuda. Elisa Isabel tiene que ir al Centro de día en otra localidad que está distante a la nuestra, para personas discapacitadas, yo no puedo llevarla, cada día la tienen que tratar, personas cualificadas, no tenemos medios de transporte para ello, hemos de pagar anualmente por adelantado a una empresa que esta concertada cada mes; que hace el recorrido; dos viajes al día ida i vuelta. Nuestra urgencia es primordial. MI teléfono, 634710065. Mi correo josemanuelgarciapolo@gmail.com

    IBAN ES3301824259040200015686. Banco de Bilbao. Tenemos una situación, puntual, desesperante, necesitamos tu ayuda. Caritas ya nos ha ayudado y el Ayuntamiento, Pedimos tu ayuda Puntual y Urgente. De 2.220 €, para todo el año, tenemos certificados de pobreza que acreditan todo cuanto escribo y digo aquí. Doy fe.

  10. ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! Se abren las puertas del triunfo a Jesús y toda Jerusalén lo aclama y lo recibe con alegría y esperanza como enviado de Dios, y si no aclamasen los niños y mayores, las mismas piedras lo harían… y es que ha llegado el momento culminante de la vida de Jesús, del enviado de Dios.
    Jesús, nos lavó los pies: y dice mira si hay en mí hay algo donde no haya amor. La Virgen María al mirarla vemos que en ella hay amor. Rezamos en grupo el Santo Evangelio del día.

  11. Discapacitada: de 43 años tiene, que asistir a su Centro de día para personas discapacitadas, físico, y psíquico, cada día, Elisa Isabel, con discapacidad de un 86% Mi hija. NO habla: Pido ayuda. Elisa Isabel tiene que ir al Centro de día en otra localidad que está distante a la nuestra, para personas discapacitadas, yo no puedo llevarla, cada día la tienen que tratar, personas cualificadas, no tenemos medios de transporte para ello, hemos de pagar anualmente por adelantado a una empresa que esta concertada cada mes; que hace el recorrido; dos viajes al día ida i vuelta. Nuestra urgencia es primordial. MI teléfono, 634710065. Mi correo josemanuelgarciapolo@gmail.com
    IBAN ES3301824259040200015686. Banco de Bilbao. Tenemos una situación, puntual, desesperante, necesitamos tu ayuda. Caritas ya nos ha ayudado y el Ayuntamiento, Pedimos tu ayuda Puntual y Urgente. De 2.220 €, para todo el año, tenemos certificados de pobreza que acreditan todo cuanto escribo y digo aquí. Doy fe.

  12. El evangelio de hoy: nos acerca la figura de Jesús mostrando su serenidad ante lo que le rodea, pero dando el valor justo a lo que ocurre a su alrededor. La mención a los pobres es una forma de hacernos caer en la cuenta de que en nuestras manos está la solidaridad para acompañar y aliviar a esos pobres con quienes Jesús siempre se ha identificado. Hoy nuestra adhesión se ha de manifestar en la solidaridad ante quienes desesperan o esperan nuestro reconocimiento como hijos predilectos de Dios a quienes hay que ayudar.
    La Semana Santa es tiempo de reflexión y revisión de nuestras posturas ante las realidades con las que nos toca vivir. Tiempo de profundizar dónde nos situamos ante el dolor y la pobreza. Tiempo para identificarnos con Jesús a través de los misterios que vamos a vivir.
    Dale Valor a tu vida cada día y no dejes de rezar el Santo Rosario a la Virgen María.

  13. Nos ponemos a Pensar cada día lo que han dado de momento 1000,millones de €, para restaurar al Catedral de París: es decir ¡Y NOSOTROS QUE SOLO PEDIMOS 2,222,€ para el transporte de mi hija discapacitada con lesión cerebral, es pensar como padre, me siento dolido porque llevamos casi tres meses anunciado que necesitamos ayuda, y nadie accede no dicen nada…… sin palabras los pobres no podemos hablar solo ver como hablan. Aquellos que pueden salvar unos muros llamados monumento Catedralicio, para presumir ¿pregunto? ¿No vale mas la vida de una persona?. Que tenemos que hacer los pobres ademas de acreditar que lo somos.
    Y si caen migajas lamerías como los perros ellos también tienen derecho, pero nosotros también. Mas bien parece ya un anuncio publicitario, lo de anunciarnos por necesidad imperiosa, Pedimos ayuda tu mano hermano. Dánosla. Que mas vale salvar una vida que reparar una catedral. josémanuelgarciapolo@gmail.com. nuestro telefono 634710065.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles